<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 36B

Capítulo 36B – Participación

 

Loro Sanguinario mantuvo su postura, lista para atacar en cualquier momento. Sin embargo, a pesar de la postura casual y de los alardes ruidosos que le hacían parecer un vulgar matón callejero, en realidad no había huecos en la defensa de Naya. No había forma de que ella atacara, mucho menos de escapar. Ella era una asesina de nivel 14 y fue incapaz de tomar represalias casi por completo; ¿cuán poderosa debía ser Naya en su mejor momento?

Naya no tenía intenciones de atacar de inmediato, sino de seguir burlándose de Loro Sanguinario. Hizo amplio uso de su habilidad para hacer comentarios mordaz acerca de su oponente, “Oh Dios, mira esa postura. ¿Por qué tu trasero sobresale tanto? ¿Estás tratando de seducirme? Aunque he estado ganando un poco de dinero extra, ¿cómo supiste que tengo dinero? Jeje, jeje…”

Se rió extrañamente unas cuantas veces, pero su tono cambió abruptamente. Detuvo la vulgaridad y las groserías exageradas, diciendo fríamente: “Loro Sanguinario, ¿cómo puede gente de tu calibre atreverse a venir al Deepblue y comportarse así? Dime quién te contrató y te dejaré ir. Si no quieres, no me importaría practicar algunas técnicas que no he usado en mucho tiempo. ¡Oye Richard! Ya puedes levantarte, no estés tan nervioso. Este es mi territorio, no tocará ni un pelo de tu cabeza”.

Richard respondió afirmativamente, pero no se levantó de manera normal. Primero se dirigió hacia la esquina de una pared, y se presionó contra ella como un lagarto antes de levantarse. Todos los movimientos que hizo eran ágiles, desplazándose en direcciones complicadas. Si alguien intenta atacarlo mientras se pone de pie, es probable que juzgue mal su posición y fracase.

Los movimientos de Richard dejaron a Naya extremadamente complacido. Fue Loro Sanguinario quien se asombró por las acciones del joven, y sólo entonces entendió la situación. Una desagradable y áspera voz resonó: “Espada de la Calamidad, ¿le enseñaste a este chico todas tus técnicas de asesinato? No me extraña que esa gente fracasara”.

Naya negó con la cabeza, insatisfecha, y escupió: “¿Crees que esto es todo? Puf, es sólo la punta del iceberg; ni siquiera puede ser considerado el arte del asesinato. Pero este pequeño aprende rápido y nunca se olvida de mantener la guardia alta, así que tiene algo de talento. Sin embargo, mi querida Loro Sanguinario, ¿estás tratando de ganar tiempo? ¿No te has percatado de que estoy haciendo lo mismo? Este es mi territorio, y no importa cuántos refuerzos llames, no podrás escapar de mis manos…”

Justo en este momento, una voz agresiva llena de energía gritó desde la distancia: “¡Sus refuerzos ya han sido atendidos, y los tuyos también! Además, hay algo sobre lo que necesito corregirte. ¡El Deepblue es territorio de Su Excelencia! Ya que estás en su territorio, ¡tienes que pagar impuestos!” A pesar del gran alboroto, fue sólo ahora que los ejecutores del mago llegaron a la escena.

El cuerpo de la Loro Sanguinario temblaba, pero no se atrevió a cambiar de postura en lo más mínimo, por temor a que Naya le asestara un golpe fatal. Una pequeña pero imponente figura caminó desde el final del camino; Blackgold.

La imponente forma de andar del enano gris era sólo gracias a la enorme multitud de ejecutores del mago a su alrededor, que sumaban más de una docena. Incluso estaban protegidos por unos diez soldados de infantería fuertemente armados. Estos grandes hombres con acero en sus cuerpos eran todos extremadamente poderosos, usaban armas pesadas. Tendrían un gran poder en estos pequeños callejones, algo que le dio a Naya un dolor de cabeza. ¡Además de eso, había más de diez magos detrás de ellos que estaban llenos de vigor!

Los soldados de infantería escoltaban tres cadáveres y dos hombres. Los hombres fueron los que Richard había visto en la taberna de Naya, pero incluso aparentemente tomados como rehenes parecían estar relajados. Blackgold sólo estaba aquí por los impuestos, que era asunto de Naya, ya que ellos mismos no tenían ningún ingreso. Por otro lado, esos tres cadáveres eran refuerzos que Loro Sanguinario había estado esperando. Desafortunadamente no fueron tan listos, y se habían atrevido a tomar represalias contra los ejecutores. Murieron sin causar daño alguno a las fuerzas del enano gris; en una batalla frontal entre asesinos y soldados regulares equipados hasta los dientes, los asesinos se enfrentarían a una gran tragedia.

A decir verdad, la tropa del enano gris tenía la suficiente fuerza como para tratar incluso con treinta camaradas de Naya, olvidando a los tres compañeros de la Lora Sanguinaria. El mismo Naya tendría que dejarlo todo y escapar junto a su grupo si se enfrentaran a ellos. Es por eso que la sonrisa en su cara se convirtió en un gesto de gratitud hacia el enano, aunque le pareciera incómodo y doloroso.

