<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 691

Libro 5 – Capítulo 27. Atravesando

 

Los guerreros drow parecían estar siendo agarrados por una mano invisible y suspendidos en el aire, con el dolor visible en sus caras cuando empezaron a derretirse. ¡En unos pocos momentos, no eran más que charcos indistinguibles en el suelo!

Voidbones siguió caminando hacia la puerta. Un zumbido similar a un enjambre de abejas sonó desde las puertas cuando intentaron impedir su entrada, pero pronto cedieron ante la fuerza invisible y los encantamientos en ellos se hicieron añicos uno tras otro. Un chirrido bajo sonó cuando cayeron de sus bisagras, cayendo al suelo.

Una sonrisa siniestra apareció en la cara de Voidbones mientras caminaba hacia delante, sus largas pestañas temblaban de alegría, pero el paso que estaba a punto de dar nunca aterrizó en el suelo.

“¿Quién está ahí?” Preguntó fríamente. Aunque no era el tipo de persona que hacía tales preguntas, seguía siendo cercano a Sharon y aún no había determinado su estatus.

“¿Quién eres?” Una voz similarmente fría sonó a su espalda, haciendo que él frunciera el ceño.

Voidbones sabía que quienquiera que estuviera detras suyo no era un homúnculo como el resto de los guardianes de Sharon. Matar a estas marionetas era una cosa, pero matar a una persona en la residencia de la legendaria maga no terminaría bien.

Este nuevo participante no era particularmente fuerte, pero había una pura intención asesina que brotaba de su cuerpo que apestaba a sangre. ¡El aura parecía estar hirviendo de rabia, como si fuera a enterrarlo por completo!

¿Cómo un debilucho tenía un aura tan fuerte? Voidbones se sintió confundido, ¿a cuántos había matado? ¡Incluso algunos de los demonios terroríficos contra los que había luchado, que dejaron muchos cadáveres a su paso, no emanaban un aura tan penetrante de muerte!

No obstante, la intención asesina no era poder. Voidbones se dio la vuelta con calma, observando al peculiar joven que estaba muy cerca. Este chico era obviamente joven, su cara y su cuerpo todavía tenían una sensación de inmadurez tierna, pero sus ojos eran resueltos. La corta y densa barba parecía no coincidir con su rostro hermoso, incluso agraciado, pero en general le daba el aspecto de alguien que tenía experiencia más que suficiente en la vida. Era una mezcla perfecta de robustez y delicadeza.

Este era Richard.

Richard miró sin expresión a Voidbones mientras colocaba una larga caja rectangular en el suelo. Un toque en la parte superior y tres espadas largas salieron del interior, aterrizando en el piso en rápida sucesión. Tiró al Gemelo del Destino al suelo, mirando por encima a sus tres cuchillas y, finalmente, eligiendo la espada sin nombre.

Los ojos de Voidbones se estrecharon mientras miraba la espada élfica en las manos de Richard. No parecía especial, incluso parecía ser la más débil de las tres, pero por alguna razón desconocida lo dejó en un estado de miedo. El hecho de que este nuevo oponente hubiera elegido esta sobre tres armas legendarias dejó en claro que no podía subestimarla.

“Richard Archeron,” Voidbones dijo lentamente.

Richard no respondió, simplemente apretando su agarre sobre su espada. Tenía la vaga sensación de que responder a la llamada de su nombre causaría que sucediera algo terrible.

Voidbones mostró una sonrisa absolutamente escalofriante, “Tú debes serlo. No entiendo por qué a la Maestra le gusta un mocoso sin talento como tú.”

“¿Eres un estudiante de la maestra?” Richard finalmente respondió sin emociones.

“Sí, pero soy diferente a ti. Soy su mejor… uno de sus mejores estudiantes.”

Richard empezó a ralentizar su respiración mientras ajustaba constantemente su agarre a la espada, “¿Qué estás haciendo aquí?”

“Sólo quería hacerle una visita, ¿tienes algún problema?”

“No se te permite la entrada,” respondió Richard resueltamente.

“¿Y si insisto?”

“Siéntete libre de intentarlo.”

“Wow, chico. Bastante arrogante para ser un pedazo de mierda. Muy bien, déjame ‘intentarlo’ entonces.” Voidbones se giró de inmediato, dirigiéndose hacia la puerta.

A pesar de que el enemigo estaba de espaldas, Richard sintió como si innumerables ojos lo estuvieran mirando desde todas las direcciones. Incluso el más mínimo de los movimientos sería notado y recibiría una respuesta letal.

La perspectiva muy real de la muerte comenzó a resonar en sus pensamientos una vez más, y hasta ahora se le presentó una de las elecciones más dolorosas de su vida.

Atacar significaría una muerte casi segura, y ni siquiera sería capaz de contener a este enemigo. No hacer nada le permitiría seguir viviendo, dándole una oportunidad de venganza en el futuro. Avanzar y morir, retroceder y vivir.

Voidbones dio su primer paso hacia delante, un fuerte golpe sordo sonando cuando su pie hizo contacto con el suelo. La sangre inmediatamente se precipitó a la cabeza de Richard; ¿Lo iba a dejar que caminara hacia Sharon de esa manera?

Sus ojos se volvieron de color carmesí, la muerte de repente parecía un problema insignificante en el gran esquema de las cosas. ¡Preferiría caer en su avance que admitir la derrota!

