<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 696

Libro 5 – Capítulo 32. Un Final Y Un Comienzo

 

Recostado sobre su espalda, esperando ser consumido por el vencedor de la radiante batalla cercana, la mano de Richard se arrastró lentamente hacia su bolsillo y acarició el cristal del destino en su interior. No obstante, no pudo reunir la fuerza para romperlo. En el pasado, este cristal le había dado un coraje ilimitado que le permitía hacer lo que quisiera; ahora, sin embargo, ni siquiera había pensado en ello cuando cargó contra Ensio.

‘Bien…’ Giro su cabeza lentamente, vislumbrando un destello blanco lechoso en medio de la oscuridad de las criaturas de pesadilla. Un furioso rugido resonó cuando innumerables rayos de energía penetrante se clavaron en el velo de las sombras, revelando el cuerpo cubierto de heridas de Ensio por un momento. El legendario mago fue repentinamente envuelto por llamas blancas, convirtiéndose en una estrella fugaz que se dirigió directamente hacia el portal.

*¡BOOOOM!* Una explosión de fuego sacudió la terraza del Deepblue, una bola de llamas furiosa que comenzó a expandirse hacia arriba desde la ubicación del portal. En un mero instante, tenía miles de pies de ancho, la parte inferior casi rozando la cima del Deepblue.

Los magníficos magos que lo observaban se estremecieron de miedo ante la vista. Solo Richard se dio cuenta de que estas llamas parecían arder con un poco de frío, pero esa sensación se cortó rápidamente cuando una resplandeciente barrera lo cubrió.

Las llamas tardaron un minuto entero en apagarse. Ensio finalmente estiró su cuerpo enroscado, con el rostro ceniciento mientras sus ojos casi incoloros escupían nuevos fuegos de ira. La túnica se había desvanecido, revelando enormes cortes en todo su cuerpo. Finalmente, se podía ver una armadura natural que protegía las áreas más sensibles, pero incluso eso había sido astillado.

Sin embargo, la batalla no había terminado todavía. Algunas criaturas de pesadilla seguían acurrucadas por todo el Deepblue, algunas vivas debido a la pura suerte y otras porque eran las más fuertes de su tipo. Ensio escupió algunos improperios en su dirección antes de lanzarse hacia ellas, comenzando a eliminarlas. Cuando todo terminó, sus heridas estaban regurgitando sangre negra profunda.

La carne alrededor de las heridas de Ensio se retorcía constantemente, lo que demuestra su gran capacidad de regeneración. Sin embargo, sólo significaba que las heridas no se deteriorarían; con tal fuerza sombría concentrada ahora fluyendo a través de sus venas, la curación era casi imposible. Su aura se había debilitado enormemente, el humo negro flotaba constantemente sobre sus innumerables heridas haciéndolas casi imposibles de ver.

Sin embargo, su imponente presencia no había disminuido en lo más mínimo. Los magníficos magos aparecieron en la terraza uno por uno, mirándolo con incredulidad, pero ninguno de ellos se atrevió a actuar a pesar de sus grandes heridas. Su mirada gélida dejó en claro que tratar de aprovechar la situación no terminaría bien.

Ensio gruñó, ignorándolos por completo mientras caminaba hacia Richard. Su mano pasó directamente a través de la barrera mientras agarraba a Richard por el cuello y lo alzaba, “¿ERES UN MALDITO DEMENTE?”

Richard cerró instintivamente los ojos, negándose a decir una sola palabra.

“¿QUÉ? ¿PIENSAS QUE NO TE MATARÉ?” Ensio se enfureció, pero Richard todavía no respondió.

*¡Thud!* La expresión de Ensio cambió constantemente, pero en un momento dado sólo resopló y estrelló a Richard de cara contra el suelo. Cuando Richard se tambaleó, su rostro estaba lleno de sangre con la frente abierta por completo. La nariz casi había sido aplastada.

Sin embargo, Richard solo limpió silenciosamente la sangre en su cara y ojos.

*¡Thud!* Ensio agarró a Richard y lo estrelló contra el suelo una vez más. Esta vez, había aún más sangre.

*¡Thud! ¡Thud! Thud…* El tratamiento continuó durante mucho tiempo …

……

Ya era de noche. Un dragón heráldico de dos patas salió volando del Deepblue y se dirigió rápidamente hacia Fausto. Richard estaba tumbado sobre su espalda, usando toda su fuerza para asegurarse de no caerse.

El viento helado causó que sus numerosas heridas hirvieran de dolor. Sólo le tomó unos minutos perder toda sensación en sus brazos y piernas, confiando puramente en el instinto para aguantar. Su cuerpo estaba congelado y rígido, pero su cara estaba abrasada por el dolor y la humillación.

“¿Y qué si tienes algo de lucha dentro de ti? ¡Eso sólo me emociona un poco más!”

“¡Bastardo inútil! Te voy a patear todo lo que quiera, ¿qué vas a hacer al respecto?”

“¿El peor potencial de todos los estudiantes de la Maestra obtuvo la mayor parte de su atención? ¡Eres una absoluta desgracia!”

“¿Querías salvarla con tus miserables habilidades? ¡Cien de ti no valdrían nada! ¿Qué, pensaste que sólo morirías con los enemigos? ¿Realmente crees que vales tanto?”

“¡Veamos lo que ella ve en ti después de que te aplaste la cara, niño bonito!”

“¿Por qué estás sonriendo? ¿Crees que estás siendo valiente? ¿Sin la fuerza para siquiera contraatacar? ¡Patético!”

