<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 318

Libro 2 – Capítulo 201. Secreto del Ocaso (2)

Habiendo escuchado esto, Richard hizo una pregunta importante: “¿Por qué querría el Dios del Día atacar a la Dama de la Noche?”

“Cuando la Dama de la Noche cayó, su divinidad y poder fueron absorbidos por él. Esto le permitió saltar de una deidad menor a una intermedia, y al mismo tiempo cambió su nombre. Ahora es conocido como el Dios del Tiempo, Runai.”

Esta fue información confidencial. Si esto era cierto, sería indudablemente uno de los mayores secretos de todo el plano. Si las noticias se extendieran, uno definitivamente despertaría la ira de Runai. Y a juzgar por cómo habían sido tratados los guerreros del ocaso, era evidente que a los dioses de Faelor no les gustarían estos rumores.

“¿Por qué crees que mi guardia es del Santuario del Ocaso? Mira, ella todavía es muy débil.” Aunque sabía que Phaser no era del Santuario del Ocaso, Richard estaba intrigado por este misterioso grupo del que Kellac había hablado. Si sus palabras fueran ciertas, serían un aliado natural para él en Faelor. Lo único desconocido era si valoraban más a los dioses o al plano.

“La combinación de oscuridad y divinidad. Es una característica común de los guerreros del ocaso, y una única.”

La divinidad no era algo que cualquiera pudiera poseer. Un plebeyo con divinidad era como un mendigo con una bolsa de oro; los dioses indudablemente intervendrían.

Richard frunció el ceño y golpeó suavemente la mesa con su mano mientras preguntaba, “El Santuario del Ocaso parece ser el objetivo principal de los dioses. Ya que crees que mi guardia es una guerrera del ocaso, ¿debería preocuparme si sacerdotes y paladines llaman a mi puerta en un futuro cercano?.”

La boca de Kellac se contrajo, estableciendo una sonrisa amarga, “La divinidad de los guerreros del ocaso descansa profundamente en sus almas. Incluso los dioses no pueden encontrarlos. Fuerte o débil, la única forma de sentir la existencia de un guerrero del ocaso es si eres uno de ellos.”

Richard quedó asombrado por esta revelación, “Entonces tú eres …”

Kellac asintió, su mirada volviendo a Phaser, “Sir Richard, ¿puede usted darme a su guardia? Puedo guiarla y ayudarla a darse cuenta de su verdadero potencial como alguien del Santuario del Ocaso.”

“No es posible”, respondió Richard sin dudarlo. Phaser era el engendro de la madre cría; su oscuridad provenía de Sinclair, mientras que su divinidad provenía de varios ídolos ancestrales. Definitivamente no era una guerrera del ocaso, así que no había potencial para que Kellac sacara. Además, ella ya estaba en el nivel 6 ahora, y pronto sería un miembro esencial de su grupo en el futuro. ¿Cómo podría entregarla a él? Sin importar cuáles fueran las condiciones en las que estuviera pensando, no había lugar para la discusión.

Kellac obviamente no estaba contento, intentó una y otra vez hacer recapacitar a Richard, pero Richard se mantuvo firme. No le quedó más remedio que abandonar el tema.

“Bien entonces, Sr. Kellac,” Richard cambió el tema, “Vamos a discutir esa asociación con los Lanzas Cazadoras de Demonio. No hay necesidad de preocuparse, mis labios están sellados sobre lo que acabo de escuchar.” Echó un vistazo a Phaser que se había retirado a una esquina, “En todo caso, lo haré por ella.”

Kellac se reclinó hacia atrás con una extraña sonrisa, “Confío en ti plenamente. Ahora, Sir Richard, ¿qué es lo que quiere?”

Richard fue directamente al grano, “Necesito urgentemente un grupo confiable de soldados de élite”.

