<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 488

Libro 3 – Capítulo 153. Enfrentamiento (2)

 

Los caballos de guerra del Reino Sequoia estaban equipados con capizanas especiales destinadas a amortiguar el sonido de las explosiones cercanas o de cualquier magia. Estas bestias también fueron entrenadas para superar su miedo natural al fuego. Sin embargo, el sonido atronador y el humo espeso de cientos de mosquetes que estallaron a la vez superó con creces cualquier hechizo ordinario. Muchos de los caballos se alzaron y tiraron a sus jinetes, mientras que otros disminuyeron la velocidad y empezaron a girar en el mismo lugar.

<< Nota: Capizana; pieza de la barda o armadura del caballo, que cubría la parte superior del cuello y se componía de varias launas en escama. >>

Los cientos que cayeron estaban destinados a quedar inválidos, si no morían en medio de la estampida. No obstante, eso no fue lo peor: el efecto de las bajas se vio eclipsado por la pérdida de velocidad. A menos de cien metros de distancia, estos soldados de caballería pesada no serían capaces de recuperar el impulso para una carga efectiva.

Varios cientos de hachas salieron volando de detrás de la infantería de Richard, encontrando sus marcas en las cabezas de aquellos caballeros que estaban demasiado ocupados en calmar a sus corceles. Otros cientos cayeron, y los pistoleros se tomaron el tiempo para desechar los mosquetes usados y disparar otra descarga de las armas de fuego en sus espaldas.

Otro estruendoso estallido resonó cuando unas pocas docenas de caballeros volaron de sus monturas. Más importante aún, los caballos que se habían calmado se asustaron una vez más. Incluso la segunda ola que entraba por detrás estaba obstruida.

El primer ataque de la alianza, su más formidable, fue casi completamente anulado. Mientras que algunos jinetes excepcionales lograron evitar a sus camaradas caídos y llegar a la línea del frente de Richard, la carga no logró nada en absoluto. En el frente del ejército había bárbaros con escudos pesados. Estos hombres hercúleos podrían no ser capaces de detener una carga completa, pero este ataque desorganizado fue detenido y los caballeros se vieron envueltos en un combate cuerpo a cuerpo.

La situación se convirtió instantáneamente en un caos.

La cara de Jack se puso pálida, igual que la del teniente. Nunca imaginó que los antiguos esclavos pudieran ser tan feroces, y finalmente se dio cuenta de que el ejército de Richard no era tan débil como parecía. El resplandor de los hechizos mágicos y divinos sobre los guerreros era una indicación suficiente del poder absoluto del clero y del cuerpo de magos de Richard; su fuerza iba mucho más allá de lo que indicaba la hoja de información. Con tantos clérigos y magos, ¡hasta un esclavo podría convertirse en una máquina de guerra!

Además, el canto constante del bardo de Richard asaltó la moral de la alianza. Olar podía ahora apoyar a todos los soldados a menos de cincuenta metros de él, superando con creces a otros de su nivel. Su propia contribución a la fuerza del ejército estaba a la par de Io.

El teniente solo podía quejarse sobre la estupidez de Jack. ¿Cómo podría el tonto asumir que el clero de Neian podría compararse de alguna manera con esta fuerza de magos y clérigos? Incluso un idiota sabría que el número no lo era todo. El resplandor divino de los sacerdotes y clérigos opuestos dejó en claro que la Iglesia del Valor sería aplastada.

Con sus agudos sentidos, Jack podía sentir que algo andaba mal. Sin embargo, no sabía exactamente qué era. Al diablo las consecuencias, pasó por alto el comando del teniente y ordenó a todos los demás fuera de los 500 guardias que se enfrentaran al enemigo. Un baño de sangre tuvo lugar en las planicies abiertas.

El teniente miró fijamente a los miles de caballeros humanoides inmóviles tras las líneas de Richard, sus ojos temblando constantemente.

Fue entonces cuando comenzó la pesadilla. El suelo tembló de repente, una nube de polvo apareciendo a lo lejos. Cinco batallones completos de hombres de caballería aparecieron en los bordes del campo de batalla, acercándose rápidamente.

El teniente no necesitaba comprobar que eran las tropas de Richard. Aún así, ¡estaban a sólo diez minutos de la batalla! La única forma de que esto ocurriera sería si estas fuerzas hubiesen estado listas hace una hora, pero ¿cómo es posible? ¿No haría esto de Richard un dios que todo lo ve?

Incluso los dioses no podrían ser omnipotentes. Mientras el teniente seguía preguntándose cómo actuar, el ejército de Richard pasó de repente a la ofensiva. Miles de hombres de caballería formaron un diluvio de acero que se dirigía directamente hacia el núcleo del ejército de Jack.

Los caballeros y soldados de caballería de la alianza intentaron detenerlos en su camino, pero solo el primer choque mató a una buena parte de los defensores. Incluso los caballeros reales no podían compararse con los humanoides de Richard, una diferencia de nivel solo complementada por la brecha en el equipo. La mayoría de las armas de la alianza fueron destruidas por las alabardas de los caballeros en el choque inicial, ¡conduciéndolos a una muerte sangrienta!

La línea defensiva de 500 caballeros fue cortada como un trozo de queso. Gangdor y Tiramisú se convirtieron en la punta de lanza de la carga, sin siquiera molestarse en luchar ‘apropiadamente’ contra sus enemigos; los simples balanceos de sus armas hicieron volar a sus objetivos, incluidas las monturas.

