<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 346

Libro 3 – Capítulo 11. Fealdad (2)

 

El mayordomo estaba sentado a la cabecera de la larga mesa. Con los hijos de Gaton no completamente desarrollados, él tenía completa autoridad en nombre de Gaton. Sin embargo, se sintió incomparablemente aislado del resto de la reunión a pesar de ser el anfitrión. Todos a su alrededor eran aristócratas; incluso los representantes fueron al menos caballeros titulados. De hecho, muchas de las ramas menores simplemente habían puesto a los jefes de sus ramas para la reunión.

El tema de esta reunión fue inconcebible. Las familias de las ramas preguntaban si podían ‘prestarles’ algunas ofrendas para que pudieran disfrutar del favor del Dragón Eterno y desarrollarse rápidamente también.

Prestar era algo fácil de hacer, pero ¿cómo lo devolverían? El viejo mayordomo estaba perfectamente erguido, su mirada pasando por encima de todos los presentes. Aparte de Sauron, Goliat y Alice, ¿cuál de estas ramas era capaz de devolver incluso el grado más bajo de ofrenda?

Fue Gaton quien se abrió camino hacia Fausto de una manera inflexible, llevando el nombre Archeron a la ciudad de los milagros. La mayoría de estas personas aquí normalmente no tendrían derecho ni siquiera a dar un paso dentro. Incluso si Sauron y Goliat deseaban ofrecer sacrificios, tenían que recurrir a una de las familias de Fausto, pagando una suma considerable.

La propuesta y el acuerdo vinieron de todas las ramas pequeñas. Los representantes de Sauron, Goliat y Alice guardaron cierto silencio.

Por primera vez, las familias de las ramas fueron inteligentes. Ninguna pidió la opinión de las tres familias más formidables. En esta coyuntura crucial, eran demasiado pequeños y débiles, destinados a avanzar y actuar como carne de cañón. Esta era la única forma en que podían obtener una parte, aunque sería minúscula comparada con la que se llevarían las otras tres familias. Era tonto tratar de involucrarlos en este desastre durante el período tentativo, y los tontos nunca vivieron lo suficiente como para ascender a altas posiciones.

“Solo estamos pidiendo prestada una pequeña parte. Una vez que recibamos la gracia divina y nos volvamos más fuertes, ¡naturalmente lo devolveremos!”

“¡Exactamente! ¡Lo juramos por la línea de sangre Archeron!”

“¿No me digas que si esos dos nunca vuelven, dejaremos las ofrendas hasta que se pongan mohosas? ¡Solo esto vale la pena con una conversión instantánea al poder!”

El clamor en el salón se hacía cada vez más fuerte y cada vez más personas se alteraban. Algunos de los perpetradores ya habían comenzado a discutir la distribución.

Al ver la situación a punto de salirse de control, el mayordomo finalmente tosió un par de veces antes de hablar en voz baja, “Debo recordarles que todas estas ofrendas provienen del Deepblue, y Su Excelencia Sharon declaró claramente que estaban destinadas exclusivamente para el uso de Richard. Estrictamente hablando, no pertenecen a la Familia Archeron. Si las usamos inapropiadamente sin permiso, podríamos enfurecer a Su Excelencia.”

Esto silenció al salón. Muchas personas se miraban con consternación, sin palabras. La gloria de Sharon no era una charla vacía; no importa cuán exaltados y arrogantes fueran estos idiotas, sabían que no debían provocar a un legendario mago. Esto fue particularmente así cuando no tenían ninguna causa noble o estatus.

Sin embargo, el silencio fue interrumpido por un hombre de mediana edad, “¿Qué pruebas tienes de que este lote está destinado a Richard? ¡Incluso si vinieran del Deepblue, ella podría haberlo regalado a toda la familia!”

“¡Sí, sí! Además, ya está confirmado que Richard está perdido en las corrientes del tiempo. Es cierto… No se sabe cuándo podrá regresar. Como ese es el caso, incluso si le pertenecían inicialmente, ¡deberían caer en manos de todos los Archerons! Todos somos parte de la misma familia, ¡así que naturalmente deberíamos obtener una parte!”

