<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 693

Libro 5 – Capítulo 29. Enemigo Jurado

 

Los magníficos magos pensaron al principio que las vibraciones provenían de la residencia de Sharon, pero rápidamente se dieron cuenta de que todo el Deepblue estaba empezando a temblar. Los escombros en el aire comenzaban a volar al azar, ¡una clara señal de que el espacio se había vuelto inestable!

Blackgold y Fayr no parecían estar perturbados en absoluto, sino que aceleraban su ritmo. Sin embargo, en el mismo momento en que sus siluetas desaparecieron por las puertas, un fuerte grito resonó desde las profundidades de la residencia de Sharon. Un vendaval furioso se precipitó repentinamente desde adentro, una raya azur chocando contra los dos magos antes de girar en otra dirección.

Voidbones gimió antes de ponerse de pie, comenzando a levitar en el aire. Sus ojos escupieron fuego a la entrada de la residencia de Sharon, pero en la profundidad de esa furia yacía un miedo invencible. Blackgold y Fayr habían sido enviados a volar contra una pared, luchando incluso por mover sus extremidades.

Sharon estaba profundamente dormida dentro de su habitación, completamente ignorante de la calamidad que había golpeado su hogar. El mechón de cabello estaba erguido, evidentemente enfurecido, ya que constantemente ondeaba burbujas de color azul neón. Estas burbujas parecían hermosas, casi como versiones azules de las luces danzantes de un ilusionista.

Los niños pequeños creían que las luces danzantes tenían el poder de hacer que los sueños se hicieran realidad, pero esto sólo revivía las pesadillas. Las fantásticas luces azules se elevaron lentamente hacia el cielo, pero en el momento en que hicieron contacto con un obstáculo, ¡se rompieron para soltar un torrente de rayos azules desde dentro!

Los misteriosos materiales que constituyeron la base de la residencia de Sharon eran prácticamente indestructibles. Voidbones había podido sacudirlos, pero no podría dejar ningún rastro real de daño. Sin embargo, estas bolas de rayos crearon profundas grietas en las paredes de zafiro con cada golpe. Una por una explotaron, creando una tormenta eléctrica dentro de la residencia que convirtió las decoraciones más queridas de la legendaria maga en cenizas.

La tormenta rápidamente comenzó a abrirse camino fuera de la residencia. Los magníficos magos comenzaron a tratar de lanzar barreras una tras otra, mientras que Theodore hizo caer un escudo de luz blanca lechosa sobre Blackgold y Fayr.

Tomó varios minutos para que el mechón de cabello de Sharon dejara de ventilarse, ahora solo estaba erguido para mostrar su poder. Sin embargo, en el momento en que se dio cuenta de todo el desastre que había hecho en la residencia de Sharon, inmediatamente comenzó a temblar.

El temblor se acercó a un punto en el que la dormida Sharon se agitó, a punto de despertarse. Sin embargo, el mechón de cabello se congeló inmediatamente en su lugar. Esperando que sus cejas se relajaran una vez más, se giró para contemplar la escena otra vez antes de desanimarse y esconderse entre el resto del cabello de la legendaria maga.

Unas pocas chispas seguían volando, pero la residencia finalmente volvió a la paz. Ahora estaba bañada en luz de neón, haciéndola parecer aún más misteriosa…

Voidbones se quedó quieto durante mucho tiempo, igualando fríamente las miradas de muerte de los magníficos magos. Una mirada de desdén cruzó su rostro, pero se vio empañada por el miedo cada vez que miraba hacia la residencia.

Blackgold y Fayr todavía estaban acurrucados en el suelo. La preciada arma de fuego del enano gris se había doblado completamente, mostrando cuán feroz había sido la colisión. Fayr estaba haciendo todo lo posible para alcanzar el pergamino, pero todo su brazo se estremeció y se negó a moverse. El pergamino estaba a solo medio metro de distancia, pero no pudo agarrarlo.

Theodore dejó escapar un suspiro, fortaleciendo sus defensas antes de que la magia curativa comenzara a fluir de sus manos.

Con los encantamientos espaciales en el interior diezmados por el cabello de Sharon, se podía ver a Richard a medio camino de la habitación de Sharon. Había sufrido fuertes heridas en la espalda y la cabeza cuando los escombros de la tormenta eléctrica le impactaron, pero había continuado arrastrándose a través de todo esto mientras dejaba un rastro ensangrentado.

