<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 646

Libro 4 – Capítulo 151. Ya Influyente (2)

 

“El chico Mensa murió a manos tuyas y aún no has devuelto a Rosie. El hecho de que sea una aprendiz maestro de runas ya no es un gran secreto, ¿por qué crees que los Mensas y los Schumpeters la abandonaron tan fácilmente? En cuanto a la persona que te atacó ilegalmente, sus heridas nunca sanarán completamente y nunca podrá llegar a ser un santo en esta vida. Incluso si pudiera pagar a la Iglesia por ello, sólo alcanzará el nivel 15 en el mejor de los casos. ¿No es eso lo suficientemente bueno?”

“Justo”, asintió Richard. Ese fue un gran precio por no cumplir con las leyes. Ahora podría parecer bastante ligero, pero en aquel entonces Richard no había mostrado Perdición de la Vida ni Guía de los Secretos.

Un destello de admiración apareció en los ojos de Neil, “Lo que quiero decir es que ya no puedes considerarte una persona normal. Como el mejor maestro de runas real de la Alianza, eres alguien influyente. Aunque tu poder está atascado en Fausto por ahora, creo que es sólo cuestión de tiempo antes de que unifiques a la Familia Archeron. Así que, esta es la cuestión— ¿A qué gran influencia se le ocurre apoyar a un solo príncipe por completo?”

Richard se detuvo un momento. Pensando en ello, entendió lo que Neil estaba diciendo. El Duque Sangre de Hierro era una fuerza poderosa, capaz de compartir el quinto nivel de las islas con la familia real. Si él pusiera su peso detrás de un príncipe, no habría ninguna competencia en absoluto. En realidad, Agamenon apoyaba a Nyris a título personal, y aun así no se le permitía gastar todos sus recursos por el bien de su amigo.

Agamenon tenía talento, pero era un joven sin título, sin tierras y sin plano personal. La cantidad de ayuda que podía dar a Nyris era limitada. El Cuarto Príncipe no estaba mucho mejor; tres años de trabajo juntos y sólo habían logrado reunir a menos de cinco caballeros rúnicos. No fue hasta que llegó Richard que esto cambió drásticamente.

Esta fue la pena de un líder. Uno sólo podría acumular recursos, influencia y subordinados talentosos con el tiempo. Estos señores eventualmente superarían a la mayoría de las potencias individuales en poder consolidado, pero aquellos como Beye podrían confiar en su propia fuerza para acumular recursos mucho más rápido al principio. Un gran señor con múltiples planos apoyándoles tenía influencia que ni siquiera muchos seres legendarios podrían alcanzar, pero se necesitaba una cantidad excesiva de tiempo y un poco de suerte para llegar a tal nivel. Por lo tanto, ambos tipos de héroes tenían sus propias ventajas.

Los líderes a menudo se veían distraídos por muchos asuntos, lo que ralentizaba su crecimiento en fuerza individual. El propio Richard dedicó mucho tiempo a la creación de runas y a la guerra, dando a la meditación menos de una cuarta parte de su día como mucho. Pero eso también significaba que él mismo podía encontrar los recursos que necesitaba en lugar de depender de una organización externa.

Había gente que no encajaba en ninguno de los dos grupos, fenómenos de la naturaleza que podían hacer todo a la vez. El propio Gaton se expandió a un ritmo sin precedentes, acumulando un poder anormal para un líder tan joven. Beye estaba destinada a seguir el camino de explorar otros planos por su cuenta una vez que se acercara al reino legendario, impulsando su crecimiento mediante el saqueo a otras potencias. Y por supuesto, Sharon era una combinación de ambos; había creado una poderosa organización de magos y la había respaldado con su propio poder legendario.

Todas las familias tenían al menos unos pocos príncipes a los que apoyaban de alguna manera, pero todos ellos mantenían también una cierta distancia. La Familia Orleans patrocinaba a tres príncipes y a una princesa, de los cuales Nyris era sólo uno. Su mayor apoyo a Nyris fue en la figura del propio Agamenon; no era la estrella más deslumbrante de la familia, pero se reconoció públicamente que sería capaz de crear una nueva rama en el futuro.

Por lo tanto, la voluntad de Richard de verter millones en Nyris había hecho que la fuerza del Cuarto Príncipe se disparara. Esto fue de hecho poco convencional. “Hmm…. así que Su Alteza tiene la intención de que yo cese mi apoyo a Nyris.”

“Sí”, asintió Neil sin vergüenza.

Richard frunció el ceño, “Nyris es un amigo, y ya hemos firmado un contrato para trabajar juntos en el Plano Forestal. Renuncié a una parte significativa de mi control en el plano por ello. No puedes esperar que renuncie a mis recursos, ¿verdad?”

Neil murmuró durante un rato antes de decir, “Sí, eso es un problema, pero no es algo que no pueda ser resuelto. Tengo una sugerencia que respeta su amistad. Continúa tu colaboración en el Plano Forestal, pero fuera de eso espero que puedas considerar la competencia entre los príncipes desde la perspectiva del líder de una gran familia.”

“¿Qué debo hacer entonces?” Richard apoyó sus codos en la mesa, cruzando los dedos para apoyar su barbilla mientras se inclinaba más.

“Simple. Sólo pon tus recursos a disposición de todos, especialmente tus runas. Creo que muchos de nosotros podemos darte mejores condiciones que Nyris. En una situación en la que los términos no sean muy diferentes, no te culparé por estar de su lado. Sólo deseo una oportunidad justa, aunque él tenga una ligera ventaja. Esto será útil para él; un emperador no se forja a partir de una vida tranquila.”

