<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 671

Libro 5 – Capítulo 7. Fin De La Guerra

 

El hijo de Neian no podía creerlo en ese momento. Él, que tenía la sangre del Dios del Valor fluyendo en su interior, ¿realmente conocía el miedo? ¿Qué causó esto? El primer pensamiento fue la Reina Escarabajo, pero luego recordó que un hermano había luchado contra ella, logrando herirla. Esa era la razón por la cual le estaba dando caza.

A pesar de todo, este Hijo de Dios sabía que matar a Aquila era ahora la única forma de ganar esta guerra. Sujetó con fuerza su espada larga y avanzó hacia la neblina venenosa, su aura divina contrarrestando la corrosión. A medida que avanzaba paso a paso, el filo de su espada empezó a brillar de un dorado deslumbrante. Un solo corte pareció dividir la niebla, despejando el área alrededor de la madre cría.

Cuando las potencias que le seguían entraron en el claro una tras otra, sus ojos se abrieron conmocionados. Detrás del bicho gigante que flotaba en el cielo había un organismo colosal que parecía una colmena. Se abrieron innumerables agujeros en su interior, y en su cúspide se podía ver una profunda sombra de negro.

Al ver ese color específico, el hijo de Neian sintió una extraña sensación de familiaridad. Sin embargo, no podía recordar dónde exactamente lo había visto antes. Desafortunadamente, no se le dio mucho tiempo para pensar; el nido de gusanos abrió innumerables agujeros para liberar cientos de siniestros monstruos de diversas formas. Estas bestias no tenían ningún valor estético, sus formas eran distorsionadas y aleatorias, pero aún así lograban volar y caminar con un equilibrio perfecto. Parecían haber surgido directamente de las pesadillas de uno.

“¡Un Hijo maldito!” Gritó el hijo de Neian, su grito ensangrentado resonando por toda la Tierra del Caos. Habría sido mucho más agobiante si hubiera notado al guerrero siniestro de cabello largo y negro que salió desde la cima. Ese resplandecía con un intenso tono de negro.

……

Fue un día catastrófico para las fuerzas de Neian. Más de la mitad de sus potencias habían muerto en la emboscada, y el segundo hijo que había enviado a seguir a la Reina Escarabajo desapareció junto con los demás expertos.

La guerra mortal llegó así a su fin. En medio de las grietas en el espacio-tiempo, la Tierra del Caos parecía ahora como una bestia dormida de mito que había abierto su boca después de mucho tiempo. El solo hecho de pensarlo hizo que los de la Iglesia del Valor se sintieran extremadamente inquietos.

Richard sólo recibió la noticia después de que pasaron dos meses en Faelor. Con seis grupos de mensajeros apareciendo al mismo tiempo, rápidamente se dio cuenta de que Faelor estaba bloqueado por el tiempo y celebró una pequeña ceremonia con Noelene para arreglarlo. Quizás fue porque esto implicaba una competencia de poder sobre los planos, pero el Dragón le dio fácilmente la opción de romper la cerradura y le permitió terminar las cosas rápidamente.

Desafortunadamente, todos sus seguidores y soldados seguían en el Castillo Blackrose. Envió un mensaje de larga distancia para que se apresuraran a llegar de inmediato, corriendo a Faelor con sólo Fuschia a cuestas. Él habría dudado en mostrarle sus secretos antes, pero Alice era ahora su pareja y aliada.

Estuvo maldiciéndose a sí mismo todo el camino. Había asumido que bastaba con dejar las fuerzas suficientes para retrasar unas pocas semanas; con Mito y Kellac ahí, podían entretenerse durante un tiempo mientras traía a sus caballeros rúnicos de vuelta a Faelor para aniquilar a sus enemigos. No había considerado que el mismo fenómeno que lo había salvado de Raymond le perjudicaría ahora.

Lo primero que hizo después de salir del portal fue preguntar por la fecha actual. La respuesta hizo que su corazón se hundiera de inmediato; ¡habían pasado más de tres meses desde que los primeros mensajeros fueron enviados!

Sin embargo, cuando salió corriendo del Faro del Tiempo y voló hacia el cielo del atardecer, de repente se quedó paralizado en medio del vuelo. Agua Azul parecía estar completamente bien, con las dos nuevas iglesias incluso terminadas. Incluso podía ver los escalones de mármol desde una gran distancia y las estatuas de las tres diosas colocadas en la parte superior. La luz del atardecer había hecho parecer que el mundo estaba en llamas, pero eso era común en las Tierras Ensangrentadas.

Incluso si hubiera llegado a una ciudad completamente en ruinas, no se habría sorprendido tanto como ahora. ¿No se suponía que habría una guerra santa? ¿Cómo es posible que Kellac o la madre cría lucharan contra las fuerzas combinadas de tantos países? ¿De qué se trataba todo esto? La ciudad ni siquiera parecía haber sido quemada por los fuegos de la guerra. ¡Ni siquiera se podía sentir una atmósfera de preparación!

