<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 32

Capítulo 32. Un Trauma Resplandeciente

 

Richard se acercó a ella sin darse cuenta, sintiendo a cada paso como si estuviera en un país de ensueño cuando la luz parecía estar a punto de rozarle la cara. Levantó el brazo para tocar los rayos azules danzantes, pero sus dedos pasaron a través del magnífico color y tocaron directamente el cuerpo de Sharon. El punto de contacto parecía explotar con el poder de un hechizo legendario, ocasionando que tanto Richard como Sharon temblarán involuntariamente.

Así que, asombrado por la belleza y el misterio de Deepblue Aria, no podía siquiera expresar ahora mismo lo ocurrido con palabras o sensaciones. Se encontró una vez más con la sangre turbulenta corriendo por su cuerpo, siendo la más poderosa de todas, y esta vez no podía ser detenida. Invadió su congelada conciencia una vez más. Su mano no podía evitar explorar más, recorriendo instintivamente los brillantes muslos de la legendaria maga.

En ese momento, Richard sintió de repente como si hubiera despertado un volcán. Sonó un estruendo cuando Sharon pareció encenderse como una antorcha, llamas azules brotaban formando un azul sin profundidad a su alrededor. Ella apretó los dientes y levantó a Richard de un tirón, el maná sin límites surgía en su cuerpo. ¡Richard mismo comenzó a emitir una tormenta elemental que desgarró sus ropas antes de convertirlas en polvo!

Abruptamente, Richard fue arrojado al suelo. La superficie era extremadamente dura, y el impacto también lo fue, pero con todo el maná que Sharon había vertido en él recorriendo todas sus células, no sintió ningún dolor. Sin embargo, el fuerte impacto entumeció sus extremidades, dejándolo incapaz de levantarse al momento.

El maná de la legendaria maga no había sido capaz de suprimir la línea de sangre frenética de Richard, y aun así dejó la marca de un macho maduro apuntando hacia ella. “¡Maldita sea!” Gritó Sharon, moviéndose diez metros en un instante para aparecer sobre él antes de precipitarse directamente hacia abajo. Tiró de una banda azul de la luz que la rodeaba, formando gigantescas alas que cubrían la mayor parte de la habitación. Estas alas estaban radiantes, reacias a disiparse tan fácilmente.

El cuerpo de Richard se alzó instintivamente, dando la bienvenida a esta deslumbrante y ambigua tentación al tiempo que un rugido bestial salía de su garganta. De repente sintió que cierta parte de su cuerpo entraba en una misteriosa región, oscura, húmeda y poderosa, y cada poderoso empuje parecía bombardear sus nervios con una sensación abrumadora. No pudo evitar gemir, tomando represalias por puro instinto al colocar sus manos sobre los muslos de ella y, sujetándose con fuerza, haciendo todo lo posible por penetrar cada vez más. Las cejas ceñidas de Sharon comenzaron a relajarse, antes de que finalmente se levantaran.

En esa noche predestinada, mientras el Deepblue dormía, un niño se convertía en hombre. Siete lunas colgaban en lo alto del cielo, muriendo la noche con siete colores diferentes a medida que el destino de muchas personas se alteraba.

Sin embargo, incluso los días más especiales pasan, y el Día del Destino no es distinto. La luz del amanecer brilló sobre el cuerpo de Richard y lo despertó poco a poco; un nuevo día había llegado. Encontró a Sharon todavía allí, acostada en un profundo sueño. Su cuerpo parecía impecable bajo el sol de la mañana, brillando con el resplandor del marfil. Las dos protuberancias rojizas en su pecho parecieron sentir la mirada de Richard, comenzando a temblar levemente. Los patrones azules de la noche anterior ya habían desaparecido de su cuerpo, y todo parecía ser un sueño.

Todo era perfecto, pero sus cuerpos estaban en una posición extraña. El cuerpo de Richard estaba curvado hacia arriba, y su cabeza descansaba en la curvatura del brazo de Sharon. Sus brazos y piernas estaban sobre los de ella, como si tuviera miedo de que ella escapara, o como si careciera de un sentimiento de seguridad e independencia. La legendaria maga, en contraste, estaba acostada casualmente con su brazo derecho a su alrededor mientras dormía satisfecha.

Las mañanas eran normalmente el momento en que los hombres tenían más energía, y a medida que comenzaba a recordar los acontecimientos de la noche anterior, Richard no podía controlarse al ver a la dormida Sharon. Sus manos empezaron a moverse, pero los pequeños movimientos despertaron inmediatamente a la legendaria maga. Sharon se estiró perezosamente y luego le dio una palmada apartando la mano que se movía por todo su cuerpo. Entonces, involuntariamente, abrió los ojos, sintiéndose extremadamente incómoda cuando algo caliente y duro se movía presionando contra un lado de sus nalgas. Ella lo agarró por instinto y lo retorció, haciendo que Richard soltara un gemido.

La legendaria maga se giró y abrió los ojos, su mirada se aclaró gradualmente para que Richard supiera que estaba verdaderamente despierta. No pareció sorprenderse en lo más mínimo al encontrarlo acostado a su lado, primeramente se cubrió la boca para bostezar un par de veces antes de estirarse por un rato.

Richard sólo podía seguir gimiendo. Incluso mientras Sharon se movía, su mano derecha seguía sobre su miembro. Además, la escena ante él hizo que le sangrara la nariz, y casi llegó al clímax en ese momento.

La legendaria maga se sentó y miró a Richard, preguntándole: “¿Quieres más?”

