<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 37B

Capítulo 37B – Sangre y pureza

Lágrimas brotaron incontrolablemente por el rostro de Richard, causando que su visión se nublara. En ese momento, sintió que veía ese rostro arrogante y despótico de su padre, con un par de ojos tan tranquilos que podían hacer que uno se estremeciera.

Padre… Esta palabra no le resultaba cálida ni familiar a Richard. Sólo despertó odio, provocando una presión fría y sofocante. No tenía idea de cuánta fuerza poseía su padre, y cada vez que recordaba al hombre sólo podía juzgarlo por ser enigmático e inconmensurable. Si Gaton estuviera aquí, ¿le resultaría tan difícil de soportar?

Richard se esforzaba para ganar el control de su cuerpo, esta vez  mantuvo los ojos bien abiertos para ver lo que Naya estaba haciendo. Se secó las lágrimas que nublaban su vista, sacudió el zumbido de sus oídos para poder escuchar claramente a Naya. En el momento que su cuerpo estaba tan fatigado que sólo quería caerse al suelo, tomó los anillos de metal de la pared y los usó junto al cubo de madera para mantenerse mínimamente erguido.

Richard observo vagamente a Naya parloteando como un anciano, usando sus manos para registrar cuidadosamente el cuerpo del Loro Sanguinario sin dejar escapar ni un centímetro. Cada lugar por donde pasaban sus manos terminaba con grandes salpicaduras de sangre, algo que el cuerpo de Richard quería evitar con todas sus fuerzas. El chico no podía entender bien lo que Naya estaba haciendo por su cuenta, pero Precisión y Sabiduría le mostraron la fría verdad.

Tenía un dolor agudo en el abdomen que casi le hizo desmayarse, hasta el punto de creer que su estómago no estaba completo. Toda clase de inmundicia estaba salpicada en su cuerpo, pero ya no podía sentir eso. La cocina estaba llena del fresco olor a sangre dulce, suprimiendo por completo años y años de putrefacción.

No hubo más sonidos en este espacio. Loro Sanguinario no volvió a echar un vistazo desde aquel primer grito, y el único sonido aparte del ocasional y brusco movimiento de Richard era el leve ruido de los dedos de Naya mientras trabajaba, junto a un pincel que parecía ser una pluma de pavo real de las tierras altas, garabateando en un pergamino.

Naya aceleró sus movimientos y realizó cientos de gestos en un momento con sus dos manos. Sin embargo, cada movimiento fue extremadamente claro. Una espléndida rosa formada con sangre floreció en el cielo, justo a la vista de Richard.

Realmente era una rosa. Al florecer en el cuerpo del Loro Sanguinario, ¡uno incluso podía ver hasta los pequeños pétalos temblar! ocupó toda la visión de Richard, y para cuando se desvaneció, todo lo que pudo ver fue a Naya entregándole a él algo delgado. No sabía que era esto al principio y el cubo de madera se volcó cuando se acercó, derramando aún más inmundicia sobre él.

Los patrones mágicos manchados de sangre eran algo familiar para él, patrones que podía dibujar con los ojos cerrados: una Runa Común, Agilidad Elemental.

.…

Richard no tenía ni idea de cómo se las arregló para limpiar su ropa de la inmundicia, o salir de la taberna de Naya. Cuando su cuerpo finalmente se calmó, la runa permaneció en su visión, así como todo tipo de armas descabelladas. El cuerpo y la mirada del Loro Sanguinario habían sido borradas de su memoria, siendo los únicos vestigios de su existencia su voz. Naya no había podido reunir ninguna información del Loro Sanguinario. Puede ser que ella persistiera hasta el final, pero tal vez Naya ni siquiera le dio oportunidad de hablar.

Un largo y oscuro callejón se extendía frente a Richard y se adentró en las profundidades de la oscuridad sin fin aparente. Las pocas y tenues lámparas no podían iluminar todo el lugar, cada una de ellas no brillaban como las de la torre principal. Cada vez que Richard caminaba de poste en poste, su sombra se alargaba.

