<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 624

Libro 4 – Capítulo 130. Zangru

 

Richard no fue el único que sintió el peligro que se avecinaba. Flowsand y Nyra miraron inmediatamente a la parte superior de la cascada, tratando de ver quién era, pero Phaser fue aún más rápido. Inmediatamente rompió filas y se quitó la capa, corriendo hacia el agua.

Richard apenas pudo ver a alguien cayendo desde arriba, haciendo un gran chapoteo cuando se estrelló contra el río. Sin embargo, esta persona estaba cayendo de espaldas; claramente no tenían control de su propio cuerpo. No parecía que fuera un asesino.

Las tropas actualmente al lado de Richard eran extremadamente poderosas. Incluso si un asesino sub-legendario intentara atacarlos, no había nada que temer. Sin embargo, la reacción de Phaser fue bastante sorprendente. Cambió de dirección a mitad de la carga y se zambulló profundamente en el agua, llegando rápidamente al fondo.

Una pequeña burbuja comenzó a salir a través del arroyo, pero al mirar a su alrededor, Richard descubrió que ninguno de sus seguidores era bueno bajo el agua. Afortunadamente, todavía sentía su conexión con Phaser, y ella evidentemente estaba ganando.

La unidad especial se movía como un rayo bajo el agua, aparentemente no menos adaptada que una verdadera criatura marina. Constantemente daba vueltas alrededor del nuevo oponente, dando golpes de prueba con Aniquilación para tener una idea de sus habilidades.

El joven de cabello y ojos negros parecía guiado por su nariz, su camisa desgarrada mientras sus movimientos se volvían torpes y lentos. En realidad no podía seguir el ritmo de los ataques de Phaser, pero el escudo en su mano de alguna manera se las arregló para desviar con precisión su espada en cada ocasión.

Phaser cambió rápidamente de táctica, pasando de los golpes de prueba a la contención. Capaz de respirar bajo el agua, decidió obligar al joven a quedarse en su interior hasta que se quedara sin aliento. La estrategia funcionó; no pasó mucho tiempo antes de que su pálida cara se volviera púrpura, y cada vez que intentaba subir a respirar se veía obligado a retroceder a causa de la embestida de ella. Pronto empezó a dar vueltas, aprovechando el flujo de la cascada para su beneficio mientras formaba una espiral que lo arrastraba más adentro.

En este punto, el joven de cabello negro estaba desesperado por aire. Sus ojos casi a punto de estallar, dejó de preocuparse por sí mismo mientras bramaba y corría locamente hacia la superficie del agua. Los ojos de Phaser se iluminaron cuando ella se agarró a su espalda, Aniquilación atravesando su cintura.

El joven usó toda su fuerza para deshacerse de ella, echándola a patadas antes de usar el impulso para propulsarse a la superficie. Sin embargo, Phaser no le siguió. Aún bajo el agua, miraba con los ojos muy abiertos las manchas de sangre de color negro púrpura en los surcos de su espada. Estas manchas de sangre parecían aceite en la corriente, agrupándose en unos pocos glóbulos que se deslizaban por la superficie de la daga.

Los ojos de la unidad especial comenzaron a perder el enfoque cuando ella vaciló por primera vez. Lentamente sacó la lengua en un intento de probar el líquido púrpura.

“Dame dos gotas”, la voz de la madre cría de repente resonó en su cabeza.

Phaser estaba conmocionada; casi había olvidado que estaban cerca de la Tierra del Caos. “¿Puedo absorberlo?” Preguntó.

“No puedo estar seguro, pero este poder parece demasiado grande para que lo asimiles. Es mejor que regreses con todo y me permitas analizarlo primero”.

“Pero puedo sentir esto… tan fuerte…” Los ojos de Phaser aún estaban fijos en la sangre púrpura.

“Si la sangre es demasiado fuerte, tu alma se romperá. La fragilidad de tu alma es tu mayor debilidad, Maestro y yo podemos unir nuestras almas para protegerte si esperas. Si absorbes la sangre ahora mismo, no podré ayudarte. Si tu alma se rompe, iniciaré el proceso de recuperación y absorberé tu divinidad para formar un nuevo ser. Tu alma es única, no fue formada solamente de la divinidad que usé. Si mueres, no puedo devolverte a la vida tal como eres.” La madre cría normalmente no hablaba tanto, pero esta vez estaba claramente impaciente. Toda esta información había sido impresa directamente en la conciencia de Phaser.

Esta nueva información debería haber detenido a Phaser, pero un tinte de locura pasó por sus ojos, “Si tan sólo tuviese fuerza suficiente, entonces no— ¡ARGH!”

Su lengua se estiró repentinamente y lamió toda la sangre de una sola vez. Fue entonces cuando su locura se desvaneció, devolviendo la racionalidad que era una insignia de todas las creaciones de la madre cría. No entendía por qué había perdido el control, pero un sinnúmero de imágenes fragmentadas aparecieron en su mente. Rostros retorcidos de placer mirándola como carne machacada contra carne. Sangre por todas partes. Rostros nuevos, retorcidos de dolor mientras los miraba…

Las imágenes parecían ser una hoja afilada que atravesaba su existencia, el dolor destrozando su conciencia y llevándola al borde de la locura en un instante. Sus entrañas comenzaron a arder, casi como si hubiera entrado en erupción un volcán que la hizo gritar incontrolablemente mientras se retorcía en agonía. Sin embargo, el agua que brotaba ahogaba su voz mientras se hundía en el fondo del profundo arroyo….

