<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 592

Libro 4 – Capítulo 97. Convención de Una Runa

 

Richard se vio visiblemente afectado por la pelea entre sus seguidores, observándola durante mucho tiempo. La sangre se le subió a la cabeza cuando sintió el deseo de unirse; Gangdor no tenía forma de romper la defensa de Tiramisú, pero eso no era cierto para él. Aunque la armadura del ogro estaba hecha de metal grueso, no estaba encantada; frente a un mago, no era más que un buen conductor de rayos. Incluso sin su magia había otras formas de ganar también; su aliento de destrucción podía fácilmente derretir la mayoría de las aleaciones.

Finalmente sonrió y se dio la vuelta, regresando a su propia habitación. Sus seguidores cada vez más fuertes aliviaron algo de su carga, permitiéndole enfocarse en su propio poder. Básicamente se encerró en su habitación, meditando todos los días durante tres meses enteros.

……

Flowsand estaba tomando el sol en la parte superior del techo, estirándose lánguidamente como un gato. Ella no había visto a Richard en mucho tiempo, ni sabía cuándo terminaría con su reclusión, pero estaba bien siempre y cuando estuviera haciendo cualquier cosa que no fuera con Rosie. La luz del sol resplandecía en sus cejas ambarinas, acentuando su belleza mientras hojeaba a su siempre presente compañero.

“¿Richard ha pensado bien las cosas?”, ella dijo perezosamente, “¿Cuál es su opinión sobre la guerra ahora?”

Estos fueron sólo murmullos al azar, pero el Libro del Tiempo de repente se iluminó al formarse las palabras en su página, ‘Intrépido e inquebrantable, luchará cuando sea necesario’.

Flowsand miró estas palabras y se sintió muy confundida. Deberían haberla dejado satisfecha, pero también había una pizca de soledad.

……

Cuando Richard finalmente salió de su habitación, estaba en el nivel 16. En Faelor esto ya era asombroso, dándole el título de magnífico mago. Sin embargo, sólo se durmió en los laureles durante medio día antes de zambullirse de cabeza en su laboratorio, trabajando día y noche. A todo el mundo fuera de sus seguidores se le prohibió la entrada, esta pieza no podía ser interrumpida a cualquier precio.

Otro mes más pasó cuando su almacén fue vaciado de materiales de creación de runas. Los seguidores de Richard nunca lo habían visto tirar tantos fracasos en todo su tiempo siguiéndolo. Para cuando volvió a salir del laboratorio, sus reservas estaban completamente agotadas. Cuatro meses sin sol ni comida adecuada lo habían vuelto pálido y delgado, los ojos hundidos profundamente en sus cuencas. Sin embargo, esta apariencia parecía realzar sus rasgos de elfo. Pese a la larga y desarreglada barba, ahora parecía elegante y misterioso como un noble vampiro. El poder puro de su aura era aterrador.

Richard entrecerró los ojos producto de la luz del sol, una leve sonrisa apareciendo en su rostro. Le entregó una simple caja encantada a Rosie, quien se acercó a preguntarle si había terminado, actuando como si no fuera nada especial, “Guárdala y haz los preparativos; iré a Norland por un mes más o menos. Bien, dile a los demás que se reúnan esta noche, hace tiempo que no los veo.”

“Sí, Maestro”, Rosie tomó la caja y se giró para irse. Sin embargo, su mente había comenzado a correr; Richard pudo haber sido indiferente al respecto, actuando como si se tratara de una simple runa, pero ¿cómo podría este monstruo tardar un mes en hacer algo simple? Aún así, sin su permiso ella no abriría la caja por muy curiosa que fuera. Por supuesto, eso podría no haber sido cierto si ella hubiera sabido lo que había dentro.

¡Dentro de esta caja sin sello estaba Perdición de la Vida!

Lo que Rosie no notó fueron varias runas nuevas en la parte superior de los brazos de Richard, escondidas por las mangas de su túnica. Richard regresó a su habitación, y pidió a una criada que le trajera una tina de agua para relajarse. Exhaló cómodamente, con su cabeza inclinada hacia atrás antes de que los suaves ronquidos resonaran en su habitación.

Flowsand entró una vez mientras dormía, pero ella se fue casi inmediatamente. Rosie también hizo una visita, reemplazando el agua caliente de la bañera antes de salir en silencio. Sus suaves acciones no despertaron al exhausto maestro de runas.

