<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 464

Libro 3 – Capítulo 129. Furia

 

Sacrificio era una habilidad que podía activar un poder mucho más allá de la magia normal. Amplificaría enormemente cualquier hechizo que Richard lanzara, pero el precio era que el maná usado para lanzar el hechizo desapareciera permanentemente de su cuerpo. En otras palabras, tres hechizos de grado 6 bajo el efecto de la habilidad lo empujarían de regreso al nivel 11.

Esta habilidad no podía ser usada a la ligera fuera de una situación de vida o muerte. Sin embargo, realmente fue acorde con la línea de sangre Archeron— demente, determinada y sin vuelta atrás. No obstante, Richard miró el símbolo en su muñeca con un pensamiento loco en mente. Con la línea de sangre de elfo y la técnica de meditación del Deepblue, su crecimiento de maná era varias veces más rápido que el de un mago ordinario. Incluso si usaba el sacrificio una vez a la semana, podría continuar avanzando al mismo ritmo que un mago normal.

El sendero de la magia era largo e ilimitado. Cuanto más avanzaba Richard, más sentía que las existencias que tenía delante estaban llenas de sorpresas. Sharon, Mordred, Beye, incluso Gaton… La percepción de Richard de la distancia entre ellos no hizo más que aumentar.

Él no podría cerrar la brecha siendo un hombre de todos los oficios. Tenía que elegir un sendero y caminarlo hasta el final, y Sacrificio fue simplemente perfecto. Este continuó con su énfasis en el poder asesino.

Hoy fue el día de la ceremonia de sacrificio. Richard estaba bien en su mayoría al final del desayuno, así que llevó a Gangdor y a unos cuantos guardias mientras se dirigía a la Iglesia del Dragón Eterno. Flowsand había terminado los preparativos hacía mucho tiempo, y tampoco era su primera vez. La ceremonia comenzó muy rápidamente, y afortunadamente las opciones esta vez finalmente volvieron a la normalidad.

Solo había tres opciones para las bendiciones. Fuera del fortalecimiento del pasaje planar que esperaba, podía elegir ocho años de vida extra o un artículo legendario llamado el Anillo de Lava que mejoraría considerablemente su daño con hechizos, especialmente para el elemento fuego. El Anillo de Lava era bastante tentador, pero Richard optó por fortalecer el pasaje en su lugar. En este momento, viajaba con bastante frecuencia entre Norland y Faelor; cuanto más fortaleciera el pasaje, más ahorraría.

Además, tenía otra cosa que considerar. Básicamente, todos los que le eran puramente leales estaban en Faelor en este momento, y la madre cría también estaba allí. Si quisiera aumentar su influencia, tendría que sacar un gran ejército de Faelor. Estas pequeñas ofrendas se sumarían, reduciendo en gran medida el costo de mover dicho ejército. Esta bendición fue una que resultaba más útil mientras más pronto se obtenía.

La ceremonia terminó así bastante rápido, el precio de la teletransportación bajó a 15.000 monedas. Sin embargo, durante todo momento, la fuerza del tiempo se mantuvo suspendida alrededor de su brazalete de dientes de bestia. El diente más grande seguía emitiendo un calor abrasador que rechazaba el poder del tiempo, recordándole una vez más su naturaleza extraordinaria. Mountainsea le vino a la mente. Suspiró una vez que la ceremonia llegó a su fin.

“¿Qué pasa?” Flowsand preguntó a su lado, sus ojos ambarinos llenos de preocupación.

“No es nada.”

“Hmm, está bien.” Viendo que Richard no estaba dispuesto a responder, ella tampoco lo presionó. En lugar de eso, sujetó su collar con su palma, mostrándolo, “Mira, mi Collar Gota de Agua se ha fortalecido. Ahora es el Collar Agua de Manantial.”

Richard sabía que el Collar Gota de Agua había sido parte del set de Reencarnación. Ahora que se había fortalecido para formar el Collar Agua de Manantial, los hechizos divinos de Flowsand se amplificarían al doble. Las ceremonias siempre daban al oficiante una cierta cantidad de gracia divina, y parecía que ella había usado la suya para fortalecer el collar. El artículo ahora estaba cerca del grado legendario, pero siendo alguien que ya tenía el Libro del Tiempo, Flowsand no tuvo problemas para sacar todo su potencial.

Sin embargo, Richard no examinó de cerca las propiedades del Collar Agua de Manantial, sino que dio un paso atrás y miró a la sacerdotisa de arriba abajo por un tiempo. Luego sonrió, “Te queda bien.”

Esta no fue una respuesta que Flowsand esperaba. Ella hizo una pausa sin sonreír, apoyándose en su abrazo y cerrando los ojos. Podía escuchar los fuertes latidos de su corazón a través de su pecho. Compartieron un momento tranquilo dentro del santuario.

No tomó mucho tiempo para que un susurro rompiera el silencio, “¿Cuándo nos vamos?”

“Probablemente mañana por la tarde.”

“Está bien.” En ese momento, la chica no tenía ganas de pensar en absoluto.

Un rato después, Richard dejó la Iglesia del Dragón Eterno. Cada estadía en Norland fue de corta duración, y siempre estuvo extremadamente ocupado. No mucho después de regresar a la isla flotante, un sirviente entró apresuradamente al estudio de Richard y exclamó, “¡Joven Maestro Richard! ¡Hay un problema! ¡El Joven Maestro Wennington se peleó con alguien en Fausto y ya ha sido atrapado!”

“¿Qué?” La primera reacción de Richard fue pensar que el sirviente debió haber entendido algo mal.

