<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 54

Capítulo 54. Días juntos

Para ser honestos, el Deepblue es relativamente seguro, especialmente alrededor de la torre principal. Hombres como Steven pertenecían a la minoría, y pocos eran lo suficientemente formidables como para asumir riesgos que pudieran poner en peligro su vida. Sin embargo, todavía vivía bien en el Deepblue, y el poder de sus subordinados aumentaba día tras día. Para asegurar la victoria en la competición, el duque Solam había enviado otro gran ejército en ayuda, y ahora el enano gris estaba empezando a arrepentirse de abogar por la permanencia del brujo. Mountainsea y Richard estaban juntos todos los días, y no sería tan sorprendente que Steven se atreviera a asesinar a Richard o hacerle daño a Mountainsea. Después de todo, alguien que había perdido la razón no consideraría las consecuencias de sus acciones.

El enano gris creía firmemente que Mountainsea era invencible. No importa la raza, edad o método de acumulación de riquezas, alguien tan rico como Mountainsea era sin duda más que afortunado y grandemente bendecido por los dioses. Pero Steven representaba un ejemplo clásico de lo contrario. Por lo tanto, a Blackgold no le preocupaba que la vida de Mountainsea se viera amenazada; sólo le preocupaba que ella se sintiera acosada.

Atrapado entre la espada y la pared, el enano gris finalmente tomó una decisión difícil. Steven comenzó a ver a cuatro magos y dos caballeros a su alrededor desde el momento en que salía de su residencia todos los días, para ‘protegerlo‘. No se apartarían de su lado en absoluto, ni siquiera en las clases.

Las noticias viajaron relativamente rápido en el Deepblue. Todo el mundo se había dado cuenta del estado y los antecedentes de Mountainsea a los dos días siguiendo a Richard hasta las clases. Ya nadie se atrevía a bromear sobre su nombre al aire libre, y casi dejó de convertirse en el tema de conversaciones ociosas.

El tiempo transcurría rápidamente día a día y la competición se acercaba. El enano gris se encontró personalmente con Richard y le habló durante mucho tiempo. Describiendo todas las dificultades por las que Sharon tuvo que pasar, primero explicó que no fue fácil para ella adquirir la riqueza que ahora poseía. A continuación, expresó con tacto que el deleite de Sharon hacia Richard no tenía precedentes, tras lo cual dejó claro que las finanzas de Deepblue estaban en un estado desesperado. En palabras del enano gris, el Deepblue prácticamente tuvo que ser desmantelado para ser vendido a bajo precio con el fin de pagar las pesadas deudas. Con el corazón acongojado, Richard se preguntaba si podría hacer algo por la legendaria maga. En ese momento, el enano gris cambió de tema y comenzó a cantar en un tono alto, diciéndole a Richard que el salvador del Deepblue había aparecido, y que se trataba de Mountainsea.

Finalmente, el enano gris saltó sobre la mesa de café frente a Richard. Mirándolo a los ojos, el enano imploró a Richard en su tono más sincero y solemne: había llegado el momento de pagarle a Sharon. Lo mejor que podía hacer por ella era ser buen compañero de Mountainsea, manteniéndola en el Deepblue el mayor tiempo posible. La niña sólo había reservado un mes de clases la primera vez, y la siguiente ronda de reservas se acercaba pronto. Además, el enano gris también insinuó que Richard debía cumplir con todas las peticiones de Mountainsea en la medida de sus posibilidades, como darle más pequeños “regalos”, ya que de todos modos no le perjudicarían.

Sorprendido por sus palabras, Richard comenzó a sospechar si el enano gris había plantado ojos mágicos alrededor de su residencia. Mientras Richard estaba dispuesto a prestar su apoyo, el enano gris prometió que estaría en deuda con él para siempre y le ayudará a ganar el concurso.

Un triste y solemne Richard dejó la oficina de Blackgold. Aunque no podía definir exactamente sus sentimientos en ese momento, sentía que la relación pura y sin prejuicios que compartía con Mountainsea estaba manchada. Decidió olvidarse de la promesa en el momento en que salió por la puerta.

Esa noche, Mountainsea recibió un esperado ‘regalo’ después de la cena con relativo éxito. Por supuesto, si Richard no se hubiera resistido al proceso podría haber sido llamado completamente exitoso, aunque no había mucha diferencia.

