<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 365

Libro 3 – Capítulo 30. Tranquilidad temporal

 

Esta mujer era la asistente más competente de la Condesa Alice, su mano derecha. Una prima lejana, Fuschia poseía una línea de sangre desconocida. Aunque no era buena para comandar tropas, se decía que su talento en el combate era aterrador. Todavía en sus veinte años, ya tenía el nivel 19.

El propio Erwin solo tenía el nivel 11. Incluso en un campo completamente abierto, un escuadrón entero de personas como él no podría matarla.

Antes de que pudiera tragarse sus llantos, la palma que acababa de rozarle la cara voló de nuevo, emitiendo un sonido agudo y claro. El otro lado de su cara comenzó a hincharse también.

Sin embargo, eso fue solo el comienzo. Fuschia agitó sus manos incesantemente, bofetada tras bofetada resonaron estrepitosamente sobre la cara de Erwin. Erwin quería aferrarse firmemente a su daga que ya estaba desenvainada, pero las últimas partes de su racionalidad le dijeron que tal transgresión solo terminaría con él siendo decapitado en el acto. Con el estatus de la Dama Fuschia, no pasaría mucho si ella matara a un simple soldado como él, incluso en tiempos normales, y mucho menos en esta situación.

Por lo tanto, obligó a bajar el resentimiento hirviendo en lo más profundo de su corazón, tolerando todas las bofetadas con la paciencia de una tortuga. Sin embargo, él estaba maldiciendo locamente en el fondo de su corazón, ‘¡Perra! ¡Algún día te follaré medio muerta y te desgarraré el coño!’

La expresión de Fuschia era fría cuando aterrizó más de una docena de bofetadas sobre Erwin antes de echarlo a patadas. Mirando a los miembros restantes de las ramas que todavía estaban atónitos, ella resopló con frío desdén, mirando más allá de ellos y gritando en la dirección de donde venían, “¡Sua, sal! ¡Tus métodos están sobrepasando la línea de fondo Archeron!”

*¡Clap! ¡Clap! ¡Clap!* El Barón Sua salió rápidamente de un rincón, su voz llena de elogios, “La Dama Fuschia tiene un poder impactante, capaz de bloquear a cientos de Archerons sola.”

Fuschia ni siquiera estaba un poco interesada en su hipocresía, señalando a Demi mientras decía fríamente, “Estos son los hijos de Gaton, Archerons puros. No pueden ser lastimados por conflictos internos, ¡esa es la línea de fondo! Escucha claramente; no tengo ningún interés en negociar contigo. No me importa lo que hagas en privado, ¡pero este tipo de cosas no pueden volver a suceder! ¡Esto es una cuestión del orgullo de la familia!”

Sua se encogió de hombros, hablando con una sonrisa, “Si mal no recuerdo, Dama Fuschia, no creo que seas un Archeron. Por lo menos, tus habilidades de línea de sangre no provienen de la línea de sangre Archeron. Además, estas personas frente a ti también son Archerons, no tengo forma de comandarlos.”

Una expresión de burla apareció en la cara de Fuschia mientras condescendientemente miraba a la multitud. Sua notó su expresión y no pudo evitar reír, “No menosprecie a esta gente, señorita Fuschia, ellos también son Archerons. No puedes derrotarlos por tu cuenta. Tan bella como eres… Quién sabe, algunas cosas desagradables pueden sucederte cuando pierdas. Incluso si mueres, es posible que no puedas escapar de eso.”

La amenaza fue incomparablemente maliciosa, incluso causó que Demi palideciera. “Sin embargo,” añadió Sua, “Esta situación no es imposible de resolver. Solo necesito esos restos esqueléticos.”

“¿Estás usando este tipo de cosas para amenazarme?” Fuschia preguntó con indiferencia, “Si quiero escapar, ¿crees que puedes detenerme? Mientras escape hoy, todos ustedes, eso te incluye a ti, Sua, ¡es mejor que estén preparados para sufrir mi venganza por el resto de su existencia! Sus vidas serán mías, ¡y también las de todos los que estén relacionados con ustedes!”

La expresión de Sua se volvió fría, “Tal vez no puedas escapar.”

“Quizás”, Fuschia peinó su largo cabello castaño y continuó, “Pero eso no importa. Ya le entregué una lista de todos los que están en la isla a mi Señora. Ella ya me había prometido antes de venir aquí que me vengaría si no podía irme. Las familias de todos aquí serán blanco de su ejército. El estilo de mi Señora siempre ha sido eliminar a todos los enemigos.”

La amenaza fue entregada monótonamente, pero fue todo menos eso. Fuschia tenía razón; la única cosa que podía coincidir con la reputación de Alice en la guerra era su decisión. No faltaron lugares que su ejército haya convertido en zonas de muerte.

Sua se puso más serio, declarando tontamente, “Alice es solo un condesa.”

Estas palabras señalaron la diferencia entre Sauron y Alice. Las tierras de Alice estaban en el límite de la Alianza Sagrada, muy lejos de Fausto. Tendría que pasar por docenas de otros nobles para llegar hasta aquí. De hecho, le estaba dando coraje a Erwin y a los demás, solo que no lo estaba haciendo tan obvio.

“Cuando mi Señora todavía era un pequeño caballero, muchas personas ya eran marqueses. Ahora que es una condesa, muchos siguen siendo marqueses.”

Las palabras de Fuschia hicieron que la oscuridad recorriera la cara de Sua. Él entrecerró los ojos en su dirección, preguntando fríamente, “¿La Condesa desea apoderarse de esta isla?”

“No, solo me importan los hijos del Señor Gaton”, respondió Fuschia.

Sua asintió, “Muy bien entonces, al menos, parece que nuestras familias no entrarán en conflicto aquí”.

Fuschia asintió, “No tengo ningún interés en un conflicto con un tercero en el territorio de otra persona.”

Hubo una leve burla en su voz, pero Sua fingió que no había oído eso y se fue con su gente. Fuschia tampoco quería forzarlos demasiado; el Barón no era fácil de tratar, y el Conde Goliat también tenía su propia gente en la isla.

Si uno mirara las cosas a largo plazo, sabrían que numerosos enemigos todavía estaban dando vueltas por la isla, esperando la oportunidad de atacar. Muchos de ellos podrían derribar la isla 7-2 en este momento, pero no lo hicieron. Aparte de la falta de deseo de sufrir los ataques de los Archerons restantes, una razón importante para su moderación fue que la isla 7-2 había sido recientemente bendecida por el Dragón Eterno. Cualquier ataque atraería la ira del viejo dragón, posiblemente incluso causando que la Iglesia del Dragón Eterno interfiera personalmente.

Las familias de las ramas se retiraron gradualmente ante Fuschia, incluso Erwin luchando por salir. Sin embargo, la preocupación ya nublaba sus ojos. Esta crisis había llegado a su fin, pero nadie podía garantizar lo que sucedería la próxima vez. Ella era solo una persona, sería imposible resistirse a cientos de Archerons. Además, tanto Sua como el Conde Goliat tenía seguidores que eran comparables a ella en fuerza.

Esta fue una situación complicada. Detrás de los disturbios caóticos se encontraban las siluetas de muchas familias ricas y poderosas. Fuschia sola no podía revertir esta situación, ni tampoco la propia Condesa Alice podría…

Los bandidos finalmente se retiraron, asegurándose de no dejar ninguna ofrenda atrás. Incluso barrieron todo el sótano del castillo una vez más antes de escapar, llevándose todo lo que valiera la pena.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.