No importaba cuánto hubieran declinado los Archerons, seguían siendo una de las catorce familias de Fausto. También acababa de llegar al estatus de maestro de runas real, así que, ¿cómo podrían ser intimidados hasta este punto? ¿Quién tuvo tanto coraje? Además, Richard conocía la personalidad de Wennington. El joven tenía la misma edad que él, pero era demasiado maduro para llevar las cosas demasiado lejos.

El sirviente se puso ansioso, “El Joven Maestro Wennington tuvo un conflicto con el joven maestro de la Familia Mensa. Se lo llevaron, diciendo que lo llevarían a la arena de duelos. Joven Maestro Richard, sus heridas son graves. ¡No puedes demorarte!

“¿Mensa?” Richard se calmó en el momento en que escuchó este nombre, “Dime lo que pasó, en detalle.”

Este sirviente había estado siguiendo a Wennington durante siete u ocho años y siempre había sido leal al joven. No importaba lo ansioso que estuviera, sabía que esto era un asunto serio. Por lo tanto, contuvo su ansiedad mientras relataba los acontecimientos del día.

En realidad fue bastante sencillo. Wennington estaba comprando algunos materiales que necesitaba en Fausto y había encontrado al hijo menor del Duque Mensa en el camino. Las dos familias ya estaban en una disputa que no podía resolverse, por lo que inevitablemente intercambiaron algunas palabras. Sin embargo, el joven Mensa había dicho algo a Wennington en el oído que enfureció al joven normalmente tranquilo, quien instantáneamente golpeó la cara del chico.

La nariz del joven Mensa había sido destrozada, pero eso no fue todo. Más importante aún, muchos vieron a Wennington lanzar el golpe; la fuerza de ese ataque podría considerarse definitivamente un desafío a un duelo. Al final, Wennington, que solo había llevado a unos pocos sirvientes ordinarios, resultó gravemente herido por los hombres de la Familia Mensa, fue capturado y llevado a una posada cerca de la arena de duelos.

El joven Mensa había amenazado a los Archerons para que encontraran la manera de llevarlo de vuelta, o lucharía un duelo en la arena. Una vez que comenzara la pelea, la interferencia sería imposible. Huir de un duelo fue la mayor mancha en el honor de un noble. Para muchos, el honor y la reputación eran más importantes que sus propias vidas.

Richard no tenía prisa por hacer un movimiento, en lugar de ello lo pensó por un tiempo, “Así que su objetivo no es Wennington. Por ahora, al menos, no estará en problemas. El joven Mensa quiere usarlo como señuelo para atraer a alguien más. Y por lo que parece, sólo puede ser a mí.”

El sirviente no se atrevió a interrumpir. Aunque estaba muy preocupado por Wennington, sabía que hablar ahora podría traer resultados inesperados.

Richard golpeó ligeramente la mesa y preguntó después de un momento, “¿Qué le dijo a Wennington?”

El sirviente nunca se había atrevido a ocultar nada. “Sólo escuché un poco, y parecía tener algo que ver con la Señorita Venica.”

El sirviente fue enviado inmediatamente para traer a Venica al estudio. Richard lo despidió con un gesto y cerró la puerta antes de girarse para mirar a su hermanastra más joven. Bajo su mirada, la chica estaba un poco incómoda.

Richard parecía calmado, pero su mano izquierda se apretó varias veces en un puño antes de extenderse, “Wennington fue gravemente herido por los Mensas y se encuentra en una posada al lado de la arena de duelos. El sirviente dice que el tipo le dijo algo sobre ti al oído, por lo que perdió la calma y lanzó el primer golpe. ¿Hay algo que quieras decirme?”

“Yo…” Venica inmediatamente se puso pálida, incapaz de hablar por un momento. Sin embargo, sus acciones fueron suficientes para darle a Richard una idea aproximada de lo que había ocurrido. Él se puso más serio, “Los Mensas deben estar apuntando hacia mí, así que Wennington estará bien por ahora. Pero cualquier cosa puede suceder con el paso del tiempo; será mejor que atesores esto.”

“Sucedió hace una semana…” comenzó Venica.

Este evento también había ocurrido en Fausto. Una joven y enérgica Venica había sido enojada por el nieto mayor del Duque Mensa, dándole un duelo secreto. Ambos eran guerreros del nivel 9, pero Venica ya había desbloqueado una habilidad de línea de sangre, así que estaba segura de que ganaría. Sin embargo, su oponente había venido con dos piezas de equipo de grado épico, mientras que todo lo que ella tenía era un arma de grado superior. El resultado fue el esperado.

La esquina de los ojos de Richard se contrajo ligeramente, “¿Qué estaba en juego?”

Venica palideció, obviamente quedó traumatizada por los eventos del día, “Si él perdía, tendría que arrodillarse en público en la plaza de Fausto y pedir disculpas por humillar a Padre. Si yo perdía, yo… tenía que desnudarme para él.”

“¿Y entonces? No pasó nada más, ¿verdad?”

“N-No.”

“Ya veo. Así que el chico Mensa probablemente dijo algo sobre tu cuerpo que enfureció a Wennington.”

“Lo siento… yo… ¡No quise esconderlo!” Las lágrimas brotaban de los ojos de la chica.

Richard sonrió levemente y le dio una palmadita en el hombro, “Está bien. Nosotros, los Archerons, no somos conocidos por soportar la humillación. Los Mensas han tenido éxito en enfurecerme.”

“¡Sirviente!” De repente levantó el tono.

Un sirviente entró en la sala de estudio, y Richard inmediatamente le ordenó que llamara a Gangdor y a Fuschia, y que informara a Flowsand, a Nyris y a Agamenón que llegaran a la arena de duelos en menos de media hora.

“Oh, diles que va a haber un espectáculo. Se lo perderán si llegan tarde”, agregó. El sirviente salió corriendo como un rayo.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.