<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 463

Libro 3 – Capítulo 128. Comercio (2)

 

Nyris no pudo contener su emoción, un inusual rubor subiendo por sus mejillas que lo hizo parecer delicado. Un cálculo rápido reveló que los ingresos del procesamiento de todo este ámbar de arce eran suficientes para nivelar su deuda actual. ¡Realmente podría salir de su bancarrota!

Luego Richard sacó una intrincada caja con forro de plata y vertió un poco de maná para hacer que flotara en el aire. Luego abrió la tapa y lo empujó ligeramente, enviándolo hacia Nyris. “Aquí están los tres sets de Barrera Salvaje, los efectos son incluso mejores que los dos anteriores. Lo venderé a un precio de descuento de tres millones.”

A los otros dos no les importó los sets dentro de la caja en absoluto, sus ojos estaban completamente enfocados en la propia caja. Mirándolo durante un minuto, Nyris le preguntó a Agamenón, “¿Qué encontraste?”

“Diamante de imagen, incrustado por un gran maestro enano. Aislamiento de la gravedad, equipo espacial… Hmm… El diamante se puede activar aún más.”

Richard se sorprendió por la habilidad de Agamenón en la evaluación. El joven había visto básicamente a través de la caja por completo. Richard había activado los diamantes de imagen él mismo, pero no tenía la habilidad o el maná para usarlos por completo; estaban trabajando a la mitad de su capacidad. El espacio dentro de la caja tenía solo un metro cúbico de volumen y solo podía albergar una tonelada. Sólo cuando su nivel aumentara podría activarlos aún más.

Nyris miró a Richard con detenimiento, “Realmente tengo que reevaluarte. De hecho, conseguiste dos diamantes de imagen y un gran maestro enano para incrustarlos. Sólo la caja vale más de un millón de oro, y los tres sets…

“Toma los sets. La caja no es para ti”, Richard interrumpió sin rodeos la fantasía del Príncipe. Con sus sueños destruidos, Nyris gimió.

Luego Richard abrió otro cofre, las cinco armas de base épica dentro hicieron que los ojos de los dos se iluminaran. Terminó vendiéndoles cuatro a cambio de tres encantamientos en el hacha a dos manos, llevándola al grado épico completo. Dos de los tres encantamientos tenían que ser Rasgadura y Golpe Pesado.

El dinero sobrante de este intercambio se usó para un objeto mágico con el fin de aumentar su propia fuerza. Agamenón terminó intercambiándole un collar mágico de la Familia Sangre de Hierro que apenas llegó al grado épico. Aunque su barrera mágica almacenada era básicamente inútil, el aumento del 10% en la velocidad de lanzamiento y el daño con hechizos fue muy útil para él. Combinado con el aumento de daño y la penetración de hechizos del Gemelo del Destino, su poder de matar aumentó considerablemente. El mismo Richard tenía una runa de penetración, por lo que todo acumulado básicamente destruiría cualquier resistencia que sus enemigos tuvieran hacia sus hechizos.

En cuanto a las 400 armas de obsidiana, Richard dio a los dos cien a cambio de encantamientos sobre el resto. Sin embargo, tomaría por lo menos un mes para que todas estas armas fueran encantadas; eso fue casi un año entero en Faelor.

Con el comercio concluido, Nyris y Agamenón se marcharon apresuradamente. El valor de esta transacción era demasiado grande, por lo que necesitaban tomarse su tiempo con los arreglos para no cometer errores por descuido.

———-

Nyris permaneció taciturno cuando él y Agamenón abandonaron la isla flotante. Sin embargo, antes de que los dos se separaran, Agamenón de repente habló, “Sigue a Richard a Faelor.”

El príncipe saltó como un conejo asustado, gritando en respuesta,”¡¿Para qué?!”

“Una inversión.”

La breve respuesta solo incrementó la reacción de Nyris, “¿Inversión? ¿Estás diciendo que no puedo ganar dinero y alimentar a mi ejército yo mismo? ¿Por qué necesito a Richard?”

“Por puntos. Solo te quedan dos años”, declaró Agamenón con dureza.

Nyris era como una serpiente con sus huesos extraídos, perdiendo toda la fuerza en su cuerpo. Ya había perdido el derecho a solicitar subsidios temporales, y su presupuesto para el próximo año tampoco aumentaría. Si bien esta transacción ayudó a reparar la deuda en la que había incurrido, actualmente se encontraba en una situación pasiva; sin Richard, no sabía cómo compensar los 200.000 de oro que iba a perder el próximo año. Esto no era una cantidad pequeña, empujándolo varios pasos hacia atrás. Los otros hijos reales no se sentarían ociosos en este período de tiempo, aprovechando la oportunidad para convertir esta diferencia de riqueza en poder y utilizar su fuerza para aumentar sus puntos. En dos años, habría una prueba importante. Los que se quedaran atrás perderían su derecho a heredar el trono de la alianza, los lugares vacantes ocupados por los príncipes y princesas que se habían convertido en adultos.

“Pero…” Nyris dijo algo tímidamente, “Parece que no hay honor en ello.”

“Hay aún menos honor en perder el trono.”

“Está bien, lo pensaré de nuevo.” El Príncipe no tuvo más remedio que ceder, caminando tristemente hacia la formación de teletransportación imperial.

Agamenón negó con la cabeza mientras miraba hacia atrás, entrando él mismo en un portal.

