<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 420

Libro 3 – Capítulo 85. Sabiduría (2)

 

“¿Qué pasa contigo?” Flowsand entró en pánico una vez más. Sin embargo, cada hechizo de detección que lanzó no tuvo reacción; no había necesidad de curación o purificación. Richard siempre había tenido una gran voluntad; para que él mostrara tal dolor en su rostro significaba que era insoportable.

Los sentidos de Richard habían sido entorpecidos por el dolor tortuoso; no podía oír ni una palabra de lo que decía Flowsand. Esta fue una agonía indescriptible, una sensación de su propia alma siendo destrozada. No había analgésicos físicos que pudieran ayudar. En la cima de su sufrimiento, incluso golpeó su cabeza contra las paredes del carruaje. Sin embargo, incluso ese dolor fue insignificante en comparación, no ayudándolo a resistir el tormento en absoluto.

Flowsand estaba completamente nerviosa en este punto. Echó todos los hechizos que sabía sobre Richard, incluso llamó a Kellac e Io para pedir ayuda. Todos los seguidores de Richard se congregaron alrededor del carruaje también, viendo a Richard retorcerse en el suelo. Todos estaban perdidos, pero para mantener la moral del ejército tenían que fingir que no había problemas.

El ejército de Zim era el más cercano a Richard, y también fue el primero en darse cuenta de la situación. Percibió algo cuando los seguidores de Richard lo bloquearon, retirándose tácitamente. Incluso alejó a algunos de los otros que también notaron la conmoción.

Los hechizos de Flowsand eran completamente inútiles, por lo que Kellac e Io tampoco lograron nada. En realidad, fue Zendrall quien apareció en ese momento. Una bruma blanca grisácea se elevó en sus ojos mientras lanzaba Ojo Que Todo lo Ve sobre sí mismo, enfocando esta visión que estaba destinada a inspeccionar la muerte en Richard. “¡Está pasando por algún tipo de transformación!”, dijo de repente.

Aunque el nigromante no sabía exactamente qué tipo de transformación era, sus palabras permitieron que todos suspiraran aliviados. Todo lo que podían hacer ahora era esperar.

Unos minutos más tarde, las sacudidas del cuerpo de Richard se desvanecieron lentamente. Dentro de su mar de conciencia, estaba mirando el haz de luz brumosa que era su propia alma. Varias energías surgieron alrededor de la esfera cuando una parte se retorció, una pequeña mota de luz lechosa que estalló en el cuerpo principal. Esta mota era una vela en la hoguera de su alma principal, pero en el momento en que apareció Richard de repente sintió que tenía otro par de ojos. Era como si una nueva ventana se hubiera abierto en su mente.

Una segunda voz apareció en su mente, una conciencia secundaria con capacidad de pensamiento y juicio individual. Esta nueva conciencia no se podía comparar con su mente principal cuando se trataba de la capacidad de procesamiento, pero aún era dos veces más rápida que un plebeyo. Esto ya estaba en el nivel en que uno sería llamado inteligente.

Finalmente entendió lo que había sucedido. Con lo mucho que ejerció su bendición de sabiduría en los últimos tiempos, la habilidad había avanzado una vez más al grado 3. Esta calificación no aumentaba directamente la velocidad de procesamiento de su mente, sino que liberaba una nueva conciencia que podía manejar los problemas individualmente. Sin embargo, el proceso de división de su conciencia era insoportable, como si su alma estuviera siendo desgarrada.

Sólo cuando la nueva conciencia se estabilizó, Richard despertó, luchando por levantarse. Al verlo recuperarse, todos suspiraron aliviados. Sin embargo, todavía se sentía extremadamente fatigado, cayendo en un sueño profundo después de tranquilizarlos diciéndoles que estaba bien.

Ya había anochecido cuando se despertó nuevamente y se encontró tendido en una tienda de campaña. Ambas mentes se despertaron juntas, el mundo una súbita imagen doble. A Richard le resultó muy difícil adaptarse.

Otro problema fue encontrar algo para que la nueva mente hiciera. No tenía prisa por levantarse de la cama, sino que simplemente se recostó allí mientras ordenaba todo el trabajo que necesitaba realizar en un futuro cercano en orden de importancia. Hizo una gráfica de esta lista con respecto a la urgencia, y finalmente seleccionó las tareas que eran importantes en ambos criterios para que la nueva mente se ocupase de ellas.

Yendo y viniendo en repetidas ocasiones, finalmente eligió que la mente continuara su investigación en curso sobre las técnicas de lucha clericales.

Las artes marciales de la Iglesia del Dragón Eterno eran extremadamente profundas; solo había una docena de posiciones básicas, pero se podían combinar de miles de maneras. Teniendo en cuenta el entorno en el que podrían ser utilizadas, las opciones eran infinitas. Las mismas técnicas mostrarían un poder enormemente diferente en manos de dos personas diferentes. Richard era consciente de que incluso su bendición de sabiduría y las enseñanzas de Flowsand dejaban sus habilidades lejos de las de Io. La única razón por la que ganó ese día fue una combinación de suerte y la voluntad de arriesgar su vida.

Por supuesto, mejorar sus artes marciales no era solo para competir con Io. Richard necesitaba un crecimiento puro en el poder personal en este momento, y aunque estas técnicas no eran tan efectivas como un aumento directo en el nivel, seguían siendo el mejor método fuera de eso y las runas.

Además, había algo universal sobre las artes marciales en su apogeo. Cuanto más se entrenaba en las artes marciales de la Iglesia, más descubría que la mayor flexibilidad y agilidad impulsaba su uso de las espadas secretas de la Luna Plateada.