Un sinnúmero de insultos zumbaban constantemente en sus oídos, ahogando los feroces vientos. A pesar de todo el mareo, el dolor y la confusión, el golpe más fuerte había sido para su fe en sí mismo. Siempre había estado orgulloso de su coraje, fuerza de voluntad y fortaleza. Ahora, estas cualidades parecían completamente sin sentido.

‘¿Qué haría ese hombre?’ Pensó de repente para sí mismo. Sin embargo, el pensamiento pareció volverse realidad cuando de repente vio a Gaton de pie frente a él, todavía acariciando esa infame barba corta mientras se reía, “¡Le habría dado una paliza!”

Richard no pudo evitar sentir su sangre hervir ante esa respuesta. Sin embargo, otra pregunta enseguida se apoderó de su mente: ¿qué pasa si no tenía esa capacidad?

“Ese es tu problema, granuja. Piensa por qué eres tan incompetente, ¡nunca fui tan inútil!” Dijo Gaton con desdén.

Sin embargo, sus habilidades estaban demasiado alejadas. Valor, voluntad, fortaleza… ¿Realmente no fueron suficientes?

“¿Quien dijo eso? ¿Qué clase de Archeron eres, sintiéndote humillado al borde de la muerte? ¡Pasé toda mi vida en el frente, como el comandante y el talismán de nuestro poder! ¡¿Te hiciste cargo de la familia pero ni siquiera puedes hacer una cosa tan simple?!”

¡Cierto! ¿Ensio estaba bien? ¿No dejó él también al llamado legendario mago gravemente herido? El pensamiento de repente hizo que Richard tomara conciencia. Luchó y abrió los ojos, pero mirando hacia adelante todo lo que pudo ver fue la oscura cortina de la noche.

No había ninguna señal de su padre en absoluto.

No tenía ni idea de si vería otro rastro en su vida. Había estado decidido a explorar las profundidades del abismo si eso era lo que se necesitaba, pero después de enfrentar a Ensio eso parecía un sueño lejano.

Aun así, ese hombre aún podía guiarlo incluso desde más allá de la tumba. Incluso si no quería hacerlo, estaba emulando a Gaton constantemente a medida que crecía. Fue solo ahora que Richard comenzó a entender la mentalidad de su madre. Ella había odiado a Gaton más que nada en su vida, pero no podía evitar sentirse orgullosa de él también. Y ahora, él estaba llegando al mismo estado mental.

El dragón heráldico era completamente ajeno a los pensamientos errantes de su jinete, simplemente seguía volando hacia el cielo nocturno.

……

Ensio estaba parado sólo en la cima del Deepblue, las nubes flotando a su alrededor. Habiendo mirado en dirección a Richard por un tiempo desconocido, finalmente soltó un profundo suspiro y murmuró para sí mismo, “¿Este es el chico que te gusta? No está mal…”

Era tarde en la noche, pero Ensio permaneció allí de pie sin moverse. Sabía que los enemigos de Sharon vendrían pronto.

La residencia de Sharon estaba cubierta de matrices mágicas que permitirían que uno estuviera aislado por un cierto período de tiempo. Sin embargo, Voidbones había destruido egoístamente el Espejo de las Mil Formas, rompiendo estos encantamientos. Los enemigos que solo se enterarían años más tarde, sin duda, ahora estaban en camino. Comparado con ellos, la Legión de Pesadillas no era nada.

Ensio también sabía que no sobreviviría a esta batalla. Sin embargo, simplemente no le importaba. Richard no era el único de los estudiantes de Sharon que podía sacrificar su vida por ella.

De hecho, estaba bastante contento de haber dejado una marca en el Deepblue antes de ingresar al Reino del No Comienzo. Había ido a buscar su propio origen, a encontrar la fuente de su existencia, pero ahora comprendía que nada de eso importaba.

Sabía que debería haber estado confundido, tal vez incluso asustado. Sin embargo, no pudo encontrar ninguna palabra para describir sus sentimientos actuales. Un tiempo aparentemente interminable dedicado a vagar por el vacío lo había obligado a hacerse amigo de sí mismo, pero en un momento tan crucial todo lo que podía hacer era reírse.

La manta de color gris que cubría el Deepblue de repente comenzó a moverse, abriendo un espacio que permitía que la hermosa luz azul de la noche pasara. Parecía casi como un momento etéreo, puro y sereno.

Sin embargo, Ensio sabía que había llegado el momento.

*¡ROAR!* Un grito devastador resonó a través de Floe Bay cuando una bola de luz blanca lechosa se disparó desde el Deepblue, chocando directamente contra la fuente de la luz azul. Las dos luces luego se fusionaron, rasgando un agujero en el espacio antes de desaparecer de la existencia. Las nubes volvieron a envolver la bahía, como si nada hubiera pasado.

La batalla fue así de simple.

Ensio permaneció de pie sobre el Deepblue, levantando la cabeza para mirar hacia la batalla que acababa de tener lugar. Había un extraño vacío en sus ojos, pero también satisfacción. Había hecho todo lo que pudo, cumpliendo su glorioso destino.

Se miró a sí mismo, dándose cuenta de que se estaba desvaneciendo lentamente. El Deepblue debajo de él se oscureció, todo el color desapareció del mundo antes de que se desmoronara. Fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba mirando un recuerdo, una mera sombra de lo que había dejado atrás.

Este era el camino hacia el origen de todo.

“Richard… ¿Por qué tengo que ser un héroe? Ve, el futuro es tuyo para tallarlo…” murmuró mientras se desvanecía lentamente.


Capítulo semanal (13/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.