<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 39B

Capítulo 39B. Terror

 

Minnie asintió, extendiendo un trozo de papel para escribir una carta similar a su padre, el Marqués Niall.  Habiendo sido abandonada durante mucho tiempo por el hombre, tenía una carga psicológica mucho menor al hacerlo. Cada moneda de oro que pudiera sacarle sería un ingreso adicional.

La luz de la formación de hechizos se oscureció repentinamente, devorando completamente las cuatro cartas. Steven envió una señal mágica del grado más alto, reuniendo a todos sus subordinados del Deepblue en su residencia.

Minnie conocía el significado de la señal, y no pudo evitar preguntar, “¿Nos estás exponiendo a todo el mundo en este momento?”

Steven miró a Minnie y luego se rió con desdén: “No seas ingenua.  ¿Hay algo que ellos no sepan?”

El hechicero dragón giró inconscientemente el anillo mágico de su dedo, reflexionando sobre la situación actual, “… Reunir a toda mi gente es también, una muestra de mi postura. Significa que ya he fallado completamente y no haré nada más.  Sólo con esto, la otra parte dejará temporalmente la idea de asestarme un golpe fatal de inmediato.  Además, esto también alarmará a los superiores del Deepblue y les hará hacer algo.  Sería lo más aterrador si no hicieran nada en absoluto.”

En ese momento, Steven estaba básicamente admitiendo que todas sus acciones y planes habían fracasado.

Sin embargo, pensó en otra posibilidad. Dentro de su mente, maldijo al viejo mago que lo había llevado alrededor del Deepblue.  Fue este anciano que le había informado que Richard sería un futuro maestro de runas, y también le había dado alguna otra información.  Por ejemplo, el hecho de que Richard se estaba educando sólo en el Deepblue. Él realmente había creído esto y no lo había confirmado.  ¿Cómo es posible que un descendiente directo de una gran familia, que era una persona importante a la que había que nutrir para convertirlo en un futuro maestro de runas, no tuviera ayudantes a su lado?

Steven asumió que los ayudantes que los Archerons habían enviado eran el doble de fuertes que el grupo de asesinos que estaba entre los niveles 10 y 14.  Esto no resultó algo por lo que preocuparse, pero las pocas personas que tenía a su lado no podían igualar eso.  Acababa de hacer uso de la violencia directa, algo prohibido en el Deepblue, así que lo único que tenían que hacer los altos mandos del Deepblue sería permanecer en silencio y no intervenir en la batalla que se avecinaba… Ante este pensamiento, el intrépido hechicero dragón temblaba.

Un momento después, el guerrero de antes entró en la residencia.  Se veía terrible, sus ojos hundidos y enrojecidos. Evidentemente había estado preocupado durante toda la noche.

Inmediatamente se arrodilló ante Steven y le dijo seriamente: “Joven Maestro, aún no hay noticias. Estoy planeando investigar…”

Steven le hizo un gesto con la mano y lo detuvo: “No hay necesidad de investigar.  Trae a tu gente de regreso más tarde, todos los pedidos que tenía para ti están cancelados.  Haz lo que quieras y actúa como normalmente haces cuando no tienes órdenes.  Si… Si oyes alguna noticia, dímelo, pero no busques información. ¿Has entendido?”

Al principio, el guerrero estaba un poco confundido, pero cuando pronto entendió lo que Steven estaba insinuando, se volvió más sombrío que antes.  Steven miró el reloj mágico, frunciendo el ceño mientras preguntaba: “¿Dónde está el clérigo? ¿Por qué no está aquí todavía?”

Justo cuando Steven estaba a punto de impacientarse debido a la espera, el clérigo finalmente llegó.  Se veía todo misterioso, arrastró una gran caja rectangular y entró, colocándola cuidadosamente en el suelo antes de inclinarse ante Steven.