Las espadas secretas eran una herencia marcial aparte de las técnicas de lucha habituales. Desde que las había aprendido de Gaton ese día, Richard las había estado analizando lo mejor que podía. Sin embargo, un crecimiento en el poder de las espadas no provenía de la práctica regular, ni hubo requisitos estrictos en cuanto a las posturas. Las técnicas se basaban casi exclusivamente en el poder de la fuerza lunar y el poder de su cuerpo.

Richard había llegado a una conclusión que no era una conclusión. Las espadas secretas eran probablemente técnicas de batalla que se hicieron más poderosas con el poder general de su usuario. Sin embargo, no tuvo la oportunidad de aprender técnicas marciales de primer nivel para probar esta conjetura. La mayoría de las artes marciales tradicionales no eran adecuadas para los lanzadores de hechizos.

Simular las artes marciales clericales era una tarea extremadamente pesada. Algunas estimaciones preliminares le indicaron que incluso si su segunda mente operaba día y noche sin descanso, le llevaría varios siglos dominar todos los aspectos. No tenía siglos de vida de sobra, pero aún así siguió su decisión. Cada pequeña mejora en estas habilidades fue una mejora correspondiente en su propia fuerza individual. Ya sea en las Tierras Ensangrentadas, en Norland o en cualquier otro lugar, exceder el poder personal siempre podría salvar la vida en tiempos de necesidad.

Una vez que terminó de acostumbrarse a la nueva conciencia, Richard notó que estaba un poco hambriento y salió de la tienda. Reunió a todos sus seguidores y al Vizconde Zim, conociendo la situación actual durante la cena.

El ejército había avanzado otros diez kilómetros después de que se había quedado dormido antes de levantar el campamento y esperar a que se despertara. Con él desaparecido, Zim había hecho todo lo posible para asegurarse de que la situación se mantuviera estable.

El ejército estaba actualmente a unos diez kilómetros de la primera espina en su sendero; Campamento Plaza Azul.

El Campamento Plaza Azul era un enorme campamento de esclavos al noroeste del Oasis Agua Azul. Era un centro importante para el comercio de esclavos en las Tierras Ensangrentadas. Con decenas de miles de esclavos encarcelados dentro, era comparable a una ciudad pequeña. ¡A plena capacidad, el lugar podría acomodar hasta 100.000 esclavos! Con la constante amenaza de bandidos y revueltas, los miles de guardias aquí eran todos élites despiadados.

El Campamento Plaza Azul estaba bajo la propiedad del Conde Lambert, del Imperio Triángulo de Hierro. Esta era una figura legendaria, una vez un pequeño caballero titulado del Imperio que era extremadamente retorcido. Después de un trato de esclavos en las profundidades de las Tierras Ensangrentadas, se había dedicado a esta profesión. Varias décadas más tarde, había reunido una gran cantidad de esclavos que le proporcionaban una inmensa riqueza y una gran cantidad de tierra. Su ejército era similarmente grande, con múltiples equipos de esclavos activos en las Tierras Ensangrentadas. Esto había hecho al Conde notorio incluso en el Imperio Triángulo de Hierro; la mayoría de los nobles no estaban dispuestos a provocar a alguien que se había establecido a través del tráfico de esclavos.

Con los antecedentes del Conde Lambert y la ubicación geográfica del Campamento Plaza Azul, el lugar fue uno de los puntos de reabastecimiento más importantes en el camino al Imperio Triángulo de Hierro. Hubo un gran número de grupos de comerciantes armados viajando por el lugar durante todo el año, con el Cosaco Rojo con al menos mil hombres estacionados aquí en todo momento.

El Cosaco Rojo había dejado de reunir a sus fuerzas principales una vez que supieron de la reaparición de Richard, desapareciendo silenciosamente de Agua Azul cuando supieron de la aplastante derrota del ejército de Sir Odom. Sin embargo, no habían dejado de acumular tropas en el Campamento Plaza Azul. Había 1.500 guardias en el campamento en este momento, casi el mismo número que vino del Conde Lambert.

El campamento tenía un total de casi 4.000 hombres en varios niveles de entrenamiento y equipamiento. Les resultaría difícil repeler al enorme ejército de Richard, que tenía más de 10.000 efectivos, pero aún confiaban en resistir algunas batallas. No se podía olvidar a los esclavos en el campamento. Si todos se movilizaran, no sería un problema mantenerse entre diez días y medio mes.

El Proyecto de la Carretera Ensangrentada no era en absoluto un secreto. Los preparativos habían tomado casi dos meses, y las noticias se habían extendido naturalmente por todo el país en ese momento; lo único desconocido era la ruta exacta que tomaría este ejército. Los grupos mercantes que todavía estaban en el Campamento Plaza Azul ya habían recibido noticias del ejército de Richard que se dirigía hacia ellos. Aparte del Cosaco Rojo y algunas otras organizaciones pequeñas que estaban en buenos términos con el Conde, todos habían huido por la noche para escapar del fuego de la guerra.

Cada vez que surgían este tipo de batallas, cualquier guardia o esclavo no relacionado en el campamento sería transferido a otro lugar inmediatamente. Todo se medía en oro para estos comerciantes, y con la personalidad del Conde Lambert no los compensaría por las pérdidas que sufrieran en la guerra. Incluso si hubiera alguna compensación, no pasaría de una sola moneda de oro por persona; la misma cantidad que uno usaría para espantar a un mendigo. ¿Por qué alguien trabajaría duro para alguien así?

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.