Las voces de acuerdo comenzaron a resonar por el salón a medida que todos empezaban a sonar cada vez más confiados.

El viejo mayordomo suspiró, “Creo que es mejor esperar a que el Maestro Gatón regrese antes de discutir esto otra vez.”

“¿Crees?” Un joven y arrogante hombre gritó con desdén en todo su rostro, “No eres más que un sirviente. ¿Qué derecho tienes para hablar aquí? Este es un salón donde la Familia Archeron discute asuntos oficiales. ¿Tienes algo de sangre Archeron en ti?”

“¡Exactamente! ¡Solo tienes que actuar de acuerdo con nuestras decisiones!”

El clamor se hizo más intenso a medida que las personas que creaban la conmoción se volvieron más activas. En cualquier caso, ya estaban siendo ofensivos; simplemente no les importaba en absoluto, ya que trataban escandalosamente de obligar al mayordomo a abdicar. Comparado con Gaton, cuya vida y muerte era incierta, la oportunidad de ofrecer un sacrificio era mucho más preciosa. Para estas pequeñas familias de ramas, ¡era prácticamente el nirvana, un renacimiento!

<< Nota: Abdicar; Dicho de un monarca: Ceder la soberanía de su reino o su corona a otro, o renunciar a ella. >>

Aunque nunca antes habían ofrecido sacrificios, habían escuchado innumerables leyendas sobre la gracia del Dragón Eterno, como una fruta prohibida en los cielos que emitía un aroma cautivador. Sintieron que un solo mordisco los transformaría por completo, llevándolos al reino legendario.

*¡THUMP!*

¡El mayordomo golpeó la mesa, haciendo que todo el mundo quedara en silencio por un momento!

El viejo no era una potencia. Muchas de las personas presentes podrían causarle lesiones graves con un solo golpe. Él tampoco tenía logros gloriosos; más de sesenta años de su vida fueron dedicados a manejar todo tipo de asuntos triviales para los Archerons en el fondo. La única razón por la que podía sentarse aquí era la confianza y la autoridad con la que Gaton lo había dejado.

Y sin embargo, todos podían ver un rastro de la presencia de Gaton en el hombre. ¡Era majestuoso y explosivo, como un volcán en erupción! En ese momento, todos los que estaban haciendo un jaleo guardaron silencio.

Su mirada pasó entre las pocas personas que más clamaban, y resopló antes de hablar en voz alta, “¡¿EL LOTE DE USTEDES MERECEN SER LLAMADOS ARCHERONS TAMBIÉN?!”

“¡Tú!” Mientras su mirada pasaba entre ellos, inconscientemente se encogieron en sus asientos. Les tomó un segundo para que sus reacciones se pusieran al día al saltar y rugír en furia humillada, “¿CÓMO TE ATREVES A INSULTAR A LOS ARCHERONS NOBLES?”

El viejo mayordomo no se preocupó por sus rugidos, solo declaró con voz baja y resuelta, “No me importa de dónde sacaron las noticias sobre este lote de ofrendas, pero voy a aclarar esto por última vez. Estas ofrendas son para el Joven Maestro Richard. ¡Cualquiera que desee llevárselas necesita traer un ejército! ”

Esto no fue diferente de una declaración de guerra. Gaton había dejado atrás bastantes guardias en la isla flotante, así como un grupo de caballeros, algunos de los cuales eran caballeros rúnicos en entrenamiento. Sin embargo, la mayoría de estos últimos provenían de varias ramas, lo que hace cuestionable su lealtad. Los únicos en los que el mayordomo podía confiar eran los guardias personales que Gaton había entrenado. No importaba lo que fuera, nada podía cambiar su posición pasiva debido a la falta de soldados de élite.

No tenía sentido dejar a ninguno de sus trece para vigilar la isla, por lo que Gaton había traído a todos los que pudo a la expedición. El castillo aquí no tenía demasiados objetos valiosos. De todos modos, si alguien se atreve a atacarlo, sería exterminado en el momento en que Gaton y sus tropas regresaran.

