<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 52

Capítulo 52. Días juntos

 

Richard conocía todas las leyes de Deepblue. Se podría expulsar a un intruso por fuerza bruta, y no tendrían que indemnizar por las lesiones sufridas o daños sufridos. La ley permitía efectivamente tratar a los intrusos como uno quisiera, pero el mero hecho de pensar en las habilidades de Mountainsea le daba escalofríos e inmediatamente descartó esa idea. Otra manera sería presentar una queja a Blackgold, en la que los ejecutores enseñarían la ley a los intrusos. ¿Pero eso realmente funcionaría? ¿Hablarle al enano gris de esta chica? También quitó esta idea de su mente.

Así fue como Richard se dio cuenta de que las supuestas leyes del Deepblue eran bastante inútiles ante alguien con fuerza y estatus como Mountainsea. Fue así como los dos comenzaron a vivir juntos. La chica se mudó sola, llevando sólo un puñado de ropa. Steelrock, el anciano, y sus otros guardias no le siguieron. Nadie sabría lo que sucedía una vez que se cerraba la puerta.

Por supuesto, si algo impulsivo sucediera, Richard no sería la causa.

Esa noche, una hoguera iluminó el campamento de los bárbaros, y encima se asaba una ballena fresca. La grasa de la ballena goteaba en las llamas danzantes, haciéndolas chisporrotear. Los guerreros y las jovencitas bailaban en círculo alrededor de la hoguera, al son de trompetas, tambores y flautas de fondo. La música era intensa, su fuerte ritmo arrastraba al público a bailar. Estas personas simplemente tenían demasiado que celebrar, por ejemplo, que su querida princesa recibiera un ‘ regalo’.

Steelrock y el anciano estaban sentados en un rincón, disfrutando de las bebidas y la carne. Steelrock necesitó barriles enteros de alcohol para dar un suspiro de satisfacción: “Ese Richard está bastante bien, pero todavía es demasiado joven. Con la ama tan cerca de él, ¿habrá algún problema?”

El anciano se rió en respuesta: “Steelrock, ¿olvidaste la habilidad innata única de la ama? Lo que realmente la atrae es el olor de la línea de sangre de Richard. Es muy raro que alguien tenga la sangre de demonios y elfos.”

“¿Demonios y elfos? Bueno, eso es raro, pero nada especial, ¿verdad?” Steelrock se rascó el cabeza, confundido.

El viejo negó con la cabeza: “No, no es tan sencillo. Es casi imposible que dos líneas de sangre pura se crucen. Y por derecho, la fuerza de la sangre de un híbrido se debilita con el paso de las generaciones, y no será fácil detectarlos después de un tiempo. Ese chico es extraño; sentí una fuerza desconocida acechando dentro de él, pero no pude determinar su naturaleza. Alguien lo oculto; tal vez Sharon o alguien más, pero su habilidad de línea de sangre es sólo el comienzo. Su alma es pura y franca, y tiene muchas habilidades esenciales que podrían garantizar su ascenso”.

“Eso tiene sentido. Honestamente, después de viajar a tantos lugares en Norland, rara vez he visto a alguien que no pueda ser derribado con dinero. Sharon es una, y este joven es otro”, elogió Steelrock.

Si la legendaria maga hubiera estado presente, se habría exaltado antes de golpear a este astuto y engañoso gigante por jugar al tonto frente a ella.

El anciano levantó la cabeza ante la noche estrellada de Floe Bay, las cinco lunas en el cielo no podían robar su atención: “No tenemos que preocuparnos. El Dios de las Bestias la conducirá hacia la gente a la que debe acercarse,” Urazadzu levantó su taza y se bebió todo de un solo trago.

……

Los días con Mountainsea fueron una experiencia extraña pero inolvidable. Sólo había tres cosas en su rutina diaria. Estaba comiendo, durmiendo o aferrándose a Richard. Nunca dedicaba tiempo a la práctica, sino que desperdiciaba sus días como alguien que realmente encajaba en la definición de ‘bañado en oro’.

Richard estaba algo preocupado por Mountainsea; como ella ya había gastado millones de monedas para convertirse en la alumna de Sharon, pensó que también podría sacarle el máximo provecho. Aprender algo era mejor que no aprender nada en absoluto, y debería haber usado bien su dinero. Pero estas monedas no valían nada a los ojos de la chica. Le dijo a Richard que no necesitaba entrenar específicamente mientras tuviera suficiente comida y sueño para crecer.

La primera reacción de Richard al escuchar eso, fue observar su agenda durante mucho tiempo, antes de concentrarse finalmente en un experimento para poner fin a la conversación. Hablar con Mountainsea era normalmente un placer, pero a veces le ponía de los nervios de punta.

Mountainsea apartó los platos que tenía enfrente, y siguió a Richard al laboratorio antes de acurrucarse en una gran silla para su siesta. En estos días, lo único que la satisfacía en Deepblue era comer; eso incluía las comidas de Richard y las frutas de Sharon.

Durante los primeros tres días que se había mudado, Richard nunca había estado lleno. Sus comidas habían crecido a diez kilos debido a Sharon, pero incluso si los alquimistas querían duplicar sus porciones, varios de sus raros ingredientes tenían una corta vida útil. Por lo general, tenían que pedir estos alimentos con uno o dos meses de anticipación, y cocinar también requería mucho esfuerzo. Usaron todas sus reservas, pero no pudieron sacar más.

En un momento dado, se les ocurrió llevar otros alimentos para Mountainsea, pero ella miró los platos y se amordazó de una manera repulsiva, como un niño quisquilloso. Antes de que pudiera decir algo, Steelrock ya había hecho el trabajo por ella, gritándole a Blackgold mientras el enano se limpiaba el sudor y le prometía que ambos tendrían un trato similar con respecto a las comidas en el futuro. A los ojos de Blackgold, la piel marrón de Steelrock había empezado a brillar esmeralda como la de su señora.

Al tercer día, Sharon, que estaba ganando dinero en otro plano, envió un mensaje con un menú. Así, desde el cuarto día, Mountainsea tuvo su propia comida y cena personalizada. Desde entonces, la chica parecía un gato doméstico, con ganas de comer todos los días. Richard nunca se imaginó cómo podría terminar una comida de 50 kg en 3 minutos, al igual que no se imaginaba cómo Sharon comía frutas perpetuamente. Sus estómagos parecían ser espacios vacíos. En cualquier caso, finalmente pudo tener una comida que llenó su propio estómago.

Las preferencias de Mountainsea eran bastante extrañas, la comida que Sharon organizó para ella olía fuerte y grotesca. La chica le ofreció un poco a Richard, pero perdió el apetito en cuanto olió la comida. Ella lo encontró extrañamente sabroso, usando ambas manos para barrer el recipiente como un tornado. Dejaba profundas marcas de dientes en los cubiertos, sobre todo los de sus colmillos, incluso si todo estaba hecho de acero inoxidable. Al día siguiente lo convirtieron en acero al carbono, pero incluso con ese fallo, luego probaron con acero de alto carbono utilizado para fabricar escudos. Al cuarto día probaron el acero galvanizado, el mismo material utilizado en las corazas de los caballeros rúnicos. Los destrozos no cesaron hasta el quinto día, cuando se hicieron de obsidiana. Sólo un puñado de caballeros rúnicos calificaron para tener armas hechas de este material.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Importante: Ya se pueden patrocinar capítulos, serán publicados en un tiempo no mayor a 24 horas y estos son aparte de los 7 capítulos semanales.

 

 

 

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.