<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 325

Libro 2 – Capítulo 208. Colaboración (2)

 

“Debería ser posible. Mi mentor acaba de hacer un gran avance y terminó una nueva pieza que no tiene comparación. Sin embargo, tanto la creación como la activación consumen grandes cantidades de cristales mágicos. La runa solo se puede usar dos veces también”, dijo Richard con calma.

Amon trató de reprimir la emoción que estaba sintiendo, pero no pudo contener sus emociones cuando exclamó repetidamente, “¡Inimaginable, inimaginable!”

Solo un equipo cercano al calibre de un arma divina podría elevar el poder de un santo en un nivel completo. Si pudiera usarse dos veces, esta nueva runa del mentor de Richard podría llamarse un arma casi divina. En un momento crucial, otorgaba al usuario dos vidas adicionales.

Al enterarse de esto, a Amon no le importaba la larga explicación de Richard que contenía una serie de términos técnicos. Tampoco prestó atención sobre los materiales necesarios para activarlo; ningún número de cristales mágicos era demasiado para una posible arma divina.

Podría haber una diferencia drástica en el poder de dos santos, aunque ambos fueran de nivel 16. Diversos factores como el equipo, la habilidad, el tipo de energía, la experiencia y el talento entraron en juego, y todos afectaron el resultado de una batalla de una manera u otra. Aunque los dos santos del Cosaco Rojo solo tenían el nivel 16, habían nacido plebeyos que solo avanzaron a su nivel a través de las interminables llamas de la masacre. Ahora eran conocidos como maníacos de batalla que no eran diferentes del luchador estándar de nivel 17. Rolf había perdido más seguido de lo que ganó contra ellos.

Sin embargo, sus posibilidades de victoria se incrementarían a alrededor del 70-80% si su poder pudiera aumentar en un nivel completo. Eso sería suficiente. Él podría ir con todo, siempre que estuviera un 70% seguro del resultado; alguien capaz de convertirse en santo no carecería ni siquiera de esa cantidad de coraje.

Para Rolf, esto no era solo una cuestión de derrotar a dos oponentes. Fue la experiencia de empuñar el poder de alguien a un nivel más alto que él, algo que sería muy beneficioso para su propio avance en el futuro. Cada nivel una vez que uno se convertía en santo era extremadamente difícil de cruzar.

Amon inmediatamente tomó una decisión, “¡Está bien! Si tu runa realmente es tan efectiva, te puedo prometer de inmediato que el Señor Rolf se convertirá en un aliado indiscutible en tu lucha contra el Cosaco Rojo.”

Los intereses involucrados en este asunto eran tan importantes que ya no era necesario informar a Rolf de antemano. Amon conocía al santo espadachín extremadamente bien, y que él no dudaría en absoluto. Tampoco sospechaba las capacidades del mentor de Richard; siempre había estado prestando atención a cualquier noticia relacionada con el joven, y aunque había muchos secretos, el conocimiento de la existencia de las runas era extremadamente útil. Se las arregló para enterarse de que Richard vendía un lote completo al Duque Lobo Terrible a través de sus canales, y si estas cosas comenzaban a aparecer en masa, entonces el estilo y la calidad de la artesanía tenían que estabilizarse. Naturalmente, eso significaba que vendrían productos más formidables.

Richard le pasó una lista a Amon, “En ese caso, esta es la lista de materiales necesarios para equipar y activar la runa. Además, perdóneme, se agregaron algunos materiales adicionales para mantener la confidencialidad de las cosas. Vale aproximadamente el costo de los componentes básicos de la runa que ya tengo.”

El viejo no tenía ninguna objeción a esto. Cualquier mago pediría más materiales de los que necesitaban cuando fabricaban para otra persona; de esa forma, podrían evitar que otros descubrieran cómo se fabricaban sus artefactos.

“Espero recibirlos dentro de una semana. Tomará unos diez días más o menos procesarla, y el Señor Rolf necesitará unos días más para acostumbrarse. El tiempo apremia.”

Mirando los numerosos artículos de la lista, Amon no pudo evitar inhalar bruscamente, “¡Las cosas de esta lista valen 200.000 monedas como mínimo!”

“200.000 monedas por dos oportunidades de vencer a oponentes formidables; no es caro en absoluto. El oro puede ganarse nuevamente, pero la oportunidad de obtener un gran poder no es frecuente.”

El viejo asintió con gravedad. Richard tenía razón; era imposible comprar la oportunidad de derrotar a un santo con incluso 2 millones de monedas, olvídate de 200.000. Revisó la lista una vez más, “El tiempo es bastante apretado, pero me aseguraré de que estos materiales estén en sus manos en cinco días. Sin embargo, ¿se puede reducir el tiempo de elaboración? Los santos del Cosaco Rojo podrían estar aquí en cualquier momento.”

Richard negó con la cabeza, “Yo seré quien elabore la runa; diez días ya es lo más bajo que puede llegar. Debe saber que mi mentor tomó dos meses enteros en terminar los componentes básicos. Además, incluso para que se haga en diez días, no puede haber defectos en la calidad de los materiales que me das. Cuanto mayor sea la calidad, más rápido terminaré.”

“En este caso…” El viejo frunció el ceño, dudando un momento antes de hablar, “sugiero que hables con Devon también. El conflicto entre la Bandera de Guerra Dorada y Cosaco Rojo no hace más que crecer, y ese viejo gordo siempre está interesado en cualquier cosa que los hiera. Sin embargo, no será fácil convencerlo. Si la Bandera de Guerra Dorada está dispuesta a estar de nuestro lado, las cosas serán mucho más fáciles de manejar. Ellos tienen dos santos, y el Señor Falcao podría apresurarse muy rápidamente.”

Richard lo pensó por un momento antes de responder, “Está bien, iré a hablar con él. Creo que se unirá a nuestro lado.”

Media hora después, Richard se encontró con el hombre corpulento en su deslumbrante salón amueblado. Devon se había quedado dormido hace poco tiempo, y no parecía muy contento de que Richard interrumpiera sus sueños. La única razón por la que había salido de su cálida y cómoda cama era la doble identidad de Richard como discípulo de un maestro de runas y gran mago.

Se movió sobre el amplio sofá, dejando escapar un enorme bostezo antes de hablar, “Querido Richard, debes tener buenas noticias para compensar el precioso sueño que perdí.”

“Amon, tú y yo – ¿qué te parece si nos dividimos al Cosaco Rojo?”

La voz de Richard no sonó fuerte, pero hizo que los ojos de Devon se ensancharan en un instante. La enorme figura del hombre saltó del sofá de inmediato, y señaló a Richard y comenzó un poco incoherente. “Tú … ¡estás loco! ¡Eso es imposible!”

Si se tratara de alguien más que dijera esas palabras, Devon los habría echado hace mucho tiempo. Sin embargo, Richard era un gran mago extremadamente joven. Cualquier cosa que un gran mago dijera debía tomarse en serio; eran personas que combinaban talento, poder y sabiduría en un solo paquete. Su juicio rara vez estaba mal.

“No tienes que pagar un precio enorme. Solo llama al Señor Falcao a Agua Azul para que vigile durante unos días, y me apoye con algunos soldados o esclavos de batalla.”

“Explica. En detalle.” Devon ya estaba desprovisto de todo sueño, mirando a Richard con ojos brillantes.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.