<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 465

Libro 3 – Capítulo 130. Apuestas

 

Venica quería decir algo, pero ella no se atrevió a abrir la boca. Ya podía decir que Richard estaba decidido a actuar, pero ella estaba preocupada por su seguridad. Después de todo, los Archerons no eran como los Mensas. No había un solo santo en la isla, excepto Fuschia, mientras que la isla de Mensa tenía al menos un supervisor de nivel 20.

Richard no parecía enfurecido, ni gritó. Todo este tiempo, había estado extremadamente tranquilo. Sin embargo, por alguna razón, la chica ardiente se sentía extremadamente asustada de él en este momento. Era un sentimiento indescriptible, uno que no podía explicar.

“La próxima vez que ocurra algo como esto”, dijo Richard de repente, “no lo cargues sola. Recuerda decírmelo.”

Ella se mordió el labio y vaciló, “Pero…”

“Lo sé”, sonrió. “Eres un Archeron, quieres trabajar sola. Eso está bien, pero espera hasta que realmente hayas crecido.”

Gangdor y Richard habían construido un vínculo poderoso durante su tiempo en Fausto. Cuando el bruto apareció, incluso tenía una caja encantada en la espalda con algunos objetos desconocidos dentro. Fuschia, por otro lado, parecía completamente desconcertada.

Cuando salieron de la formación de teletransportación, Richard de repente recordó algo y le preguntó a Venica, “Por cierto, ¿qué edad tiene el Joven Mensa y qué tan fuerte es?”

Ella lo pensó un poco, “Debería tener 21 este año, es un mago de nivel 14.”

Richard asintió, “No está tan mal. ¡Esto debería ser un poco interesante!”

Poco después, estaban en el último piso de la posada, junto a la arena de duelos. El joven Mensa ya había reservado todo el piso, sus amigos y seguidores estaban por todas partes. No había sólo Mensas aquí; Richard reconoció a Foster, el estudiante de Lunor, entre los rostros, y también estaba el joven Micah de la Familia Schumpeter.

Recorrió el área, acariciando su corto bigote mientras sonreía, “Todos los que tienen problemas conmigo están aquí, eh.”

Nadie notó que los ojos de Gangdor parpadeaban. Había seguido a Richard durante mucho tiempo y sabía el significado detrás de todos los movimientos subconscientes de su maestro. Tocar el bigote era una indicación de la intención asesina.

La propia mirada de Richard se posó sobre Wennington. El cuerpo de su hermano estaba cubierto de sangre mientras yacía desmayado en el suelo, un joven con una expresión helada le tenía un pie en la cabeza. No necesitaba un hechizo de detección para saber que este era el hijo menor del Duque Mensa; la nueva herida en la nariz fue suficiente.

Se movió hacia delante hasta que estuvo a cinco metros de distancia antes de cruzar los brazos. “Basta. Estoy aquí ahora, así que retrae esa pierna. Ya hay un buen número de personas aquí y ninguna de ellas es tonta; solo estás pisando la cara del viejo Mensa.”

La expresión del joven Mensa enseguida se endureció. La reacción de Richard estaba completamente fuera de sus expectativas, dejándolo perdido. Finalmente, retrajo su pierna y sonrió. “Quién diría que tu boca es aún más asombrosa que tus runas. Si quieres terminar en un estado mejor que él, es mejor que aprendas a controlar tu lengua.”

“En realidad, soy mejor matando”, se rió Richard, “¡Te dejaré probarlo por ti mismo más tarde!”

Los ojos del joven Mensa se llenaron de sed de sangre.

Básicamente, cada gran familia de Fausto tenía un representante en esta posada. Parecía que los Mensas estaban decididos a hacer un gran escándalo por esto. Sin embargo, no todos aquí planeaban ver el drama; también había muchos del lado de Richard, como Nyris y Agamenón.

Sin embargo, Nyris se veía terrible, mirando a un joven frente a él, “Tercer Hermano, ¿por qué estás aquí?”

El joven vestido con ropa ordinaria era su hermano mayor, el tercer hijo del Emperador. Sonrió fríamente a Nyris y le dijo, “Si tu puedes venir, ¿por qué yo no puedo?”

Nyris miró a su alrededor y se puso aún más pálido. “¿Instigaste todo esto?”

El Tercer Príncipe movió sus hombros, “No digas eso, no puedo asumir una responsabilidad tan grande. Este es un conflicto entre el joven Mensa y ese pequeño Archeron. Pasaba por aquí, así que vine para echar un vistazo. Mira, el Segundo Hermano también está aquí.”

Los ojos de Nyris se estrecharon mientras miraba hacia donde había señalado el Tercer Príncipe. Justo como él había dicho, un joven atractivo y regordete que parecía bastante ordinario estaba en una esquina, pareciendo completamente inofensivo mientras se sentaba en una silla de quién sabía dónde. Al ver la mirada de Nyris caer sobre él, las comisuras de su boca se elevaron en una sonrisa deslumbrante. Este joven no tenía ninguna presencia, haciendo que prácticamente todos lo pasaran por alto inconscientemente. Sólo cuando el Tercer Príncipe lo señaló, Nyris se dio cuenta de que había alguien sentado en la esquina.