El impulso de miles de caballeros humanoides que cargaban al unísono era imparable, hasta el punto de que incluso el teniente que veía regularmente los juegos de guerra del Reino lo encontraba impresionante. Richard parecía permanecer completamente alerta en medio de todos estos caballeros, como si él fuera el único foco de esta batalla. Este era el aire de un verdadero superior.

Jack vio que el mago enemigo lo apuntaba a varios cientos de metros de distancia, girando su pulgar hacia abajo y moviéndolo a través de su garganta. Inmediatamente se puso furioso, saltando de su caballo con el bastón en la mano mientras se preparaba para enseñarle una lección a Richard. El chico con exceso de confianza solo era de nivel 13; no sería capaz de cambiar su destino ante un poderoso hechizo de grado 8.

Sin embargo, el teniente no permitiría tal cosa. Si la ola de caballeros de Richard no se detuviera, se estrellarían completamente contra el débil núcleo del ejército. Sería un completo desastre.

El hombre dejó escapar un poderoso rugido, su cuerpo entero resplandeció cuando sus músculos se hincharon hasta el doble de su tamaño anterior. Dirigió a varias docenas de hombres en una carga desesperada hacia el asalto de Richard.

“¿Un santo? ¡Interesante!” Richard pareció disfrutar el momento,”¡ROLF! ¡Es todo tuyo!”

“¡No te preocupes!”, El santo espadachín habría huido al ver a este teniente, pero con un pergamino de Construcción de Guerra y su nueva runa ya no era un cobarde.

“Hay dos santos más. ¡Tammy, ocúpate de uno!” Tammy rugió violentamente, su agresión evidente para que todos la vieran mientras cargaba directamente hacia el enemigo.

“¡Jefe, hay uno más!” Gangdor estaba ansioso por pelear.

Sin embargo, Richard no le concedería la oportunidad, “¡Entiérrenlo con caballeros!”

Gangdor se sintió algo decepcionado, pero eso no era nada en comparación con la angustia del santo que Richard había señalado. Ese hombre vio a cientos de caballeros en formación de lanza apuntando hacia él, su boca comenzó a temblar cuando casi huía del campo de batalla. Con su gran experiencia, naturalmente, sabía que su fuerza individual no significaría nada si fuera a estar rodeado. Su fuerza y ​​coordinación abrumadoras dejaría las posibilidades de supervivencia inusualmente escasas.

“¡RICHARD!”, Un rugido inusual se elevó sobre el campo de batalla, el volumen aumentó enormemente debido a la magia. Cada par de ojos inmediatamente se posaron en la fuente de la voz, solo para ver a Jack con su bastón levantado y levitando en el aire, “¡Estoy aquí, ven y pelea conmigo!”

El magnífico mago hizo una señal a todos sus guardaespaldas y a los otros dos magníficos magos para que se distanciaran, flotando solo en el aire y contemplando el campo de batalla. El mensaje era evidente: este sería un duelo entre magos sin interferencia de sus subordinados.

“¡Eres un magnífico mago!” Richard respondió con su propia voz aumentada, “¿Puedo traer a otro para que luche a mi lado?”

Las esquinas de la boca de Jack se curvaron hacia abajo, casi formando un ángulo recto con la barbilla. Gritó con una voz claramente antigua, “¡Por supuesto! Soy un anciano de túnica roja de la Asociación de Magos. ¡Puedes elegir a quien quieras, incluso a Rolf!”

Richard se rió, “¡Flowsand, vamos!”

El magnífico mago se puso furioso al ver a Flowsand. “¿Llamas a una chica para pelear contra mí, una chica de nivel 12? ¡Cómo te atreves!”

Richard ya había comenzado a maniobrar su unicornio, su cuerno apuntaba directamente al magnífico mago. “¡A ver si puedes sobrevivir a esto primero, viejo tonto!”, Dijo con una risa.

Jack no siguió malgastando su aliento. Comenzó un canto en el momento en que Richard estaba a su alcance, palabras rápidas pero claras. Un hechizo de grado 8 se desencadenaría en menos de tres segundos, algo que dejó incluso a sus dos compañeros ancianos sorprendidos y envidiosos. Sabían que era formidable, pero no hasta ese punto.

Pero entonces, Richard sorprendió a todos los presentes. Sacó un tomo con una cubierta de cobre y lo abrió, enviando una ráfaga de bola de fuego que salió volando con un movimiento de su mano.

¿Un lanzamiento instantáneo de un hechizo de grado 7? ¿No significaría eso que Richard podría lanzar hechizos de grado 9? Los ojos de Jack se abultaron, pero no tuvo tiempo de estar furioso por la falta de información. Inmediatamente interrumpió su canto y comenzó a tejer barreras sin fin. Sus defensas anteriores sólo podían soportar hechizos de grado 6 o inferiores, lo suficiente para enfrentarse a un mago de nivel 13. ¿Quién podría haber esperado que Richard enviara una ráfaga de bola de fuego con sólo un movimiento de su mano?

Las llamas de una ráfaga de bola de fuego diferían de las normales, ardiendo de color amarillo brillante y superando a las normales en temperatura y poder explosivo. Antes de que el resplandor de la primera explosión se desvaneciera, Richard continuó hojeando el Libro de la Tenencia y envió dos más a toda velocidad en dirección a su oponente. ¡No había casi ninguna brecha entre ellas!

Jack gritó conmocionado y furioso. Nunca hubiera esperado que Richard fuera capaz de lanzar instantáneamente hechizos de grado 7. Él mismo no podía lanzar ni uno solo, mucho menos tres en rápida sucesión.

Estas tres ráfagas de bolas de fuego destruirían todas sus defensas. No bastaban para matarlo, pero lo dejarían con heridas graves.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.