<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 449

Libro 3 – Capítulo 114. Espíritu Sagrado

 

Un poco más arriba estaban las regiones medias de Zhubvar, donde vivían los guerreros y los cazadores. Había un puñado de santuarios y plazas aquí fuera del refugio básico, y el camino de piedra también era mucho más ancho. En el borde de este distrito había un canal de piedra para canalizar el agua, pero ya estaba seco.

Richard vagó sin rumbo por uno de los santuarios. No era particularmente grande, pero la altura no era algo de lo que burlarse. Los restos de lo que parecía ser una estatua de Zuka yacían en el centro del altar, aparentemente destruidos a propósito. Las dos paredes laterales contenían tallas de las enseñanzas de Zuka, así como algunas imágenes de la batalla. La mayor parte de la pintura se raspó debido a su antigüedad, pero el contenido aún era visible. Richard estudió en silencio estos murales mientras Flowsand se ocupaba de copiar las escrituras.

Uno de los murales mostraba una gigantesca serpiente emplumada, enrollada alrededor de un altar recibiendo infinitos sacrificios de los trolls. Ese era Zuka, el espíritu sagrado del imperio troll. Otro mural mostraba a Zuka peleando contra un oso de igual tamaño, así como contra una enorme araña. Debajo de ellos había tres facciones enfrentadas de trolls, una mezcla de sangre y carne. Richard podía decir que, aunque las técnicas eran bastante primitivas, las proporciones de estas representaciones eran extremadamente precisas. Los guerreros troll parecían hormigas en comparación con los tres espíritus sagrados.

Un troll maduro podría crecer hasta 2,5 metros de altura en promedio, mientras que los más fuertes tenían más de tres metros de altura. Si uno se guiara por la proporción de los murales, ¡los espíritus sagrados tendrían al menos cien metros de altura!

Incluso mientras observaba estas tallas, sintió una repentina sensación de alarma. Volteó bruscamente la cabeza, justo a tiempo para ver a un troll salir de detrás del altar y lanzarse a Flowsand sin hacer ruido.

El troll era extremadamente robusto, de más de 2,5 metros de altura, con una melena de color rojo sangre y dos colmillos amenazadores. Su agilidad contradecía su enorme cuerpo, el repentino ataque fue demasiado rápido incluso para que Richard reaccionara.

Se aferró a la nuca de Flowsand, pero justo cuando su mano de cuatro dedos la tocó, el Collar Gota de Agua lanzó un disparo de luz ardiente que lo cegó. El troll gritó de dolor y rápidamente se protegió los ojos, mientras que Flowsand aprovechó la oportunidad para ponerse de pie. Pisó el dedo del pie del troll antes de golpear con el grueso Libro del Tiempo su cintura, haciendo que la desorientada criatura perdiera el equilibrio. Retrocedió unos pocos pasos, pero Flowsand le pisó la pierna; el sonido de huesos rompiéndose resonó en el santuario.

El troll gritó con un dolor insoportable, su espalda golpeando la pared del santuario causando que todo el edificio temblara. Se frotó los ojos con fuerza, finalmente recuperando la vista antes de gruñir hacia Flowsand con ojos inyectados en sangre. Sin embargo, el santuario seguía vibrando. ¡Tiramisú había cargado contra el oponente de cabeza antes de que alguien pudiera reaccionar!

Los ogros eran más fuertes que los trolls por naturaleza. Además, Tiramisú tenía un nivel 13 en comparación con lo que parecía ser un nivel 10; el troll salió volando al contacto, se estrelló contra la pared antes de caer al suelo. Luchó por levantarse, pero Tiramisú se lanzó hacia delante una vez más y pisoteó la espalda con fuerza. Los sonidos de rotura de huesos resonaron una vez más cuando la criatura quedó incapacitada, nunca se paró de nuevo, pero aún gruñía e intentaba apoyarse en ambos brazos. Tal era la valentía de la raza troll.

<< Nota: Al parecer el traductor en inglés cometió un error ya que Tiramisú y Término Medio son ogros no trolls. >>

Richard lanzó un hechizo de detección, mirando a los ojos inyectados en sangre del troll antes de finalmente sacudir la cabeza, “No tiene ninguna inteligencia, no podremos sacarle nada. ¡Mátalo!”

Tiramisú se agachó en el momento en que sonaron las últimas palabras de Richard, dando un puñetazo en la parte posterior de la cabeza del troll. La fuerza aterradora del ogro destrozó completamente el cráneo del troll.

Richard no estaba exactamente sorprendido por el violento arrebato de Tiramisú. Los ogros y los trolls en realidad compartían un ancestro común, uno de los cuales tenía una enorme fuerza, mientras que el otro heredaba una vitalidad inquebrantable. Sin embargo, esta relación solo sirvió para convertirse en la fuente de una disputa de sangre. Ambas razas creían firmemente que podían devorar a la otra para obtener su poder, por lo que el resultado de una reunión siempre era una batalla a muerte. Los trolls querían acabar con los ogros y viceversa.

A punto de crecerle una segunda cabeza, Tiramisú era básicamente un ogro de la nobleza. Ciertamente, no creía que comer un troll le otorgara los poderes de uno, pero un odio establecido al nacer no podía acabarse tan fácilmente.

