<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 475

Libro 3 – Capítulo 140. Cacería

 

La mayoría de los nobles veneraban la habilidad marcial, especialmente entre los jóvenes. Un gran número de los jóvenes presentes cumplieron con el requisito de nivel, algo que Richard no esperaba realmente. La última condición se usó para limitar el número de asistentes a los hijos de familias poderosas o a los primeros en la fila para un feudo. La mayoría de los demás solo serían considerados caballeros en entrenamiento hasta que alcanzaran esa posición.

El único en el grupo que no cumplió con todos los requisitos fue el Vizconde Zim. Su fuerza de nivel 6 no era nada entre ellos, pero de todos modos con un santo como guardián estaba muy por encima del resto.

Cada noble presente tenía un equipo excelente, con al menos dos piezas de equipo de calidad superior. Por lo tanto, aunque carecían de números, no tendrían problemas para enfrentarse a un enemigo de varias veces su tamaño. Fuera de sus armas y armaduras, incluso sus monturas eran variadas y poderosas. Abarcaban desde caballos de guerra acorazados y ciervos mágicos hasta bueyes de fuego e incluso un tigre de escamas negras. Estas criaturas únicas fueron un factor importante en el poder de batalla de los nobles, el tigre en particular era tan imponente que ningún otro se atrevió a acercarse.

Sin embargo, cuando Richard apareció sobre un unicornio, todos estos nobles que nunca antes habían visto una bestia divina se quedaron mirando fijamente con sus ojos tan grandes como platillos. ¡Un unicornio era una bestia sagrada más rara que los dragones!

Richard examinó a estos nobles una vez y alzó la voz, “Tenemos dos objetivos en esta cacería. Uno es eliminar a esa miserable caravana, mientras que el otro es eliminar cualquier espina potencial del Imperio Triángulo de Hierro en nuestro camino.

“Si desean luchar a mi lado, sólo necesitan hacer una cosa. ¿Ven a ese tipo?”, Señaló a un caballero de armadura carmesí que desmontó y salió de las filas. Se trataba de un caballero humanoide de élite, con una expresión tan en blanco como la de cualquier otro zangano, “Todo lo que tienen que hacer es seguirlo. Si él no se mueve, ustedes tampoco. Si carga hacia algún lado, lo seguirán en el ataque. Eso es todo.”

“¡Señor Richard!” Sonó una voz juvenil, “¿Qué tan grande es el ejército que planeas llevar? ¡Destruyamos a esos bastardos!”

“300.” La respuesta de Richard dejó el grito de guerra atrapado en la garganta del noble.

Habiendo dicho todo esto, Richard espoleó su montura y galopó hacia las afueras de Agua Azul. Los nobles lo seguían, pero empezaban a tener dudas sobre su poder. ¿Quería eliminar una caravana de 1.500 hombres y múltiples fortalezas del Imperio Triángulo de Hierro con solo trescientos hombres? ¡Esto fue una locura! Sin embargo, no había vuelta atrás. Aunque fuera por su honor como nobles, no podían retirarse.

La caballería había estado esperando fuera de la ciudad durante mucho tiempo. Los nobles del Reino Sequoia habían estado expuestos hacía mucho tiempo a las élites de Richard, pero cuando vieron a estos caballeros, ¡todos quedaron boquiabiertos! Los 300 estaban armados con equipos encantados, brillando con luz mágica de pies a cabeza. ¿Cada uno de estos soldados tenía equipo mágico de grado superior?

Muchos ojos se fijaron inmediatamente en las armas de los caballeros. Todos estos soldados empuñaban largas alabardas, una clase de arma que rara vez aparecía debido a lo difícil que era controlarla. Cada alabarda estaba parpadeando con luz mágica; ¡Todas eran de grado superior!

La caballería espoleó a sus caballos en el momento en que vieron a Richard, uniéndose detrás de sus seguidores. Al verlos pasar uno tras otro, muchos nobles con agudos sentidos se estremecieron repentinamente; ¡Estos soldados no tenían ningún rastro de vitalidad en absoluto!

