<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 617

Libro 4 – Capítulo 122. Deseo

 

El hueso brillaba con una luz pálida, mientras que los dos trozos de carne aún se movían. El solo hecho de mirar a los ídolos le hizo sentir un rugido en lo más profundo de su alma, y las piedras parecían estar arremolinándose. Incluso el líquido podrido tenía vida propia. ¡Cada uno de estos artículos era una ofrenda de primer nivel!

Muchos años después de haber perdido todo su poder, Santo Lawrence todavía tenía nueve ofrendas de primer nivel para repartir. Richard casi estalló de emoción al pensar en cuánto podría ganar cuando llegara a esa etapa. Lamentablemente, el tiempo era limitado. Rápidamente agarró una de las piedras que eran casi tan grandes como su puño y volvió a la cabaña.

Lawrence ya había cambiado de herramientas, una pluma mágica ahora en cada mano. Estas plumas se deslizaban constantemente por la piel y la carne de Beye, y las heridas por las que pasaban parecían estar sanando rápidamente. Ni siquiera le miró a los ojos, “Es tu día de suerte, muchacho, mira cómo reparo sus arterias y venas. Oye, no te preocupes, puedes preguntar lo que quieras, mi concentración no puede ser interrumpida por alguien como tú.”

“¿Por qué no buscamos un sacerdote?” Richard no pudo evitar preguntar.

“Los habitantes de Daxdus tienen un poder mixto de oscuridad y caos. La oscuridad es algo que la mayoría de los sacerdotes pueden repeler, pero el poder del caos es un enemigo natural de la divinidad. Los hechizos de curación lanzados sobre estas lesiones podrían incluso ser contraproducentes, y los poderosos como Restauración podrían matarla. Lentamente estoy eliminando el poder del caos interior para traerla de vuelta desde el borde de la muerte. Grr, esto es tan agotador. ¿Es tan divertido ser golpeado por una leyenda?”

“Pero lo maté”, refutó Beye.

Lawrence estaba a punto de enfurecerse otra vez, pero él miró su pecho abierto, con dos corazones inmóviles, y suspiró, “Está bien. Ahora tienes estas Perdiciones de la Vida, simplemente morirás antes de llegar a mí la próxima vez.”

“¿No puede el Dragón Eterno controlar el poder del caos?” Richard preguntó, “¿No hay una iglesia dentro de esta ciudad?”

“El edificio de la iglesia aquí fue construido recientemente, y el magnífico sacerdote es mucho más débil que los de Norland. De todos modos, no entran en las guerras sin razón.”

Sin embargo, esto sólo encendió la sospecha en el corazón de Richard. La misma Suma Sacerdotisa había enviado a Flowsand con él para unirse a una guerra planar, e Io y Nyra le siguieron después. Sin ese apoyo, no habría tenido tanto éxito como hoy en día. Aunque afirmaban ser neutrales, lo habían ayudado varias veces bajo el pretexto del comercio equitativo. A pesar de que había pagado un gran precio por lo que recibió, no creía que no hubiera otros con la riqueza para tragarse ese costo.

Eso llamó su atención sobre otra cosa, “Santo Lawrence, ¿por qué no usas tus ofrendas para cambiarlas por la curación del Dragón Eterno? Deberías tener suficiente, ¿no?”

De repente, Lawrence miró a Richard, chispas de relámpagos brillando a través de sus ojos por un momento. Sin embargo, enseguida su mirada se volvió aburrida y volvió a enterrar su cabeza en su trabajo, “Todavía eres joven y tienes un gran futuro por delante, la Iglesia te parece una figura dominante. Para mí, el Dragón Eterno no es invencible. Eventualmente te darás cuenta de lo difícil que es ser bendecido por los dioses. Aunque diera todo lo que tengo a la Iglesia, sólo obtendría de tres a cinco años de vida. Entonces tendría que seguir luchando constantemente para encontrar sacrificios, pero en el mejor de los casos tendría otros tres años. ¿Tiene sentido vivir así? Me niego a inclinarme ante nadie, ¿por qué me inclinaría ante ese viejo dragón?”

Los ojos de Richard se abrieron de par en par ante esta respuesta, su boca se abrió con sorpresa.

