<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 688

Libro 5 – Capítulo 24. Preocupación

 

En comparación con la madre cría, que medía unos cien metros de largo, Richard era tan pequeño como una hormiga. Se acercó a un árbol grande y golpeó su corteza, “¿Hiciste esto también?”

“Si, Maestro. Utilicé mi análisis de los árboles de la vida para crearlos; son bastante simples, y al igual que los zánganos obreros, pueden reproducirse por sí mismos. No afecta la cantidad de unidades que puedo producir regularmente.”

“Hmm… ¿Para qué?”

“Comida, y también relativamente eficiente. Déjame mostrarte.” Varios zánganos obreros salieron volando y aterrizaron en una de las ramas gruesas del árbol, los aguijones cavaron profundamente en la madera antes de que su abdomen se hinchara rápidamente. Un líquido transparente fluyó de los agujeros que dejaron atrás, cayendo al suelo.

Richard tomó una gota del aire y la probó, encontrándola nauseabundamente dulce. No era el sustento más agradable, pero un plebeyo de constitución decente podría vivir todo el día con un solo tazón.

“Wow…” Estos árboles lo dejaron más sorprendido que algunos de los zánganos de ataque. Con los obreros y este bosque en expansión, la madre cría pareció desarrollar su propio ecosistema único en la Tierra del Caos.

“Maestro, ¿hay algo de lo que esté preocupado?” Le preguntó repentinamente la madre cría, agarrándolo con la guardia baja.

“¿Como supiste?”

“Puedo sentir que estás constantemente distraído,” respondió ella. Parecía que su vínculo se estaba haciendo más fuerte.

Richard se quedó en silencio por un rato antes de suspirar, haciendo que la crisálida astral escupiera una caja de madera llena de licor. Luego despidió a la criatura y encontró un lugar vacío, se sentó y tomó unos tragos de una botella, “Sólo quiero un lugar tranquilo para beber solo.”

“Este lugar es adecuado,” dijo en voz baja la madre cría. Incluso se deslizó y envió una de sus boquillas, tomando otra botella de licor y abriéndola antes de sorberla lentamente.

“¿También bebes?” Richard se rió a su pesar, pero luego gritó, “¡Oye, esto es mío! ¡Lo terminarás todo de una sola vez!” La caja entera sería menos que un sorbo para alguien de su tamaño.

“Sólo una botella, Maestro. Sólo quiero probar cómo sabe.”

Richard asintió, bebiendo lentamente botella tras botella de su licor. Su visión comenzó a empañarse y su estado de ánimo comenzó a oscilar; antes de que lo supiera, bajó la guardia y comenzó a derramar sus preocupaciones sobre ella. En estos días, solo cuando estaba completamente borracho se le escapaba su autocontrol. También era la única forma en que podía aliviar algo de la carga aparentemente infinita que llevaba.

Con el tiempo, su velocidad de beber disminuyó. Con un dolor ardiente en su estómago, la puerta de sus emociones reprimidas y recuerdos se abrió por completo. Ahora se olvidaba de beber por minutos, y en vez de eso estaba hablando sobre diversos temas inundados por eructos apestosos.

En algún momento, la voz de la madre cría sonó repentinamente a su lado, “¿Es así como se siente estar ebrio? ¡Es realmente bueno!”

Richard no le entendió por un momento, pero luego sacudió la cabeza y miró hacia arriba. Se podía ver que más de la mitad del líquido todavía estaba en la botella de la que ella estaba bebiendo, y este alcohol era lo suficientemente débil como para que la mitad de una botella no fuera suficiente para dejarlo zumbado. Sin embargo, el cuerpo de la madre cría comenzó a oscilar de izquierda a derecha.

La tierra cercana comenzó a temblar cuando tuvo hipo, causando que el hedor a licor se extendiera por el aire y confirmando que estaba realmente borracha. Incluso parecía que había consumido toneladas de eso, dejando a Richard sorprendido, “¿Qué? ¿Cómo conseguiste tanto?”

“El alcohol es más fácil que… los zanganos… solo se necesitan dos unidades…” respondió ella de forma confusa.

“… Bueno…”

“Maestro… ¿tienes alguna preocupación?”

“¿Por qué?” Richard se sintió un poco extraño.

“Porque… *¡Eructo!* Porque los humanos únicamente beben solos cuando están preocupados…”

“… Ugh, sí…” Richard se sintió extrañamente abierto a esta inesperada compañera de beber, sintiéndose mucho más cerca de ella en su ebriedad.

“¿Por qué no compartirlas conmigo?” Preguntó la madre cría.

Richard respondió esta vez con una pregunta propia, “¿Y tú?”

“Sí… tengo miedo… de encontrarme con un depredador antes de crecer…”

“Ja… Tú… *¡Eructo!* ¿Depredador?” Se volvió curioso. La madre cría de nivel 9 casi podría andar en Faelor sin repercusiones.

