<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 644

Libro 4 – Capítulo 149. Un Requisito Inesperado

 

Richard dejó de dudar y se tragó la esencia de la arboleda. En el momento en que el cristal llegó a su estómago, sintió que una energía refrescante se esparcía por todo su cuerpo. Su cabeza empezó a dolerle por unos instantes, pero esa sensación desapareció rápidamente y nada quedó atrás.

‘¿Es eso?’ Estaba bastante confundido. Aparte de sentirse un poco más lúcido que antes, no podía sentir ningún cambio significativo dentro de él. No pudo evitar sentirse un poco decepcionado, su expresión se oscureció.

‘¡Espera!’ De repente una sonrisa apareció en su rostro cuando se dio cuenta de lo que había cambiado exactamente. Su velocidad de pensamiento definitivamente había aumentado mucho, incluso con su segunda mente. Esto significaba que su bendición de sabiduría había avanzado una vez más, ahora en el cuarto grado. Esto tendría un impacto directo en su capacidad para comandar una batalla, permitiéndole fácilmente estar en constante comunicación con más de cien zánganos. ¡Esto significaba miles de soldados más que podían ser controlados perfectamente como una extensión de sí mismo! ¡También mejoró directamente su capacidad de análisis y de creación de runas!

Los otros tres lo habían estado mirando todo el tiempo, así que obviamente notaron los cambios en su expresión. Nyris hizo la pregunta que tenían en mente, “¿Qué obtuviste?”

“Hmm…. ¿Cómo lo digo…” Richard vaciló un poco, no quería revelar sus bendiciones pero tampoco quería mentir, “Siento que puedo pensar mucho más rápido ahora.”

“Bueno, es algo”, dijo Agamenon, y Nyris asintió en acuerdo. Los objetos que impulsaban el alma dependían en gran medida de la suerte a veces, por lo que cualquier éxito valía la pena.

El Árbol de la Vida también les dio 11 hojas de la juventud. Estas cosas eran más un artículo de lujo que de valor práctico, pero aún así valían un poco, así que Nyris y Agamenon se quedaron con tres cada uno. Richard se quedó con cinco, lo que le bastó para repartirlas entre Flowsand, Waterflower, Lina, Rosie y Demi. Sin embargo, eso le recordó la posibilidad de que Alice se uniera a sus filas y de repente se dio cuenta de que no tenía tantas como le gustaría.

Por otro lado, Nyris y Agamenon se dieron cuenta de que tenían exactamente el problema opuesto y fruncieron el ceño. No valía la pena vender cosas como estas hojas de la juventud. Aunque la demanda superaba con creces la oferta, sólo tenían un valor de cinco cifras en el mejor de los casos.

Afortunadamente, todos eran todavía jóvenes y el ritmo al que luchaban en las batallas aseguraba que aumentarían rápidamente sus fuerzas; ninguno de ellos estaba realmente preocupado de que su juventud se desvaneciera. El Árbol de la Vida sólo podía producir diez hojas de la juventud cada año, pero eso sería suficiente para ellos mismos y para sus allegados.

Los cuatro se relajaron una vez que los asuntos formales se concluyeron. Todavía necesitaban reponer las tropas, pero la influencia del Árbol de la Vida ahora se extendía hasta Ciudad Esmeralda de modo que podrían comenzar el desarrollo a gran escala libremente. Richard había invertido 100.000 de oro en la investigación sobre el uso de esta madera de piedra, y los investigadores del Deepblue estaban en camino de completar un encendedor que podría prenderla en fuego. Un pequeño trozo del tamaño de un puño podría arder casi todo el día y la noche, dando calor a todos dentro de un rango de 100 metros, por lo que podrían empezar a vender esto con fines de lucro.

El único problema con este desarrollo sería mover grandes cantidades de madera a través de la Iglesia del Dragón Eterno. Sin embargo, esto se resolvió fácilmente cuando Agamenon ofreció un terreno vacío a sólo cien kilómetros de un puerto para construir un nuevo portal. En el momento en que los bosques de madera de piedra pudieran ser talados con fines de lucro, podrían expandir la operación de tala en gran medida y debilitar aún más la voluntad del bosque.

Por supuesto, el Plano Forestal estaba proporcionando actualmente cerca de 300.000 de oro al mes, que ya era de primera clase. Al considerar las ganancias del Árbol de la Vida, la tala de madera sólo sería dinero de bolsillo.

Nyris finalmente se dirigió a él con una expresión severa, “Richard, Agamenon y yo tenemos unos quince caballeros rúnicos combinados ahora. He estado recibiendo más y más puntos últimamente, por lo que planeo solicitar un nuevo plano a mi Padre. Una vez que esté lo suficientemente desarrollado, será mi plano personal. ¿Estarías interesado en unirte? Seré el propietario de nombre, pero podemos seguir dividiéndonos según la contribución, tal como lo hacemos aquí.”

“Umm…” Richard dudó un poco, “No creo que tenga la capacidad de expandirme más en este momento. Te apoyaré lo mejor que pueda, pero tengo que lidiar con todo el lío de mi familia. Te diré una cosa, solicita el plano y comienza la invasión; me uniré y ayudaré a la expansión cuando las cosas se hayan estabilizado.”

“Suena bien”, asintió Nyris. Comprendió la situación actual de Richard. Después de todo, Gaton había dejado atrás cinco planos personales enteros en varias etapas de desarrollo, y el resto de la familia iba directo a la garganta de Richard. Había mucho que hacer antes de que Richard pudiera respirar con tranquilidad.