Richard se sonrojó, pero asintió. Estaba en su edad más enérgica en este momento, y aunque la bendición de la sabiduría significaba que un año de desarrollo para él equivalía a tres para los demás, todavía tenía la madures de un joven de diecisiete o dieciocho años. Habiéndose convertido en un hombre, y especialmente con una mujer como Sharon que no tiene comparación, resultaba obvio que quería más.

“¿Cuántas veces lo quieres?” La legendaria maga comenzó a reír de una manera extraña, la gentil mujer de la noche anterior parecía ser una ilusión.

Richard de hecho comenzó a pensar esto seriamente. Todavía no tenía idea de los límites de su cuerpo, pero había algo de lo que estaba seguro. Por mucho que fuera, no sería suficiente. Se sentía lleno de energía, como si pudiera persistir aunque tuviera que levantarse dos veces. Su sangre se agitó, apoyando plenamente sus fantasías y sin preocuparse de ser succionado hasta secarse.

“Tres veces”, Richard vaciló, “No… Cinco…”

Sharon se echó a reír de repente, su mano derecha se movió varias veces y prácticamente provoco a Richard, que ya se encontraba al borde. Luego se puso de pie, y agitó su mano para invocar ropa interior y túnicas nuevas antes de empezar a vestirse. “¡Es de día, así que no tendrás nada!”

Una gran decepción… Richard se levantó en silencio. Vio un conjunto entero de ropa masculina en una esquina del dormitorio, y al confirmar con Precisión que habían sido hechas a su medida, se acercó para ponérselas.

Una vez vestido, Richard sintió que la incomodidad y la ansiedad habían disminuido. Sharon ya no era la mujer que lo hizo volverse completamente loco anoche, sino ese mago legendario que conocía antes. Parecía completamente normal, como si nada hubiera pasado, dejándole incapaz de adaptarse a la situación. Dos Sharon muy diferentes se cruzaron, resultándole difícil decidir si la de anoche o la de esta mañana se trataba de sueños.

Sharon miró a Richard y luego caminó hacia la ventana francesa, contemplando la majestuosa vista del sol saliendo detrás de las lejanas Montañas Invernales, “¿Hay algo que quieras decir?”

Richard organizó sus sentimientos y se forzó a calmarse, “¿Por qué? Además, ¿qué necesitas que haga en el futuro?”

“¿Por qué?” La legendaria maga se rió melodiosamente y luego dijo encogiéndose de hombros: “¿Qué hay que preguntar? Es muy sencillo. He estado de mal humor, así que me aproveché de ti. ¡Eso es todo lo que hay! Hmm,¡ si realmente quieres una razón, entonces debería ser suficiente con que eres tierno y delicioso!”

Al ver a Richard ponerse un poco pálido, Sharon no pudo resistir la tentación de reírse mucho más. Le tomó un tiempo continuar, ” A decir verdad, hay una razón. Mi pasatiempo favorito es dejar algún trauma en cada ser poderoso que pueda cambiar la historia de Norland en el futuro. Pero todo el mundo es diferente, así que tengo que darles diferentes golpes psicológicos. Estaba pensando en ti, y finalmente decidí que lo que hice anoche fue lo mejor. ¡Te quité la virginidad! Así que a partir de ahora, siempre que encuentres a otra mujer, ¡no podrás evitar recordarme! ¡Jajaja!”

La expresión y el tono de la legendaria maga hicieron que sus palabras parecieran ciertas, y Richard se quedó enmudecido. Una vez que ella terminó, él repitió su segunda pregunta: “¿Qué quieres que haga en el futuro?”

“El futuro…” Sharon de repente se quedó callada. Ella suspiró, estirando su brazo izquierdo y subiendo su manga para revelar su tierno antebrazo. Hilos de maná azul comenzaron a aparecer en su piel como la nieve, “El Deepblue Aria es una runa de grado 6, y Norland ahora mismo sólo tiene conocimiento hasta el grado 5. Si desea completarlo, tendrás que dirigirte a las profundidades de los planos ilimitados y buscar sus secretos”.

“Exploraré los planos,” dijo Richard tranquilamente, sin jurar ni ser apasionado.

“¡Entonces te estaré esperando!” La runa azul oscuro desapareció lentamente, y Sharon levantó su brillante rostro, recuperando su temperamento obstinado. Sin embargo, Richard ahora sabía que la desenfrenada e intrépida maga legendaria que todo el mundo veía no era la verdadera Sharon. La que estaba envuelta en las llamas azules la pasada noche era ella, o quizás ella era como él; una personalidad oculta tan profundamente que nadie podía encontrarla.

Los cielos se iluminaron cuando el Día del Destino llegó a su fin. Un solitario Richard abandonó la residencia de Sharon, y cuando las puertas mágicas detrás de él se cerraron, no pudo evitar detener sus pasos para dar la vuelta y echar un vistazo. Sus mundos se separaron una vez más. ¿Quién sabía cuándo podría volver a abrir estas puertas mágicas?

Las últimas palabras de Sharon seguían resonando en sus oídos: “¡Definitivamente no puedes dejar que nadie se entere de lo que pasó anoche!”

Por supuesto que él no haría tal cosa. Este acontecimiento, esta experiencia… se escondió en lo más profundo de su corazón, guardado cuidadosamente como el más valioso de los tesoros. Fue la otra declaración de la maga que trajo una ligera sonrisa a su rostro helado. Sharon había logrado dejar una marca en su corazón después de tomar su primera vez. Ella le había marcado su propio trauma, uno que sería difícil de borrar.

Un trauma bastante resplandeciente, de hecho.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

 

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.