<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 59

Capítulo 59. Una batalla fatídica

La criatura que Richard liberó también era un conejo nival, pero media menos de un tercio del tamaño de la de Steven, sólo un poco más grande que sus parientes. La diferencia entre este conejo nival y cualquier otro era que su torso estaba de un color marrón claro, la piel se desprendió cuando se le implanto la runa. Esto demostró que la ranura de la runa de Richard aún necesitaba muchas mejoras, incapaz de fusionar la runa con el cuerpo físico de la criatura perfectamente. Por otro lado, también demostró que el conejo nival en sí no era tan fuerte, la runa tuvo que ser implantada por la fuerza.

Un suspiro colectivo de alivio se extendió desde el campamento de los Solams cuando vieron al conejo nival. ¿Cómo podría un débil conejo derrotar a un lobo invernal? Sólo Mountainsea descansaba la cabeza en sus manos, mirando atentamente alrededor del laboratorio sin una pizca de preocupación o ansiedad en su cara.

El profesor Fayr se enderezó cuando vio a este conejo nival, revelando una expresión de desconcierto. El chamán Urazadzu abrió sus ojos, observando al conejo nival antes de volver a cerrarlos lentamente. Había una leve sonrisa en su cara.

En cuanto a Sharon, inclinó la cabeza y se quedó dormida con las manos apoyando la cara. Parecía que el viaje no había sido lucrativo, y la legendaria maga aún no se había recuperado completamente.

El lobo invernal llamó la atención del conejo nival una vez que Richard salió de la arena. Era una criatura valiente, su pelaje se levantó al verlo, y empezó a gruñirle al animal.

Al ser provocado por un ser tan débil, el lobo entró en modo de ataque sin dudarlo. Dejó escapar aullidos profundos y amenazadores, agilizando su cuerpo antes de saltar hacia delante a la velocidad del rayo. Con un mordisco, hundió sus dientes en el conejo nival.

Sin embargo, el conejo que no le tenía miedo al lobo no se resistió en lo más mínimo, recibiendo el ataque sin hacer nada. Puso una mueca de dolor, intentando luchar, pero el lobo ya lo había levantado del suelo. Cualquier intento de lucha sería inútil.

Pero justo en ese momento, el conejo nival respiró hondo con todas sus fuerzas. Sus ojos cambiaron de azul helado a un rojo sangriento, su cuerpo inflándose rápidamente porque su gruesa capa de piel no podía soportar el ardor de las llamas que había dentro.

Una explosión estalló en medio de la arena, las llamas se elevaban hacia el cielo antes de transformarse en una nube en forma de hongo que continuó el ascenso. Sólo se disiparon cuando llegaron al techo.

El polvo se despejó para revelar una clara ausencia del conejo nival. Sin embargo, también faltaba la cabeza del lobo invernal, y la mitad superior de su cuerpo estaba carbonizada de negro. Dio unos pocos pasos inestables hacia delante, pero de repente cayó de cabeza al suelo. Sus cuatro extremidades se contrajeron antes de que se quedaran inmóviles.

El silencio se apoderó del laboratorio. El repentino resultado fue demasiado inesperado. Pasaron solo unos momentos desde el comienzo de la batalla para que ocurriese la explosión, y casi nadie había esperado un resultado así.

Richard estaba junto al laboratorio, fingiendo una calma que no podía ocultar sus sentimientos de orgullo. La legendaria maga repentinamente abrió sus ojos, una vez cerrados, sus ojos se volvieron felices semilunas mientras ella parpadeaba hacia él.

El silencio pronto fue interrumpido por un grito histérico: “¡Tramposo! ¡Hizo trampa!” El hechicero dragón, a pesar de ser retenido por sus subordinados, intentaba escalar la barandilla para atacar a Richard.

Pero Richard permaneció inmóvil; sus ojos se curvaron en dos aberturas que exudaban felicidad. Los dedos de su mano izquierda empezaron a moverse subconscientemente, y si el hechicero dragón realmente atacaba, descubriría cuáles eran las verdaderas técnicas de lucha en el inframundo. Steelrock miró fijamente a la mano izquierda de Richard, antes de mirar al hechicero dragón que se resistía con todas sus fuerzas. Su cara reveló una sensación de despreocupación mientras intencionada y muy obviamente escupía en la dirección del hechicero dragón.

Los miembros de los Solams fingieron no haber visto las acciones de Steelrock, antes de que unos pocos guerreros se acercaran para inmovilizar a Steven. Unos cuantos magos estaban intercambiando susurros, discutiendo la batalla en voz baja. Mientras tanto, Minnie miraba a Richard perdidamente desde los asientos de los Solams, su cara mostraba confusión debido a que sus emociones eran complicadas.

