<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 56

Capítulo 56. Imperdonable

 

Minnie rechinó los dientes y le preguntó: ” Yo… Bien, entonces, ¿confías en ganar la competencia?”

Richard sonrió, “¿Qué te hace pensar que te responderé?”

Minnie emitió un gran suspiro, “Entiendo. Pero sólo tengo una petición. Si piensas que puedes ganar, entonces por favor acógeme por dos meses, solo dos meses. Steven definitivamente será exiliado del Deepblue, y yo ya no podré pagar las cuentas. Dejaré de ser su aprendiz también; parece claro que la Maestra te mantendrá como el único estudiante que queda. Mi familia ya me vendió a los Solam, pero no quiero hundirme con Steven. Mientras me ayudes a superar esta prueba, yo… yo definitivamente seré como Erin y dependeré de mí misma para sobrevivir en Deepblue después de esto”.

“Verdad”, dijo atontadamente Mountainsea.

Richard no sabía si reír o llorar. La tensa atmósfera se había roto por completo con su comentario. Le golpeó juguetonamente la frente, antes de seguir observando a Minnie. Sólo Richard podía actuar de esta manera hacia Mountainsea. Si se tratara de otra persona, incluso antes de entrar en contacto, sus manos habrían sido amputadas.

“¿Es así? Entonces dime, ¿en qué me beneficia si decido recibirte? Actualmente, el único resultado que puedo prever es que la familia Solam se vuelva aún más vengativa”, dijo Richard con calma.

Minnie enderezó su cuerpo, mostrando sus curvas que atraerían a muchos, antes de afirmar seriamente: “Puedo contarte todos los planes y preparativos que Steven ha estado haciendo hasta ahora. También tengo mucha información sobre los recursos y las iniciativas de financiación de la familia Solam. Y, y… durante todo el tiempo que me recibas, seré… ¡seré toda tuya! ¡Puedes hacer lo que quieras conmigo!”

“Verdad”. Mountainsea dormía profundamente y ya había empezado a roncar, pero no había olvidado evaluar la situación. Richard no pudo evitarlo pero levantó sus manos queriendo golpear su frente una vez más, pero finalmente decidió no hacerlo.

Minnie continuó, “Tu relación con la familia Solam nunca ha sido buena de todos modos. No hay nada que perder entre ustedes dos. Además, a la escala de las grandes familias no hay aliados o enemigos permanentes. Un asunto tan pequeño es insignificante en el gran esquema de las cosas, los Solams no te lo pondrán difícil aunque sólo sea por el Marqués Gaton. Si Steven pierde la competición, tendrá que renunciar a su línea de sangre y empezar a aprender de Santo Klaus. A juzgar por sus tres runas de nivel 3, Santo Klaus ni siquiera es lo suficientemente apto para ser considerado un maestro de runas. Si Steven dependiera de él, no sería capaz de superar el obstáculo para convertirse en un maestro de runas de nivel 2. Sólo como maestro de runas con sangre de dragón puede construir runas de nivel 3”.

“Verdad”.

Richard la cuestionó: “Pero sin importar lo que pase, todavía sería capaz de convertirse en un maestro de runas, ¿no es así? Eso ya es un buen resultado en sí mismo”.

“No, no es igual. La familia Solam ha invertido demasiado en él. Si no es capaz de convertirse en un gran maestro de runas, tendrá que servir por el resto de su vida sin ningún estatus”, replicó Minnie.

“Verdad”.

Richard se levantó y dijo: “Pase lo que pase, seguirás siendo la esposa de un maestro de runas que también es un brujo de élite. Eso ya es mucho mejor que tener que permanecer a la fuerza en el Deepblue. Me temo que no puedo ayudarte, por favor, márchate”.

“¡Ah! ¡No! ¿Por qué? ¡No deseaba ser su esposa! ¡Ese contrato de compromiso prácticamente fue para venderme a los Solams! ¡Además, es culpa tuya! ¡Si no fuera por la Vizcondesa Alice, mi padre no me habría vendido!”

“Verdad”.

Richard frunció el ceño y preguntó con calma: “Entonces, ¿estás tratando de echarme la culpa a mí ahora?”

