<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 467

Libro 3 – Capítulo 132. Un Golpe Mortal

 

La Serpiente de Viento Emplumada tenía una barrera de grado 3, un buff de velocidad de lanzamiento de grado 2 y un buff de daño elemental. Esto permitió a su usuario establecer sus defensas en cualquier momento, preparándose para una batalla de afinidades y reservas de maná. Proporcionando un impulso a la penetración de hechizos, a la velocidad de lanzamiento y al daño mágico, el bastón había establecido su reputación como un arma excelente para los magos.

Estaba bastante claro que los Mensas se habían preparado para esta batalla. El joven Mensa ya era dos niveles más alto que Richard, y armado hasta los dientes como lo estaba, el público sólo vio un resultado en esta batalla. Todos sabían que los Archerons eran muy pobres, que Gaton había construido a su familia con casi nada. Eran conocidos como la única familia poderosa en Fausto sin armas legendarias, pero por supuesto, ahora era difícil llamarlos poderosos. Richard no tuvo tiempo de prepararse; incluso si quisiera pedir prestado a sus aliados, sería una suerte conseguir un equipo épico en este corto período de tiempo.

Mensa se preparó específicamente para la batalla a campo abierto, de modo que pudiera aumentar la presión a la que se enfrentaba Richard. Las batallas entre magos siempre tenían un elemento de incertidumbre; incluso confiado en su victoria, quería perturbar el estado de ánimo de Richard y forzar errores.

No pasó mucho tiempo para que Richard apareciera desde los vestuarios, cruzando caminos con el joven Mensa. Vestido con su ropa épica, el joven se acercó a Richard y agitó el bastón en sus manos. “¿Ves La Serpiente de Viento Emplumada? ¡Estas muerto!”

Richard se mantuvo indiferente mientras evaluaba al bastón, diciendo de manera significativa, “No está mal.”

El joven Mensa levantó su voz una vez más, con una expresión seria, “Te estaré esperando en el campo de batalla.” Luego dio grandes pasos hacia la arena, sin preocuparse por el hecho de que el cadáver de Frodo todavía estaba siendo limpiado. Richard sonrió. Sabía que este oponente tenía miedo de que pasara tiempo para recuperarse.

Dentro de la cabina del Emperador, Nyris se enfureció. “¡Esto es ridículo!”, Gritó.

El Segundo Príncipe Neil sonrió inocentemente, como si no tuviera pensamientos sobre el asunto. Por otro lado, el Tercer Príncipe miró fríamente a su hermano mientras hablaba sardónicamente, “El ganador se lo lleva todo, el perdedor no tiene derecho a quejarse.”

Nyris se limitó a sonreír, sin intención de hacer frente a la provocación. Fue el Emperador Philip quien se dio la vuelta, “Todos ustedes se encontrarán con tales oponentes en el futuro. Piensen en cómo los enfrentarían.”

Los tres príncipes asintieron, deteniendo toda conversación. Richard fue una vez más el centro de toda atención mientras caminaba hacia Gangdor, un simple gesto que le decía al bruto sus intenciones. Se colocó un cofre mágico en el suelo y se abrió, revelando su contenido.

Richard primero sacó un collar y se lo puso, antes de sacar un bastón que parecía antiguo. Finalmente sacó una cuchilla larga y la colocó sobre su espalda.

El bastón que Richard estaba sosteniendo era bastante singular. Aunque no era tan llamativo como la serpiente de viento emplumada, el ala de ángel caído en su parte superior era mucho más memorable.

“¡Gemelo del Destino! ¡Es un Gemelo del Destino!”, Gritó alguien desde la multitud.

El público estalló de inmediato. Se dice que los Gemelos del Destino fueron utilizados por la Suma Sacerdotisa Ferlyn de la Iglesia del Dragón Eterno. La habían acompañado en su viaje a través de los innumerables planos, estableciendo una gran reputación. Ferlyn también era conocida como el espejo de dos caras, igualmente hábil tanto en la curación como en la ofensiva.

Alguien también reconoció la larga cuchilla en la espalda de Richard. Sin embargo, en comparación con el Gemelo del Destino, la herencia de la Familia Schumpeter no era nada. Solo cuando la Extinción y la Aniquilación estaban juntas lograron una fuerza legendaria.

Aunque el Gemelo del Destino en las manos de Richard también era solo la mitad de un todo, solo el bastón del ángel caído era mucho más poderoso que la Serpiente de Viento Emplumada. El Ángel Santo no era adecuado para los magos de todos modos.

Ya en la arena, el joven Mensa se enfadó. Afortunadamente, Richard no se tomó ningún descanso, ni siquiera tomó una poción de maná antes de entrar.

El Joven Mensa se aferró a su bastón, recordándose constantemente que no era mucho más débil que el Gemelo del Destino. También tenía dos buenos niveles por encima de Richard; incluso ignorando la serpiente de viento emplumada, el Gemelo del Destino solo sería capaz de reducir la brecha entre ellos. Richard tenía razón, ¿no tenía el coraje de pelear una batalla justa? Sólo ahora el joven se dio cuenta de lo aterrorizado que estaba.

