<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 650

Libro 4 – Capítulo 155. Entrenando a los Seguidores

 

Richard reunió a todos sus seguidores una vez terminada la ceremonia, entrando a Faelor una vez más.

El plano estaba cubierto con las nubes oscuras del invierno, especialmente para los nobles que no tenían otra opción que ver el ascenso de Richard a la dominación. La patrulla de 500 caballeros del Reino Sequoia le había dado aún más gloria que la derrota de los invasores, mostrando una supresión total en la fuerza individual, el equipo y la magia. Las docenas de santos y los múltiples expertos sub-legendarios al lado de Richard los aterrorizaron a todos, y los superiores de algunas de las iglesias reconocieron en privado que su clero era poderoso más allá de los niveles. Las conjeturas eran abundantes de que un dios mayor perdido en la historia había despertado una vez más.

Todos los sonidos de disidencia habían desaparecido por completo desde esa semana. Ni siquiera el Rey se atrevió a condenar la acción de Richard, la familia real se retiró para lamerse las heridas después de que la mayoría de sus fuerzas militares resultaran dañadas y de que su legión central quedara completamente diezmada. Les llevaría al menos media década recuperarse.

Los nobles astutos se dieron cuenta de otra cosa. Richard tenía ahora el control total de las tierras fronterizas del Reino Sequoia, manteniendo efectivamente el monopolio de la trata de esclavos tanto a través de las Tierras Ensangrentadas como del Imperio Triángulo de Hierro. La pérdida de la mano de obra fue un duro golpe.

El equilibrio político también había empezado a romperse. El nuevo Duque Lobo Terrible había logrado consolidar su poder basándose sólo en el respaldo de Richard y definitivamente sería el más firme de los aliados. Si no fuera por la diferencia oficial de estatus, Toffler sería considerado incluso el vasallo de Richard. La reputación del Duque Grasberg había crecido a pesar de su propio debilitamiento en la batalla contra los invasores, y su silencio hablaba más fuerte que las palabras.

Zim se había quedado profundamente dormido. Se corrían rumores de que el Duque Grasberg había impedido que el Vizconde se uniera a la batalla y, al no poder salir del castillo a pesar de los múltiples intentos, de repente entró en un sueño profundo. Este era otro aliado natural que se revelaría a sí mismo una vez que despertara, y aquellos que lo conocían comprendían que al convertirse en santo también alteraría en gran medida la sucesión real.

Sin embargo, los subordinados de Richard también tenían motivos para estar preocupados. El Reino Baruch se estaba volviendo extremadamente inestable, ya que Lutheris había enviado dos profecías en un solo día ordenando la captura del hereje Zangru. La furia del Dios de la Guerra estaba a la vista de todos, y por lo que se veía existía la posibilidad de que enviara a un elegido o incluso a un avatar para cazar a Zangru. La Iglesia del Valor seguía callada, pero considerando su fuerte relación con la familia real, esto sólo significaba que su respuesta sería mucho más fuerte cuando llegara.

Las tres diosas ya se habían convertido en una poderosa fuerza que se estaba desarrollando rápidamente en las Tierras Ensangrentadas. Aunque individualmente aún eran débiles, juntas habían logrado deshacerse del apodo de diosas basura con el que solían ser etiquetadas. El propio dios que respaldaba a Richard todavía no se había presentado, y uno ni siquiera podía adivinar su dominio. La única garantía era que este dios era inmensamente poderoso.

Muchos pudieron ver las semillas de una guerra divina comenzando a brotar.

Habiendo pasado un mes de tiempo en el plano, la primera acción de Richard fue contactar a la madre cría. Encontró que se habían producido cuarenta caballeros de la lanza sombra de nivel 12, junto a diez elites de un nivel superior. La infantería pesada y los lanzadores de jabalinas todavía estaban en proceso, mientras que la producción de las serpientes aladas de fuego estaba a punto de comenzar.

“Envía un cerebro clonado”, le dijo, “Tengo otro cristal para ti.”

