<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 629

Libro 4 – Capítulo 134. Relajación

 

Rosie jadeó suavemente y se giró para ver a Richard, con una sonrisa en su rostro, “Hace unos días… Sucedió mientras trabajaba.”

De repente recordó algo al pronunciar estas palabras, su rostro lleno de inquietud. Richard había prometido una vez darle una nueva técnica de meditación una vez que alcanzara el nivel 10.

“¡No está mal, ven!” Pasó junto a ella, agarrando parte de su trasero antes de subir otro piso hacia su taller personal.

Rosie vaciló un poco antes de seguirlo; numerosos materiales raros estaban apilados en su interior, y aunque no había ningún hechizo que restringiera la entrada, ella normalmente no pondría un pie allí. Aún así, subió justo a tiempo para verlo desbloquear el sello mágico de uno de sus cajones y sacar un pergamino.

Richard acarició el pergamino suavemente, un hechizo de descifrado que convirtió el contenido de galimatías en un lenguaje reconocible, “Esto es para ti. Recuerda quemarlo después de leer el contenido, y utilizar llamas naturales.”

<< Nota: Galimatías; Lenguaje difícil de comprender por la impropiedad de las frases o por la confusión de las ideas. >>

Rosie desenrolló el pergamino que le dio, y una sola mirada la hizo gritar, “¡La Fantasía Deepblue!”

Richard asintió, “Sí. Desde hoy, eres considerado una maga del Deepblue.”

Rosie agarró el pergamino con fuerza, sentimientos encontrados corriendo por su cabeza, “Tú…. te acordaste.”

“¿Por qué no lo haría? Cumplo mis promesas.”

“Pero…” agachó la cabeza, “No hay nada que pueda hacer para pagarte.”

“¡Ja! ¿Entonces qué son todos esos núcleos de runas que están abajo? Ni siquiera hemos arreglado el precio de esos.”

“¡Eso no es lo mismo! ¡Me diste libertad y ahora me das esto! ¡El dinero no se puede comparar!”

Richard sonrió y le pellizcó las mejillas, “Mírate, eres cada vez mejor hablando dulcemente.”

“Es sólo la verdad”, sonrió Rosie tímidamente, pero sus ojos dejaron claro que estaba coqueteando. De alguna manera, estas dos cualidades diferentes parecían mezclarse perfectamente con ella, sin parecer falsas en lo más mínimo.

Richard resopló, “Está bien, no necesito que sigas haciendo crecer mi ego.”

“¿Qué más puedo ayudarte a crecer, entonces?” Los ojos de Rosie brillaron con luz.

Richard se puso serio por un momento, “Nada para mí. Sólo avanza tan rápido como puedas, es la mejor manera de ayudar.”

“¡Pero eso es ayudarme a mí también! Ugh, creo que estás cansado ahora, deberías soltarlo.” Se mordió el labio inferior y de repente lo empujó, haciéndolo caer contra la pared. De repente, Richard sintió una sensación de calor cuando ella se adelantó y se puso de rodillas.

Después de unos momentos de hurgar entre su túnica, ella encontró su objetivo y se lo puso en la boca. Todo el cuerpo de Richard se volvió rígido e inhaló bruscamente antes de gruñir como una bestia. Casi perdió el control en ese momento, pero consiguió apartar la cabeza de ella por un momento. “¿Has estado practicando?”, gruñó.

A la fuerza, Rosie levantó la cabeza descaradamente, “No necesitas ningún entrenamiento para estas cosas, sólo un poco de dedicación. De todos modos, ¡no creas que te daré un respiro!” Entonces ella le apartó las manos antes de volver a entrar, y su fortaleza se desmoronó en un instante. Se estremeció y rugió, volviendo a deslizarse hacia el suelo. Rosie no dijo nada, sólo levantó una mano para señalar la victoria con sus dedos.

Sin embargo, esa simple acción encendió a Richard una vez más. El impulso de regeneración del huevo de hidra se mostró de nuevo cuando la sangre se precipitó hacia su pene flácido y causó que golpeara el costado de la mejilla de Rosie. Rosie apenas tuvo tiempo de chillar de sorpresa antes de que él la sacara y la levantara con una mano, colocándola sobre la mesa cercana.

Esta vez, la situación cambió. Richard la liberó hábilmente de sus ropas y las tiró a un lado antes de penetrarla inmediatamente. Sus embates fueron rápidos y fuertes, empujándola al borde del orgasmo en sólo unos momentos. Sus gemidos se convirtieron rápidamente en gritos, y luego volvió a guardar silencio mientras entraba en un aturdimiento.

Ella no recibió la misericordia que le había dado a él. Richard continuó empujando sin dejar que ella respirara, incluso burlándose de que se detendría si ella se lo pedía. Y se lo pidió, pero eso solo hizo que fuera más rápido, pareciendo olvidar las palabras que había pronunciado sobre mantener sus promesas hacía solo unos minutos.

A estas alturas apenas podía hablar, pero aún así reunió suficiente energía para reprenderlo en voz alta. Incluso eso no hizo nada, y solo pudo soportar los siguientes minutos de su total atención. Ella no sabía cuántas veces había llegado al clímax durante todo esto, pero para cuando él terminó ambos cuerpos estaban cubiertos de sudor.