La espada inmediatamente flotó, dirigiéndose hacia Voidbones. Sin embargo, esta vez no apareció ningún brillo lunar encima de él. Voidbones mantuvo su sonrisa cuando la espada se acercó a él, sin detenerse en absoluto. Las llamas azur todavía se mantenían en sí mismo, y tampoco se movían ni una pulgada. Este ataque de espada no fue particularmente rápido ni poderoso, con la cuchilla incluso temblando.

Sin embargo, cuando una leve ráfaga de viento pasó por su oído, la sonrisa tranquila de Voidbones se transformó repentinamente en una mirada de sorpresa. Su cuerpo se sacudió violentamente cuando esquivó por primera vez desde que había entrado en el Deepblue.

La espada élfica desapareció de una región a menos de la distancia de una mano al igual que los hechizos de los magníficos magos, pero solo un momento después apareció una vez más. Esta vez, la punta de la espada estaba bañada en un rico resplandor verde.

Había evadido en el momento adecuado, causando que el ataque de Richard golpeara el aire. Sin embargo, ya no había ningún indicio de arrogancia en la expresión de Voidbones mientras clavaba su mirada en Richard. Dio un paso a un lado una vez más, esquivando otro golpe repentino, y luego el tiempo pareció detenerse. Tanto él como Richard se convirtieron en lo que parecían estatuas sin vida, mirándose el uno al otro durante mucho tiempo.

Eventualmente, la esquina de la boca de Richard comenzó a temblar cuando una sonrisa indefensa se arrastró por su rostro. Su piel se enrojeció mientras exhalaba una neblina rosada; la espada todavía estaba en sus manos, pero sin importar cuánto lo intentaba, no podía moverlas. Los dedos aflojaron lentamente su agarre, haciendo que la hoja resbalara y cayera al suelo.

Richard comenzó a inclinarse hacia delante, finalmente cayendo. Sin embargo, su mirada no se desdibujó; una expresión de indescriptible dolor apareció en su rostro cuando llamas azur entraron en cada parte de su cuerpo, ardiendo furiosamente dentro de él. No obstante, se sentía extrañamente relajado; había caído bloqueando el camino.

Fue sólo unos momentos antes de hundirse en la oscuridad que Richard recordó repentinamente el cristal del destino en su bolsillo….

Voidbones finalmente se movió cuando Richard cerró sus ojos, cambiando de postura para revelar una larga línea que cruzaba el lado izquierdo de su rostro. La herida se abrió inmediatamente, saliendo sangre verde fluorescente. La herida fue bastante profunda, pero no se podían ver huesos dentro.

Extendió una mano para tocar la herida antes de colocar los dedos en su boca, una expresión complicada que se elevaba en su rostro mientras miraba a Richard en el suelo, “En realidad, lograste herirme… Debiste haber corrido en el momento en que llegué aquí, tonto… Aún así, decidiré si te mato o no después de ver a la Maestra. No puedo tomar decisiones precipitadas sin estar seguro.”

A Voidbones ya no le importaba Richard, caminando sobre su cuerpo mientras entraba en la residencia. Un extraño olor comenzó a salir del interior, el hedor de homúnculos derretidos.

Fue en este punto cuando sonó un clamor en la parte inferior de las escaleras; los magníficos magos finalmente habían llegado a este piso. Voidbones había dejado varias barreras en el camino, pero ninguna había sido tan poderosa como la de la sala de reuniones, así que las atravesaron.

Cuando vieron las dos marionetas que se habían derretido en el suelo y a Richard tumbado inmóvil en el suelo, todos quedaron boquiabiertos de asombro. Las puertas rotas causaron que entraran aún más en pánico; ¡Voidbones había entrado!

Los magníficos magos permanecían impotentes ante las puertas deformadas, sin saber si correr o huir. Sharon había emitido órdenes estrictas de que no debían ingresar a su residencia, independientemente de las circunstancias. Sin embargo, tampoco podían quedarse de brazos cruzados y mirar.

En medio de su propia confusión, nadie tuvo tiempo de verificar si Richard estaba vivo. En sus mentes, nadie en la actualidad en el Deepblue podría sobrevivir a una pelea con Voidbones.

……

No todos los magníficos magos habían corrido a la residencia de Sharon. Blackgold se había golpeado la cabeza a medio camino, corriendo de regreso a su oficina.

Una pequeña sección de su habitación había sido acordonada por una puerta encantada, escondiendo una gran bola de cristal. El enano gris sabía cómo desbloquear este encantamiento, pero el procedimiento era demasiado largo y complicado para hacerlo en este momento. Simplemente tomó su arma y la disparó a sólo un metro de distancia, el sonido atronador sacudió los alrededores mientras innumerables astillas de acero llovían sobre el área. El encantamiento se encendió brillantemente por un momento antes de romperse, haciendo que las alarmas mágicas sonaran por todas partes.

Blackgold no perdió el tiempo, corriendo y golpeando la bola de cristal con tanta fuerza que se rompió en pedazos. Los fragmentos hicieron sangrar toda su mano, pero ni siquiera se dio cuenta mientras continuaba maldiciéndose a sí mismo, “¡Maldita sea! ¿Por qué no pensé en él antes?”

En las profundidades de un mundo misterioso sin luz, un par de ojos purpuras se abrieron lentamente. Una voz quebrada rompió el silencio mortal de la tierra, “Maestro… Me llamó… ¿A mí?”


Capítulo semanal (8/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.