——–

Los hombres de Agamenón enviaron el collar por la noche. Era un elegante artefacto con una enorme gema azul, llamado Corazón de la Diosa de la Luna. El collar había acumulado un poco de fama, por lo cual no requirió mucha verificación antes de que Richard lo usara de inmediato. Con lo mucho que se estaba enfocando en su afinidad astral, Richard no tenía que preocuparse por su crecimiento de maná en el futuro. Sin embargo, el potencial no equivalía a la fuerza actual. Ahora estaba empezando a dar importancia al equipo; eso conduciría a un aumento directo en el poder.

La noche cayó lentamente sobre Fausto, la ciudad de los milagros, una vez más iluminada por la luz de las lunas. En la torre más alta del castillo, Richard se sentó donde solía estar Gaton y poco a poco entró en meditación profunda. Su mente se calmó lentamente, su cuerpo se volvió traslúcido a su alma, ya que reveló su línea de sangre que despertaba. La tercera rama del tronco astral ya había producido su primera hoja, dándole una nueva habilidad: Conciencia profunda. Esto le permitió encontrar con mayor facilidad rayos astrales de alto grado en las cercanías.

Motas de luz azul comenzaron a aparecer a su alrededor, grandes y pequeñas, lentas y rápidas. Richard ahora podía mover su conciencia a voluntad, leves ondulaciones mecían su entorno como si fuera un gran pez nadando en el agua. No podía ir demasiado rápido y, mientras intentaba capturar los rayos astrales de alto grado, tenía muchos problemas. Los rayos de grado 3 no solo eran más rápidos que él, sino que también aparecían por un período de tiempo muy corto. Incluso confiando en el cálculo de la trayectoria y bloqueando el camino, su tasa de éxito aún no era alta. Sin embargo, Conciencia Profunda le mostró las ondas causadas por el movimiento de su conciencia, revelando exactamente por qué era tan difícil atrapar estos rayos.

Cada vez que su conciencia se acercaba a un rayo, las ondas producidas por su movimiento cambiaban la trayectoria de la luz. Cuanto más alto sea el grado del rayo astral, más rápido se verá afectado por las ondas. Richard cambió así su enfoque, corrió a los lugares previstos y luego se quedó quieto para dejar que las ondas se desvanecieran. El experimento fue un éxito; aunque un rayo de grado 3 golpeó las réplicas, no escapó a su alcance.

Este descubrimiento incrementó de inmediato su tasa de éxito con rayos astrales de alto grado, permitiéndole atraerlos uno por uno hacia su cuerpo. La mayoría de los rayos se fusionaron con su afinidad astral, mientras que una pequeña porción se convirtió en maná.

El tiempo pasó mientras meditaba, las ramas y las hojas de la línea de sangre astral se llenaban de vida. Parecía que la segunda hoja en la tercera rama aparecería pronto. La línea de sangre Archeron no se quedaba atrás en absoluto, las venas en forma de red emitían rastros de calor volcánico que ardían más que nunca. Su línea de sangre se había fortalecido bajo la amenaza de la lanza espiritual en Zhubvar, creando un demonio fantasma para protegerlo. Desde entonces, Richard sintió que estaba cerca de desbloquear una tercera habilidad Archeron.

Justo cuando la sesión de meditación estaba a punto de terminar, ¡una brizna de espléndida niebla de siete colores apareció de repente en sus sentidos! Su existencia fue registrada en la Fantasía Deepblue, mencionando que se trataba de un rayo astral de grado 5 que se llamaba la niebla del arco iris y poseía una fuerza maravillosa. ¡Incluso los magníficos magos rara vez encontraban estas cosas!

Richard fue extremadamente afortunado. Su conciencia estaba justo al lado de donde había brotado la niebla astral, por lo que un ligero movimiento y se apoderó de la zona al instante. Sin embargo, en el momento en que lo atrapó, casi saltó del suelo. Era como si su conciencia hubiera atrapado un trozo de carbón ardiendo, el calor abrasaba su alma.

Su mente quedó completamente en blanco.

Cuando se recuperó, descubrió que la niebla del arco iris todavía estaba fuertemente atrapada por su conciencia. Incluso desmayado, se había negado a rendirse. Sin embargo, un rayo astral de grado 5 era demasiado poderoso para él en este momento. Su alma no era lo suficientemente poderosa para domesticar semejante fuente de energía. Richard tuvo que usar toda su fuerza de voluntad para arrastrar la niebla hacia su cuerpo, perdiendo el control en el momento en que entró. Su conciencia fue repelida por completo cuando la niebla giró en espiral dentro de él, no entrando en la afinidad astral o incluso en su reserva de maná sino en la línea de sangre Archeron. En ese momento, Richard sintió como si un volcán hubiera estallado dentro de su cuerpo. Las llamas sacudieron violentamente su sangre, ¡haciéndolo sentir como si pudiera ser quemado hasta convertirse en cenizas!

——

Cuando amaneció en Fausto una vez más, Richard se recuperó ligeramente de un ataque de extrema debilidad. De alguna manera logró levantarse e ir abajo, encontrando una poción de vitalidad en la sala de estudio y bebiéndola con impaciencia. Media hora después, estaba un poco mejor.

Extendió su brazo derecho, ligeramente desconcertado al mirar su muñeca. Tenía una marca de fuego en ella, no como llamas naturales, sino como un símbolo totémico de alguna civilización. Nunca antes había visto ni oído hablar de una marca así, pero la llegada del símbolo también indicó una habilidad completamente nueva que nunca antes se había visto en la Familia Archeron— ¡Sacrificio!

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.