El salón se volvió silencioso una vez más. La codicia en el aire no había ahogado completamente la racionalidad de las ramas. El trauma que Gaton había dejado en sus mentes no era algo que pudiera eliminarse en apenas dos semanas.

Muchas miradas se volvieron hacia los representantes de Sauron, Goliat y Alice. A juzgar por la situación actual, solo estos tres tenían la autoridad para resolver su problema. No importa cuán atrevidas y audaces fueran estas familias de las ramas, no se atreverían a ser tan descaradas como para atacar a los guardias personales de Gaton si no tuvieran un respaldo. Si el ataque fracasara, enfrentarían un desastre inminente que destruiría a toda su familia.

El Barón Sua bajó la cabeza y se concentró en limpiar la vaina de la daga que tenía en la mano. Era como si esta situación no tuviera nada que ver con él. Sin embargo, una observación cuidadosa revelaría un rastro de desdén en sus ojos.

Los representantes de Goliat y Alice tampoco dijeron una palabra. Era como si todo este asunto fuera completamente irrelevante para ellos, pero tampoco enmascararon su arrogancia. En sus ojos, estos llamados Archerons en el salón eran solo un grupo de monos. Los verdaderos Archerons eran lunáticos altivos, groseros y arrogantes que estaban en expediciones planares por todas partes. Usaron sangre y espada para luchar por la supervivencia, abriendo nuevos horizontes en lugar de usar palabras y conspiraciones.

Aún así, si Gaton realmente no pudiera regresar o la situación se descontrolaba, a ellos tampoco les importaría ‘tomar prestados’ algunos recursos estratégicos por el momento. Este grupo de monos todavía podría servir como carne de cañón. Sin embargo, todavía estaba lejos de ser el momento de ignorarlo todo ahora.

Sin ninguno de los tres declarando una posición, las personas que clamaban no sabían cómo concluir las cosas. La reunión terminó así apresuradamente, y cuando salieron de la sala de conferencias, el viejo mayordomo se paró más alto y más recto que todos los demás.

Sin embargo, esto fue solo el comienzo. Los monos aún colgaban alrededor de la isla flotante; Gaton había transmitido una orden que abrió muchas de las instalaciones de la isla a las ramas. Como tal, el mayordomo tampoco tenía forma de ahuyentarlos.

A medida que pasó el tiempo, las batallas continuaron estallando sobre asuntos triviales. Los monos intentaron mostrar un sentido de superioridad en muchas ocasiones, tomando represalias contra el juicio que el mayordomo les había impuesto. Sin embargo, la frase que el viejo pronunció durante la reunión circuló muy rápidamente.

¿El lote de ustedes merecen ser llamado Archerons también?

Cada vez más Archerons comenzaban a aparecer en la isla. Llevaban un aura de sangre y fuego, con innumerables cicatrices en sus cuerpos y un salvajismo indescriptible en sus ojos. Las armas y el atuendo hacían obvio que venían de diferentes lugares; mundos subterráneos, campos de lava y láminas de hielo polar. No importa de dónde vinieron ni a qué nivel estaban, tenían un rasgo común: su presencia apestaba a peligro. No había muchos, pero juntos podían luchar contra miles de soldados de caballería.

Una vez que llegaron a la isla, vivieron en el lugar más ruinoso. No les importaba lo que comían, siempre y cuando llenara sus estómagos. Normalmente solo se encontraban en los campos de entrenamiento o patrullando, se pasaban la vida descansando, vigilando y entrenando. Parecían no tener nada que hacer, ningún objetivo en mente.

Nadie aparte del viejo mayordomo podría comandarlos.

Estas realmente fueron algunas bestias viciosas. También eran de las diversas ramas de la Familia Archeron, y también se llamaron a sí mismos Archerons. Llegaron corriendo de todo tipo de lugares sin ninguna orden o llamamiento. Individualmente eran simples gotas de agua, ¡pero juntos se convirtieron en una corriente torrencial!

Frente a ellos, incluso los monos ‘dignos’ optaron por tomar la ruta larga.

Ellos, ellos eran los verdaderos Archerons.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.