Kellac asintió, pasando un pergamino a Richard, “Los Lanzas Cazadoras de Demonio tienen un total de 700 hombres, siendo el más débil de nosotros de nivel 6. Son leales y confiables: este pergamino contiene detalles sobre ellos y sus tasas correspondientes. Sin embargo, la clave de nuestra asociación no está en el oro, sino en los pergaminos corrompidos que me vendiste la última vez.”

“¿Los pergaminos divinos corrompidos?” Richard tenía sus dudas. Extendió la mano para agarrar el pergamino que le ofreció, comenzando a inspeccionar su contenido.

Antes de que Kellac pudiera explicarlo, Flowsand repentinamente rompió su silencio, “¿Fue tu poder divino quemado hace mucho tiempo?”

El cuerpo de Kellac se sacudió de repente, dejándolo incrédulo. Levantó la cabeza, sus ojos de halcón dando a Flowsand una mirada mortal. Los ojos de la clériga se habían oscurecido como la tinta, pero en lo profundo de sus pupilas había un brillo dorado pálido. Sintió como si su alma se hubiera vuelto cristalina bajo su mirada, dejando al descubierto todos sus secretos.

El logró calmarse rápidamente, “De hecho. Una vez fui un sumo sacerdote del Dios de la Guerra de las Tierras Altas, hace veinte años. Ofendí a otra deidad y fui castigado con la quema de mi poder divino. Tuve suerte de haber sobrevivido.”

Richard repentinamente levantó la vista del pergamino y miró a Kellac, “¿No tienes que estar al menos en el nivel 16 para ser llamado sumo sacerdote?”

“Yo estaba en el nivel 17 en ese momento.”

“¿Un sacerdote de nivel 17 sobreviviendo a la quema de su poder divino? ¡Es simplemente un milagro!”, Exclamó Flowsand. Como clériga, sabía claramente lo increíble que era eso. Incluso un clérigo de nivel 7 cuyo poder divino fue quemado quedaría medio muerto; era inaudito para alguien por encima del nivel 10 poder sobrevivir al proceso.

“Es porque también era un guerrero del ocaso. La divinidad escondida dentro de mí me salvó en el momento más crucial, pero debido a eso la mayor parte de mi poder divino se desvaneció,” Kellac se rió amargamente.

La mirada de Flowsand deambulaba mientras le preguntaba, “Entonces, ¿necesitas una nueva religión?”

Kellac vaciló. Parecía difícil para él tomar la decisión, pero eventualmente asintió.

“Mi cuerpo actualmente está roto sin remedio, mi vida casi ha llegado a su fin. Si no adquiero la gracia de un nuevo dios, no viviré para ver el próximo año. Sin embargo, tengo algunos deseos insatisfechos, necesito seguir viviendo.”

Él se volvió cade vez más decidido mientras hablaba, “Inspeccioné esos pergaminos corrompidos. Si no estoy equivocado, ese lote de pergaminos vino de un nuevo poder. Este poder no está presente en el panteón actual, por lo que probablemente provenga de un nuevo semidiós. Si recibo el favor de este semidiós y una nueva vida en mi poder divino, puedo seguir cumpliendo mis deseos. Mientras los requisitos de este nuevo dios no contradigan mis deseos, estoy dispuesto a servir.”

Al escuchar lo que Kellac tenía que decir, Flowsand abrió la boca para hablar, pero Richard la detuvo. Richard miró a Kellac a los ojos y le preguntó, “¿Qué le ofrecerías a tu nuevo dios?”

Kellac llevaba mucho tiempo preparado para esta pregunta, “Después de todo, yo era un sacerdote poderoso. Si obtengo el favor de este nuevo dios, creceré muy rápidamente en nivel. Con suficiente gracia, no me es imposible recuperarme por completo. Un sumo sacerdote en el mundo mortal puede ser de gran utilidad para una nueva deidad.

“En segundo lugar, aparte de mis deseos incumplidos, entregaré mi cuerpo y mi alma a mi nuevo Señor. La totalidad de mis subordinados en los Lanzas Cazadoras de Demonio estará a su disposición, y nos vestiremos con los colores de la iglesia.”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.