<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 65

Capítulo 65. Conquistando el Cielo

“Muy bien, es hora de que nos vayamos. Tendrás tiempo de sobra para ver todo esto más tarde”, Mordred hizo un gesto brusco con la mano mientras apuro a Lava para que avanzara hacia el Pico Milagroso. Richard se las arregló para reprimir su asombro y seguir su ejemplo.

El grupo tardó una hora entera en llegar al pie del pico, y sólo en una proximidad tan cercana la montaña de cinco kilómetros de ancho y tres kilómetros de altura mostró realmente su magnificencia alucinante. Era imposible para cualquier ser humano asimilar la belleza del vasto paisaje de una sola vez, y uno tenía que girarse continuamente y adecuar su mirada para observar las diferentes áreas, ya fuera la cima o el camino hacia la cima.

La delgada línea que acababan de ver que conducía al pico de la montaña ahora se revelaba como un amplio pasadizo que podía acomodar cuatro grandes carruajes uno al lado del otro. La carretera estaba pavimentada con losas de roca desigual, pero todas encajaban de forma extraña sin grietas entre ellas. Se podían ver gránulos densos en la superficie aparentemente lisa si se observaba con suficiente atención, con la intención de evitar que las ruedas de los carros resbalaran. El borde del sendero tenía una barandilla de acero, y barreras cubiertas con cabezas de bestias metálicas que parecían verdaderamente vivas. Había una franja de piedra levantada en el medio del camino, pintada de amarillo para distinguir el tráfico opuesto.

Richard inclinó su cabeza hacia arriba, su vista siguió el pavimento. Mirando desde donde estaba, incluso si estiraba su cuello al máximo sólo podría ver las gruesas nubes que rodeaban el pico. Era difícil imaginar o incluso pensar en la isla que estaba arriba. No obstante, su habilidad matemática no le falló, ya que calculó la longitud total del sendero a partir de la gradiente. Sin embargo, ¿cuánto tuvieron que gastar para un sendero de tal longitud, cuando cada pieza de ladrillo y cada barrera aquí estaban tan meticulosamente hechas? Era una suma de dinero inimaginable para Richard. Sólo se sintió de esta manera cuando intentó calcular los costes de construcción del Deepblue en el pasado. Y sin embargo, este era sólo el camino a la ciudad de las leyendas.

“¡Oye Richard, mira allí!” La voz de Mordred sonó, y los ojos de Richard se movieron hacia la dirección que él le estaba señalando. Allí vio un montón de edificios de aspecto peculiar, a un kilómetro de distancia. La característica más destacada de estos edificios fueron sus techos planos, sobre los cuales los grifos aterrizaban de vez en cuando para ganar impulso antes de partir. Ellos sobrevolaban durante un tiempo, antes de elevarse hacia las nubes que envolvían el pico.

La mayoría de las veces sólo llevaban a una o dos personas, viajando solos. Pero había algunos grupos que llevaban a las multitudes hacia arriba, creando una imagen bastante inspiradora mientras todo el grupo extendía sus maravillosas alas de una sola vez y oscurecía el cielo al resonar sus majestuosos gritos. Uno podía oír esos gritos desde lejos.

“Esta es la parada del grifo. Usted puede montarse en uno para subir o bajar la montaña por conveniencia, pero no se le permitirá traer su propio transporte. En el otro extremo de la colina, hay también dos paradas una es la del Dragón Heráldico y la otra es la del Halcón de Morsehill. Pero la gente de Fausto tiene un fuerte desagrado por el olor de los dragones, por lo que sólo se pueden usar los dragones heráldicos para transportar mercancías. En fin, es hora de subir, así que sígueme de cerca. Será un largo viaje, así que añade más magia a tu caballo mientras puedas”.

Lava gruñó modestamente y comenzó a subir cuando Mordred le dio a la feroz bestia una palmada en el cuello. Aunque la carretera era ancha, todavía estaba relativamente llena debido al alto tráfico de otros caballeros y carruajes que enviaban mercancías. Sorprendentemente, muchos de los caballeros que vieron a lo largo del camino eran caballeros rúnicos, algunos hicieron que Mordred y el grupo palidecieran en comparación.