El sol cayó rápidamente bajo el horizonte, pero incluso cuando la noche envolvía los cielos, Richard no salió a encontrarse con sus seguidores reunidos. Sin embargo, nadie estaba impaciente mientras se sentaban y se preguntaban en voz alta qué tipo de sorpresa les daría su maestro esta vez.

Tiramisú era el más llamativo de todos. No había lugar para dudar de su potencial— los ogros de dos cabezas podían convertirse en santos como mínimo— y el puro poder del Armamento de Maná había mejorado considerablemente su poder. Incluso si todos los demás en esta sala lucharan contra él al mismo tiempo, él resistiría más que todos ellos. Incluso los ojos de Io brillaban de celos cada vez que veía al ogro. Nunca antes le dio mucha importancia a las runas de Richard, pero nadie podía argumentar en contra de algo así.

No obstante, Richard se había sumergido en la serenidad de la oscuridad. Acurrucado en la bañera caliente, se sentía como si estuviera de vuelta en el cálido abrazo del Deepblue.

Era casi de madrugada cuando Richard entró en la sala de reuniones, pero sus seguidores seguían charlando sin parar. Sabiendo que no podían vencer a Tiramisú con sus puños, muchos de ellos estaban luchando con sus palabras. Sin embargo, el ogro tenía una voz fuerte y dos bocas; tampoco temía a las batallas verbales.

Aún así, todos se callaron en el momento en que Richard entró. La expresión de Io fue la primera en cambiar, pero fue seguido rápidamente por los demás. Incluso Zendrall, que era el menos sensible del grupo, cambió de posición para abrir cierta distancia. La atmósfera parecía congelarse.

Richard miró a sus seguidores con confusión, sin entender lo que acababa de suceder. Finalmente, Gangdor dijo, “Uhh…. ¿Jefe? Has… cambiado. ¿Cómo debería…? Es como si fueras un dragón en forma humana o algo así. Tu mirada también es diferente, como si estuvieras viendo nuestros puntos débiles todo el tiempo.”

“¿Qué? ¡Oh!” Richard comenzó a respirar lentamente, restringiendo su aura hasta que sus seguidores pudieran sentirse a gusto. Gangdor asintió y se relajó, pero todos podían sentir el ocasional cosquilleo de la mirada de Richard.

“Muy bien, ¿ha sucedido algo que necesite mi atención?” Richard se sentó en la mesa.

Gangdor fue el primero en hablar de nuevo, “Los tribunales del Reino han perdido poder. Los duques y la familia real se debilitaron, y parece que alguien está tratando de aprovecharse de ello. También parece haber alguien trabajando desde el Imperio Triángulo de Hierro; hemos sido emboscados varias veces, como si estuvieran probando nuestra fuerza.”

El aura asesina de Richard volvió a estallar, “¿No decretaron los dioses que los nobles que lucharon contra los invasores estarían libres de ataques durante un año?”

Gangdor se encogió de hombros, “Eh, quién sabe si cumplirán su palabra.”

“Bien, entonces, parece que tenemos que organizar una guerra con el Imperio. Esperemos que esta vez aprendan la lección. Pero hagámoslo cuando regrese de Norland.”

Gangdor asintió, “De acuerdo jefe, Toffler no ha sido nombrado duque todavía.”

La mención del hijo de Bevry congeló repentinamente a Richard por un momento mientras pensaba en el Duque Lobo Terrible, “¿Y la razón?”

“Es lo mismo. Alguien parece estar interfiriendo con las tierras del Lobo Terrible, se rumorea que la familia real también tiene algo que ver.”

“Ok, entonces, ¿alguno de ustedes tiene alguna sugerencia de cómo debemos actuar?”

La mayoría de los seguidores se quedaron en silencio. Aunque eran excelentes en el campo de batalla, la política no era su fuerte. Io finalmente habló, “El camino al trono está a menudo bañado en sangre.”

“Está bien, entonces, haremos lo que tú digas.” Richard inmediatamente le pasó la responsabilidad al sacerdote de batalla.

Tras ocuparse de asuntos importantes, Richard dejó a Gangdor para seguir protegiendo Faelor mientras se llevaba a Waterflower y a Flowsand de vuelta a Norland. Esta vez, tenía diez monturas a la venta.

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.