<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 44

Capítulo 44. Conflicto

 

Richard odiaba que la gente bloqueara su camino; le recordaban a Papin.

Aunque la estupidez de Papin fue una hazaña en sí misma, se las había arreglado para interrumpir el primer aniversario de la muerte de su madre. El golpe que le había asestado fue mucho peor que todo lo que Steven había hecho, aunque Richard estaba igual de ansioso por deshacerse de Steven debido a los sucesos con Erin.

A decir verdad, Richard no pensó acerca del intento de asesinato. Sabía muy bien que necesitaría entrar en el campo de batalla en algún momento, y comparado a las conquistas de los planos este simple asesinato ni siquiera sería considerado un juego de niños. Lo único que había conservado era el brutal interrogatorio de Naya a Loro Sanguinario. Todavía no tenía la menor idea de si la Espada de la Calamidad había recogido alguna información o simplemente no le importaba y sólo quería prepararlo ante la sangre que vería en el futuro.

Pero, a pesar de que a Richard no le gustaba que su camino fuera bloqueado, estaba bloqueado de todos modos y la persona que estaba delante era a quien menos quería ver… Steven.

El brujo dragón todavía mantenía una sonrisa elegante, extendiendo su mano hacia Richard con una cortesía impecable en su postura: “Mucho tiempo sin verte, Richard. ¿Estás aquí por el catálogo de la subasta también?”

Richard miró la cara de Steven y luego le ofreció la mano, sin planes de estrecharla mientras hablaba sin rodeos: “¿Qué tienen que ver mis acciones contigo? La única manera de que tu sonrisa crezca es si no me vuelves a ver”.

La sonrisa de Steven se congeló de inmediato, el asombro y la furia aparecieron en los rostros de sus asistentes. Nadie hubiera pensado que Richard le haría frente. Por lo menos, tales palabras y acciones irrazonables no eran apropiadas para alguien que fuese un noble. Solam y Archeron eran ahora grandes familias nobles con poder, incluso si Gaton fuese la única persona con tal poder de los Archeron.

Este fue uno de los principales caminos hacia el festival de verano, por lo que estaba lleno de actividad. Como ya estaba tan cerca el festival, había más extranjeros aquí. Tal vez fue por falta de riqueza y estatus, pero aún no habían entrado en el mismo Deepblue. Sin embargo, todavía habían venido a pasear por ahí, examinando los precios de mercado y ampliando sus horizontes. Desde las fronteras hasta las plantas bajas de la torre principal había puestos para los viajeros; aunque no fueran artículos de la propia Deepblue, no carecían de calidad dado el lugar donde se vendían.

Una multitud comenzó a reunirse cuando la tensión casi estalló. No obstante, esto seguía la línea de los planes de Steven, que deseaba provocar a Richard y humillarlo en público, aunque eso no ayudaría a ganar la competición. Por lo tanto, Steven inmediatamente contuvo su furia y retrajo su mano tranquilamente, continuó hablando de forma equilibrada, “Finalmente entendí por qué los Archerons podían levantarse tan rápidamente. No cualquiera puede completar en unas pocas décadas el camino que otras familias han recorrido durante miles de años”.

Los espectadores inmediatamente se rieron en silencio. La reputación de los Archerons se había extendido por toda la Alianza Sagrada con su repentino ascenso, y la noticia también llegaba a los otros dos imperios.

Richard permaneció impasible frente a la provocación, sin embargo, sin agitarse mientras miraba directamente a los ojos de Steven: “Los Archerons por costumbre son hipócritas con sus verdaderos oponentes”.

Steven inmediatamente se puso pálido, mientras que sus subordinados ya no podían contenerse. Un guerrero dio un paso al frente, con la mano en la empuñadura de la espada que llevaba en la cintura mientras gritaba furiosamente: “¿Osas humillar a la Familia Solam? ¡Qué valiente!”

Richard ni siquiera miró al guerrero y continuó mirando directamente a los ojos de Steven: “Pensé que los acontecimientos anteriores te habían hecho un poco más inteligente, pero quién diría que seguirías siendo tan tonto como antes. ¿Tan inmensa es la presión que no podías dormir si no veías mi reacción?”

“¡Ja, ja, no tengo ni idea de lo que estás hablando!” Steven se rió a carcajadas, pero obviamente se veía antinatural.

El contraataque de Richard fue como un golpe de un asesino, inesperado pero fatal. Esto era algo a lo que Steven, que estaba acostumbrado a los métodos refinados de la clase alta que ocultaban sus intenciones, encontraba difícil adaptarse. Cada palabra de Richard llegó justo donde dolía, y no dejó ningún margen de maniobra.

Los espectadores se tranquilizaron, esperando ver el espectáculo.