Los Solams se habían convertido en un desastre, pero los profesores del Deepblue permanecían sentados en sus posiciones erguidas, sin hacer ningún movimiento dramático y sólo intercambiando miradas de vez en cuando. Al mismo tiempo, Mountainsea afianzó su mirada en Richard, descuidando todo lo demás que aparecía en su visión. Sin embargo, habiendo puesto sus ojos en Richard, la expresión de Mountainsea reveló un inmenso sentido de anhelo, el cual ella trató de suprimir manteniendo su postura erguida estando sentada, conservando la disposición virtuosa que los Norlandeses eran conocidos por tener.

Aunque la mayoría de los guerreros bárbaros no habían sido capaces de entender lo que había sucedido, el cambio de expresión de algunos de los guardias del palacio implicaba que se daban cuenta de ciertas cosas. El cuerpo medio quemado del lobo estaba inmóvil en medio de todo, sin posibilidad de volver a levantarse.

“¡No aceptaré esto! ¡Hizo trampa!” Steven estaba furioso, resistiendo con toda la fuerza que pudo reunir, lo que dificultó que los cuatro guerreros que lo sujetaban lo mantuvieran allí. Incluso llegó a morder los brazos del guerrero que tenía delante, pero aunque el hombre se estremeció un poco, no se atrevió a soltarlo.

Un anciano vestido con ropa común se levantó de la última fila de los asientos de Solams, suspirando profundamente antes de hechizar a Steven. El hechizo surtió pleno efecto a pesar de la resistencia del hechicero dragón, enviándole a un sueño profundo después de una corta lucha. La mera eficacia del hechizo dice mucho de lo formidable que era este mago.

El viejo miró a Steven antes de decirle: “Llévatelo”. Los guerreros de los Solams se despidieron, sacando al hechicero del laboratorio.

Sólo después salió de los asientos de Solam, inclinándose profundamente ante la lejana Sharon para disculparse: ” Disculpe, mi familia no ha enseñado bien a sus hijos. Espero que no se lo tome personal.”

Sharon bostezó y apenas abrió los ojos. La eficacia del hechizo, aunque era muy superior, no la había impresionado. Si hubiera lanzado el mismo hechizo, habría mandado a dormir a todos los miembros de la familia Solams. Incluso tendría un 50% de posibilidades de funcionar en Steelrock, un guerrero totémico de la raza bárbara. La única razón por la que Sharon había decidido ser un poco más formal se debía a la posición social del anciano y a su respeto.

“Conde Fornon Solam… ¿Por qué entrar sin saludar? ¿Tenías miedo de que la competencia no fuera justa?” preguntó en tono burlón.

Fornon es el hermano menor del duque Solam, un poderoso mago de nivel 18 que controlaba una formidable rama de la familia. Era obvio por qué apareció esta vez en el Deepblue, sin necesidad de una explicación adicional.

Conde Fornon dio un gran suspiro, y miró a Richard con sentimientos complejos, “No, los resultados fueron muy justos. Perdimos la competición. La runa que estaba unida al cuerpo del conejo de nieve era probablemente una runa autodestructiva, es decir, una runa de grado 3 condensada en una runa elemental. Aunque sólo fuera un tercio de la eficiencia, eso ya está muy cerca de ser un verdadero maestro de runas. La competición fue una prueba sobre la comprensión de las runas, y Richard logró crear la suya propia mientras que nosotros sólo nos aferramos a la norma. Independientemente de si él lo diseñó personalmente, hemos fallado la prueba”.

“¡Me alegro de que pienses así! No hay necesidad de estar demasiado devastado por ello, es sólo una oportunidad perdida. No faltan tales cosas conmigo”, reveló la legendaria maga con una sonrisa de hoyuelos, “Considerando nuestra larga relación, puedo considerar darte otra oportunidad. Las cuotas serán las mismas que antes, sólo la mitad de lo que daría un estudiante que paga. Por supuesto, no será en la creación de runas. Hmm, que tal esto: No he acogido a ningún aprendiz para entrenar basado en la línea de sangre, ¿quizás usted quiera tomar ese dominio? ¡Un brujo poderoso es como un cañón móvil en el campo de batalla!”

La cara de Fornon tembló varias veces, antes de agradecer una vez más a la legendaria maga por sus amables intenciones y expresó sus planes de discutirlo con el duque antes de enviar a un discípulo con un linaje para aprender de ella. El Conde tenía el comportamiento de un aristócrata. Sólo después de expresar sus buenos deseos hacia Richard una vez más, se llevó a los miembros de la familia Solam.

