<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 639

Libro 4 – Capítulo 144. Una Pesadilla Hecha Realidad

 

Richard se quedó callado por un rato, permitiendo que la madre cría reflexionara sobre la mentira obvia que había dicho, hasta que ella misma se corrigiera, “De acuerdo, es probable que necesite mucho más que unas pocas gotas, pero tenerlo a mi lado durante un mes debería ser suficiente. Mientras pueda absorber algo de su sangre todos los días, podré analizar una décima parte de sus poderes. Eso debería ser suficiente para avanzar al nivel 9, puedo hacer un análisis más profundo cuando llegue al nivel 10.”

“Suspiro. No matarlo, no debilitarlo permanentemente. ¿Lo entiendes?”

“Por supuesto, Maestro”, estuvo de acuerdo.

“Bien, envía un cerebro clonado a buscarlo”.

Zangru ya había aceptado esta condición, así que se encogió de hombros cuando Richard le dijo, “Es sólo sangre, ella puede tomarla. Estoy realmente interesado en ver tu carta de triunfo. Veamos lo aterradora que es la Reina Escarabajo.”

Zangru dejó entonces la ciudad para alejarse de las miradas indiscretas. Con él ahora siendo un guarda-alma como Waterflower, a Richard le resultó fácil transmitir su ubicación a la madre cría para que ella pudiera recogerlo. Un pequeño punto en el horizonte se convirtió rápidamente en una criatura gigante parecida a un bicho que provocó una sonrisa juguetona por parte del niño divino, “Interesante. ¿Así que esta es la famosa Reina Escarabajo? He visto esta raza en mis sueños antes… ¿Qué es? Mierda, mi memoria es tan mala estos días…”

El cerebro clonado era indiferente a los murmullos de Zangru, simplemente levantándolo del suelo antes de volar hacia el cielo. Zangru era como una pequeña marioneta arrastrada por el aire, haciéndole volar a su destino mientras continuaba murmurando con curiosidad, “¡Claro, es una raza aterradora! Su reina puede llegar a medir hasta cincuenta metros de largo. ¿Richard está conectado a algo así? Interesante. Tal vez haya una oportunidad para mí de ver una de tamaño completo…”

El cerebro clonado voló muy rápido. En solo unas pocas horas había alcanzado las profundidades de la Tierra del Caos, dejando caer a Zangru en una espesa niebla concentrada alrededor del nido de gusanos. A pesar de que fue lanzado desde unos pocos metros en el cielo, Zangru aterrizó perfectamente de pie.

Se dio cuenta de que la niebla circundante era inusualmente espesa; al estirar su mano y agitarla, podía sentir la humedad adherirse a su piel. Casi se sintió como si moviera sus manos en agua. La niebla también sirvió para bloquear su percepción a sólo diez metros de distancia, pero no estaba demasiado preocupado. Aunque era un poco diferente, sintió un alma muy parecida a la de Richard cerca. Así que se puso de pie y esperó a que esta nueva criatura se mostrara.

Un minuto, dos minutos, cinco minutos…. Zangru de repente sintió su cuerpo entumecido, su cabeza comenzando a dar vueltas mientras perdía el control de sus extremidades. “¡Veneno!” se enfureció, pero ya era demasiado tarde para hacer algo. Sin embargo, estaba más confundido que asustado; era inmune a casi todo tipo de veneno, ¿cómo fue afectado en tan poco tiempo?

Zangru no sabía que la madre cría ya había realizado un análisis superficial de las pocas gotas de sangre que Phaser había traído de vuelta. Al igual que Nyra, se había dado cuenta de que poner un poco de poder divino en su niebla casi instantáneamente lo paralizaría. No era suficiente matar, pero sus defensas se debilitarían mucho. Se encontró a sí mismo cada vez más ansioso. No le temía a la muerte, pero enfrentarse a una amenaza desconocida nunca fue una buena sensación.

Un viento violento sopló repentinamente en su cara, separando la niebla lo suficiente como para que el gran cuerpo de la madre cría se arrastrara por ahí. “¡Re-Reina Escarabajo!” gritó horrorizado, dándose cuenta de lo mucho que había subestimado su tamaño.

Los vagos recuerdos de sus sueños se aclararon de repente. Su audacia se desmoronó al darse cuenta rápidamente de que esta criatura con la que había soñado podría matarlo, ¡realmente podría matarlo! Quería correr, pero estaba en el suelo sin la capacidad para moverse.

“No hay necesidad de temer,” una voz fría sonó dentro de su mente, “Quiero comerte, pero no lo haré. Sólo necesito un poco de tu sangre, esto no debería considerarse nada. Le prometí al Maestro que no te lastimaría más allá de lo reparable, estos…. métodos solapados eran sólo para asegurar tu cooperación. ¡Basta de charla, empecemos! El Maestro sólo me dio un mes contigo, no hay mucho tiempo.”