La voz de Neil era suave y sincera, la ligera opresión que Richard había sentido una vez, ahora reemplazada por una especie de relación que hacía que uno estuviera dispuesto a escuchar, “Dos de las categorías en la prueba para ser el sucesor son las proezas individuales y la batalla con fuerzas equivalentes. Sólo podrá confiar en sí mismo durante estas pruebas. Nos enviarán a un plano extranjero con nuestras fuerzas equivalentes y se nos dará un año para desarrollarlo. El que llegue más lejos recibe las puntuaciones más altas. Esto tiene el propósito de eliminar las flores que crecieron en el invernadero.”

Richard asintió, “Sí, pero existe un nivel de confianza que tengo con Nyris que le permite darme el control absoluto en cualquier plano en el que estemos trabajando. No creo que ese sea un término que la mayoría de los demás acepten, pero es una necesidad absoluta si voy a tirar mis recursos en un plano.”

“Eso es cierto, pero creo que al menos algunos de los príncipes y princesas estarán dispuestos a usar su plano personal con esto. Además, esa oportunidad es suficiente. Mientras los términos sean los mismos, no podremos quejarnos.

“Bien, también tengo otra petición que hacer.”

“Trataré de hacer lo mejor que pueda”, dijo Richard sin comprometerse.

“Deseo un set de runas de grado 2 para un amigo mío.”

Richard sonrió, “¿Un set de runas de grado 2 a medida? Eso vale casi tanto como todo mi apoyo a Nyris hasta ahora. ¿Qué piensas ofrecer a cambio?”

“Me enteré de la subasta que va a celebrar pronto. Estoy dispuesto a pagar el precio final de esa subasta, pero por supuesto un pequeño descuento me haría valorar mucho esta nueva amistad.”

“Hmm…. 10% de descuento en el precio.”

“¡Muchas gracias!” Neil sonrió. Los costes de mano de obra y diseño de Richard para un set de runas personalizado valdrían definitivamente cinco millones, y sumando el precio de los materiales, el coste final podría aumentar fácilmente a ocho o nueve millones de oro. El 10% de descuento en eso se acercaba al millón de oro, una cantidad significativa de dinero. Encima de eso, la voluntad de un maestro de runas para dedicar su tiempo al diseño de un set era a menudo algo que el dinero no podía comprar.

Richard sonrió, “Incluso alguien tan desconectado como yo escucha mucho sobre su habilidad, Su Alteza. Como príncipe en primer lugar, ¿tus planes son sólo para un único set?”

“¿Sólo?” Neil se rió a carcajadas, “Richard, piensas muy poco de ti mismo. ¡Este set tuyo será suficiente para dejarme en bancarrota!”

Richard respondió antes de levantarse y extender su mano, “Si hay otra oportunidad, no me importaría vaciar sus arcas por completo.”

Neil se iluminó y agarró la mano de Richard con firmeza, ” ¡Eres bienvenido!”

Dos manos completamente diferentes se encontraron en un cálido y firme apretón de manos, como dos barras de acero empujándose una contra la otra. Richard levantó las cejas, una luz roja oscura destellando en las profundidades de sus ojos mientras empezaba a usar Analítica. Sin embargo, sintió como si un rugido increíblemente fuerte sonara justo al lado de sus oídos, como si un monstruo desconocido estuviera escondido en lo profundo del cuerpo de Neil. Había un rastro de algo en el poder del Segundo Príncipe que dejó a Richard incómodo, profundamente oculto pero familiar.

El poder de ambos lados irrumpió en sus manos, compitiendo en silencio en una sonda abierta entre si. Richard palideció un poco; se trataba de una colisión directa de maná y energía que no se podía ganar con habilidad, y el poder de Neil estaba al borde de la santidad. De hecho, a pesar de no ser un santo, su energía parecía ser el doble de densa de lo esperado. Había extrañas propiedades en esta energía que Richard ni siquiera podía reconocer bien, por lo que Richard pudo darse cuenta de que pocos santos podían compararse con el príncipe que tenía enfrente, incluso en una batalla de desgaste.

La reserva de maná de Richard acababa de pasar al nivel 17. El maná era una fuerza formativa, no combativa; si no activaba el Armamento de Maná, no aguantaría en tal contienda; su maná se rompió en sólo unos instantes. Afortunadamente, Neil tenía un control asombroso de su propia energía. Se retiró en el momento en que se decidió la contienda, evidentemente sin planes de causar ningún daño real.

Esta sonda le había dado a Richard una comprensión general de la fuerza de Neil. El Segundo Príncipe parecía tener el mismo nivel que Nyris, pero su capacidad de combate era mucho mayor. Además, era meticuloso en todo; su apariencia hecha a medida para entablar amistad con otros, el control de la política, la capacidad de hacer un caso convincente…. era definitivamente alguien a quien temer.

“Cierto,” Neil sacó una lista de un bolsillo, “Aquí, una muestra de buena fe y un depósito en ese set. Algunas de las cosas que hay son especialidades de mi plano.”

Richard tomó la lista y vio la descripción de un conjunto de armadura para caballeros de élite. Revisando las propiedades, calculó que un solo conjunto valdría unos 20.000 de oro y había 50 conjuntos completos. Incluso los caballeros rúnicos podían ser armados hasta los dientes con 50.000 de oro cada uno, así que esto era definitivamente de primera clase para los caballeros normales. Este depósito de un millón de oro era más que suficiente para mostrar la sinceridad de Neil, y al parecer el príncipe había hecho algunas investigaciones sobre lo que necesitaba ahora mismo.

“Un regalo oportuno”, sonrió Richard, sin ocultar sus planes de expansión.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.