<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 628

Libro 4 – Capítulo 133. Cosecha

 

Terminado su recorrido por el Reino Sequoia, Richard regresó a las Tierras Ensangrentadas con decenas de miles de soldados y media docena de nobles que se atrevieron a resistirse a su sentencia. De ellos, dos condes, tres vizcondes y un barón.

Este desfile de su poder sacudió a todo el Reino e incluso a varios de sus vecinos, pero a quien más alarmó fue a la Iglesia del Valor. Habían sido derrotados sumariamente en la batalla que tuvo lugar en la asamblea de Ciudad Sequoia. Las palabras de Richard ese día habían sido un desafío descarado para el propio Neian, y su ataque a los nobles que les servían dejaba claro que se trataba de una guerra por el control.

Como una alianza de nobles libres, el Reino Sequoia carecía de una fe central. La adoración a los antepasados existía junto a la religión organizada, pero Neian fue el primer dios que se hizo un lugar aquí y lo consideró su propio territorio. La iglesia había estado haciendo todo lo posible para dividir a otras organizaciones y atacar a los nobles que adoraban a sus antepasados.

Cuando esta iglesia fuerte y arrogante decidió permanecer en silencio ante la humillación, las tres diosas ganaron aún más impulso. Decenas de plebeyos se dirigían cada día a los edificios de sus iglesias en el Reino Sequoia, pidiendo unirse a su fe. Esto habría sido impensable en el pasado; hacía menos de cincuenta años que la Iglesia del Valor había ayudado a la familia real a ganar la guerra por la ruta comercial que les había dado su poder actual.

Y mientras las tres iglesias crecían aún más rápido en las Tierras Ensangrentadas, Richard no se quedó atrás. Un gran número de mercaderes y aventureros se vieron atraídos por la perspectiva del oro y se establecieron en los oasis, muchos jurándole lealtad y convirtiéndose en ciudadanos de las Tierras Ensangrentadas. Ya tenía más de cien mil súbditos bajo su mando, y casi diez veces más esclavos.

Lo que más sorprendió a las tres diosas fue que incluso en las Tierras Ensangrentadas la deidad patrona de Richard no tenía ningún interés en hacer crecer su fe. Flowsand había construido un pequeño santuario en Agua Azul, pero era sólo para el propio Richard y unos pocos elegidos.

Ahora que había reclamado una gran parte de las ganancias de la Carretera Ensangrentada, Richard obtenía más de cinco millones al año de las Tierras Ensangrentadas. Esto fue suficiente para convertir todo el territorio en una teocracia, olvidarse de construir un solo templo grande. Esto sólo confirmó las especulaciones de las diosas de que Richard provenía de una secta secreta, siendo su dios tan poderoso que no le importaba la fe. Ante este hecho, tenían la seguridad de que la alianza sería estable.

Si bien su interés en averiguar quién estaba exactamente detrás de Richard despertó, la Diosa de la Caza y la Diosa del Bosque comenzaron a considerar seriamente la posibilidad de trasladar sus iglesias centrales a las Tierras Ensangrentadas también. Como los cimientos de la existencia de un dios, las iglesias centrales eran las más rápidas en hacer crecer la fe.

La Diosa del Agua de Manantial moviendo su iglesia central aquí fue bastante inesperado, especialmente porque las Tierras Ensangrentadas estaban lejos de su dominio natural. Sin embargo, ella había ganado dos mil nuevos adoradores sólo en los últimos meses, un crecimiento sorprendente en comparación con su anterior situación precaria. Con más seguridad de que el dios detrás de Richard no haría nada para robar a los adoradores, las otras dos naturalmente no podían quedarse sentadas. Esto era especialmente cierto para la Diosa de la Caza, que en realidad podía encontrar adoradores naturales en las Tierras Ensangrentadas.

Aunque habían acordado cooperar, la mayor preocupación sobre esta alianza divina era la lucha por la fe. Incluso la Diosa de la Caza antes apenas podía encontrar adoradores naturales aquí, y el puro poder mostrado por Flowsand e Io dejó claro que su dios era mucho más fuerte que las tres. Mientras Flowsand empezara a predicar aquí, perderían a los adoradores y poco a poco serían expulsadas. Habían sido cautelosas todo el tiempo, pero ahora que la Diosa del Agua de Manantial había dado el primer paso, las otras dos tampoco dejarían pasar la oportunidad. Su poder había crecido mucho más que el de ellas después de que los invasores fueran derrotados, y ahora era más poderosa por un margen decente.