“NOO—” El grito de Zangru fue amortiguado cuando más de una docena de tentáculos salieron volando desde el medio de la niebla, arrastrándolo a una de las cámaras de los nidos de gusanos a medida que se acercaba la madre cría. Muchos más tentáculos salieron de su boca, pero estos eran huecos.

Mirando esos tentáculos de punta afilada, tan gruesos como un pulgar cada uno, Zangru intentó gritar una vez más.

“¿Qué pasa?” Una voz resonó en las mentes de ambos. El miedo de Zangru se había intensificado tanto que sobresaltó a Richard, que aún estaba en Agua Azul.

La mente de la madre de cría dejó inconsciente a Zangru, “No es nada, maestro, sólo tiene miedo de que le saquen sangre. No será un problema, podrá revivir incluso si es completamente drenado.”

“¿Por qué tendría miedo de perder sangre?”

“Los personajes extremos tienen defectos extremos. Este parece ser el suyo”, contestó tranquilamente la madre cría.

“Seeeguro…” Richard entonces cortó las comunicaciones.

La madre cría se relajó, sus tentáculos en la boca envolviendo el cuerpo de Zangru y penetrando en su torrente sanguíneo. Luego empezaron a pulsar regularmente mientras le sacaban la sangre de color negro púrpura de su cuerpo. En sólo cinco minutos, ella lo había dejado seco.

El cuerpo de Zangru comenzó a marchitarse a un ritmo notable, pero los tentáculos que lo sujetaban empezaron a llenar su cuerpo de nutrientes. Su asombroso físico se mostró mientras absorbía toda la nutrición con avidez.

Estaba consciente en media hora, sin que se vieran heridas evidentes. Sin embargo, en el momento en que abrió los ojos, la madre cría comenzó a extraer su sangre de nuevo. A los pocos minutos, se volvió a marchitar.

Este ciclo se repetiría durante todo un mes….

……

Richard no sabía nada de esto. Se dio tres meses para trabajar en más sets de runas, usando todo su tiempo libre para aumentar su poder a través de la meditación. Con los diez caballeros rúnicos que tenía que regresar a Nyris y a Agamenon, sólo le quedarían un poco más de veinte. Con Rosie trabajando para ayudarle a hacer los núcleos básicos, podía usar su tiempo libre para meditar mientras aún tenía una tasa de progreso decente de unos seis sets al mes.

Un mes después, uno de los zánganos de la madre cría dejó caer a Zangru. Estaba más callado que antes, pero siendo él un forastero, nadie lo notó. Incluso Tiramisú solo había hablado un poco con él, pero el ogro estaba ocupado manejando asuntos, así que no tenían tiempo para reunirse.

Richard estaba demasiado ocupado para notar la diferencia. Lo que sí notó fue que la madre cría había analizado a Zangru lo suficiente como para alcanzar el nivel 9. Ella todavía no había llegado, faltaban otros requisitos que cumplir, pero el camino estaba abierto completamente.

……

Para cuando los tres meses llegaron a su fin, Richard había alcanzado el nivel 17. Además de eso, podría tener hasta 40 caballeros rúnicos siempre y cuando estuviera dispuesto. Una tarde, la alarma de su reloj mágico le hizo mirar hacia arriba y ver la nieve fuera de su ventana. Faelor ya estaba en invierno, había llegado el momento.

Salió de su laboratorio y llamó a sus seguidores, una campana sonando rápidamente en toda Ciudad Agua Azul. Los subordinados que estaban apreciando la rara visión de la nieve en las Tierras Ensangrentadas escucharon el llamado al deber y corrieron a la residencia de Richard.

Los seguidores ocuparon toda la sala de reuniones en el segundo piso, Tiramisú estaba fuera con sus dos cabezas asomándose por la ventana.

Richard llamó a un caballero rúnico y le entregó una carta sellada con su escudo personal, “Dirígete ahora mismo a Norland y entrega esta carta al Cuarto Príncipe.”

Una vez que el caballero se fue, se dirigió a la multitud, “Hagan sus maletas. Nos vamos al Plano Forestal para una gran batalla. Si ganamos, todos se benefician…. Oh, Zendrall, Zangru, quédense y defiendan Agua Azul. Ese lugar no es muy bueno para ustedes dos.”

Sólo recordando la incomodidad que sentió en el Plano Forestal, Zendrall asintió. Por otro lado, Zangru gruñó afirmativamente con su cabeza inclinada. Este nuevo guarda-alma había estado cumpliendo rápidamente las órdenes durante los últimos días, pero estaba enormemente apagado.

La reunión terminó rápidamente y los seguidores se dispersaron. Con sólo un día para prepararse, fueron a sus residencias a empacar y encontraron individuos a los que delegar sus tareas.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.