<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 656

Libro 4 – Capítulo 161. El Estilo de un Advenedizo

 

Aunque la espera para que los caballeros rúnicos salieran no fue larga en ningún sentido, la espera aún así pareció interminable. Cuando finalmente escuchó el sonido de pasos apresurándose, el ayudante suspiró aliviado.

“Su Majestad, sesenta caballeros rúnicos han salido. ¡Todavía hay más!”

Esta noticia no fue demasiado impactante, pero otra serie de pasos sonó cuando alguien informó que habían aparecido setenta caballeros rúnicos.

Y luego fueron ochenta, noventa, cien….

El número final fue de 150. El ayudante finalmente comprendió exactamente lo que el Emperador quería decir. Richard estaba anunciando su ascenso a la arena política de Norland. Era un camino diferente al de Gaton, pero ambos eran igualmente agresivos. ¡Este fue el rugido de un joven dragón que acababa de alcanzar la mayoría de edad!

Era mediodía cuando Richard regresó a Norland. Fausto permaneció completamente en silencio durante toda la tarde, y sólo comenzó a burbujear tras la puesta de sol. La noticia se extendió rápidamente bajo la cobertura de la noche, llegando a todos los rincones del continente en un abrir y cerrar de ojos. Richard ya se había convertido por un momento en el centro de atención de todo el continente, temido, respetado y odiado por demasiadas personas como para contarlas. Sólo que ahora, Richard no era alguien a quien un santo asesino pudiera matar, y las potencias legendarias no se atreverían a tocarlo por temor a la ira de Sharon.

Se convocaron innumerables reuniones nocturnas para discutir un cambio de actitud hacia los Archerons. Los más inteligentes comenzaron a reunir información sobre cómo Richard había logrado tal hazaña, tratando de desentrañar el secreto detrás de los cuerpos rúnicos que Richard parecía haber convocado de la nada. Cuando llegó la mañana, alguien ya había llegado a la conclusión de que probablemente tenía una tasa de éxito muy alta, con uno o más asistentes capaces ayudándole.

Algunas personas habían caído en el pánico absoluto, incapaces de dormir toda la noche. Sin embargo, al día siguiente por la mañana, los exploradores informaron que las tropas que Sauron y Goliat estaban reuniendo en el Castillo Blackrose en realidad habían crecido en número.

“Los Archerons son sólo los Archerons”, comentó Richard cuando se enteró de esta noticia.

A medida que el rugido de Richard se extendía por las tierras, tuvo una influencia imperceptible en muchas áreas. Por ejemplo, a la mañana siguiente recibió en su escritorio cierta información que había estado buscando durante mucho tiempo. Se sentó en el estudio, revisando las cartas secretas un tanto distraído bajo las miradas de sus seguidores.

“Olar, descubrimos quién intentó asesinarme. Esta es la información sobre su familia, dásela a los Bailarines de Medianoche. 5.000 por cabeza debería ser suficiente.” Los Bailarines de Medianoche eran una de las dos organizaciones más grandes del bajo mundo en Norland. Tenían cientos de años operando y eran arrogantes en su trabajo, sólo ofrecían sus servicios a quienes tenían un estatus verdadero.

Olar agarró rápidamente la carta; él siempre se encargaba de este tipo de tareas.

La siguiente información en realidad sorprendió un poco a Richard. La leyó un par de veces antes de mirar a Lina, “Parece que Cardiff no sólo estaba loco por ti. Ha estado bastante cerca de Lunor, y aparentemente Lunor quería que tu runa o al menos su diseño tratara de romper el cuello de botella de las runas de grado 4.”

Lina no pudo encontrar ninguna palabra en respuesta. Recordando su experiencia previa y las palabras que Cardiff le había dicho, sintió un gran disgusto que hizo temblar todo su cuerpo.

Richard hizo trizas el papel y lo arrojó a la papelera, “Eh, ni siquiera sé dónde está ese tipo después de haberle quitado todo su dinero. Ahora mismo, estoy seguro de que su vida es más miserable que la muerte.”

Richard recogió la tercera y última información de pasada, mirándola durante un rato y queriendo destrozarla, pero al final se la pasó a Olar para que la mantuviera segura en caso de que hubiera una oportunidad de usarla. Esta era una lista que registraba exactamente dónde habían terminado las ofrendas durante los disturbios en la isla Archeron. Algunos de los compradores claramente no estaban familiarizados con la situación, pero una vez que tuviera la fuerza suficiente, podría anunciar esto y ser compensado de una u otra manera. Los inocentes sólo podían ser culpados por comprar bienes robados.

Sus seguidores estaban empezando a impacientarse un poco. Habían estado en una expedición durante todo el año pasado, pero no tuvieron ninguna oportunidad de marchar bajo el mando de Richard. Los que lo habían seguido desde el principio suspiraron con pesar en ocasiones, deseando estar de vuelta en los días en que los sabuesos de Salwyn los perseguían por todas partes.

