<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 413

Libro 3 – Capítulo 78. Este dolor se siente tan bien

 

Una fuerte explosión resonó, un nuevo agujero apareció en la pared cuando Tiramisú asomó su gran cabeza. Sin embargo, estaba un poco mareado por destrozar la pared; sus ojos desenfocados hacían obvio que él no entendía lo que estaba pasando.

En un abrir y cerrar de ojos, hechizos de curación de tres clérigos y dos sacerdotes bañaban a Richard en luz divina. Incluso si él no fuera tan tenaz como lo era, este clero podría resucitar a un hombre muerto.

Io fue el primero en detenerse, encogiéndose de hombros mientras retrocedía un paso. Waterflower levantó la vista de inmediato, mirándolo. El sacerdote de batalla le devolvió la mirada con una brillante sonrisa, en respuesta a lo cual sus ojos se congelaron. Su mano izquierda cogió el Pastor del Descanso Eterno, su sed de sangre no se contuvo en lo más mínimo.

La sonrisa de Io no cambió. Simplemente abrió sus brazos, “¡No hay nada más que pueda hacer! Los hechizos divinos no tendrán mucho efecto en él ahora.”

Pero fue en ese momento que pareció sentir algo, su cuerpo se puso rígido cuando la sonrisa en sus labios se congeló. Una intención asesina desde una pequeña distancia hizo que su pecho se apretara, haciéndolo sentir muy incómodo. Io mantuvo la postura mientras se daba la vuelta lentamente, justo a tiempo para ver a Phaser parada en silencio a unos pocos metros de distancia. Sus túnicas cubrían todo su cuerpo, revelando solo los ojos escarlata. Esa mirada quería decir que era un hombre muerto caminando.

De repente, Richard tosió, atrayendo la atención de Waterflower e Io. Comenzó a temblar, tosiendo secamente repetidamente hasta que finalmente escupió unos cuantos grumos de sangre negra. Aún se podían ver rastros de la fuerza sombría vagando por la superficie, disipándose rápidamente en el aire. Pareció recuperar la fuerza en su mano izquierda una vez que la sangre salió de él, apoyándose en la espada de elfo y levantándose lentamente.

Flowsand cargó contra Richard, mirándolo de arriba abajo. Ella lo miró furiosa después de tomar nota de cada herida, enunciando cada palabra mientras gritaba, “¡¿Estas. Tú. LOCO?!”

Las lesiones pueden haber dejado de sangrar, pero todavía no se habían curado. Había tres heridas aterradoras en el cuerpo de Richard, tan profundas que uno podía ver huesos fracturados o incluso partidos. Incluso con una curación excesiva, Richard tardaría unos días en recuperarse.

Se podía ver la Fuerza Sombría enroscándose alrededor de las heridas, evitando que cicatrizara rápidamente. El brillo sagrado de los hechizos divinos aún no había desaparecido por completo, todavía centelleando entre su carne y su sangre, pero no podía disipar el vapor negro por completo. Uno necesitaría un hechizo divino de grado 9 para eliminar inmediatamente la fuerza sombría en su cuerpo.

Richard lanzó una sonrisa relajada que hizo parecer que estas heridas eran falsas, “Solo una criatura de pesadilla. Ya la destruí.”

Las cejas ambarinas de Flowsand inmediatamente se levantaron, casi volviéndose verticales como las de Sharon solían inclinarse, “¡Criatura de pesadilla! ¿Por qué no escapaste? ¡Hay cientos de tipos de criaturas de pesadilla y puedes pelear contra menos de veinte de ellas! ¿Crees que el Dragón Eterno se asegurará de que siempre te den algo que puedas tratar o algo así? ¡Si hubieras escapado, podríamos haberlo destruido juntos! ¡Mi fuerza del tiempo es la ruina de las criaturas de pesadilla!”

Richard sonrió sin darle una respuesta, en vez de eso agarró sus manos y colocó un objeto en su palma derecha, “¡Esto es para ti!”

Habiendo dicho eso, se volvió hacia Olar, “Ayúdame con la limpieza aquí. Iré a descansar a otro lugar.”

Flowsand estaba mirando su palma aturdida. Dentro había un brillante diamante negro con un zarcillo de fuerza sombría moviéndose hacia adelante y hacia atrás.

Diamante de Imagen. Esto era algo que solo podía ser solidificado a partir de una criatura de pesadilla con una cierta cantidad de poder. Poseía poderes de fuerza sombría y de deformación de la gravedad, lo que lo convertía en un material espacial extremadamente raro. Podía usarse para crear equipos espaciales o herramientas que podían afectar la gravedad. Normalmente, cualquier criatura de pesadilla que pueda formar esto debería ser capaz de tratar con Richard fácilmente. Incluso ella, con sus habilidades de lucha, no sería rival sola.

“¡¿UN DIAMANTE DE IMAGEN?! ¡¿ERES UN LUNÁTICO?!” Flowsand gritó hacia la espalda de Richard. Sin embargo, el ni siquiera se dio la vuelta, simplemente agitó su mano con calma, “¿No está ya todo arreglado?”

Flowsand se calló, sin saber qué decir en ese momento. Solo podía mirar mientras Richard caminaba más y más. Justo cuando estaba a punto de pasar por Io, el sacerdote de batalla de repente miró hacia un lado y le susurró algo en voz baja. Flowsand todavía estaba mirando el diamante de imagen en su palma y no prestó atención, pero dos de los seguidores de Richard lo hicieron.

Las palabras parecían muy normales, “Ahora tengo el nivel 13. Te trataré mañana para que puedas sanar más rápido.”

La esquina de los labios de Richard mostró lo que podría considerarse una sonrisa, y siguió adelante.