Aunque estaba complacida, Mountainsea fue lo suficientemente observadora como para darse cuenta de que Richard parecía estar deprimido. Preocupada, le preguntó: “¿Te molesta algo?”

Richard asintió.

“¿Quieres compartirlo?” continuó expectante, con las manos en la cara.

Esta vez, Richard agitó la cabeza. La chica suspiró antes de quedarse a su lado en silencio, mirándolo diseñar una nueva runa mágica.

Y así transcurrió tranquilamente el tiempo, el día de la competición cada vez más cerca. Mountainsea permaneció en el Deepblue mucho más allá del mes original que se suponía que debía, pero no mostró signos de irse. Cada día adicional que se quedaba hacía que Blackgold viera a Richard de forma más positiva, ya que cada día se traducía en una gran cantidad de matrículas y gastos de manutención que aliviaban a Deepblue de algunas de sus pesadas deudas.

La vida siempre estaba llena de coincidencias. Aunque parecía que Richard podía esperar en silencio hasta la llegada de la competición, un día se encontró con Steven por casualidad en una clase. Este fue un hecho poco común; ya sea por casualidad o no, los dos no habían escogido la misma clase desde que el tema de la competencia había sido revelado. El propio Blackgold había sido muy cuidadoso para mantenerlos separados en las clases generales.

Al volver a ver a Richard, la sangre del hechicero dragón comenzó a hervir y su rostro se oscureció de inmediato. Pero se mantuvo calmado y sereno mientras caminaba hacia Richard empujando a Minnie a su lado.

La confianza del hechicero dragón no provenía de sus propios subordinados. En cambio, estaba respaldado, literalmente, por los cuatro ejecutores del mago y dos caballeros detrás de él. Aunque ya sabía que se trataba de hombres enviados por Blackgold para controlarle y vigilarle, muchos otros malinterpretaron a los hombres como una elevación de la posición del hechicero dragón en el Deepblue. Después de todo, ¡ni siquiera los grandes magos garantizaban niveles tan altos de protección! Por lo tanto, Steven decidió aprovechar el malentendido para forzar a Richard a ceder, incluso si tal supresión temporal no tenía ningún significado en el gran esquema de las cosas.

Caminando hacia el centro de calle, estaba a punto de decir algo antes de sentir un vacío detrás de él. Mirando hacia atrás apresuradamente, encontró a sus guardias parados lejos de él en sus posiciones originales, sin intención de seguirle de cerca. Todas sus miradas estaban enfocadas en la chica al lado de Richard. Desconcertado, el hechicero dragón se giró inmediatamente hacia la chica, sólo para recordar la verdadera identidad de Mountainsea y cómo ella lo derribó fácilmente ese fatídico día.

Fue al mismo tiempo que Richard levantó la vista y observó al hechicero dragón, frunciendo el ceño en reacción.

Antes de que Richard pudiera reaccionar, Steven dio un gran paso hacia el otro lado del calle con Minnie a su lado. Sin bajar la mirada, parecía como si hubiera querido franquear el camino en primer lugar.

Fue sólo cuando llegó al otro lado de la calle, Steven se puso a actuar y se dio la vuelta para mirar ferozmente a Richard. Fue especialmente cuidadoso al evitar Mountainsea; una cosa era que el Duque Solam enfureciera a Richard <<Gaton aún no había comenzado su expansión que conmocionaría a todos>> ¡pero otra cosa era incurrir en la ira de la princesa del Imperio Milenial! Si eso pasara, Steven no tenía idea de lo que podría suceder.

Richard, por otro lado, estaba perplejo de palabras, confundido por las acciones desconcertantes de Steven. Sin respuesta después de un minuto de profunda consideración, fue sólo cuando su mirada cayó sobre Mountainsea a su lado que finalmente entendió el intento del hechicero dragón. Para entonces, sin embargo, Steven ya había desaparecido a salvo más allá de la esquina de la calle.

Richard no pudo contener la risa, sin tomarse en serio el incidente. Como el hechicero dragón nunca había aparecido en el campo de visión de Mountainsea, para ella estaba entre los objetivos que podían volar por sí solos.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

MEGA PACK DE 15 CAPÍTULOS PARA NUESTROS SEGUIDORES… 😉

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.