“Si tampoco sabes quién es Loro Sanguinario, entonces vigila a tu perro para que no corra por ahí y haga un escándalo. No soy yo quien se avergonzará”. Viendo la cara de Steven que de pronto se había vuelto de acero, Richard no se calmó, “Además, realmente no tengo idea de dónde viene tu coraje y confianza en ti mismo. Parece que Solam y Archeron lucharon en una guerra. Me pregunto cuáles habrán sido los resultados”.

“¡Esa es Alice Archeron, no Gaton!” Steven se rió.

“Ciertamente”, asintió Richard.

La multitud que miraba estalló a carcajadas, y sólo entonces Steven se dio cuenta de lo que había dicho. Si hubiera sido Gaton, los ejércitos aliados de Solam y Niall habrían sido destruidos hace mucho tiempo. La batalla no habría durado tanto.

Por supuesto, los otros nobles del Imperio Árbol Sagrado no se habrían limitado a ver cómo Gaton se adentraba en la batalla. Un pequeño bandido como Alice representaba sólo una ráfaga de viento para ellos, pero alguien de ese tipo de poder como Gaton sería un invasor. La política es muy complicada.

Ignorando eso, los resultados habían sido bastante simples. Era un hecho irrefutable que un vizconde de segundo nivel de la familia Archeron había destruido brutalmente un ejército formado por todas las fuerzas del Marqués Niall y los soldados del Duque Solam.

Las risas que nadie contuvo hicieron a Steven más consciente de que no estaba en el territorio del Duque Solam. Al menos, los que se atrevían a reír no tenían miedo de la familia Solam. Lo que empeoró esto fue que un buen número se estaba riendo.

Steven apenas reprimió la furia que surgía en su corazón, y en realidad no tenía idea de qué decir en ese momento. Conocía bien las reglas de combate entre verdaderos aristócratas, y podía entender bien los tiempos. Sin embargo, Richard hizo caso omiso de las leyes y dijo lo que quiso, cada palabra lo condenó y reveló casualmente los secretos más sucios y oscuros. ¿No tenía miedo de que se rieran de él?

Eso lo deprimió. Los Archerons habían sido etiquetados desde hacía mucho tiempo como advenedizos, y su reputación no podía empeorar. Sin embargo, la familia Solam había tenido ocho siglos de historia, significativos aunque no pudieran ser considerados antiguos. Steven no ganaría lanzando insultos; no quería bajar sus estándares al nivel de uno de esos lunáticos. Además, la guerra más reciente tuvo a Solam en el extremo perdedor, y su título de ser el arma y la amenaza más poderosa en esta guerra se había quedado en nada.

Todos sabían que lo mejor era no amenazar a los Archerons con la guerra. Eran un puñado de maníacos, y si respondieran a esa amenaza; el Marqués Niall fue un buen ejemplo de ello.

Siguiendo las reglas tácitas de su familia, Steven debería haberse ido con magnanimidad y orgullo en este momento. Los nobles eran diferentes de los plebeyos; resolvían los conflictos a través de batallas en el campo y en la corte. Valentía y poder, esos eran los dominios de los nobles, y cualquier humillación si se marchaba ahora sólo sería superficial.

Sin embargo, Steven ni siquiera tenía dieciocho años. No pudo contenerse y preguntó: “Oí que tú y esa chica llamada Erin tenían algo en común. Esa es una decisión plausible, ella es bastante buena”.

Los ojos de Richard destellaron y luego se atenuaron, antes de que recobrara claridad y calma en su mirada. Asintió con serenidad: “Estoy de acuerdo con lo que has dicho, pero lo que me preocupa no es eso. ¿Cómo te estás preparando para limpiarte si pierdes la competición?”

Los párpados de Steven se crisparon y se rió tranquilamente: “¿Si? Suena como si realmente existiera un si…”

Sin esperar a que Steven terminara de hablar, Richard le interrumpió: “Puede que haya gente más talentosa que yo en la creación de runas, pero tú definitivamente no estás entre ellos. Piensa cuidadosamente sobre lo que vas a hacer si pierdes.”

Steven se quedó sin palabras. Esta fue una verdad que ni él mismo pudo negar: sus únicas esperanzas para la competición eran una gran cantidad de recursos, la fuerza de su familia y el posible favoritismo de Sharon. Sin embargo, las palabras de Richard le habían hecho pensar en circunstancias que ni siquiera se había atrevido a considerar. ¿Qué pasaría en el momento en que perdiera? La inversión total de la familia Solam en él se acercaba a los veinte millones de monedas de oro, e incluso su madre y el Marqués Niall juntos no podrían soportar la carga si perdiera.

Ahora, se enfrentó a una posibilidad aterradora. ¿Qué tal si los Archerons apoyaban a Richard? ¿Qué tal si Sharon estaba parcializada hacia él? Esa evaluación de “tierno y delicioso” fue un trauma que le pesaba, negándose a disiparse.

Además, la batalla de los caballeros rúnicos en las tierras de Niall había demostrado que los maestros de runas de los Archeron superaban con creces a Santo Klaus, al menos en la batalla. Aunque Klaus se llamaba a sí mismo Santo, ni siquiera estaba cerca de alcanzar el rango de un gran maestro de runas. Había al menos uno en la familia Archeron.