La alegría inmediatamente inundó su conexión y Richard sintió que el cerebro clonado comenzaba a moverse a máxima velocidad. La impaciencia le recordó a Zangru y el hecho de que ella mencionara que su sangre también le restaría tiempo para su siguiente avance, “¿Y qué hay del nivel 9?”

“Mis disculpas, Maestro. Incluso tras mis mejores esfuerzos en el análisis, se llegó a la conclusión de que el poder de Zangru es demasiado oscuro y extremo. Afortunadamente, logré fusionar esa fuerza con las habilidades que has obtenido para atemperar un camino que no me limitará en el futuro. Estimo que me llevará medio año abrirme paso por completo.”

“De acuerdo, eso sirve. Por ahora, enfócate en las élites lanza sombra; necesito cien. En cuanto a las bonificaciones… Hmm, ¿qué es Regeneración Mayor?”

Nunca antes había visto esta nueva habilidad. La madre cría explicó que provenía del análisis de Zangru, y añadirlo a sus soldados les permitiría curarse automáticamente de las heridas no letales en un plazo de dos días. Las élites podrían incluso sacrificar su vida por el equivalente temporal de un hechizo de Restauración en medio de la batalla.

Richard se emocionó de inmediato, “Añádelo a todas las élites.”

“Esto aumentará significativamente el costo de producción, Maestro.” La madre cría había comenzado recientemente a prestar atención a los costos.

“Está bien.”

Después de haberse ocupado de los asuntos de la madre cría, Richard reunió a todos sus seguidores en la sala de comando y comenzó a asignar tareas. Sus mayores elites eran los zánganos de la madre cría y los cerca de 2.500 Norlandeses que ahora le servían. 10.000 Faelorianos también estaban en el ejército, algunos suyos y otros de los nobles bajo su mando, pero sólo podía contar con 8.000 de ellos una vez que comenzara sus campañas. También había unos 30.000 novatos que se habían unido recientemente a sus filas. Aún necesitaban dos meses más de entrenamiento básico, pero una vez hecho esto, podían ser enviados al campo de batalla para adquirir experiencia. Con tales fuerzas, sería decepcionante no estar librando una guerra.

Cuando todos se reunieron, Richard se limitó a analizar el mapa actualizado de las regiones que rodean a las Tierras Ensangrentadas durante un largo tiempo, “Hmm… ¿Alguien del Reino Sequoia está causando problemas?

“No, el rey es tan obediente como un conejo”, dijo Gangdor.

“¿Y qué hay sobre Triángulo de Hierro?” Richard frunció un poco el ceño.

“Su ejército no tiene las agallas para salir de su territorio.”

Richard frunció aún más el ceño. Justo cuando estaba empezando a murmurar para sí mismo, Olar dijo, “Hay algunos movimientos desde el Reino Baruch. Están expandiendo su ejército alocadamente, y se dice que están buscando a los muertos y heridos de los invasores que fueron robados de sus manos.”

“Lutheris sigue siendo demasiado poderoso para mí en este momento, es mejor no provocarlos todavía,” Richard rechazó inmediatamente la sugerencia. Sin embargo, muchos de los seguidores se alegraron con sus palabras; ¡esto significaba que algún día comenzarían a luchar contra una iglesia!

“¡Cuidemos a los cachorros del Triángulo de Hierro!” Gangdor finalmente rugió, “¡Es hora de castigarlos!” Había luchado contra el Imperio Triángulo de Hierro varias veces, y casi había muerto a manos de Salwyn.

Richard asintió, golpeando el mapa que tenía delante, “Lleven mil personas cada uno, pero sean flexibles. Reúnan a todos los esclavistas del Imperio en el Campamento Plaza Azul y llévense su equipo. Aquellos que hayan pagado impuestos hasta ahora serán liberados, pero a nadie se le permite volver a entrar en las Tierras Ensangrentadas. Hagan más cosas para empujarlos al borde del abismo, y una vez que decidan pelear, sean despiadados. Pueden trabajar juntos o solos, no importa, pero avísenme si algo sale mal. Enviaré refuerzos con un cerebro clonado, y si eso sigue sin funcionar, yo mismo iré al campo.”