Finalmente, recostado en el suelo, Richard cayó a su lado. Ambos jadeaban con fuerza, como peces que acababan de llegar a la orilla.

“Esto… no es… relajante… para nada…”, resopló.

Ella apenas se movió, diciendo perezosamente, “¡Hubiera sido… de no ser… por la… segunda… mitad!”

Richard resopló, pero la acción hizo que se agarrara el estómago durante un rato, “¿Cómo… no puede haber… una segunda mitad?”

Esto evocó una dulce sonrisa, “Entonces no me culpes.”

……

Les llevó más tiempo recuperarse, regresando a su residencia para bañarse. La visión de Rosie recién bañada lo excitó una vez más, pero esta vez sólo se vistió y le dijo que lo siguiera de vuelta al edificio del laboratorio, “Bueno, descansa un poco de la meditación y de la creación de runasangres por un rato, puedes verme trabajar y tomar notas.”

Rosie se volvió extremadamente seria también, “Todavía tengo muchas runas que restaurar, sólo he terminado cuatro de ellas.”

Cuando destruyeron el ejército de Raymond, Richard había recuperado un total de 35 runas que podían ser restauradas. Veinte eran de grado 2, en las que tendría que trabajar él mismo, pero las otras quince runas elementales se las había dado a ella.

El proceso de restauración de una runa normalmente dañaba su estructura hasta cierto punto. Richard tenía sus formas de asegurar que no se produjeran caídas en el impulso, a veces incluso añadiendo algunas características posteriormente, pero esto le tomaba más tiempo del que valía la pena. Aún así, podía beneficiarse un poco de las runas de grado 2, pero prefería trabajar en otras cosas como más Armamentos de Mana o Perdiciones de la Vida que reparar las runas elementales.

Rosie arrastró su cuerpo cansado para ayudar a preparar las herramientas que estaba pidiendo. Ella había pensado que él comenzaría a restaurar las runas de grado 2 que obtuvieron, pero cuando escuchó la lista de materiales se quedó perpleja. Comenzó a moler los materiales para convertirlos en tinta antes de verterlos en su pluma, volviéndose más severo a medida que entraba en un estado de absoluta concentración.

“Encárgate también de esas runas de grado 2”, dijo sin levantar la cabeza.

“¿Qué?” El corazón de Rosie dio un vuelco, “No puedo, ¡mi tasa de éxito es de apenas el 50%!”

“Son sólo runas estándar, no me importaría incluso si las perdiéramos todas. Considéralo una prueba; pasas si restauras más de la mitad de las runas.” Richard empezó a trabajar en la runa.

Rosie inmediatamente se quedó en silencio, ralentizando un poco la respiración mientras observaba atentamente. Tenía miedo de perderse hasta el más mínimo detalle.

Una luz brillante fluyó del cuerpo de Richard cuando su maná fue vertido en el pincel, y cuando la plumilla chocó contra su objetivo, un poderoso resplandor estalló. Sólo se necesitaron unos pocos golpes antes de que Rosie contuviera completamente la respiración; había reconocido la forma y el aura de la runa.

¡Perdición de la Vida! Esta fue la primera vez que vio a Richard crear Perdición de la Vida, una oportunidad única para cualquier maestro de runas.

……

El sol cayó y la luna salió, la luna se desvaneció en el sol de la mañana. Este ciclo continuó durante siete días antes de que se terminara otra runa de Perdición de la Vida. Richard se derrumbó justo después del golpe final, entrando en un profundo sueño, y Rosie, que había pasado sólo una hora al día meditando para poder seguirle el ritmo, poco después le siguió.

A la mañana siguiente, los dos se despertaron y compartieron una comida masiva. Inmediatamente después, Richard comenzó a trabajar en la segunda runa de Perdición de la Vida. Sin embargo, las cosas no salieron tan bien esta vez. Su maná se descontroló al tercer día de dibujar la runa, lo que le obligó a quemarla y a empezar de nuevo. Sin embargo, solo frunció el ceño durante unos segundos antes de limpiar y empezar de nuevo.

Esta vez, sólo la hizo medio día antes de cometer un error fatal. Sin embargo, no se movió demasiado y volvió a empezar en silencio. En ese momento, estaba acostumbrado a los fracasos ocasionales.

Seis días después, una segunda runa de Perdición de la Vida fue terminada. Richard todavía sentía que tenía energía de sobra, así que pasó diez días más creando dos sets de Barrera Salvaje.

En ese momento, la madre cría ya había terminado con las cien monturas ordenadas por la familia real. Su esperanza de vida había sido incrementada a quince años según lo solicitado, con varias mejoras en su físico también. Ahora podían galopar cuatro horas seguidas, incluso con una carga completa, el doble del estándar para un caballo de un caballero rúnico.

Incluso con la ayuda del nido de gusanos, la madre cría sólo podía producir tres de estas monturas en un día. Las mejoras habían superado con creces las solicitudes del emperador Philip y fácilmente calificarían por un precio de 160.000 cada una, pero aún así las vendería al precio original. Superar las expectativas siempre ha sido la forma más rápida de crear confianza con el cliente.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.