Sintió frío extremo, fatiga y hambre afectando sus sentidos mientras su boca y garganta parecían arder en llamas. Hace mucho tiempo que Richard vomitó todo lo que pudo, y al haber usado Erupción varias veces seguidas, su resistencia también se agotó por completo. Sólo ahora, cuando estaba relajando sus nervios, todo empezó a ir mal. Sentía que no podía dar el más mínimo paso hacia adelante, pero en ese momento ya había aparecido una puerta familiar frente a él.

Allí es donde vivía Erin.

Richard no tenía idea de por qué había regresado a ese lugar. Sin embargo, después de ver esta puerta, todos los eventos ocurridos se unieron como un rayo. Parecía salir la luz debajo de una roca, la verdad del asunto giraba en su mente. Tal vez era sólo una suposición, pero Richard sabía que probablemente era verdad. Tantas coincidencias no ocurrirían en el mundo real. Loro Sanguinario y esos asesinos habían estado esperando a Richard por adelantado, y Erin había sido el cebo para atraerlo a la trampa.

*¡Toc! ¡Toc! ¡Toc! * Richard llamó a la puerta.

Una ventana al costado se abrió repentinamente, y una cabeza llena de grasas se asomó. Al no tener los ojos completamente abiertos, parecía extremadamente feroz, y seguía murmurando cosas que no se podían oír claramente. Evidentemente le  molestaba que hubieran perturbado su sueño, pero al ver el atuendo de Richard, la cabeza se escondió cien veces más rápido de lo que había salido. La ventana se cerró rápidamente, sin hacer demasiado ruido. Esta maniobra fue milagrosa a su manera.

Sin su túnica externa, los complejos y extravagantes patrones cosidos en todas las prendas de Richard habían sido exhibidos. Esto no era una decoración, sino una verdadera formación mágica que le había protegido de la daga del primer asesino. Sólo los de la torre principal de Deepblue con talento, línea de sangre, antecedentes, y una odiosa suerte podrían llevar tal vestimenta.

*¡Toc!* Richard se estrelló contra la puerta una vez más, esta vez mucho más fuerte que antes. Sin embargo, nadie se atrevió a abrir sus ventanas de nuevo. Se abrió una pequeña ranura del tamaño de un puño en la puerta que estaba destinada a las cartas, revelando la cara resguardada de Erin. Hizo un sonido de sorpresa al ver a Richard y comenzó a abrir la puerta.

Después de que la puerta se abrió completamente, Richard vio a Erin con una vara sostenida fuertemente en su mano. Los materiales mostraban que era la más común que se puede desear, y las gemas incrustadas en el interior podían almacenar dos hechizos de grado 1 como máximo. Aun así, tales dispositivos podían lanzar hechizos instantáneamente, y el poder de dos hechizos de grado 1 no era algo  que te permitiría jugar en los límites. Aunque Erin ya era una maga de nivel 3, todavía era difícil lanzar un hechizo de grado 2 para ella. También era imposible para ella lanzar hechizos de grado 1 instantáneamente, y en una batalla real el oponente habría venido y la habría mandado al suelo con unas cuantas bofetadas antes de que pudiera terminar algún canto.

Los magos de bajo nivel eran inútiles en las batallas a solas. Sólo con la ayuda de varitas, anillos mágicos, o pergaminos podían afrontar tales peleas.

Viendo a Erin sosteniendo esa varita con fuerza, Richard sintió algo dentro de él. Inmediatamente comprendió mejor las condiciones de vida a las que ella estaba sometida: sólo en un entorno en el que el peligro estaba presente en todas partes tendría ese instinto de auto-supervivencia. Incluso si esta varita era débil, la peor de las varitas seguía valiendo cuatrocientas o quinientas monedas de oro como mínimo. Aunque esto no era nada en el Deepblue, para alguien como Erin que tenía deudas de 1600 monedas que no podía pagar, esto representaba una cantidad enorme. El hecho de que prefiriera cargar con una deuda y tener esta varita significaba que no sentía seguridad sin ella.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.