Voidbones se burló de la vista, a punto de ridiculizar a Richard, pero el terror no atenuado repentinamente apareció en su rostro. Voló directamente a una ventana y miró hacia afuera, haciendo que todos los magníficos magos lo siguieran. Habían asumido que la inestabilidad espacial provenía de los ataques de Sharon, pero ahora se estaba fortaleciendo a pesar del silencio. ¡Casi se sentía como si el espacio colapsaría en el siguiente momento!

Enormes ráfagas de viento soplaron alrededor de Floe Bay, la mitad de las nubes en el cielo fueron absorbidas por un enorme tornado. El mar también comenzó a arremolinarse, formando un remolino similarmente grande que rompió los icebergs flotantes. Era casi como si algo hubiera atravesado la tierra desde arriba, haciendo así un gran agujero que el agua de mar se apresuraba a llenar. ¡Hasta el cielo parecía estar a punto de desmoronarse!

Fue en medio de este apocalipsis que una mano apareció en el límite del cielo y el mar. La mano era delgada y flaca, completamente opuesta con el resto de su entorno. Sin embargo, Voidbones se congeló en el lugar ante la vista. A pesar de la gran distancia, notó una pequeña herida en el dedo medio de esa mano que lo dejó temblando de miedo. Incluso si hubiera visto a esta persona de cerca, solo habría prestado atención a esa cicatriz.

Esa forma estaba firmemente grabada en las profundidades de sus recuerdos, perdiendo solo ante el trauma que Sharon había dejado en su interior. Era porque él fue quien dejó esa cicatriz, sufriendo una retribución que fue cientos de veces peor. Esa cicatriz fue el comienzo del recuerdo más oscuro de toda su vida.

Voidbones supo al instante que este cataclismo en Floe Bay fue causado por esa mano. Los latidos de su corazón continuaron acelerándose mientras la mano alcanzaba algo, agarrando el aire como si fuera una manija y tirando de ella hacia un lado.

*¡Bzzt! ¡BOOM!* Los vientos se agitaron violentamente y los mares rugieron mientras los rayos parpadeaban entre las densas nubes. Se podían ver peces saltando fuera del agua a medida que la superficie comenzaba a hervir, el mundo mismo aparentemente temeroso de este lugar. La mano desgarró el espacio, formando una hendidura que era lo suficientemente grande para que un hombre adulto la atravesara.

Un hombre joven calvo caminó a través de la fisura en el espacio, agarrando el aire para formar una túnica que cubriera su cuerpo desnudo y sin pelo. La túnica que usaba era el tipo más común entre los magos de Norland, pero a él le otorgó instantáneamente un aura de equilibrio y control de la que carecían incluso la mayoría de los nobles. El maestro artista más arrogante tendría que reconocer que su rostro era casi perfecto, incluso estando estropeado por pupilas extremadamente claras y por falta de cejas.

Cuando la fisura se cerró lentamente detrás de este nuevo participante, el cielo y el mar se calmaron. Una pizca de abatimiento apareció en su rostro mientras suspiraba, murmurando para sí mismo, “Todo lo que hice fue abrir una fisura en el espacio y esto sucedió… Mi distancia de la Maestra sigue siendo tan grande como antes…”

Sin embargo, rápidamente sacudió la cabeza y miró hacia el Deepblue, con una mirada fría centrada en Voidbones, “Y yo pensando que se trataba de otra persona, resulta que es sólo este bastardo. ¿Por qué no te das por vencido? ¡Tratando de aprovecharte de que la Maestra está dormida, qué estúpido eres!”

A diferencia de la respuesta a Voidbones, todos los magníficos magos se animaron cuando el joven desapareció de la vista sólo para aparecer en la cima del Deepblue. Así como conocían al chico problemático entre los estudiantes de Sharon, también conocían a su mejor aprendiz. A diferencia de Voidbones, este era alguien con quien se podía contar.

Nadie sabía por qué Ensio estaba aquí aparte de Blackgold, pero el enano gris todavía estaba tratando de mantener a raya sus revueltas entrañas. Si bien las artes sagradas podían curar lesiones fácilmente, todavía tenía que lidiar con el maná salvaje que recorría su cuerpo por sí solo.

La figura de Ensio también desapareció de la cima de la torre, aterrizando justo fuera de la residencia de Sharon. Pasó sus ojos por el grupo de magníficos magos antes de dirigirse hacia las puertas destruidas, con un brillo púrpura apenas perceptible que se reflejaba en sus ojos, “¿Por esto es que me llamaron?”


Capítulo semanal (10/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.