<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 439

Libro 3 – Capítulo 104. Un Comercio Dificil *

 

Richard asintió a Noelene, “Sí, todo este mineral en este momento sólo puede venderse por 500.000 de oro como máximo, pero una vez que se procesen en lingotes llegarán a 600.000 y encantados, añadirán otros 100.000 más. Incluso con los costes adicionales, puedo ganar otros 100.000 en total.”

“Realmente eres alguien del Deepblue”, dijo Noelene a regañadientes, “Bien, te ayudaré con los magos y artesanos. Sin embargo, quiero esos lingotes encantados. Los compraré todos por 700.000 tal como dijiste.”

“No hay problema”, la rápida respuesta de Richard hizo sonreír a Noelene, “Incluso agregaré el lafite como regalo.”

La sacerdotisa era probablemente una con muchas conexiones seculares. Si tenía el dinero para comprar todo el Hierro de Nube, tenía que tener un buen número de organizaciones que la apoyaran. Por lo menos, ella era más rica que los Archerons. En cuanto a cómo usaría estos lingotes, qué beneficios podría obtener, a él no le importaba en absoluto. ¿Por qué alguien trabajaría sin ningún beneficio? Mientras ella pagara su precio, eso era suficiente.

El tiempo era muy corto. Richard primero envió un paladín de la iglesia para entregar un mensaje a Nyris y Agamenón antes de completar el trato con los minerales. Abrió el cofre que había llevado, revelando dos compartimentos. La mayor parte del fondo era mineral de hierro de nube, mientras que en la parte superior había dos cajas pequeñas e intrincadas. Abrió con cuidado ambas y examinó el contenido, suspirando de alivio una vez que encontró que ambas estaban bien.

Noelene de repente le hizo una pregunta, “Richard, puedo pagar por adelantado el hierro de nube. ¿Está bien el oro o quieres algo más?

“¿Puedo comprar ofrendas?” Richard preguntó con una risa.

La sacerdotisa sonrió, “Compraré si estás vendiendo.”

Richard se rió entre dientes, renunciando a la idea. De hecho, las ofrendas podían convertirse fácilmente en oro, pero lo contrario no era cierto. En cuanto a cómo se utilizarían los ingresos del hierro de nube, ya había hecho preparativos. Sacó un pergamino hecho de papel mágico y se lo pasó a la sacerdotisa, “Por favor, ayúdeme con los materiales que se enumeran aquí. En cuanto al dinero restante, me gustaría obtener algo de equipo espacial.”

Noelene abrió el pergamino y miró de cerca, “Hmm … La mayoría de los materiales aquí no son imposibles de conseguir, pero tomarán tiempo. No creo que pueda conseguirlos a tiempo. De todos modos, unos pocos cientos de miles de oro no serán suficientes para un buen equipo espacial. Una amiga mía casualmente tiene una caja espacial que planea dar. Sus medidas externas son aproximadamente las mismas que esas pequeñas cajas y puede contener dos metros cúbicos. También tiene un encantamiento de sellado, por lo que el peso es invariable. Debería poder conseguirla para ti en 300.000.”

Richard reflexionó sobre esto por un tiempo antes de responder, “¡Muy bien, la quiero!” La caja en sí no era nada especial, pero Noelene la estaba ofreciendo a la mitad del precio de mercado.

Sorprendentemente, la mayoría de los artículos que Richard había traído se vendieron incluso antes de que abandonara el santuario. El comercio de un millón de oro había dejado a ambos lados sintiéndose satisfecho, pero obviamente él era el más feliz. Le pidió a Noelene que lo ayudara a preparar el portal antes de irse; planeaba regresar a Faelor a la misma hora del día siguiente a más tardar.

———

Nyris ya se había apresurado cuando Richard y Gangdor regresaron a la isla Archeron. La respuesta del Cuarto Príncipe fue tan rápida que era asombrosa. Por un momento, Richard incluso sintió que el príncipe no tenía nada que hacer en todo el día.

Nyris obviamente se sobresaltó al ver a Richard. Los ojos del príncipe brillaron, “Oye Richard, no te he visto en unos días, ¡pero ya has cambiado mucho! ¡Esa barba es genial! ¡El afeitado grueso es un arte en sí mismo!”

Los ojos del joven prácticamente brillaban, por lo que parecía que se estiraría para tener un toque en el siguiente segundo. Richard se acarició la dura barba sin decir nada; no había tenido tiempo de lidiar con eso durante la guerra, y ahora sentía que no estaba nada mal. Sin embargo, no tenía el lujo de que alguien cuidara su cabello. Se limitaba a mirarse en el espejo por la mañana y a recortarse un poco.

Muchos nobles pasaban hasta una hora todos los días en moda, y la familia real era solo peor. La barba de Richard era completamente diferente al vello facial normalmente ordenado de los otros nobles, pero si el príncipe encontraba la tosquedad con estilo, no tenía nada que decir.

“¡Toma esto!” Al ver que los ojos de Nyris se hacían cada vez más brillantes, Richard le puso una caja mágica en las manos para evitar que hiciera algo.

“¿Qué es esto?” La atención del príncipe obviamente fue transferida a la caja. Sin embargo, cuando la abrió para echar un vistazo, el contenido de inmediato provocó una exclamación baja, “¡Barrera Salvaje!”