Este razonamiento le dijo a Steven que sus posibilidades de ganar no fueron tan altas como había asumido. Aunque todavía faltaban unos meses para la competición, y tenía algo de tiempo, esta vez utilizó tantos recursos que creó una espiral descendente. Entre más no quería perder, mayor sería la inversión… De repente sintió que medio año sería demasiado tiempo.

Después de ver la expresión de Steven, Richard se rió y continuó por el camino que había planeado. El brujo dragón se apartó a un lado y cedió; continuar creando un alboroto solo insultaría a su propia familia. Había visto algunas caras familiares entre los espectadores, gente que había visto antes en todo tipo de informes, importantes peces gordos.

Las palabras de Richard resultaron ser como un golpe bárbaro que rompió magníficos cristales ahumados, revelándole la verdadera crueldad del mundo. Steven había estado haciendo todo lo que podía para evitar este asunto, no había ningún buen pensamiento acerca de las insoportables consecuencias debido a que sólo lo perturbaría y obstaculizaría su progreso, pero ahora el maldito chico lo había hecho sentir incómodo. Lo puso furioso.

Richard detuvo sus pasos mientras pasaba ante el guerrero, mirando hacia arriba para examinar su cara. De repente, el guerrero sintió que el chico se había convertido en una daga desenvainada, tan afilada que le inquietaba. Parecía como si se hubiera acercado demasiado a una bestia mortal. Inconscientemente dio un paso atrás, y desenvainó levemente su espada.

Richard actualmente tenía sentimientos encontrados. Ante la Erupción y la Precisión, tenía al menos cinco métodos para hacer mucho daño al guerrero en tan poco tiempo. Esto fue realmente un problema; le hizo temer que realmente reaccionaría si su violenta línea de sangre estallara algún día. No tenía la habilidad suficiente para hacer algo así con facilidad, por lo que en el momento en que actuara le resultaría difícil salvar la situación.

Sin embargo, Richard aún tenía control sobre sí mismo, por lo que actuó como si no hubiera visto la espada y continuó mirando al hombre, hablando con calma: “Un perro es un perro. Incluso si mi cara está aquí para ti, no tendrías las agallas para golpearla”.

El guerrero se puso inmediatamente rojo y giró la cabeza hacia Steven. Los rasgos del brujo también se retorcieron, su respiración se volvió tosca. Aun así, sacudió la cabeza con resolución, haciendo que el guerrero empujase su espada de vuelta a su vaina mientras su cara se ponía más roja. Vio a Richard irse, rápido pero uniforme.

Los espectadores se pusieron a discutir. Aunque no eran ruidosos, ignoraron por completo a Steven y a su gente. No habían bajado la voz, por lo que el contenido de las conversaciones no dejaría contento a nadie de la familia Solam. Sin embargo, el guerrero había perdido el valor para sacar su espada. Sin considerar si aquí había tiranos del continente que pudieran luchar contra el propio Solam, aún había muchos que podría matar de un solo golpe. Reconoció los emblemas de la familia Archeron y sus aliados cercanos; la única razón por la que ellos no habían actuado fue Sharon, no Solam.

Steven no dijo ni una palabra, y salió con su séquito con un movimiento de su brazo. Ni siquiera se molestó en obtener un catálogo para la subasta.

Cuando llegaron a un lugar tranquilo y sin gente, el guerrero no pudo evitar preguntar: “Joven amo, ¿por qué no me dejaste matarlo? ¡Sólo échame toda la culpa a mí cuando llegue el momento!”

Steven parecía triste y no contestó, mientras el clérigo se reía con una sonrisa: “¡Inmaduro! ¿Pensaste que si actuabas, serías capaz de asumir toda la responsabilidad? Con la forma de actuar de la familia Archerón, le declararán la guerra a Solam sin importar la razón, incluso si el Joven Amo les da tu cabeza”.

Steven suspiró y miró al guerrero: “Todos los que llevan el nombre de Archerón están locos. Deja de provocarlo. Este es el Deepblue, no nuestro territorio. Has estado conmigo durante muchos años, y no quiero que te metas en problemas.”

El brujo dragón se veía sombrío mientras caminaba hacia su residencia. El guerrero fue el último en moverse, y observó los rastros de ridículo y tristeza que brillaban en los ojos del clérigo.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

 

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

  1. OneUserMore

    Lector

    Nivel 1

    OneUserMore - hace 1 semana

    “Además, realmente no tengo idea de dónde viene tu coraje y confianza en ti mismo. Parece que Solam y Archeron lucharon en una guerra. Me pregunto cuáles habrán sido los resultados”.

    “¡Esa es Alice Archeron, no Gaton!” Steven se rió.

    “Ciertamente”, asintió Richard.

    Ja c mamo

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.