Solo después de que pasaron, el caballero de armadura carmesí espoleó a su propio caballo, siguiendo al grupo. Los jóvenes nobles inmediatamente instaron a sus monturas, formando un ejército clamoroso.

Ninguno de ellos había esperado que el primer tramo del viaje durara un día entero. Cuando llegó la noche, ¡el ejército ya estaba a 500 kilómetros de Agua Azul! Cuando Richard finalmente detuvo su unicornio y les ordenó que descansaran, los jóvenes nobles se cayeron de sus caballos. Muchos simplemente se tumbaron en el suelo, sin querer siquiera mover un dedo. Podrían haber tenido una gran fuerza, pero su resistencia no podía estar a la altura con la de Richard y sus seguidores. Por supuesto, tampoco podían compararse con los zanganos de combate especialmente diseñados de la madre cría.

Richard deambuló al azar entre los nobles que estaban por todo el lugar, “Tienen dos horas para descansar y prepararse para la batalla. El campamento enemigo está a diez kilómetros de distancia.”

“¿Qué?”

“¿Vamos a pelear?”

Todos los jóvenes nobles gritaron y causaron un alboroto, muchos simplemente se quedaron en el suelo y pidieron a sus guardias que les dieran masajes en los pies. Sólo unos pocos se levantaron, preparándose para la batalla. La mayor parte de este último grupo había sido parte del proyecto de la Carretera Ensangrentada, con Zim siendo el líder en términos de entusiasmo, “¡¿Qué enemigo?!”

“La caravana del Conde Lambert”, respondió Richard.

“¡Genial, vamos a exterminarlos!” Zim estaba extremadamente emocionado, a punto de saltar de arriba abajo. Los jóvenes que ni siquiera podían estar de pie intercambiaron miradas, una mirada unánime se posó sobre el regordete vizconde. Este tipo había estado al borde de la muerte después de sólo los primeros cien kilómetros del viaje, después de lo cual se trasladó a los hombros de Tammy para el resto del trayecto. Sin embargo, debido a su estatus, ninguno de los otros se atrevió a decir nada.

Las dos horas de espera sólo les bastaron para recuperar el aliento. Los caballeros sólo bajaron de sus caballos y se sentaron en el suelo, consiguiendo algo de comida y agua para comer en silencio. Su comida era bastante simple, solo grandes trozos de carne seca que se lavaba con el agua. Al ver los kilogramos de carne desaparecer por las gargantas de los caballeros, los jóvenes nobles parecían perturbados.

——-

Dos horas más tarde, Campamento del Conde Lambert. En la caravana reinaba el silencio, la mayoría de los guardias estaban en el país de los sueños. Sin embargo, alrededor de 300 estaban en una vigilia nocturna, incluso con aquellos que estaban dormidos listos para pelear si fuera necesario. Las armas fueron colocadas al alcance de la mano.

Uno de los centinelas de repente sintió que la tierra temblaba ligeramente bajo sus pies, las vibraciones se volvieron más fuertes con el tiempo. Una fila de figuras oscuras apareció en el horizonte, acercándose rápidamente al campamento.

“¡Ataque de caballería!”, Un grito lúgubre resonó en el cielo nocturno, pero rápidamente se quedó en silencio. Una alabarda pasó volando por la cabeza del centinela, ¡quitándosela de un solo golpe!

Cada caballero era como una fortaleza en movimiento, rompiendo la cerca rudimentaria antes de cargar directamente al centro del campamento. La caballería luego se reagrupó y cargó en formación, matando a su antojo. El resplandor de hechizos mágicos y divinos los convirtió en cosechadores de vida, el contraataque ni siquiera pudo romper la armadura encantada.

De repente, un caballero humanoide fue enviado volando hacia atrás con su montura, un aura extremadamente poderosa surgió del centro de la caravana hacia donde se estaba dirigiendo. ¡Esta caravana en realidad contenía un santo escondido dentro!