De hecho, dentro de la caja sellada había cinco runas distintas que conformaban todo el set de la Barrera Salvaje. Desde la perspectiva de la guerra, Barrera Salvaje era más práctica que Golpe Salvaje. Habían pasado menos de diez días desde que Richard se había ido, pero ya había traído un segundo set. Nyris estaba naturalmente extático. Su destino ya estaba vinculado con el de Richard hasta cierto punto; cuanto mejor se desempeñara Richard, más alto sería su estatus.

“Genial, te conseguiré los materiales ahora mismo. ¡Puedo darte lo suficiente para quince sets por adelantado, así que estoy haciendo un pedido de tres!” Nyris se preparó para salir en el momento en que terminó, probablemente deseando regresar al almacén real para recoger los materiales.

“¡Espera!” Richard hizo retroceder al joven apresurado, “Todavía tengo muchos materiales a la mano, no los necesito en este momento. Deseo usar la remuneración para obtener un lote de equipo mágico. ¿Podrías ayudarme con eso?”

“¿Qué? ¿Qué tan alta es tu tasa de éxito?” Nyris miró a Richard dubitativamente, pero luego volvió a la normalidad, “Lo que sea. ¿Equipo mágico? Eso no es nada. ¿Qué quieres y cuánto?” El Príncipe luego se dio una fuerte palmada en el pecho. Fue una acción llena de vigor, pero cuando lo hacía, la mente de uno enloquecía.

Richard estaba encantado, “Me gustaría un lote de espadas superiores con dos encantamientos cada una. Empecemos con 500 primero.”

“Muy bien, 500— espera, ¿QUÉ?” La última palabra fue casi un grito de miseria, casi tan lamentable como el de una niña que se había topado con un grupo de pervertidos.

El grito sorprendió a Richard. Pensó en lo que acababa de decir, confirmando que quería espadas superiores y no un equipo épico o legendario. “500. ¿Eso es mucho? Este tipo de espada vale un poco más de 2.000 en el mercado, ¿verdad? Basado en el precio que me diste la última vez, 500 de ellas deberían costar 750.000. Este es el mismo precio que para los materiales de cinco sets.”

La frente de Nyris comenzó a rebosar de sudor y forzó una sonrisa, “El precio no es el problema. Es solo que… esa cantidad es demasiado.”

Richard frunció el ceño, “¿Demasiado? Pero también necesito armaduras y escudos.”

Nyris palideció un poco, vacilando, “¿Qué tal esto, solo espera un poco. Agamenón llegará pronto, y la Familia Sangre de Hierro es conocida por sus encantadores. Además, dime cuántos escudos y armaduras quieres.”

Richard lo pensó y dijo, “500.000 de oro en escudos, la mitad de los cuales deberían ser escudos de torre de 1.5 metros de largo y el resto una mezcla de escudos y broqueles normales. La armadura que compraré por un millón, principalmente de cota de malla.”

La cara de Nyris comenzó a palidecer mientras hacía silenciosamente algunos cálculos.

Agamenón no tardó demasiado en llegar. Después de un breve intercambio de cortesías, comprendió las necesidades de Richard y le dirigió a Nyris una mirada llena de lástima. El príncipe se quejó en voz alta, desviando la cabeza como un adolescente incómodo.

Richard rápidamente captó sus expresiones, “¿Qué, hay algo mal?”

“¡No, nada de nada! ¡Lo tendré todo listo para la tarde!” Aunque dijo esto, el tono de Nyris hizo que pareciera que estaba actuando precipitadamente por la indignación.

Agamenón negó con la cabeza, aparentemente disfrutando de la desgracia del príncipe. Luego se dirigió a Richard, “Hazme tres runas de Perdición de la vida si puedes. Te daré los materiales en una proporción de diez a uno. Y sí, podré venderte equipo; esto es lo que puedo conseguir.”

Agamenón pasó un pergamino a Richard, charlando con él por un rato antes de irse con Nyris a cuestas.

Richard luego llamó al viejo mayordomo y a Fuschia al estudio, preguntándoles sobre la situación en la isla en los últimos tiempos. No había estado ausente durante mucho tiempo en Norland, pero ya gran parte de los ingresos de las tierras de Gaton se habían desvanecido. Esto era de esperar; la desaparición del marqués y la mayor parte de su ejército dejaron a la gente con todo tipo de intenciones. Mientras Richard se había convertido en un maestro de runas real, causando que algunas personas abandonaran esas ideas, todavía había un buen número haciendo cosas en las sombras.

Richard simplemente asintió en respuesta, ordenándole al viejo mayordomo que mantuviera una lista de los recursos donde los ingresos se habían reducido sin tomar ninguna medida. Por ahora, tomarían tanto como la gente estaba dispuesta a dar, pero aún así, las menos de 500.000 monedas esta temporada dificultarían el mantenimiento de la isla. De acuerdo con las tendencias actuales, las ganancias de la próxima temporada probablemente serían 100.000 más bajas.

Sin embargo, Richard mantuvo la calma y no prestó mucha atención al tema, “¿Qué hay de nuestros ingresos planares?”

“El Plano Orquídea en Reposo que Senma está defendiendo nos enviará un lote de materiales el próximo mes, con un valor de alrededor de 200.000 en el mercado. Nada más.”

Richard frunció el ceño, “¿Hmm? ¿Qué hay de Asiris, no hay noticias suyas?” De los tres caballeros que le habían prometido lealtad, Asiris era el más fuerte.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.