Los ojos de Blackgold se iluminaron con un peligroso destello: “¿Sólo le enseñaste a Richard la punta del iceberg? No le has enseñado la esencia del arte del asesinato, pero te atreves a quitarle mil monedas de oro al día… Debes de saber que cuando se trata de dinero estas tomando es el de Su Excelencia. De ella. De Su Excelencia. ¡Dinero!”

Naya sonrió como si le hubieran ridiculizado, apartó al enano gris y le dijo en voz baja: “¿No crees que solo estaba presumiendo hace un momento? Mira, Richard puede encargarse de cuatro asesinos por su cuenta, así que ¿cómo puede ser sólo la punta del iceberg? ¡Esa es la esencia de todo lo que he experimentado a lo largo de los años! Por eso es comprensible cobrar cuotas como esa. Además, pagué todos mis impuestos el mes pasado. El que hayas traído a tanta gente aquí es sólo…”

El enano gris, habló con un tono de voz bajo y miró  de reojo a Loro Sanguinario: “Oí que había un pequeño problema aquí, por lo que traje a más gente para que echara un vistazo en caso de que no pudieras encargarte de eso y saliera lastimado el pequeño Richard de Su Excelencia. ¿Quién imaginaría que todos ellos estaban en ese nivel? ¿Qué planeas hacer con esta mujer?”

Naya frunció el ceño, diciendo: “Esto es realmente difícil de decir, y no estoy seguro de que obtendré respuesta. ¿Te gustaría quedarte a mirar?”

“No, no, sólo estoy a cargo de recaudar impuestos. Esto no tiene nada que ver conmigo”, él enano gris rechazo la oferta con un movimiento de sus brazos, “Además no quiero escuchar lo que ella tiene que decir. Si obtienes alguna respuesta, encárgate tú mismo. ¿No tienen sus propias leyes en el bajo mundo?”

Naya frunció aún más el ceño, “Pero esto es el Deepblue, así que todo funciona según las leyes del Deepblue…”

El enano gris agitó su brazo y vulgarmente interrumpió a Naya: “La ley del Deepblue consiste en hacer pagar los impuestos honestamente, eso es todo. ¡Me voy! ¡Recuerda los impuestos de este mes, fingiré que no vi nada más aquí! ”

La tropa inmediatamente tiró los cadáveres y los hombres al suelo al recibir una señal de la mano de Blackgold y escoltaron al enano de vuelta.

Naya se tornó sombrío. El tono de Blackgold había implicado que el Deepblue tenía suficiente poder militar para destruir la parte inferior de la ciudad, una obvia advertencia y demostración de poder. Había insinuado que, incluso sin la actuación de Su Excelencia, los del Deepblue podían ocuparse de cualquiera que no tuviera buenas intenciones, por muy impresionantes que fueran en el mundo exterior hace diez años. Este era el Deepblue, el Deepblue de Sharon.

Loro Sanguinario permaneció con las nalgas levantadas incluso cuando el enano gris se fue, como si tuviera algún tipo de fetiche. El suelo en donde permaneció se había humedecido durante mucho tiempo con su sudor, pero la intención asesina de Naya, que la había mantenido atrapada desde el principio, la dejó sin salida. La tropa de Blackgold era aún más aterradora que el propio Naya, y ella no se atrevía a moverse en absoluto.

Cuando la mirada de Naya se posó sobre ella una vez más, Loro Sanguinario finalmente entendió que no habría ningún golpe de suerte. ¡Con un grito, se abalanzó sobre Naya!

Con un golpe sordo, la daga de Naya apareció maravillosamente en la parte posterior de la cabeza de Lora Sanguinaria y la dejó inconsciente. La pateó unas cuantas veces después de que ella cayera al suelo, confirmando que estaba inconsciente antes de voltearse hacia donde Richard, “Necesito interrogarla después de esto. Todo el proceso será emocionante y sangriento, puedes observar desde un costado e incluso ayudarme; será extremadamente útil para tu comprensión de las artes oscuras. Sin embargo, no es necesario; podría ser un poco temprano para ti, ocasionándote un gran impacto. Decide por ti mismo si vas a participar. ¿Qué piensas? ¿Quieres intentarlo?”

Richard se puso un poco pálido. Ya había sido instruido en las artes oscuras de las que hablaba Naya, entendiendo la emoción y la sangre que mencionaba. Pero aun así asintió con resolución, su rápida decisión sorprendió a la antigua Espada de la Calamidad. El asesino que había sido incomparable en el bajo mundo hace una década no podía entender cómo alguien con los ilustres antecedentes de Richard estaba tan determinado en su búsqueda de las artes oscuras. A tal punto que uno podría sospechar que Richard había nacido con tendencias perversas.

En realidad, la mentalidad de Richard había sido bastante simple cuando tomó la decisión. ¿Qué haría Gaton Archeron? Se preguntó, ¿se acobardaría del miedo? La respuesta fue obviamente no. Gaton había visto mucha más sangre en su vida, creando más escenas como ésta. Más importante aún, su madre le había dicho y él lo había visto por sí mismo que aquel hombre era completamente intrépido. Por eso decidió participar.

Viendo que Richard comenzó a parecer pálido pero decidido, Naya se encogió de hombros, “Bien, entonces, ven. Pero primero, prepare un balde y asegúrese de que sea lo suficientemente grande. Lo necesitarás.”


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.