“¡Cierto, Richard! ¿Cuántas leyes descifraste durante la evolución?” Preguntó de repente el príncipe.

“Tú primero”, dijo Richard.

“¡Tres!” Nyris no podía ocultar el orgullo en su rostro, sus ojos brillando de competitividad.

“Cuatro”, dijo Richard con una sonrisa.

Un poco de decepción apareció en el rostro de Nyris, pero al final apareció una sonrisa. Fue decepcionante ser vencido por Richard una y otra vez, pero la diferencia esta vez no fue demasiado grande y seguía siendo un aliado cada vez más fuerte.

Lo que Nyris no sabía era cuán inmensa ventaja suponía tener Sabiduría y Verdad. Richard no sólo había trazado la estructura de las leyes del plano, algo que facilitaría su progreso en el futuro, ¡sino que también había comprendido un total de trece!

Agamenon también había comprendido tres leyes. El joven reservado parecía más musculo que cerebro, pero su percepción era comparable a la de Nyris.

“¿Y qué hay de ti, elegida?” Nyris tampoco dejó escapar a Flowsand.

“Once”, dijo Flowsand perezosamente, pero no disminuyó el golpe en absoluto.

……

Una vez que la discusión terminó, Richard distribuyó sus hojas de la juventud. Todos los que recibieron una hoja estaban contentos, incluso Waterflower no pudo ocultar su expresión de alegría. Sin embargo, la sonrisa de Flowsand rápidamente se volvió misteriosa mientras guardaba la hoja. Sin embargo, Richard no se molestó con eso mientras corría al Árbol de la Vida para meditar un rato.

Un pequeño episodio ocurrió después de ese evento. Io se coló en la habitación de Flowsand un poco después del anochecer, lleno de respeto y solemnidad mientras le preguntaba a Flowsand si ella podía darle la hoja. Sin embargo, Flowsand lo rechazó sin dudarlo.

“¿Para qué la necesitas?”, él le preguntó con una sonrisa forzada, “Como elegida, podrás permanecer joven mientras vivas. Yo no soy así, y tampoco soy esa psicópata de Nyra. Envejeceré. Faelor también se mueve a un ritmo diez veces mayor que el de Norland, envejeceré muy rápido si me quedo allí demasiado tiempo.”

Flowsand estaba desconcertada por su petición, “¿No tienes un número incalculable de años de vida? Unas pocas décadas deberían ser una gota en el vaso para ti.”

“Sí, pero mi cuerpo igual envejecerá. Mi gloriosa imagen será dañada por tal cosa. Además”, el sacerdote de batalla de repente se volvió dócil, “no te sirve para nada de todos modos.” La creación de Nyra por Flowsand le hizo darse cuenta de lo mucho que ella lo controlaba.

“¿Quién te dijo que no me sirve para nada?” Flowsand sonrió misteriosamente, agitando la hoja de la juventud antes de arrojarla a su propia boca. Io se aclaró la garganta y extendió su mano inconscientemente, pero el contrato de guardián celestial lo dejó aturdido de inmediato.

“Sabe bastante bien”, comentó Flowsand, casi haciéndole toser sangre. Su deseo de belleza era mucho mayor que su deseo de poder.

Mirando la cara deprimida de Io, Flowsand también se puso un poco seria, “Obviamente no te daré algo que Richard me dio como regalo. Pero tendrá más en el futuro de todos modos, esto no es algo de una sola vez. Sólo pídele una.”

Una complicada mezcla de emociones pasó por la cara de Io, pero finalmente apretó los dientes, “Entiendo.”

……

A la mañana siguiente. Richard acababa de terminar su meditación nocturna y miraba a Io con confusión, “¿Quieres… una hoja de la juventud?”

“¡Sí!” Contestó Io, rechinando los dientes.

“Bien, bien, bien…” Richard murmuró en voz baja, casi provocando que el corazón del sacerdote de batalla se detuviera. Justo cuando el hombre empezaba a perder toda esperanza, volvió a hablar en voz alta, “Esto no es demasiado pedir, teniendo en cuenta tus contribuciones en Faelor. Dicho esto, nunca se me ocurrió que tendrías un uso para esto, así que las entregué todas. La mayoría de ellos incluso se la comieron en el acto, pero si tuviera que adivinar, Flowsand sería la única persona que no la necesita. ¿Por qué no se la pides?”

“¡¿Qué?!” Io se enfureció, “¡¿Si sabías que no le serviría de nada, por qué se la diste en primer lugar?!”

“Bueno…. se las di a los demás primero y dijeron que sabía bien.”

“Pero entonces…”

“Qué tal esto. Continúa trabajando tan duro como lo has hecho en Faelor durante un año más, y te daré una de la siguiente tanda.” En este punto, Richard miraba a Io como si fuera un zorro listo para ser cazado.

“El año que viene… Está bien, puedo hacer eso. Pero, ¿quién estará a cargo?”

“Hay alguien a quien quiero llamar, pero si no acepta, será Gangdor.”

“Gangdor no será un problema, pero si es alguien más, ¡tendrá que escucharme cuando se trata de asuntos exteriores y guerra!” Contestó Io.

Richard mostró una sonrisa maliciosa, “Si ella está dispuesta a venir, ciertamente no estarás a su altura.”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.