“Joven maestro, descubrí este objeto por casualidad.  Se dice que este es un muñeco mágico que Richard usó una vez, y como no valía la pena repararlo, iba a ser enviado para ser refundido.  Sin embargo, pensé que era valioso y que quizás necesitabas echarle un vistazo, así que lo compré con 30.000 monedas de oro”, dijo el clérigo.

¿30.000 monedas de oro? Incluso un muñeco mágico en el Deepblue valía apenas mil, ni siquiera este que había sido golpeada hasta el punto de ser irreparable. Esto causó que los dos se volvieran extremadamente curiosos, mientras que sólo el guerrero dudaba del precio que el clérigo había pagado tuviera alguna lógica. Un muñeco que costaba no más de 2000 monedas de oro se había comprado con 30.000; la discrepancia era demasiado grande. Ya sea el alcance o la cantidad, los dos habían superado con creces la línea de fondo de Steven.

El clérigo sabía lo serio que era esto, y no pasó más tiempo manteniendo esto como un misterio. Inmediatamente sacó la marioneta y se lo explicó rápidamente:

 

El encargado de destruir y derretir este muñeco fue un hábil ayudante de Blackgold, y había estado murmurando con sus subordinados que era extremadamente extraño. Algunos de los amigos del clérigo estaban entre estos subordinados, así que el clérigo se enteró y corrió rápidamente.

El ayudante era bastante similar al propio enano gris; obstinadamente persistente en obedecer las leyes del Deepblue, pero afectado por los precios bastantes altos. Echándole un vistazo a la marioneta que Richard había usado, el clérigo había decidido llevársela a Steven inmediatamente, así que lo había comprado por un precio inimaginable de 30.000 monedas de oro.

En el momento en que la marioneta fue sacada, las marcas de daño en ella, llamaron la atención de Steven. Las manchas de sangre que habían fueron impactantes, lo que le hizo extender la mano y tocar ligeramente las hendiduras y grietas de la marioneta.  Le preguntó al guerrero: “¿Qué te parece?”

El guerrero parecía serio, “No parece un movimiento especial para un área específica, por lo que debe haber estado golpeándolo  al azar.  Pero esa fuerza… ¡Es aterradora!  ¡Sólo los guerreros entrenados de nivel 10 pueden tener tal fuerza explosiva!  Este muñeco tiene el nivel de un caballero con armadura hasta la mitad de su cuerpo; en otras palabras, Richard es lo suficientemente fuerte como para matar a un caballero con un solo puñetazo… ¿Acaso no es un mago?”

Aunque había estado bastante seguro de cómo había transcurrido su intento de asesinato, las suposiciones de Steven tomaron una dirección extraña una vez que observo a esta marioneta. ¿Richard con el poder de un guerrero de nivel 10? Otro escalofrío se apoderó de él.  Aunque no era tan impensable, los dones raciales, las habilidades de la línea de sangre y algunos objetos mágicos poderosos podían proporcionarle una fuerza tan pura, ¿cuántos otros secretos tenía Richard que él no conocía?

Por primera vez, Steven sintió que había elegido al oponente equivocado.  Pero por otra parte, no fue su elección; era simplemente un aprendiz que se pagaba a sí mismo, y Sharon sólo enseñaría a un maestro de runas.

“¿Por qué no me lo diste antes?”  Steven le gritó al clérigo.

El clérigo no tuvo nada que decir en respuesta, ya que  había recibido la noticia esta mañana.  Poder traer la marioneta de vuelta ya era lo máximo que podía hacer.  ¿Cómo podría hacerlo más rápido?

Cuando la ira de Steven se calmó un poco, el guerrero le recordó: “Joven amo, la cabeza del muñeco…”

 

Sólo ahora Steven se dio cuenta de que era un muñeco sin cabeza.  La cabeza, que debería haber sido la parte más crucial, había desaparecido, tenía una abertura en el cuello muy lisa. No había ningún corte desde otro lado, siendo difícil determinar cómo se había cortado. Al ver que la mirada de Steven cambiaba de dirección, el clérigo dijo inmediatamente: “El ayudante mencionó  que la cabeza tenía algo especial, así que Blackgold la tomó para sí mismo. Diciendo que este objeto sería un coleccionable que podría venderse, pero que sería muy caro.  Al menos por 100.000 monedas…”

¿Una cabeza muy especial?