Mientras Richard observaba sin comprender la situación, Fuschia lo siguió hacia el cielo. Levantó las cejas sorprendida por la grandeza de la ciudad, pero cuando vio las tres iglesias perdió el control de su vuelo por un momento y casi cayó al suelo. Convertir una base en una ciudad era una cosa, ¡pero tener iglesias también era algo completamente diferente! Esto significaba que Richard había sometido algunas de las deidades de este plano, o las había engañado completamente. En cualquier caso, este fue un logro asombroso que no debería haber sido posible en tan sólo unos pocos años.

Mientras los dos descendían, los soldados que custodiaban las puertas ya habían llamado al oficial de servicio. Sin embargo, Kellac y Zendrall seguían al frente de las tropas y Mito había resultado gravemente herido, por lo que actualmente se estaba recuperando en aislamiento. El oficial que vino no tenía mucho estatus, así que no sería capaz de responder a todas las preguntas de Richard.

Sin embargo, Richard de repente recordó que había alguien a quien podía preguntarle. Hizo un gesto a la aturdida Fuschia para que le siguiera mientras caminaba hacia su residencia, intentando ponerse en contacto con la madre cría. Sin embargo, se necesitaron muchas llamadas antes de que finalmente respondiera.

“¿Qué pasó?” Preguntó finalmente cuando ella respondió.

“Nada, sólo algunos problemas menores, ya está resuelto.” El tono de la madre cría era inexplicablemente indolente, como si fuera una leona que acababa de comer hasta saciarse. Todo lo que podía sentir de ella era un fuerte deseo de dormir.

“¿Problemas menores? ¿Te refieres a una guerra santa?” Richard insistió.

Sin embargo, la madre cría parecía demasiado perezosa para responder. Ella sólo permitió que su conexión subconsciente lo pusiera al tanto de su situación durante diez minutos antes de volver a hablar, “Supongo que se le conoce como una guerra santa. Muchas personas vinieron, pero han sido combatidas. He oído que los reinos divinos de las tres diosas también están a salvo. Neian debió haber perdido a mucha gente.”

“¿Combatieron? ¿Cuántas vinieron? ¿Hubo un Hijo, un avatar? ¿Cuántas potencias, y qué hay de nuestras pérdidas?” Richard comenzó a enviarle pregunta tras pregunta a ella mientras escaneaba la nueva información.

“No hay más tropas en las Tierras Ensangrentadas. Incluso los empujamos decenas de kilómetros de vuelta a sus territorios antes de retirarnos. Creo que tenían varias decenas de miles o algo así. ¿Y qué es un Hijo o avatar? Había algunas potencias, pero todas escaparon después de que murieron unas pocas. Algunos miles de sus soldados lucharon hasta la muerte, y mis pérdidas ya han sido repuestas.”

La respuesta de la madre cría dejó a Richard sin palabras por un momento. Con el cerebro clonado en Agua Azul, cada zángano era básicamente un ojo para la madre cría. Con su extraordinario intelecto, su comprensión de los números era mucho mayor que la suya. En el pasado, todos sus análisis eran precisos en cada dígito, pero ahora lo hacía a dedo. ¡Era como si fuera una novata cabeza de chorlito!

Sin embargo, antes de que Richard pudiera reprenderla, una línea de información llamó su atención. La madre cría había alcanzado 370 unidades de divinidad almacenadas, algo que él no podía entender. Justo antes de que se fuera, ella había usado todas menos diez unidades para avanzar al nivel 8. Esto lo dejó extasiado, pero también extremadamente sorprendido, “¿De dónde sacaste tanta divinidad?”

“Un extraño individuo irrumpió en la Tierra del Caos un día y me lo comí. Después de eso, hubo mucha más divinidad.”

“¿Qué clase de individuo?” Richard insistió, forzándose a calmarse a pesar de su confusión.

“Muy extraño…” La elección de palabras de la madre cría se estaba volviendo cada vez más floja, “Maestro, tengo mucho sueño. Necesito dormir. Dormir es bueno…”

Richard todavía no había conseguido obtener ninguna información real antes de que la luz que la representaba en su mar de conciencia se atenuara. Sin embargo, justo antes de que su conexión se detuviera, él notó que ella había alcanzado las 371 unidades de divinidad. Confiado en que no lo había leído mal la primera vez, empezó a preguntarse si incluso dormir la ayudaba a absorber la divinidad ahora.

No obstante, las criaturas más poderosas hibernaron en fases cruciales de sus vidas. Esta no era la primera vez que la madre cría hacía esto, así que reprimió su curiosidad y trató de buscar a alguien más para preguntarle exactamente qué había sucedido en los últimos tres meses.

Por un momento, se sintió un poco extraño. En el pasado, siempre pudo percibir las emociones y la ubicación de la mayoría de sus seguidores con un solo pensamiento. Ahora, sin embargo, sus seguidores estaban en Norland y la madre cría estaba profundamente dormida. Una repentina oleada de soledad lo inundó.


Capítulo semanal (2/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.