<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 57

Capítulo 57. Una batalla fatídica

El día de la competición finalmente había llegado. La legendaria maga que estaba desaparecida finalmente regresó al Deepblue justo la noche anterior, permitiendo a los grandes magos dar un suspiro de alivio porque no tendrían que posponer el evento. Esta competición fue sin duda uno de los asuntos más importantes del Deepblue en los últimos tiempos, y con el transcurrir de los días más y más gente había empezado a apostar por el encuentro. Aunque la competición era de carácter personal entre Richard y Steven, el título de heredero de la habilidad de Sharon en la creación de runas bastaba para atraer la atención del público.

Una vez que llegó al Deepblue, la legendaria maga convocó inmediatamente una reunión con todos los grandes magos. Sus cejas estaban fruncidas, una obvia indicación de su mal humor. Esto motivó a todos los grandes magos presentes a mantenerse sentados y no discutir con ella. Sharon esperó y esperó a que le sirvieran su merienda. Cuando por fin llegó la esclava de piel oscura, se sorprendió al ver que la escudilla de oro sólo contenía una cantidad y variedad de frutas patéticas y que le faltaban todas sus favoritas.

Ella relajó sus cejas arrugadas, levantando una sola, “¿Qué es esto? ¿Dónde están todas mis frutas?”

Blackgold se le acercó inmediatamente y murmuró: “Toda fue vendida”.

“¡Imposible! Tenía suficiente para medio año”, levantó la voz.

“El apetito de Mountainsea es mayor que el suyo, Maestra. Y ya lleva tres meses comiéndoselas, así que… ya no queda mucho en el mercado”, informó Blackgold cuidadosamente.

“¿Por qué sigue aquí?” La voz de Sharon se volvió helada. Pero el enano gris estaba preparado desde hace mucho tiempo, mientras le entregaba dos recibos: “Esta es la cantidad de dinero que hemos ganado sólo con la venta de fruta. Y este es su gasto total en el Deepblue”.

La expresión de Sharon se veía mucho mejor después de mirar los recibos. Ganar dinero casi siempre la hacía feliz, aunque sólo fuera una moneda de oro extra, y Blackgold lo sabía muy bien. Sin embargo, estas ganancias no la hicieron tan encantadora como se esperaba, y ni siquiera su arduo trabajo durante estos dos meses la animó un poco.

Sharon había obtenido de hecho un diamante de Isla en sus dos meses lejos, algo igual a sus gastos anuales. Pero eso tampoco le había traído felicidad, y la razón era simple: cuanto más ganaba, más notaba la diferencia entre la riqueza de Mountainsea y la suya.

La legendaria maga malhumorada dejó los recibos después de alabar a Blackgold y preguntó: “¿Cómo va la preparación para la batalla de mañana?”

“Todos los preparativos están hechos. Sólo esperábamos a Su Excelencia”.

“Muy bien, comenzaremos a tiempo. Tampoco parece que pueda conseguir más de Solam, y estoy emocionada de ver qué tipo de sorpresa me va a traer mi pequeño Richard”.

“Su Excelencia, ¿deberíamos hacer preparativos previos?” Preguntó el enano gris con precaución.

“¿Preparativos? ¿Qué preparativos?” El legendario mago estaba ligeramente atónito. Ya estaba lista para irse cuando se puso en pie, pero se dio cuenta de que Blackgold estaba intentando insinuar algo y parecía extraño. “¿Cómo puede perder mi pequeño Richard?”

Blackgold no tuvo más remedio que ser más directo sobre lo que intentaba decir: “Pero la familia Solam apoya plenamente a Steven. Incluso si él mismo hizo sus runas, los diseños provienen de Santo Klaus. Richard ha estado experimentando por sí mismo y nunca ha pedido ayuda ni a su familia ni a Mountainsea.

“¿No le dio Mountainsea un trozo de piel de dragón de fuego?” Preguntó con frialdad Sharon.

“Guardaba esa piel y ni siquiera la tocaba”, explicó Blackgold.

Eso hizo a Sharon un poco más feliz, y algo así como una sonrisa casi inmediatamente se extendió por su cara. Se estiró perezosamente y dijo: “No te preocupes, Santo Klaus es un pedazo de basura que sólo sabe seguir las reglas sin creatividad alguna. Nunca se convertirá en un gran maestro de runas en toda su vida, y no será capaz de diseñar nada impresionante. Ya lo tomé en consideración cuando establecí el tema. Incluso si hubiera treinta Santos más detrás de su nombre, no podrá ganar con las habilidades de Steven”.

Blackgold se dio cuenta de que Sharon no sabía nada sobre el diseño de Richard y le recordó de nuevo: “¡Pero puede que Richard tampoco sea capaz de ganar!

Sharon se enfadaba mientras agitaba la mano con desdén y decía: “¡Deja de complicar las cosas! Como sea que resulte la competición, anuncia a Richard como el ganador, ¿cierto?”

El enano gris quedó atónito ante las palabras de Sharon: “¿Cómo se lo explicamos al clan de Solam?”.

La legendaria maga se mofó, “¡Sólo di que Gaton pagó más! “¡Si Solam tiene alguna insatisfacción puede ir directamente contra él!”

El enano gris se quedó sin aliento. Antes de que pudiera decir algo, Sharon ya estaba a mitad de camino. A juzgar por sus incesantes bostezos con la mano sobre su boca, era probable que se fuera a dormir. Blackgold no pudo hacer nada más que estar de acuerdo con ella por el momento.

La tranquila noche pasó rápidamente, la batalla comenzó a las nueve de la mañana del día siguiente. El lugar fue en un espacio de experimentación personal de Sharon, y aparte de los propios participantes, sólo ella y los otros grandes magos estaban presentes en la escena. Mountainsea estaba sentada junto a Richard, con Urazadzu, Steelrock, y sus guardias detrás de ella.

Los Solams habían protestado contra esto a Blackgold, diciendo que Mountainsea y  personas no relacionadas no deberían estar presentes ya que la batalla no era pública. Dijeron que no sabrían si Urazadzu mató al conejo de nieve de Steven en la oscuridad.

Pero esas acusaciones fueron rechazadas sin piedad. Blackgold les dijo que Mountainsea seguía siendo estudiante de Sharon y que no debían despreciar el Deepblue. Incluso si los miembros de la Familia Solam presentes aquí no lo sabían, Sharon y los otros grandes magos presentes sí lo sabrían. La manera imponente del enano dejó a Steven sintiéndose mal.

Además, Steven y su familia no se habrían atrevido a oponerse abiertamente ni siquiera al enano gris, y más aún a que Mountainsea supiera de su descontento. Tanto la legendaria maga como Mountainsea eran consideradas superiores, y a pesar del resultado de esta batalla, ofender a cualquiera de ellas afectaría a toda la vida y el futuro del Duque Solam. Sería aún más arriesgado ahora que todo el mundo conocía los antecedentes de Mountainsea.

La entrada del lobo invernal en la arena significó el comienzo de la batalla. Habían sacado papeletas, y Steven fue el primero en dar el paso. Caminando hacia la arena, levantó solemnemente la tela que cubría la entrada de su jaula y abrió la puerta. Afuera estaba el conejo nival en el que los Solams y Santo Klaus habían derramado su sangre y sudor durante el último medio año.

Lo que sorprendió a todos fue que el conejo nival fuese tan grande como un perro de caza.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.