“Te daré 150.000 monedas  ¡Tráeme la cabeza del muñeco!”  A Steven ya no le importaban los costos.  Como mínimo, quería conocer bien a su oponente y averiguar cómo había perdido, y así calcular su próximo movimiento.

El clérigo miró al guerrero y le sugirió: “Joven Maestro, ¿qué tal si va otro?”

Steven agitó la cabeza y dijo: “No, vete tú.  ¡Creo en ti!”

El clérigo se fue, luciendo increíblemente conmovido. Justo antes de irse, miró fijamente al guerrero, con sus ojos llenos de ferocidad.

Steven no tuvo que esperar demasiado. El clérigo regresó en apenas media hora, con una expresión de derrota en su rostro mientras sostenía una intrincada caja de cobre cerrada con llave en la mano.  Estaba indeciso, no quería abrirla, pero Steven la cogió sin decir palabra y la abrió de golpe, sacando la cabeza del interior. Entonces quedó aturdido.

Esta era la cabeza de una marioneta tan brillante y limpia como un espejo, tan nueva que podía reflejar la apariencia de uno.  Esto fue de hecho muy especial comparado con el cuerpo, pero era porque no había ningún daño en absoluto.

“¿Sólo esto costó 150.000 monedas de oro?”  La voz de Steven era tan fría que parecía un vendaval que soplaba en el infierno, y el sudor empapaba toda la espalda del clérigo, ya que sólo podía responder afirmativamente.

De repente, Steven se echó a reír y tiró la cabeza de la marioneta a los lejos al cubo de la basura: “¡Bien, lo has hecho bien!  ¡Es bueno siempre y cuando puedas gastar el dinero!”

El guerrero y el clérigo encontraron este comportamiento extraño, mientras que sólo Minnie sabía lo que estaba pasando.  Sin embargo, no podía reírse como lo estaba haciendo Steven. Cada abolladura, cada pedacito de sangre en el cuerpo de la marioneta pesaba en su mente. A través de esta marioneta vio a un enloquecido y animal Richard, un volcán a punto de entrar en erupción en cualquier momento, permaneciendo oculto en las profundidades de su corazón. Si tuviera una segunda oportunidad, definitivamente no elegiría a un enemigo como él, igual que Steven, que en ese momento estaba gritando anormalmente. ¿Por qué no habían visto esta marioneta antes?

Así fue como Minnie supo que Steven estaba de mal humor. Sin embargo, el hecho de que Blackgold estuviera dispuesto a aceptar el dinero fue un rayo de luz, una buena noticia entre tanta oscuridad…

Mientras tanto, Blackgold también estaba de buen humor. Tarareando una canción de guerra de la tribu Martillo Tormentoso, estaba organizando las cuentas del Deepblue. En una pequeña categoría llamada ingresos Imprevistos había dos números: los primeros 30.000 y los siguientes 150.000.  Los miraba una y otra vez con satisfacción después de escribirlos, como si cada uno fuera una enorme piedra preciosa.  El costo de esta transacción fue de menos de diez monedas, la cantidad que recuperaría por fundir el acero de la marioneta; vender algo que debería haber sido arrojado en un gran horno por una cifra tan astronómica era como alcanzar un nuevo reino de logros artísticos.  ¿Quién dijo que ser un oficial financiero era sólo para hacerse cargo de las cuentas?

Los ingresos adicionales hacían que los sentidos de Blackgold se dispararan, y él no encontraba esta cantidad de dinero difícil de manejar en absoluto.  Como todo el dinero iba al almacén de Deepblue, estaba dispuesto a aceptarlo sin importar la cantidad.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.