Cuando sus caballos finalmente se adentraron en las nubes, Richard pudo sentir una tenue sensación de magia en el aire. El flujo de maná era enigmático, pero si uno ponía su corazón en él, aún se podía detectar. Formaba hilos invisibles y condensados de energía. Cuando Richard descifró el propósito de estos hilos, le impactó; en realidad formaban parte de una formación de hechizo. Si cada parte de las nubes estaba cubierta por estos hilos, ¿Exactamente qué tan grande es la formación del hechizo?

“¡Presta atención! ¡La puerta de Fausto está justo frente a ti!” La voz de Mordred viajó hasta Richard desde lo alto de las nubes. Richard volvió a concentrarse, acelerando su caballo mientras se desviaba por el camino. Descubriendo que había entrado en un gran campo.

Sin nubes que perturbasen su visión, el horizonte se ensanchó instantáneamente. Descubrió que había llegado a un gran campo de alrededor de un kilómetro de perímetro, hecho de roca de bronce de la que ni siquiera él podía decir el origen. Sin embargo, a juzgar por el hecho de que sus caballos no dejaban ni el más mínimo rasguño en la superficie, era evidente que este material es bastante resistente. Toda el área era de un dorado claro, con numerosas vetas salpicadas de una mezcla de azul marino y verde intenso. Estas líneas se asemejaban a runas y símbolos de hechizos, que parecían estar formando una formación de hechizos gigantes. Richard tampoco podía distinguir los componentes de esta roca, y tampoco pudo sentir ningún rastro de maná que fluyera de la gigantesca formación de hechizo.

Richard tenía la sensación de estar pisando una formación de hechizo, pero esto era algo que no había aprendido antes. No sólo fue diferente de las formaciones de hechizo convencionales que él conocía, sino que ni siquiera podía entender el significado de sus símbolos individuales. Esta formación de hechizo era imposible de explicar usando lo que él sabía de la teoría mágica.

Pronto llamó su atención la presencia de dos grandes esculturas en el centro del campo. Cada uno medía cien metros de altura, y representaban guerreros que sostenían espadas con sus rostros cubiertos por capas. Las espadas que tenían en sus manos eran simples y llanas, solo que había dos runas peculiares <<ambas de color azul marino>> en el centro de la espada. Estaban ligeramente inclinadas, como si estuvieran saludando a un ser supremo en alguna parte. Aunque no eran más que esculturas sin vida, pudo sentir su sinceridad desbordándose. Y de alguna manera, Richard podía sentir un vago sentido de poder e intención asesina de estas esculturas.

Detrás de las esculturas había dos pilares, ambos de cien metros de altura, con el espacio entre ellos cubierto por un techo abovedado. Ya fueran los pilares o el techo, ambos estaban hechos de las mismas rocas que se usaron para construir el campo, con las mismas vetas mágicas de azul marino y verde a su alrededor que él no podía entender. Sin embargo, por muy cerca que Richard observara estas construcciones, no pudo encontrar ningún punto con grietas que indicaran la unión entre dos rocas. ¿Qué sugiere exactamente esto? ¿Las dos esculturas de guerreros y los pilares que las sostienen fueron tallados en un perfecto pedazo de roca?

¿Quién fue exactamente el que tuvo la capacidad de esculpir una pieza tan fenomenal?

A Richard le costó respirar nuevamente. Cerró los ojos, intentando despejar sus pensamientos hasta que no había nada más que espacio blanco. Poco a poco abrió los ojos para mirar el techo abovedado de la puerta arqueada. En el centro estaba el nombre de Fausto, grabado con los mismos hechizos que se usaban en otras partes de Norland. Aparte del hecho de que el nombre de la ciudad fue tallado por hechizos mágicos, Richard no pudo encontrar ninguna otra evidencia de la relación entre esta enorme puerta arqueada y la ciudad de las leyendas.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.