<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 692

Libro 5 – Capítulo 28. Avanzando

 

La residencia de Sharon estaba justo ante los ojos de Voidbones. Era un conjunto deslumbrante de varios ecosistemas, desde montañas volcánicas hasta planicies pantanosas. Cada tipo de terreno imaginable se podía contemplar en este mundo, dándole así el nombre de Espejo de las Mil Formas. Cada individuo que entrara sería recibido con una vista diferente, un registro de uno de los muchos planos en los que había estado la legendaria maga.

Lo que vio esta vez fue lo mismo que siempre, el Paisaje Onírico Esmeralda. Esta era una tierra de misteriosa belleza, el mundo entero parecía un espejismo de luces y sombras. Incluso los árboles, la hierba y las cascadas parecían estar fuera de escena; no porque fueran hermosas, sino porque uno no podía mezclarse con el entorno aunque entrara y saliera a voluntad, pues eran unas de las vistas más hermosas que se podían contemplar.

El techo aquí era completamente negro, inundado solo por el brillo de lo que parecían ser estrellas. Sin embargo, estas estrellas no estaban fijas en su lugar; deambulaban libremente a través de las paredes, la cúpula e incluso los muchos ecosistemas independientes, como si nada fuera concreto. Se sentía como si uno estuviera caminando entre vastas nubes sin forma con Sharon descansando en un lago distante.

Voidbones no pudo evitar suspirar. Había olvidado cuándo había estado aquí por última vez; los recuerdos de su infancia parecían muy lejanos y confusos. El todopoderoso maestro del tiempo se había apoderado de él, haciéndole olvidar su flujo en todos sus viajes. Este lugar era su recuerdo más preciado, pero todo había sido arrastrado por la marea de la edad.

Esto era algo común entre los que vagaban por la miríada de planos. La borrosidad de los recuerdos fue sólo el comienzo; algunos incluso terminaron olvidando quiénes eran. Simplemente se quedarían en el vacío, frente a innumerables planos extraños pero incapaces de recordar cuál era su hogar. Voidbones no sabía cuánto tiempo había estado explorando, pero la pasión y los sueños de su juventud habían desaparecido.

Se detuvo por un momento para organizar sus pensamientos y recuerdos. La herida en su cara aún dolía, pero también le sirvió como recordatorio de que estaba en Norland, dentro del Deepblue. No sólo se estaba ahogando en los recuerdos.

Finalmente, avanzó, con recuerdos borrosos que le decían que al otro extremo del Paisaje Onírico Esmeralda estaba la salida del Espejo de las Mil Formas, que conducía a un largo corredor que terminaba en la habitación de Sharon.

Ella le había querido mucho durante su juventud, pero lo más cerca que había estado de él estaba aún muy lejos de la entrada de ese corredor. Ahora, sólo un paso adelante y podría superar sus límites anteriores. Voidbones levantó su pierna para dar un paso, pero por un segundo su pie se negó a bajar.

Para alguien con tal poder, un segundo quizás era suficiente tiempo para pensar mil veces.

Cuando la pierna finalmente aterrizó, el paso era extraordinariamente pesado. Toda la residencia se sacudió con fuerza, mostrando su poder absoluto. Sin embargo, Voidbones era plenamente consciente de que esto no era una demostración de su poder; ¡Simplemente había sido atrapado por el miedo en su corazón, incapaz de controlar su propia fuerza!

Él siempre había estado aterrado de Sharon, asombrado por su gran talento. Incluso ahora que poseía poderes con los que nunca había soñado, seguía temiéndole. Este no era un miedo que pudiera ser sofocado racionalmente; Si Sharon no hubiera caído en un profundo sueño, nunca se hubiera atrevido a actuar tan descaradamente en el Deepblue.

Hace un tiempo, había logrado obtener un poco de información sobre la raza de Sharon, específicamente lo que la hibernación significaba para ellos. Por eso se había precipitado en el momento en que descubrió que ella estaba dormida; sabía que no habría ninguna posibilidad si perdía esta oportunidad.

Avanzó poco a poco, paso a paso. Para cuando la salida estaba cerca, los árboles y la hierba se marchitaban a su alrededor mientras más homúnculos elfos se derretían en rápida sucesión. Incluso el agua clara del lago se había convertido en un charco de cera. Fuera de los materiales que mantenían unida la residencia, todo fue destruido…

No sabía cuánto tiempo tardó en atravesar el corredor, pero finalmente vio a Sharon. La legendaria maga aún dormía profundamente en su mesa de cristal, ajena al mundo que la rodeaba. Sin embargo, un mechón de cabello dorado permanecía alerta como si estuviera examinando el entorno.

En el momento en que Voidbones vio la cara de Sharon, se detuvo en seco. Una expresión de lucha impotente se levantó en su rostro; no sabía si podría avanzar.