“No hay nada invencible… Algunos incluso pueden ser cazados por su propia especie… No sé cuáles son mis depredadores, pero sé que existen… Tengo miedo todos los días, pensando… *¡ERUCTO!* Cómo hacerme más fuerte. Es sólo que… estoy creciendo rápido… ”

Richard gruñó de acuerdo.

“¿Qué hay de usted, Maestro? ¿Qué te preocupa?”

“¿Cómo podría decírtelo?” Richard no pudo evitar reír.

“¿Por qué no? Ni siquiera soy humano… podría… no entender…”

Esta respuesta de repente relajó a Richard, el alcohol en su sangre obligándolo a revelar todo lo que tenía en mente. Suspiró profundamente, “Tengo algunos… enemigos. Mensas, Josephs, Schumpeters… Quiero matarlos, pero aún no puedo ni a los más débiles… Incluso en un año o dos… Imposible… ¿Soy inútil?”

“Son tres familias poderosas en Fausto… Por supuesto… Tienes que pensarlo antes de actuar. No está mal…”

Richard gruñó, golpeándose la cabeza con la botella en la mano antes de apretar los dientes, “No… Ese hombre… No se preocuparía por las repercusiones… Habría tomado a sus soldados… ¡Matándolos de inmediato!”

Esta vez, la madre cría se quedó en silencio por un momento, “Sus estilos son diferentes. No hay uno correcto o incorrecto, ¡lo único importante es el resultado!”

“¿Resultado? ¡Déjame decirte el maldito resultado! ¡El murió y yo viví, y ahora tengo que limpiar el desastre de ese cabrón!” Richard se mofó, vaciando la botella de un trago antes de estrellarla contra el suelo, “¡Y AÚN ME SIENTO PEOR QUE ÉL! ¡NO TENGO LAS AGALLAS PARA MATAR A ESTOS BASTARDOS!”

La madre cría reflexionó sobre eso por otro momento, “Es porque tienes responsabilidades.”

“¿Qué… responsabilidades?”

“Muchas personas han puesto su futuro, sueños e incluso su vida en tus manos. No puedes tomar riesgos voluntariamente.”

Richard cayó de espaldas, “¿Es eso… cierto?”

“Sí.”

“… Tal vez…” inclinó la cabeza y se acurrucó, quedándose profundamente dormido. Sólo unos segundos más tarde, los ronquidos suaves resonaron en el claro fabricado.

La madre cría lo miró por un momento antes de que un suave tubo saliera de su boca, soplando suavemente un poco de aire en su cara. El respiró el hedor cargado de alcohol y se durmió profundamente.

“¿Está dormido?” Una puerta oculta del fondo del nido de gusanos se abrió de repente, y Flowsand salió.

“Sí, Señorita Flowsand,” respondió la madre cría.

Flowsand frunció el ceño, “No intentes ningún truco, su memoria es mejor que la de algunos seres legendarios. Si algo va mal, lo sabrá cuándo se despierte.”

“El Maestro no encontrará nada malo. Solo utilicé un vapor similar al alcohol para ayudarlo a dormir más fácilmente.” En raras ocasiones, la voz de la madre cría tenía indicios de emoción y adulación.

Flowsand se acercó a Richard y se arrodilló, extendiendo su mano para arreglar el desordenado cabello de su frente, “Chico tonto… ”

Ella luego se levantó y caminó hacia la madre cría, mirando a la enorme criatura. La propia madre cría la miró dócilmente mientras yacía en el suelo, retorciéndose suavemente, casi como si se moviera en busca de una recompensa.

“¡Quédate quieta!” Flowsand siseó en una mezcla de ira y desconcierto, pateando a la madre cría con fuerza en la cabeza. La madre cría se quedó inmóvil de inmediato, pero ella también. Su cara se puso blanca cuando su pie se hinchó por el impacto, obligándose a reprimir un grito mientras lanzaba un hechizo de curación mayor sobre sí misma.

Negándose a reconocer la vergüenza, ella resopló, “No actúes de forma independiente la próxima vez, no sirve de nada tratar de complacerme.”

“Por supuesto, Señorita Flowsand. ¿Hay algo más que necesites que haga?”

Flowsand lo pensó durante mucho tiempo, pero no se le ocurrió mucho, “Nada por ahora, te lo haré saber si se me ocurre algo. Sólo dale algo de compañía cuando beba, y hazme saber si dice algo. Te enseñaré cómo responder.”

“Como desees.” El vocabulario de la madre cría ahora se estaba haciendo más extenso.

“Bien, esto es para ti.” Flowsand agitó su mano y unos pocos cristales de sangre de dragón volaron hacia la madre cría. Esta era la sangre de Kaloh. La parte superior del cuerpo de la madre cría de inmediato se balanceó de felicidad, su boquilla temblando con tal emoción que incluso dejó caer uno de los cristales al suelo.

Flowsand esperó a que ella terminara de beber la sangre antes de decir, “Muy bien, que el cerebro clonado me envíe a casa.”

“La crisálida astral será más cómoda, Señorita Flowsand.”


Capítulo semanal (5/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.