Una vez que los Solams se fueron, Blackgold suspiró profundamente arrepentido. Su mirada había sido la misma que la de Sharon cuando vieron cómo se llevaban a Steven, renuentes a separarse de él. No todos los estudiantes podían quemar dinero como el brujo. De hecho, Steven no tenía un oponente adecuado en ese dominio. Era una pena que, a pesar de que Sharon se ofreció a enseñarle como un brujo, los Solam habían decidido cortar sus pérdidas…

Los grandes magos entraron en la arena, empezando a limpiar. Voltearon el cuerpo carbonizado del lobo invernal, comenzando una silenciosa discusión.

Eventualmente, el profesor Fayr no pudo evitar ponerse de pie y preguntar: “Richard. Esa runa que uniste al conejo nival, ¿simulaste una autodestrucción o un hechizo de implosión?” Su voz temblaba al mencionar esto último. Implosión era un hechizo de noveno grado, algo que sólo un conjunto de quinto grado de la familia Solomon que se transmitía de generación en generación podía recrear. Después de hacer la pregunta, Fayr se dio cuenta de lo demasiado agitado que estaba. Incluso una implosión simulada sería al menos de grado 3, y el hechizo que Richard había implantado en el conejo nival era obviamente sólo una estructura elemental.

Richard reprimió su propia agitación, inclinándose ligeramente hacia los grandes magos antes de responder como si estuviera en una clase. “Me base en la autodestrucción, pero eso no fue lo que dio lugar a la explosión. Hay muchas cosas que tengo que arreglar antes de que pueda recrear un hechizo de tercer grado, así que en realidad acabo de añadir tres hechizos de bola de fuego a la runa, encendida por la vitalidad del conejo nival. Dos de ellos tuvieron diferentes cantidades de retraso, por lo que los tres estallaron al mismo tiempo. La energía vital con la que el conejo nival podía estallar al borde de la vida y la muerte desencadenó los efectos de la runa”.

La explosión de tres bolas de fuego estándar al mismo tiempo tendría más de setenta grados de potencia, definitivamente suficiente para herir fatalmente al lobo invernal aunque no golpearan una zona vulnerable como la boca de la criatura. Sin embargo, sólo las runas de segundo grado podían lanzar múltiples hechizos simultáneamente, y no eran algo que Richard pudiera hacer ahora. Así que decidió usar el método con tres bolas de fuego y retardos, pero aun así esto no era algo que un maestro de runas normal pudiera hacer. Sólo alguien con cálculos precisos como Richard fue capaz de esta hazaña. Sólo los retrasos en dos de las bolas de fuego le habían llevado medio mes para completarla, requiriendo mucha práctica y suerte para conseguirlo dentro de la escala de 0,2 milímetros que tenía.

Sin embargo, las palabras de Richard provocaron un alboroto entre los magos, y no pudieron evitar empezar a hablar en voz baja.

“Tres bolas de fuego con dos retardos, y el tiempo de los retardos fue controlado con tanta precisión? ¡Qué inesperado!”

“¿Tantos hechizos diferentes en una runa elemental?”

“¿Realmente es algo que Richard pudo hacer?”

No fue una sorpresa que tantos magos se sorprendieran. Implantar tantas estructuras de hechizos en una runa tan pequeña no fue tarea fácil. Además, la runa en sí misma había sido diseñada a medida, y si Richard era realmente quien la había ideado, no se enfrentaría a ningún obstáculo en su camino para convertirse en un gran maestro de runas. Los grandes maestros de runas eran personas muy estimadas en los tres reinos, y algunos de ellos eran personas que ni siquiera Sharon podía ofender. También había maestros de runas entre los magos, pero observaban con asombro el nacimiento de una leyenda.

Después de escuchar la explicación de Richard, Fayr asintió con la cabeza y se sentó lentamente. Dijo profundamente: “Richard, la creatividad que has mostrado con esta runa es muy admirable, y tiene tu estilo. Pero recuerda que las puertas del poder acaban de abrirse delante de ti, y hay un largo camino por recorrer antes de que llegues a la cima. Sólo cuando termines tu viaje podrás reírte al final. Cosas como la autodestrucción son un último recurso, algo que usted no debería usar en la mayoría de las otras situaciones. Poner todo en evidencia no es la mejor opción”.

Richard sonrió débilmente. Las palabras de Fayr lo confundieron un poco, pero también lo conmovieron. Las runas eran en realidad un puente de doble sentido: las runas que creaban permitían a los demás observar su propio yo.

Fayr había dicho su discurso, pero Richard sentía claramente que había otros que también le prestaban atención. Las más importantes fueron Sharon y Mountainsea. Había ganado este fatídico concurso, revelando por primera vez su don que podría llevarlo al nivel de un gran maestro de runas.

Sin embargo, esto no era más que una pequeña pausa en el gran esquema de las cosas en su corazón. Sabía que el odio entre él y Steven no cesaría todavía. Como le había dicho a Mountainsea, cierta hostilidad nunca podría ser perdonada.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

 

 

 

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.