“Maestra…” su voz baja sonó a través de la habitación, pero Sharon no respondió.

“En efecto… Ella debe haber sido herida gravemente…” murmuró para sí mismo como para validar algo, sus ojos finalmente se iluminaron con un brillo siniestro.

“Nadie sabe que tu magia y tu línea de sangre son inútiles en comparación con…” finalmente dio un paso adelante en el mundo del azul.

……

Fuera de la residencia, la multitud de magníficos magos era como un grupo de hormigas cuyo nido había sido cubierto de agua, corriendo impotentes de un lado a otro. Seguir las órdenes de Sharon al pie de la letra había estado arraigado en ellos durante mucho tiempo; no soñarían con romper una ahora.

“¡Richard!” Tomó unos minutos para que alguien finalmente se diera cuenta de que algo andaba mal. Todos instintivamente miraron el lugar junto a las puertas donde Richard había caído, solo para encontrarlo vacío salvo por un rastro de sangre. Este rastro se extendió hacia delante por el suelo, avanzando hacia la residencia unos diez metros.

Richard todavía estaba en el suelo, sin la fuerza suficiente para levantar la cabeza. Sin embargo, una fuerza desconocida parecía empujar su cuerpo cada vez más cerca de la residencia de Sharon. Su mano estaba fuertemente apretada sobre la espada élfica que había dejado caer al final de la batalla, pero en la punta en lugar de en la empuñadura. Se podía escuchar la hoja raspando contra el hueso con cada movimiento que hacía.

La sangre brotó de esa herida en la mano de Richard, al igual que de todas las demás. Cada centímetro que atravesaba arrastrándose fue dejado cubierto de sangre. Los magníficos magos quedaron aturdidos en silencio, demasiado impactados como para pensar siquiera en curarlo. Theodore dio un paso adelante, agitando las manos para lanzar un hechizo de curación mayor, pero no tuvo ningún efecto. De hecho, Theodore mismo dejó escapar un gemido de dolor, balanceándose mientras retrocedía dos pasos. La sangre comenzó a gotear de la boca del santo lanzador de hechizos.

“Voidbones…” Theodore se lanzó dos hechizos de protección antes de dar otro paso adelante, deseando intentar curar a Richard de nuevo, pero una mano envejecida le bloqueó el camino. Miró al magnífico mago que lo había detenido, quien negó con la cabeza en respuesta, “¿Qué bien le hará sanar?”

Theodore se sobresaltó, mirando detenidamente a Richard que seguía luchando por avanzar. Inmediatamente entendió el sentimiento; si Richard era sanado, él simplemente se precipitaría hacia la residencia sin dudarlo. Sería mejor mantener la situación actual como está; podría ser salvado una vez que esto pasara.

Una vez que esto pasara… Sólo ese pensamiento dejó a todos los magníficos magos ardiendo de vergüenza. Sabían en sus corazones que no eran las órdenes de Sharon las que los detenían en este momento, sino su propia cobardía.

“¡¿DÓNDE ESTÁ ÉL?!” Una voz retumbante los sacó a todos de su estupor, atrayendo la atención hacia Blackgold que estaba subiendo las escaleras. Parecía ser la mismísima personificación de la ira, pero en el momento en que vio las puertas abiertas, toda esa ira se desvaneció. Fue reemplazada por una tranquila determinación mientras ralentizaba sus pasos, agarrando con tanta fuerza el arma en sus manos que el arma de acero crujió. A diferencia del resto, iba a entrar directamente.

Otra figura se precipitó desde la dirección opuesta, uniéndose rápidamente a Blackgold. Fayr se había ido por un tiempo para cambiarse a su túnica de mago de batalla, pero no tenía bastón en su mano. Sin embargo, el pergamino que tenía irradiaba tal fuerza de maná que se podía decir que era un hechizo legendario a primera vista.

¿No sería un suicidio usar un pergamino tan poderoso en un área confinada? Este era el único pensamiento en la mente de los otros magníficos magos. Sin embargo, Blackgold y Fayr sólo intercambiaron miradas y el enano gris se apresuró a avanzar unos metros. Blackgold no era un guerrero, pero creía en poder retrasar a Voidbones el tiempo suficiente para que Fayr activase el pergamino.

Los otros maestros comenzaron a respirar pesadamente. Sabían que el retraso sería comprado por la muerte de Blackgold. Fayr tampoco tendría la suerte de sobrevivir al hechizo.

Fue entonces cuando el suelo comenzó a temblar suavemente, los temblores se hicieron más pronunciados con cada segundo. ¡Las rocas rotas a su alrededor empezaron a vibrar misteriosamente, flotando lentamente en el aire!


Capítulo semanal (9/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.