Los jóvenes nobles que estaban observando fueron sacudidos por la vista, excepto Zim, cuyo propio guardaespaldas le permitió permanecer confiado.

Sin embargo, justo cuando los rayos de energía empezaron a brillar en el cielo nocturno, las figuras de Richard y sus seguidores rodearon al santo enemigo. Un rayo cayó del cielo, chocando con la energía brillante. Lo que siguió fue un bombardeo de magia explosiva y hechizos divinos, ahogando por completo cualquier energía que el enemigo intentara emitir.

Richard y sus seguidores se separaron en todas direcciones y continuaron matando a todos los que se atrevieron a resistir. Una figura alta comenzó a balancearse en los restos del campo de batalla, colapsando con un ruido sordo.

Incluso Zim, que había experimentado la picadora de carne en Agua Azul, no podía creer lo que veía. ¿Cómo fue asesinado un santo tan fácilmente? ¿Cuánto tiempo había durado esa batalla, ni un minuto? Zim miró a Tammy a su lado, empezando a pensar que este guardia no era tan confiable como había creído.

La batalla terminó muy rápido. Aquellos que no sabían nada de tácticas seguían inmersos en el terror de cómo Richard y sus seguidores habían rodeado y asesinado al santo en un instante, mientras que aquellos que sí sabían estaban aún más sorprendidos por los caballeros. Estos soldados eran máquinas de guerra, con simples y efectivos movimientos para maximizar la ventaja de su equipo. Uno solo podía sentirse desesperación ante tales guerreros.

Un oponente de un nivel similar tendría que reunir toda su fuerza en un ataque frontal para incluso romper la armadura de estos caballeros. Sin embargo, un solo ataque de alabardas cortaría a cualquiera de un solo golpe. Sólo unas pocas docenas de tales soldados serían lo suficientemente aterradores, ¡pero había 300! Esta no era una fuerza que pudiera ser obstruida incluso por cinco veces su número.

Ninguno de los caballeros murió en la batalla; el extravagante clero de Richard se aseguró de que ni siquiera un guerrero suicida pudiera cumplir su deseo. La guardia de la caravana fue completamente destruida, los hombres terminaron muertos o encarcelados. Todos los bienes cayeron en posesión de Richard.

Los jóvenes nobles y sus guardias estaban completamente ilesos. Observaron toda la batalla desde una distancia de mil metros, viendo a Richard liderar una masacre contra varias veces su propio número. Sabían que era un rigorista de la disciplina militar; sin el movimiento del caballero de élite, estos nobles no se atrevieron ni siquiera a pestañear. Por supuesto, hubo algunos que no poseían esa obediencia absoluta, pero fueron detenidos por aquellos que habían participado en el proyecto de la Carretera Ensangrentada. Aunque no habían estado allí para verlo personalmente, habían oído hablar del golpe aterrador con el que Richard había confirmado su posición como general.

<< Nota: Rigorista; extremadamente severo, sobre todo en materias morales o disciplinarias. >>

A la mañana siguiente, Richard entregó los suministros de la caravana a un ejército que se había precipitado desde el Cañón Agrietado antes de continuar hacia el noreste. Recorrieron una distancia de 300 kilómetros en un día, eliminando un campamento del Imperio Triángulo de Hierro con 500 guardias sin descanso. Todos los guardias de ese campamento habían muerto en la batalla.

Después de pasar la mayor parte de la noche descansando, el ejército cargó otros cien kilómetros y aniquiló un campamento de 400 guardias justo antes del amanecer. Las tropas disminuyeron la velocidad y se dirigieron a otro campamento de esclavos….

Nueve campamentos habían sido arrasados en siete días, a lo largo de las fronteras del Imperio Triángulo de Hierro y las Tierras Ensangrentadas. 4.000 enemigos fueron asesinados, eliminando la presencia del Imperio en las Tierras Ensangrentadas.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.