Mientras que las deidades se preocupaban por la fe, los mortales tenían sed de oro. A medida que la situación en las Tierras Ensangrentadas se estabilizaba, los ingresos fiscales de Richard empezaron a crecer a un ritmo alarmante. Ahora cosechaba casi cuatro millones de oro al año sólo de las caravanas, y con la adición de impuestos sobre los nuevos residentes permanentes y temporales, ascendía a cinco millones. Esto ni siquiera contaba los tres millones adicionales que obtendría a partir del próximo año después de reclamar un 30% adicional de las ganancias de los nobles que se le habían opuesto.

Y eso fue sólo el comienzo. Nuevas solicitudes de residencia permanente llegaban a diario, e incluso cuando el procedimiento se hizo largo y complicado después de alcanzar la marca de los 100.000 habitantes, la población estaba en auge. El impuesto sobre las tierras de Richard era todavía bastante pequeño, y la ruta comercial era extremadamente rentable. Además, los impuestos sobre los residentes permanentes eran mucho más bajos que los de los residentes temporales. La residencia permanente se podía comprar directamente por un módico precio, y también venía acompañada de la compra de cualquier terreno considerable en los cinco oasis principales. Aquellos con antecedentes más pobres podrían servir a Richard por cinco años en su lugar, o simplemente unirse al ejército y hacerlo en tres.

Las Tierras Ensangrentadas se habían convertido en una tierra de oro.

Sus aliados enanos en Fuegos de Forja también se estaban expandiendo rápidamente. Acababan de anexar tres tribus más pequeñas, adquiriendo diez mil guerreros y muchos más trabajadores. Sin embargo, eso no sació el apetito de Bamor; Richard seguía vertiendo comida y vino en su almacén mientras tomaba el mineral.

Los enanos una vez pensaron que su mineral era inagotable, pero ahora que la ruta comercial funcionaba a plena capacidad, descubrieron inmediatamente que sus almacenes se estaban agotando. La demanda de sus nuevos aliados humanos era simplemente interminable. Esto sólo sirvió para motivarlos aún más. La mayoría de los enanos nunca antes habían consumido una comida tan buena ni bebido un vino tan sabroso, mientras que el propio Bamor estaba empezando a arder con el deseo de poder que esta riqueza recién descubierta le proporcionaba. Por primera vez, los enanos sentían que no había suficientes mineros. Por supuesto, había un atajo para conseguir más mano de obra, y uno en el que sus aliados humanos eran competentes: harían la guerra para reunir esclavos.

Esta interminable demanda vino del propio Richard. Todo el mineral se transportaba directamente a Norland, donde Noelene lo engullía sin parar. Después de todo, Norland estaba luchando actualmente cientos de guerras planares combinadas, por lo que había una demanda constante de materiales para forjar armaduras y armas.

……

Cuando Richard regresó a Oasis Agua Azul, encontró a Rosie básicamente viviendo permanentemente en el laboratorio y en la sala de meditación. Ella tuvo su propia cosecha; ahora podía dibujar la primera de las matrices mágicas que él le había enseñado.

Esta matriz era en realidad el núcleo de una runa de fuerza elemental, pero Richard la había revisado para proporcionar un impulso más alto y, en consecuencia, resultaba más difícil. Ahora podía terminar la matriz en dos días, y aunque no podía garantizar el éxito al igual que él, el 80% era suficientemente bueno. Lo más importante fue que sólo le tomó una hora adicional terminar la runa de fuerza que estaba entre el grado 1 y el grado 2, y esta runa podía ser usada en sus sets de Barrera Salvaje y Golpe Salvaje.

Rosie casi nunca dormía, simplemente meditaba cuando necesitaba descansar. Ella había ignorado completamente sus advertencias de que ese estilo de vida le haría mucho daño; parecía que había pasado más de un mes desde que su mente estuvo realmente quieta.

Cuando el caballero humanoide de élite que había dejado atrás para vigilar el laboratorio se acercó y le susurró su horario, su rostro se llenó de asombro. Se mantenía casi tan ocupada como cuando él estaba en el Deepblue.

A diferencia de la habitación individual que tenía antes, su laboratorio se había expandido hasta convertirse en un edificio completo. Los instrumentos alquímicos gnómicos habían sido importados de Norland, lo que los hacía bastante buenos incluso para los estándares de Norland. Había gastado unos 2 millones de oro en esto; 3 millones más y estaría entre los mejores de los mejores.

Pasando el vestíbulo y el taller general, se dirigió a un piso para encontrar a Rosie ocupada trabajando en una matriz. Había diez cajas encantadas en el estante, dos matrices completas en cada una. Sólo miró más allá de los productos terminados antes de centrarse en el ritmo de sus acciones, encontrándola mucho más práctica que antes. Parecía que su tasa de éxito también había aumentado, y además subió al nivel 10.

“¿Cuándo avanzaste?” Le preguntó una vez que ella terminó.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.