<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 64

Capítulo 64. Conquistando el Cielo

Richard levantó la cabeza y contempló el cielo nocturno antes de contestar: “Pero hay muchos Archerons de 15 años que se comportan como yo, ¿verdad?”

Mordred no ocultó su risa en esta ocasión, mientras sacaba a Richard del caballo y le daba una palmada en la espalda casi lo suficientemente fuerte como para empujarlo contra el barro antes de que gruñera: “¡Estás pensando demasiado! Realmente hay muchos Archerons inteligentes de quince años, pero eso es todo lo que tienen. Cuando el amo tenía 15 años era bastante tonto y había toneladas de niños más listos que él. ¡Mira dónde están ahora, los listos no están por ningún lado!”

Los ojos de Richard se iluminaron, “¿Estás hablando de Gaton Archeron?”

“¡Sí, tu padre!” Mordred corrigió.

“Es Gaton Archeron, ¿verdad?” Richard repitió su pregunta.

“Está bien, está bien, es él.” Mordred se encogió de hombros antes de decir: “Los Archerons son seres realmente raros”.

“Entonces, ¿Realmente que querías decir?” Richard continuó indagando.

“Es simple. Ya eres bastante sobresaliente entre los quinceañeros de la familia, pero las circunstancias podrían cambiar cuando cumplas los dieciséis. El que ríe al último siempre será el mejor, así que primero tienes que asegurarte de seguir vivo hasta los dieciséis años. También es por eso que el Maestro quería que te guiara en algunas batallas a lo largo del camino. ¡Fausto no es conocido sólo por su riqueza, prosperidad y mujeres!”

Antes de que Richard pudiera decir algo, Mordred aprovechó la oportunidad para continuar: “Muy bien, muchacho, ahora tienes que aprovechar el tiempo para comer y dormir. Ya que ahora tienes esa extraña runa de Vitalidad, tenemos que hacer algunos cambios en el plan. ¡El viaje de mañana será de 700 kilómetros!”

……

Cielos nublados, cielos lluviosos y cielos despejados. El clima siguió cambiando a medida que transcurría el tiempo. Había pasado un mes en un abrir y cerrar de ojos, y el grupo de Richard estaba a punto de llegar a Fausto.

El mundo es complicado, y los accidentes les ocurren a las personas más inteligentes. Ni Gaton ni Mordred esperaban que los viejos enemigos de la familia fueran así tan… restringidos. Ninguno de ellos había peleado ni provocado a Mordred, sonriendo y abriéndole paso mientras llevaba a sus caballeros rúnicos totalmente equipados a través de sus territorios o incluso pisando sus castillos. No respondieron a ninguna de sus provocaciones para pelear, y eso lo dejó sin palabras.

Aunque Mordred tenía sed de sangre y adoraba matar, no era un bribón sin moral. ¿Cómo podía iniciar algún tipo de ataque cuando todo el mundo le sonreía y algunos incluso se ofrecían a dejar que sus herreros demoníacos personales revisaran las pezuñas de Lava cuando derribó accidentalmente sus importantes monumentos? Sólo podía irse y darles una bolsa de monedas de oro como compensación por los monumentos que destruyó.

Debido a esto, Richard no se involucró en ninguna pelea durante su viaje a Fausto. Lo único que mató fueron bestias que pasaban.

Richard no participó en ninguna batalla prevista en todo el camino hasta que Lava pisó el suelo de las Llanuras Eternas. Parecía que la reputación <<no, la infamia>> de los Archerons ya se había extendido por toda la Alianza Sagrada. Nadie quería enfrentarse sólo a estos locos, sin los beneficios suficientes y un aliado estable.

Las Llanuras Eternas formaban parte del territorio de la legendaria ciudad. Esto significaba que no había más oportunidades para ellos de enfrentar el peligro o un peligro inmediato, al menos. Las llanuras eran apacibles y serenas, el horizonte se extendía mucho más en el cielo de lo que Richard había visto antes. La meseta estaba cubierta de rocas caoba, y flores de aspecto suave que se asomaban a través de las grietas con innumerables colores que las adornaban. La explosión de color fue una delicia para los ojos.

Richard detuvo su caballo y levantó la cabeza. Los fuertes vientos que soplaban en su dirección le hacían sentir un poco sofocado, pero otra cosa que le quitaba el aliento era el paisaje excepcional que tenía ante él. Al mirarlo, Richard sintió como si pudiera ver casi toda la llanura a la vez.

El área total de la Llanura Eterna no fue realmente extensa, su circunferencia apenas medía cien kilómetros, más bien parecía una plataforma gigante que se elevaba dentro de Norland. Por pequeño que fuera, no fue algo que pudiera verse completamente en una sola mirada. ¡Cualquiera que tuviera una vista completa de ella se sentiría sofocado inmediatamente!

Hay poder dentro del espacio. Incluso Richard, que estaba acostumbrado a ver espacios interiores de miles de metros cuadrados de superficie, quedó impresionado por la vista actual que tenía delante. Sintió una repentina compulsión de no perderse, contuvo el aliento y avanzó su línea de visión poco a poco antes de ver un pico de montaña que parecía un pilar rojo intenso al final de su dirección. Esto alteró su sentido de espacio y distancia, y debido a eso los números que describían el pico escarlata en su mente no correspondían a lo que estaba viendo. ¡Fue un error que lo estaba volviendo loco!

Se decía que las personas que visitaban por primera vez las llanuras eternas repleta de milagros recibirían bendiciones y obtendrían la capacidad de ver cada rincón de las llanuras. Richard finalmente supo por sí mismo que la leyenda era cierta. La sensación de recibir la bendición no fue tan buena como él pensaba, pero aun así fue emocionante.

Este pico rojo ardiente era el Pico Milagroso que sostuvo a Fausto. La montaña estaba rodeada por una línea extremadamente delgada <<casi no distinguible a simple vista>> que conducía hacia arriba. ¡Ese era el camino hacia el pico, y éste se encontraba realmente escondido entre las nubes! Había una masa de nubes cubriendo el pico, puras y blancas, moviéndose lenta y elegantemente como si tuvieran vida propia. Nunca se dejaron llevar ni siquiera por los vientos más fuertes.

Sin embargo, Richard vio algo vislumbrándose dentro de esas nubes divinas. Se sorprendió más allá de las palabras, se frotó los ojos y trató de mirar lo más lejos que pudo, ¡hasta que finalmente se dio cuenta de que se trataba de una isla flotante! Había montañas, arroyos y vegetación en la isla, e incluso vio edificios, cada uno diferente.

“Es, es eso…” Richard señaló la isla entre las nubes, y se quedó sin palabras.

“Esa es la Isla Flotante, donde viven las catorce reconocidas familias de Fausto. Cuando lo vi por primera vez, tampoco podía creer lo que veían mis ojos. Pero en el momento en que yo estaba luchando junto a tu padre en Fausto, y no dormíamos durante unos 6 meses. No puedo recordar en cuántas batallas he estado o a cuánta gente he matado. Cuando finalmente llegamos a las Llanuras Eternas, estaba muerto de cansancio y sólo quería encontrar un lugar para dormir, así que ¿cómo podía tener fuerzas para apreciar cosas como ésta? Pensaba que como ya estábamos aquí, sería sólo cuestión de tiempo para que llegáramos hasta allá”. Mordred suavizó su épico ascenso a Fausto con unas pocas frases aburridas y ordinarias, pero su arrogancia y dominio natural aún se filtraba a través de sus palabras.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

 

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.