Flowsand envió una corriente de llamas divinas de sus dedos, cayendo sobre el cadáver del troll. Chispas de luz verde pálido se formaron cerca de la cabeza de la criatura, brillando por un momento antes de dispersarse en el cielo. Se volteó hacia Richard, “Hay rastros de divinidad en el troll. Parece que tienes razón, podríamos encontrar algo que pueda servir como una ofrenda.”

Richard miró al troll antes de mirar el mural en la pared, “Tenemos que tener cuidado, ese Zuka aún podría estar vivo.”

Flowsand dio unas palmaditas en el Libro del Tiempo, “Los espíritus sagrados que aceptaron los sacrificios son en su mayoría almas ahora. Si no fuera por eso, el imperio troll no habría desaparecido tan fácilmente. De hecho, tengo un plan para matar esas cosas, tu unicornio te será útil.”

Mientras los dos estaban hablando, los sonidos de las peleas resonaron repentinamente afuera. Richard se apresuró a salir del santuario, justo a tiempo para ver a Io cubierto en un aura divina mientras lanzaba a un enorme troll al suelo con facilidad. El sacerdote de batalla entonces agitó el cetro en sus manos, rompiendo el cráneo del troll en pedazos.

Al ver a Richard, Io lo saludó y se rió alegremente, “¿No es fácil para un sacerdote de batalla de nivel 14 eliminar a un mero troll de nivel 10?”

El trol realmente era del nivel 10, pero dada la fuerza innata y la vitalidad de la raza, podrían causar problemas incluso para los guerreros del nivel 12. Incluso un sumo sacerdote no podría eliminar fácilmente a un oponente tan cercano como lo había hecho Io. Richard también se dio cuenta de otra cosa, nivel 14. Parecía que a pesar de que el sujeto había sido más lento de lo que afirmaba, finalmente había avanzado. Había saltado dos niveles en los últimos meses, dejando a Richard bastante sorprendido. ¿Era este tipo especial para el Dragón Eterno o algo así?

La mirada de Richard se volvió sombría, pero la sangre en sus venas comenzó a arder. Si hubiera una necesidad, no tendría miedo de pelear ferozmente contra Io, incluso si alcanzara el nivel 16, olvídalo ahora.

Frente a los ojos de Richard, Io dio grandes pasos hacia un caballo de guerra que llevaba equipaje y abrió un cofre mágico en su espalda. Richard nunca había visto este cofre abierto antes, y se sorprendió bastante cuando el sacerdote de batalla sacó un conjunto de extravagantes armaduras doradas pálidas. Se cambió la túnica de sacerdote por la armadura antes de girar su cetro, haciendo que la gruesa punta se separara en tres segmentos y cayera. Cada segmento estaba conectado al mango por una cadena de plata; en un abrir y cerrar de ojos, el cetro se había convertido en un delicado mayal de tres cabezas.

El sacerdote de batalla se quedó allí como un dios de la guerra, irradiando una luz cegadora. El brillo mágico de la armadura y el cetro indicaba que ambos eran equipos de nivel épico, fácilmente dignos de ser la posesión más preciada de un santo de Faelor.

Los ojos de Richard se entrecerraron, pero no pestañeó durante su respuesta, “Quién diría que incluso un sacerdote de batalla podría llevar una armadura tan pesada.”

Io no se molestó en ocultar su arrogancia, “Este es el poder de un sacerdote de batalla de nivel 14. Fuera de la armadura de placas y los escudos de torre, puedo usar cualquier tipo de equipo sin que esto afecte mi poder. ¿Qué te parece eso, mago de nivel 12? ¿Cuándo vas a poder usar hechizos de grado 7?”

Richard sintió la línea de sangre de elfo dentro de él. Después de un período tan largo de nutrición, al tronco astral ya le había crecido una tercera rama con la punta mostrando rastros de una nueva raíz. Una vez que este brote suave creciera en una hoja, le daría otra habilidad. Él sonrió con indiferencia, “No hay prisa.”

Esta vez, la expresión de Io cambió. Miró a Richard, sin saber lo que estaba pensando.

——–

Había trolls activos en Zhubvar, y una gran cantidad de ellos. Cuando entraron en el distrito 22 de la ciudad, Richard y su equipo encontraron un mayor número de ataques. Estos trolls nacieron cazadores; con la cobertura de los edificios y el terreno, solo podían descubrirse a unos pocos metros. Si no fuera por los murciélagos de élite volando erráticamente por el cielo, la tropa de Richard habría sufrido bajas.

Los edificios en los niveles superiores de la ciudad eran más altos y más extendidos, y el canal de agua también era más ancho. Entre estos edificios se encontraban árboles, praderas y embalses, con intrincadas tallas bestiales en la infraestructura restante. Uno podría imaginar que la grandeza de los trolls en la cima de su gloria sería suficiente para dejar a la gente sin aliento. El número de santuarios estaba aumentando a medida que avanzaban, con varias estatuas de Zuka y otros espíritus sagrados. Los santuarios de los otros espíritus eran significativamente más pequeños que los de Zuka, construidos alrededor de los santuarios de Zuka también. Parecían subordinados de la serpiente emplumada.

Sin embargo, todas las estatuas de Zuka parecían haber sido destruidas intencionalmente por alguien. Todo lo que Richard pudo encontrar fue montones de fragmentos de piedra desordenados que apenas se relacionaban con el pasado. Las esculturas en los santuarios afiliados no sufrieron daños, pero con el paso del tiempo toda la divinidad se había desvanecido. Las estatuas sin divinidad eran solo bloques de piedra, su único valor estaba en el arte y la historia.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.