Sin embargo, este joven regordete hizo que incluso Agamenón se pusiera serio. Este era Neil, el segundo hijo del Emperador Philip y el príncipe con una ventaja absoluta en la carrera por el trono. El Segundo Príncipe era el más parecido al Emperador, no solo en apariencia sino también en temperamento. Si alguien creyera que sería fácil de intimidar, esa persona quedaría cerca de la muerte. Nadie había visto a Neil actuar el año pasado, pero hace un año un santo que no conocía su identidad se había enfrentado con él en una taberna por una mujer. Ese santo resultó gravemente herido. La única conclusión que se puede sacar es que ser un santo está lejos de ser suficiente para describir adecuadamente la fuerza de Neil.

Con tres príncipes presentes, las cosas se complicaron mucho. Con Flowsand, Noelene y Jacqueline también aquí, los dos grandes poderes tanto la Familia Real como la Iglesia del Dragón Eterno estaban presentes. Al menos en la superficie, las cosas tendrían que seguir las reglas de Fausto.

El joven Mensa cruzó los brazos y pateó a Wennington hacia Richard, afirmando arrogantemente, “Puedo darte a este hombre, pero primero debe enfrentar las consecuencias. Él me humilló y debe aceptar mi petición de un duelo. No voy a cancelarlo, prepárate para recibir un cadáver.”

Richard miró al joven Mensa a los ojos y de repente sonrió, “¿Por qué pasar por todos estos problemas? Me quieres a mí, ¿no? Entonces, ve al grano. Me batiré en duelo contigo.”

Un frío destello apareció en los ojos del Joven Mensa, revelando un poco de alegría que inmediatamente reprimió, “Estas son tus palabras.”

Un joven alto detrás de él se mofó, “Incluso si quieres un duelo, tendrás que esperar hasta que este termine.”

Richard miró al hombre como si fuera un idiota, sin preocuparse por ninguna cortesía, ya que directamente le lanzó un hechizo de detección. Esto fue tan grosero que el joven alto se puso furioso, con ganas de decir algo, pero Richard lo interrumpió, “Así que, un mago de nivel 12. Bien, cuéntame tu relación con el viejo Mensa; si estás lo suficientemente cerca, puedo considerar un duelo para el calentamiento. Si no lo estas, ¡entonces lárgate maldita sea! ¿Qué hace aquí una escoria sin valor como tú, haciendo todo este ruido?”

Las palabras de Richard se volvieron más mordaces cuanto más hablaba, lo que provocó que el joven retrocediera involuntariamente medio paso. Inmediatamente se dio cuenta de lo que había sucedido, volviéndose púrpura, pero con tantos nobles a su alrededor, tenía que mantener un mínimo de equilibrio. Sin embargo, su voz contenía un temblor inconfundible en su interior, “Soy el sobrino nieto del Duque Mensa, hijo del Vizconde Redpine. Soy un caballero titulado, ¿es eso suficiente?”

Richard asintió de inmediato, “¡Por supuesto! Mientras tengas sangre Mensa en ti, eso es lo suficientemente bueno. Vamos a batirnos en duelo en un rato.”

El joven se quedó inmóvil. No esperaba pelear contra Richard; siendo ambos del nivel 12, era difícil decir quién ganaría. Los Archerons y Mensas tenían una disputa de sangre entre ellos, pero eso fue con Gaton y el Duque. Los otros Mensas no tenían suficiente mala relación con Alice, Sauron y el resto para que estuvieran dispuestos a iniciar una guerra. Este joven tampoco quería morir por el joven Mensa; después de todo, todavía tenía un gran futuro como un magnífico mago potencial.

Richard captó la indecisión del joven e inmediatamente se echó a reír, diciendo en voz alta, “¡Parece que el llamado honor y coraje de los Mensas solo significa tener las agallas para batirse en duelo con personas de un nivel más bajo!”

Una docena de jóvenes Mensa palidecieron al instante, los ojos del hijo del Duque buscando escupir fuego. La declaración de Richard fue una resonante bofetada a todos sus rostros; si no tomaban represalias, ni siquiera el Duque sería capaz de levantar la cabeza de la vergüenza.

“¡Frodo, acepta!” Gritó severamente el Joven Mensa.

El joven llamado Frodo se veía tan terrible como el resto. Solo había querido presumir un poco para ir más lejos en la vida; quién diría que Richard lo arrastraría hacia abajo tan fácilmente. No era estúpido y sabía que Richard lo usaría para demostrar sus destrezas.

La mirada de Richard finalmente se posó en el Joven Mensa y sonrió levemente, “Lo siguiente es lo que pasa entre nosotros. Si deseas un duelo conmigo, no basta con dejar ir a Wennington.”

La mirada del Joven Mensa se volvió fría, “¿Qué otros requisitos tienes?” Se había dado cuenta de que una batalla de palabras no tendría sentido, por lo que decidió ir directo al grano. Frodo probablemente no sería rival para Richard, pero al menos revelaría la fuerza de Richard y usaría una parte de su maná.

La mirada de Richard pasó por delante de él para aterrizar en una joven excepcionalmente hermosa entre la multitud. Ella tenía una generosa arrogancia para su temperamento, pero seguía siendo fría como el hielo. Su belleza brillaba incluso en una horda de chicas guapas, un aspecto en el que incluso superaba ligeramente a Flowsand. Por supuesto, eso no significaba que pudiera compararse con el aura de Flowsand.

La piel de marfil de la joven y sus rasgos de ídolo eran famosos en Fausto, y Richard había oído hablar de ellos antes. Él le hizo una leve reverencia y sonrió. “Esta debe ser la hermosa Dama Rosie, ¿sí?”

“¡Muy bien!”, Su mirada se posó en el joven Mensa. “Si quieres una batalla a muerte conmigo, es bastante simple. Añádela a la apuesta; si yo gano, Rosie debe desnudarse para mí.”

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.