Los caballeros rúnicos ya habían entrado en formación en la superficie, mirando cautelosamente al joven de cabello negro en la superficie del agua, unos pocos caballeros rúnicos estaban en sus posiciones tácticas de asalto en equipo, mirando cautelosamente al joven de cabello negro en el centro.

Este tipo acababa de salir volando del agua antes de caer al pedazo de pasto donde estaba reunido el grupo de Richard. Trató de levantarse, pero sus movimientos eran torpes y le tomó varios intentos antes de poder ponerse de pie. Y sin embargo, aunque se balanceaba de un lado a otro, sostuvo con fuerza su escudo mientras lanzaba una mirada asesina a los caballeros rúnicos reunidos a su alrededor.

Todos eran caballeros de set de grado 2. Aunque no eran tan poderosos individualmente, los sets de Barrera Salvaje les aseguraban poder luchar contra enemigos más fuertes al tiempo que minimizaban el daño recibido. Se desplegaron rápidamente para formar un perímetro, manteniendo a este recién llegado encerrado.

Richard estaba fuera de esta área, mirando al joven con las cejas tejidas. Ya podía sentir el poder de la divinidad dentro de su escudo, y el aura específica le parecía bastante familiar. Flowsand rápidamente hojeó el Libro del Tiempo en la página sobre los dioses de Faelor antes de asentir, confirmando su sospecha.

“Zangru Baruch, ¿eh? Eso es un arma divina, cuidado. ¡Activen sus runas! ¡Magos, clero, prepárense para la batalla!” Cuando empezó a gritar órdenes, su unicornio relinchó en voz alta mientras miraba a Zangru con una mezcla de miedo y odio. Sólo podía haber una causa; el poder de este enemigo era oscuro y retorcido.

Waterflower repentinamente apareció detrás de Zangru, el Pastor del Descanso Eterno parecía un rayo que atravesaba la oscuridad mientras se dirigía directamente hacia su espalda. Sus dos habilidades rúnicas habían sido activadas; aunque no estaba oscuro, este ataque tenía un gran poder.

Parecía imposible que Zangru reaccionara a este golpe fatal, pero su cuerpo pareció retorcerse por sí solo cuando el escudo bloqueó repentinamente la espada. Richard se dio cuenta inmediatamente de que este escudo tenía mente propia, al igual que Waterflower, que se retiró sombríamente a las filas de los caballeros. Todo lo que ella había logrado era obligarlo a retroceder unos pasos.

Otro caballero rúnico se adelantó, la alabarda en sus manos brillando mientras golpeaba hacia la espalda de Zangru. El escudo se levantó una vez más, pero Zangru se vio claramente afectado por la pura fuerza. Gangdor siguió con su hacha, y uno por uno los otros caballeros rúnicos se turnaron para desgastarlo. Sin oportunidad para salir de este cerco, Zangru sólo podía confiar en su artefacto divino para evitar los golpes fatales.

Richard rápidamente se dio cuenta de que Zangru parecía absolutamente agotado, pero seguía siendo cauteloso ante cualquier peligro. Llamando a Lina, Mito y Demi, coordinó una lluvia de hechizos que parecieron ahogar completamente al enemigo. Aunque Demi era mucho más débil que los magníficos magos, sus maldiciones reducirían enormemente sus defensas.

Zangru se quedó asustado y enfurecido, rugiendo repetidamente a medida que se hacía más y más lento. El resplandor del Escudo del Dios de la Guerra también comenzó a atenuarse. Sin embargo, Richard estaba asombrado de que todavía se las arreglara para mantenerse en pie. Sus propias llamas abisales podían penetrar en la mayoría de las defensas, y los otros tres no eran mucho peores. Sin embargo, con más de diez hechizos lanzados en menos de medio minuto, sólo dos habían causado un daño real. La resistencia de este tipo a la magia era extraordinaria.

Los caballeros rúnicos reanudaron su ataque, pero incluso después de unos minutos no lograron derribarlo.

“Sé lo que es”, dijo de repente Nyra, disparando copos de oro de ambas manos para lanzar un hechizo de curación en el cuerpo de Zangru. El joven gritó de repente de dolor, su voz subiendo una octava mientras su cara se deformaba.

Todo el mundo apenas tuvo tiempo de asombrarse antes de que Flowsand le siguiera, su hechizo entrelazado con el poder del tiempo. Zangru gritó de horror puro mientras su cuerpo se ponía rígido y caía al suelo, el escudo volando de sus manos. Hacía tiempo que había perdido la capacidad de mantenerse en pie. Sin el Escudo del Dios de la Guerra para apoyarse, ni siquiera tuvo la oportunidad de adoptar una última postura.

“Se acabó”, suspiró aliviado Richard, acercándose para agarrar el escudo. Mirándolo y asintiendo con aprobación, lo tiró en dirección a Flowsand. Ella tampoco lo sostuvo mucho, sólo metiéndolo en su bolso.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.