Richard se inclinó sobre el escritorio, deslizando su mirada a través de sus seguidores y mostrando una sonrisa, “¿No pueden esperar más?”

“¡Por supuesto!” Gangdor seguía siendo el más inquieto de todos, “¡Seguirte es lo mejor, jefe! ¡Sólo tengo que preocuparme por cortar gente, nada más!”

“No hay necesidad de estar ansioso, espera unos días más. No todas las piezas están aquí todavía, y también ordené algunos equipos que sólo serán entregados en uno o dos días. ¡Dos juegos de equipos de grado épico para todos, estoy siendo extremadamente justo!”

“¿Para qué debemos prepararnos, jefe?” Gangdor claramente no estaba preocupado. Mientras tuviera su hacha, todo estaba bien.

“¿Prepararnos? ¿Para estas hormigas?” Richard sonrió, acariciando su barba que ahora era casi tan dura como el acero, “¡Sólo vamos a aplastarlos!”

“¡Aplastémoslos! ¡Me gusta eso!” Los ojos de Gangdor se iluminaron.

“¡A mí también me gusta eso!” resonó un sonido apagado desde fuera del estudio, la puerta se abrió de golpe cuando entró Tiramisú. El mago ogro ya había crecido a más de cuatro metros de altura, haciéndole imposible caminar por los pasillos del castillo, pero ahora sólo parecía tener 1,8 metros de altura. Se veía bastante mono.

Sin embargo, los ojos de Richard se abrieron de repente de par en par con miedo, “Tú… ¿usaste un hechizo de reducción?”

“¡Sí!” Tiramisú se rascó la cabeza en su ignorancia, incapaz de entender lo que estaba mal.

“¡OGRO RETRASADO! LOS HECHIZOS DE REDUCCIÓN SIN MEJORAS SÓLO DURAN UN MIN—”

*¡BOOM!* El polvo llenó los ojos de todos mientras las piedras se rompían para acomodar el regreso del ogro a su tamaño normal. Las dos cabezas chocaron contra el techo, pero la madera y la piedra claramente no eran lo suficientemente resistentes como para soportar la fuerza y se rompieron cuando las cabezas atravesaron de inmediato. Los tres ojos seguían mirando a su alrededor confundidos, incapaces de entender por qué Richard y los demás se habían ido de repente.

Hubo un breve momento de silencio.

*¡BANG!* Richard potenció un hechizo de reducción de tal manera que el ogro terminó midiendo sólo un metro de altura, pareciendo más un muñeco regordete que una criatura aterradora. Luego levantó la pierna, pateando al tipo por la ventana.

Sin embargo, el estudio ya había sufrido una calamidad. La energía y el maná de las defensas apresuradas de los seguidores brillaban espléndidamente, pero era como si una tormenta hubiera pasado por el resto del estudio. Toda la madera se había convertido en astillas, todo el papel en pedazos.

“Maldición…. suspira, váyanse, descansen, no me humillen durante la batalla, blah, blah, blah ¡Ahora fuera!” Echando a todos fuera, Richard se quedó de pie en medio del campo de escombros con frustración.

Este era el estudio que Gaton había dejado atrás. Tal vez se había ido apresuradamente, pero muchas de las cosas aún no habían sido arregladas. El escritorio, las sillas, la mesa de mapas, todos estaban en el mismo lugar, como si su dueño fuera a entrar por la puerta en algún momento para seguir planificando sus conquistas. No había muchos libros y pergaminos en el estante, pero cada uno fue escogido a mano. Los había leído tanto que el pergamino y el papel se estaban desgastando. Los más raros, cubiertos de cuero de bestia mágica, se habían vuelto brillantes donde los había tocado repetidamente con sus dedos.

Hacía mucho tiempo que no se daba cuenta de que muchos de sus hábitos eran imitaciones subconscientes de su padre. Era difícil decir exactamente qué hacía fuerte a Gaton, pero el hombre tenía el carisma para dejar una impresión duradera.

Ahora, todo había desaparecido en el aire.

Mirando la desolación, se calmó rápidamente. No había tristeza, ni ira por el error del ogro. Era como si la más normal de las habitaciones se hubiera arruinado.

De repente se rió y agitó la cabeza, saliendo del estudio e instruyendo al mayordomo que llamara a alguien para que reparara y renovara el lugar de acuerdo con los más altos estándares. Cuando el hombre tomó la orden y estaba a punto de irse, de repente lo llamó y se corrigió. El castillo entero debía ser rediseñado, y el estándar podía describirse en sólo dos palabras:

Grandioso y Majestuoso.

Viendo la expresión de asombro del mayordomo, se rió, “¿No es ese el estilo de un advenedizo? Sea lo que sea, elige lo más caro, no lo más apropiado.”

Al salir por las puertas del castillo, Richard sintió de repente una sensación de tranquilidad que no podía expresar con palabras. Resultó que no necesitaba estas cosas externas para copiar. Ya conocía a ese hombre muy bien.


Capítulo semanal (1/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Volveré al ritmo de publicación semanal, además publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.