“Lo entenderás en el futuro, muchacho. Recuerda, el único poder real es lo que puedes tener en tus manos. El resto es todo falso, todo fa—”

“Tch”, interrumpió Beye, “Ignóralo por ahora. Ese problema está muy lejos en el futuro. Ven, deberías ver la estructura de mi cuerpo. ¿Te das cuenta de que mis órganos internos son diferentes al de los humanos comunes? Así serás tú en el futuro. Nuestras líneas de sangre afectan más que sólo nuestra fuerza; cuanto mayor sea su poder, más diferente será tu cuerpo de lo normal. La línea de sangre que heredé es una de las dos grandes líneas de sangre de mi familia— la sombra de pesadilla. Agamenón heredó la antigua línea de sangre titán. Debes entender cómo funcionan las líneas de sangre, porque son importantes en la creación de runas de grado 4.”

“¡Chico, presta atención!” De repente, Lawrence se puso en marcha, sosteniendo uno de los corazones de Beye. Su mano se movió rápidamente como el viento, cortando el poder del caos en la superficie sin arrancar el corazón del cuerpo. La sangre que brotaba fue sellada con su maná, y después de un tiempo empezó a latir lentamente una vez más.

Al día siguiente, Richard ya podía ayudar a Lawrence en sus tareas. Pasado ese día, ayudó con los órganos sin importancia para acelerar la recuperación de Beye. En el cuarto y último día de su estancia en la casa del Santo Lawrence, él personalmente cosió el pecho de Beye y la dejó entera una vez más.

Tan fuerte como era, la Dama de la Noche Blanca no pudo soportarlo, cediendo a su fatiga. Richard le cubrió su cuerpo con una manta, saliendo con el corazón abatido. ¿Por qué alguien que podría incluso matar a seres legendarios no vivía tan feliz como debería?

“¿En qué estás pensando, muchacho?” Preguntó Lawrence mientras se tiraba sobre una silla.

“Sólo me pregunto si algún día me convertiré en eso”, respondió.

De repente, el viejo se volvió serio, sacudiendo la cabeza con un suspiro, “Eso no es algo de que preocuparse. Piensa sobre cuando la persona que más atesoras en tu vida se vuelve así, y no tienes el poder para ayudarla.”

Richard asintió, permaneciendo en silencio durante un rato. Eventualmente, otra pregunta surgió en su mente, “¿Por qué un santo maestro de runas fue a luchar contra un legendario mago?”

“Hay algunas personas en este mundo que querrás matar sin importar qué. No me importaba si el enemigo era un ser legendario o un dios, sólo sabía que tenía que luchar.”

Richard asintió, capaz de detectar una resolución inquebrantable en la mirada del viejo.

“De acuerdo. Muchacho, déjame preguntarte algo.” Lawrence de repente se sentó erguido, sus ojos brillando con un resplandor que le hacía perder diez años de edad, “¿Exactamente cuán confiado estás en la creación del Armamento de Maná de grado 5?”

Uhhh….” Richard dudó por un momento, “Es… difícil de decir. Después de todo, todavía necesito estar en el nivel 20 como mínimo para eso. Y ese plano que me diste, tiene… algunos defectos.”

“¡Genial!”, el viejo saltó repentinamente delante de él, sacudiéndolo con una fuerza espantosa, “¡Realmente notaste que había fallas, hay esperanza en que lo completes! ¡Genial, simplemente genial! ¡Definitivamente encontraré una forma de vivir unos años más para poder ver la runa hecha!”

Richard frunció el ceño de repente, un repentino temor invadiendo su corazón, “¡¿Añadiste defectos a propósito?!” ¿Qué pasaría si no se percatara de estos defectos y creara la runa exactamente según el plano?

Afortunadamente, Lawrence sólo se sonrojó un poco, “No, yo sólo… no lo completé. No esperaba que nadie la creara, así que sólo garabateé lo que pude. Bueno, de todos modos, quiero preguntar… Si, si un día terminas el Armamento de Maná de grado 5 completo, podrías… Podrías…”

Richard comprendió inmediatamente el motivo de la vacilación del viejo, “Si algún día lo logro, todos la conocerán como una runa diseñada por el Santo Lawrence.”

“Eso… Eso es realmente… ¿Cómo te lo agradezco? ¿Por qué no drogo a Beye y te dejo acostarte con ella?” La escena del viejo sonrojándose fue una vista extraña.

“¿Qué? ¡NO!”

 

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.