Richard entonces asignó soldados a cada uno. En sólo unos días, grupos de elites se reunieron y abandonaron Agua Azul, formando una línea recta hacia la frontera con el Imperio Triángulo de Hierro.

Mientras tanto, Richard se sumergió en un mundo de meditación y creación de runas.

……

Pasaron los días y la situación en el norte comenzó a calentarse rápidamente. Un aire de nerviosismo llenó las fronteras cuando muchos esclavistas fueron detenidos y ‘chequeados’ en el Campamento Plaza Azul. Seguían siendo tan rudos como siempre, pero el simple hecho de ver el estandarte de Richard los convirtió en mansos ratones. Aunque la mayoría de ellos aún no se habían visto afectados, un grupo que quería entrar en las Tierras Ensangrentadas había sido detenido en las fronteras. El ejército de Richard y las tropas fronterizas del Imperio se enfrentaron en una serie de escaramuzas que resultaron en docenas de pérdidas en menos de una semana, encendiendo la mecha para la guerra.

Las tropas fronterizas del Imperio eran normalmente bastante autoritarias, y los que estaban asignados en este momento todavía estaban disfrutando de la gloria de tomar Bahía Walvis. La beligerancia de las fuerzas de Richard los enfureció completamente, y reunieron a 50.000 hombres para tratar de aniquilar a Richard de una vez por todas. El comandante y el vice comandante eran ambos seres sub-legendarios que pertenecían al Primer Regimiento, y la única razón por la que habían evitado las Tierras Ensangrentadas hasta ahora era por el acuerdo con las iglesias de no dañar a aquellos que habían luchado contra los invasores. Ahora que Richard los estaba provocando por su propia voluntad, estaban repletos de alegría porque no tendrían que esperar todo el año del acuerdo.

Salwyn parecía ser el único que había aprendido de sus derrotas. Los otros setenta y tantos príncipes nunca habían reunido los requisitos para liderar el ejército imperial, así que simplemente atribuyeron las pérdidas a la incompetencia. El hecho de que el genio a la par con Rislant pasara sus días ahogando sus penas en alcohol sólo los convenció de que estaban en lo cierto cuando le quitaron a sus últimos ejércitos y aliados. De hecho, Salwyn ahora tenía menos de 5.000 hombres sirviéndole en total, e incluso ese número iba a disminuir. Básicamente había perdido toda esperanza por el trono, y la cantidad de tierra que poseía como príncipe no era suficiente para alimentar a todos sus hombres.

Con los empujes deliberados de ambas partes, la escala del conflicto creció rápidamente hasta llegar a miles de hombres. Gangdor, Kellac, Olar e Io lideraron a 2.000 hombres en una batalla decisiva contra un ejército fronterizo de 5.000 efectivos. Ya habían pedido el apoyo de la madre cría a Richard, así que un cerebro clonado llevó a miles de caballeros humanoides a flanquear desde atrás y les permitió derrotar completamente a las tropas fronterizas. Más de mil soldados enemigos murieron antes de que el ejército se dispersara.

Los fuegos de la guerra ardieron en alto cuando el comandante imperial sacó personalmente todas sus fuerzas para la guerra. Aunque no era un genio impredecible como Salwyn, él y sus generales eran tácticos competentes que no cometerían errores obvios. Como mínimo, los seguidores de Richard no fueron capaces de encontrar un hueco en la ofensiva y fueron duramente golpeados.

Incapaz de montar un ataque frontal, los seguidores de Richard decidieron probar la guerra de guerrillas en su lugar. Sin embargo, el hostigamiento no dio ningún fruto. El comandante era un veterano, y no cometería errores tan bajos. Los hombres de Richard continuaron siendo repelidos durante semanas y semanas.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.