La cara de Minnie se atenuó. Bajó la cabeza instantáneamente, las lágrimas fluían incontrolablemente por su rostro. Ella explicó amablemente: “¿Quién soy yo para asumir esta responsabilidad? Mi padre sólo espera que otro Archeron no nos ataque. De acuerdo, sé que he hecho muchas cosas que te han decepcionado en el pasado, pero creo que esta competición también es importante para ti. Si todavía quieres echarme un segundo vistazo, mientras lo desees, puedo ser tuya a partir de hoy. ¿Por favor?”

“Verdad”.

Sin embargo, Richard ya había abierto las puertas de su casa, “No tengo ningún deseo de enterarme qué está haciendo Steven, o incluso qué está haciendo usted al respecto. Perdóneme, me temo que no puedo ayudarla en nada. Ya es hora de que entre en meditación, por favor, vete”.

Minnie levantó su equipaje con ambas manos y se marchó de la residencia con el ánimo bajo. Las puertas de metal se cerraron fuertemente tras ella, provocando un profundo ruido al cerrarse.

“¡Richard! ¡Te odio!” Minnie corrió hacia las puertas de metal y gritó con todas sus fuerzas, antes de caer al suelo. Ella apretó sus rodillas y empezó a llorar. Su voz podía escucharse a pesar de las puertas.

“Verdad…”  Volvió a decir atontadamente Mountainsea. Sintiendo que su postura era incómoda, se incorporó y abrió los ojos de mala gana para darse cuenta de que Minnie ya se había ido. “¿Eh? ¿Dónde está? ¿La echaste? Pero ella estaba diciendo la verdad todo este tiempo.”

Richard guardó silencio. Soltó un gran suspiro y luego asintió.

“Cruel” ella se levantó y enderezó su cuerpo, pero aun así sus ojos apenas podían abrirse.

Richard suspiró una vez más, “Una cierta hostilidad nunca puede ser perdonada.”

Mountainsea instantáneamente se hizo más atenta, y trató una vez más de abrir los ojos antes de mirar seriamente a Richard: “Pareces más un hombre de 130 años que un adolescente de 13 años”.

Richard sonrió impotente y sólo pudo explicarlo una vez más: “Tal vez pasé por mucho cosas más cuando era más joven…” Aunque ya tenía una comprensión general por su Bendición de Sabiduría, no podía explicárselo a los demás.

Mountainsea se tapó la boca y bostezó repetidamente, interrumpiendo a Richard: “¡Lo sé, lo sé! Ya lo has dicho mil veces, ¿no es sólo por amor y enemistad? ¡Los hombres de Norland son todos así! Qué tal esto: ¡puedes convertirte en mi hombre y yo te vengaré! Tengo todo lo que ustedes los Norlandeses quieren. Como dirían los Norlandeses, <<Tengo mano de obra, dinero y también un trasfondo prestigioso>>”.

Richard se sintió enojado, pero se entretuvo al mismo tiempo. Apretó su puño y le golpeó la cabeza: “¿Quién te ha enseñado todas estas tonterías? Además, ¡no imites a tu mentora!” Richard estaba un poco desconcertado de cómo Mountainsea podía imitar a la legendaria maga a pesar de que sólo la había conocido durante un corto tiempo.

“Está bien.” Mountainsea se comportaba excepcionalmente bien, e incluso ofreció su cabeza para que Richard la golpeara. Pero Richard no tenía el corazón para hacerlo. Además, sabía que ella sólo lo hacía para acercarse a él.

“Es hora de que vaya a meditar.” Escuchando eso, Mountainsea gritó de alegría.

Un tiempo más tarde, Richard se acomodó en la habitación de meditación y lentamente se adentró en ella. El palillo de incienso del largo de un dedo se esparció por toda la habitación, el aroma le hacía avanzar más rápido. Al mismo tiempo, este palito de incienso que utilizaba Mountainsea tenía una magia poderosa que aumentaba la efectividad de esta sesión. Incluso si se quedaba dormido, los efectos serían mucho mejores que una meditación en otro lugar.

En ese momento, Mountainsea se acurrucó junto a Richard como un cachorrito de tigre. Ella se aferró a él con fuerza, y soltó suaves ronquidos.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.