Y sin embargo, no sabía por qué. Todas las estadísticas le aseguraban que sus posibilidades de ganar eran de más del 90%. De hecho, sería un golpe de suerte si incluso sufriera alguna lesión significativa. Richard incluso había pasado por una batalla adicional justo antes y había agotado el valor de ocho bolas de fuego de maná. ¿POR QUÉ TENÍA MIEDO?

La avalancha contra Frodo fue probablemente lo que provocó la conmoción, se consoló el joven. ¿Cómo podría repetirse algo así? Tal vez solo temía al ímpetu de Richard.

Richard entró en el campo de batalla y caminó hacia el Joven Mensa, sólo deteniéndose al estar a treinta metros de distancia, según el acuerdo estándar. La mirada del Emperador Philip se agudizó cuando notó la marcha.

El Joven Mensa puso sus ojos en la espada sobre la espalda de Richard, obligándose a actuar relajado cuando preguntó, “Nunca me he encontrado con un mago que lleve una espada al campo de batalla. ¿Puedes decirme por qué?”

Richard mostró una sonrisa maliciosa, “¡Te lo diré cuando termine la batalla!”

En la plataforma de observación, el Duque Mensa se volteó hacia el Duque Schumpeter y sonrió, “La espada en la espalda de Richard viene de tu familia, ¿no?”

Dario suspiró profundamente con ira, “¡Todo es por Sinclair, esa cosa inútil!”

El Duque Mensa se mantuvo relajado, “Está bien, volverá a su legítimo dueño en algún momento.”

Luego se cerraron las puertas de la arena, el árbitro caminó hacia una de las esquinas y dio la señal para comenzar. La sonrisa de Richard se desvaneció de inmediato, haciéndolo parecer una persona completamente diferente.

Philip dejó escapar un suspiro de orgullo, señalando a Richard, “¡Este joven podría llegar incluso más lejos que Gaton!”

Esta fue una declaración que incluso sorprendió al Cuarto Príncipe; Nyris no esperaba que Philip le diera a Richard tantos elogios. Aún así, no estaba seguro de las posibilidades de Richard en esta batalla.

El magnífico mago apuntó con su dedo hacia arriba, disparando una bola de fuego dorada hacia el cielo. ¡La batalla había comenzado!

El Joven Mensa levantó su bastón de inmediato, añadiendo barreras físicas y mágicas adicionales antes de buffear su velocidad. Sin embargo, eso todavía no parecía ser suficiente. Continuó buffeándose a sí mismo, terminando en pocos segundos lo que un mago normal tardaría medio minuto en completar.

<< Nota: Buffear; efecto positivo que mejora alguna de las características de un personaje o enemigo, generalmente de manera temporal, como aumentar la velocidad, la salud, la fuerza de ataque, etc. >>

Richard levantó el Gemelo del Destino, comenzando un canto. El ala negra del bastón comenzó a brillar, y todos los que estaban bien versados ​​en magia sabían al instante que estaba lanzando un hechizo de grado 6. Esto no sería suficiente para romper las defensas del Joven Mensa. Esto no se ajustaba al estilo estándar de un duelo entre magos. Si el Joven Mensa sobrevivía al primer ataque, su respuesta sería letal.

Un resplandor rojo brilló en la cara de Richard antes de dirigirse al bastón. Lo levantó, moviéndolo ligeramente hacia delante. Un espeso haz de luz carmesí apareció en el cielo, cayendo y envolviendo al Joven Mensa en su totalidad.

El tiempo pareció ralentizarse en ese momento. El disparo de un rayo de sangre alejó las barreras del Joven Mensa, su rostro cambió de blanco pálido a rojo intenso antes de que finalmente se volviera negro. Una poderosa bola de fuego salió repentinamente del cuerpo del Joven Mensa, ardiendo brillantemente antes de apagarse en un instante.

Todo había sucedido demasiado rápido para que el público respondiera. *¡BOOM!* Un rugido atronador sacudió de repente toda la arena, la explosión ensordecedora resonó en todas direcciones. Cualquier persona con un conocimiento básico de la magia se puso de pie, conmocionado. El rayo carmesí seguía ardiendo en sus ojos, una huella que los aterrorizaba hasta la muerte.

¿Cómo podría ser un rayo tan grande? Ese rayo fue más allá de la comprensión de todos los presentes, la fuerza destructiva máxima de un hechizo de grado 8 saliendo de un canto de grado 6. Y sin embargo, no todo era destrucción; podían sentir el poder de la vida dentro de ese golpe.

El Joven Mensa ya estaba quemado de pies a cabeza, yacía paralizado en el suelo. Su cuerpo temblaba, su habilidad para luchar claramente perdida. Fuera de la Serpiente de Viento Emplumada y su otro equipo épico, todo lo demás sobre él se había quemado.

Richard hizo todo lo posible por superar el vacío en su cuerpo, estabilizando su conciencia. El maná dentro de él estaba casi agotado, enviándolo al nivel 11 en un instante. Había agotado demasiado de su fuerza vital y maná para ese ataque, pero logró dominar al Joven Mensa en un solo disparo.

El árbitro miró fijamente a Richard, pero no anunció los resultados de la batalla. Un duelo solo podría terminar si uno de los bandos moría o si el ganador aceptaba detenerse. El Joven Mensa resultó gravemente herido, pero no murió. Richard dio grandes pasos en la dirección de su oponente.

“¡NO TE ATREVAS!”, Gritó de repente el Duque Mensa desde la plataforma.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.