Phaser acababa de levantarse desde afuera, sosteniendo Extinción en su mano. Sin embargo, a Richard no le importaba mucho la cuchilla; Ya había doblado la esquina en el pasillo, caminando lejos.

Todos sus seguidores sintieron su necesidad de soledad, eligiendo no seguirlo. Mientras Flowsand seguía mirando el diamante de imagen en su mano, el ya se había ido. Ella quería perseguirlo, pero podía sentir un poco de distanciamiento proyectado desde su espalda.

Flowsand apretó los dientes y estaba a punto de perseguirlo, pero se detuvo después del primer paso. Miró a su alrededor, solo entonces se dio cuenta de la extrañeza de la atmósfera. Todos los seguidores de Richard estaban en su lugar como estatuas, sin moverse en lo más mínimo, pero la presión en la sala disminuía rápidamente. Una densa sed de sangre tomó su lugar, haciendo que pareciera que acababa de entrar en un campo de batalla.

Tiramisú estaba golpeando el cuerno que se levantaba de su hombro repetidamente, mientras Gangdor agrietaba sus articulaciones mientras se estiraba. Olar parecía relajado, pero ya se había retirado a una esquina y se cruzó de brazos. Algunos silbidos y su canto de guerra comenzaría.

Phaser no se contuvo en absoluto, agarrando a Extinción con su mano derecha cuando la sed de sangre brilló en sus ojos. Waterflower desenfundó al Pastor del Descanso Eterno, extendiendo sus pies hasta que solo sus puntas tocaron el suelo. Ella estaba lista para atacar.

¡En este momento, todos los seguidores de Richard estaban listos para la batalla! Flowsand instintivamente se volvió vigilante; sus poses indicaban que no estaban en el mismo campamento que ella.

Io se apoyó contra la pared, perezosamente abrazando sus hombros mientras brillaba con la luz del sol.

Los seguidores se miraron entre sí, intercambiando mucha información con sus ojos. Los de Waterflower eran incomparablemente feroces, y finalmente Gangdor hizo un gesto de que él aceptaba y le permitió proceder.

La mano derecha de Waterflower se relajó cuando los dedos de la izquierda se apretaron uno a uno. La punta de su espada tocó el suelo y comenzó a temblar, produciendo un chillido estridente.

La chica señaló a Io, “¡Tú! ¡Baja las manos, párate derecho! ¡O las cortaré!”

Los ojos de Io se estrecharon en un estado de shock extremo.

“Waterflower, ¿qué estás haciendo?” Preguntó Flowsand frunciendo el ceño.

La chica no le prestó ninguna atención, sino que alzó su espada. Los ojos de Phaser se iluminaron, el filo de una espada se asomó desde su hombro izquierdo. Gangdor apretó los puños, mientras los pies de Tiramisú inconscientemente rozaban el suelo. Olar también se había enderezado, su sonrisa anterior había desaparecido.

Los clérigos no tenían idea de lo que estaba pasando. Kellac pareció darse cuenta repentinamente, inmediatamente retrocedió unos pasos y salió de la habitación con su séquito. Este no era un conflicto en el que podrían estar involucrados.

Io finalmente sonrió y se enderezó, extendiendo sus brazos, “¿Así está bien? No hay necesidad de ser tan serio, ¿verdad?”

Waterflower miró a Io como un lobo, hablando con voz un poco ronca, “No somos amigos. ¡No bromees con nosotros!”

Flowsand se sorprendió y enojó, “¡Waterflower! ¿Pregunté qué estabas haciendo?”

Sin embargo, un movimiento de manos de la chica devolvió al Pastor del Descanso Eterno a su vaina en la espalda. Echó un vistazo a Flowsand, volteándose para irse sin decir una palabra. El resto de los seguidores de Richard la siguieron, nadie se despidió de Flowsand. Kellac, que había llevado a los sacerdotes al pasillo, miró a su alrededor silenciosamente y se fue.

Solo Flowsand e Io quedaron en medio de los escombros. Su expresión repentinamente se oscureció mientras miraba al sacerdote de batalla, “¿Qué está pasando? ¿Por qué quieren atacarte?”

“Podría ser un malentendido.” Se detuvo frente a ella, había vuelto a la actitud soleada y relajada que siempre tuvo.

“¡Más vale que así sea! ¡Recuerda tu estatus y por qué te creé!” Luego lo abandonó, dejando la habitación sola.

Io suspiró una vez que ella estaba a una gran distancia, murmurando para sí en voz baja, “¿Mi estatus? Jeje, pero eso podría cambiar algún día. Eres demasiado joven. ¿No es solo una cuestión de pocas palabras para explicar? Bueno, no voy a transmitir el mensaje para ti.”

Habiendo dicho esto, se fue de una manera pausada. Phaser apareció en silencio a una docena de metros de distancia. Ella había escuchado todo, pero no importaba cuánto lo pensara, no tenía idea de a qué se refería. ¿Por qué ella oyó esto? Los sacerdotes no sólo hablaban consigo mismos sin ninguna razón.

———-

Richard llegó a una habitación de huéspedes y cerró la puerta, tomando una silla al azar y sentándose antes de suspirar. Levantó su mano después de un largo rato, revelando otro diamante de imagen dentro. En realidad, había dos criaturas de pesadilla en ese ataque, uno era el guerrero, mientras que el otro era el hacha.

Se rió y tiró el diamante hacia arriba, enviándolo en un arco alto que lo dejó caer en un jarrón. Mirando hacia abajo, vio las dos heridas gigantescas en el pecho y el estómago y en realidad se acercó para golpearlas. Mientras que las heridas ya habían sido selladas por el poder divino, todavía le dolía lo suficiente como para que temblara. De repente sonrió, con una expresión ligeramente enloquecida.

¡Este dolor se siente tan bien!

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.