<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 704

Libro 5 – Capítulo 40. Un Hombre Como Una Montaña

 

El aterrador Devorador de Cerebros era actualmente un cadáver. Rastros de una feroz batalla inundaron la fortaleza, y una gran cantidad de cadáveres de Daxdus aún estaban esparcidos alrededor. Nadie tuvo tiempo de limpiar sus cadáveres, ni siquiera los de los Norlandeses fueron debidamente tratados.

Más de la mitad de los edificios dentro del fuerte ya habían sido destruidos, y había un enorme pozo cerca del borde donde las simples ondas de choque habían destruido todos los edificios en un radio de un kilómetro. Un extraño y nauseabundo olor permanecía en el aire, pero muchas potencias de Norland trataban en silencio sus propias heridas o descansaban cerca de allí. Todos estaban cansados ​​a muerte, sin poseer energía para celebrar esta histórica victoria.

Lo más llamativo del lote fueron dos expertos sub-legendarios vestidos con armaduras negras, cuyos escudos de armas fueron retirados deliberadamente. Una observación más cercana reveló que la armadura era del estilo de la Alianza Sagrada, y a pesar de que los dos estaban sentados solos y sin molestarse por el resto, nadie estaba descontento con ellos. Todos los santos cercanos sabían cuántos Daxdianos habían destrozado.

Se podía ver una ola de densos y negros puntos moviéndose a través del horizonte, los restos del contraataque que había sido repelido. Muchos cadáveres estaban apilados cerca de las puertas del fuerte, el más prominente de los cuales era un enorme capitán centauro enclave que había sido colocado encima de las murallas. Incluso había unos cuantos cuerpos de dracotauros muertos alrededor.

Los Norlandeses habían sido rodeados por todos lados por los Daxdianos en esta batalla, pero aún así habían salido victoriosos. ¡El Fuerte del Amanecer había regresado verdaderamente a la Alianza Sagrada!

Se podía ver una gran silueta caminando lentamente hacia la fortaleza. Este obeso sólo tenía puesto un pantalón de cuero, su vientre grasiento cayendo mientras caminaba. Sus pasos eran firmes y fuertes, pero también completamente silenciosos para alguien de su tamaño. Tampoco poseía ninguna armadura legendaria; la única cosa especial en su persona era la cuchilla oxidada de tres metros de largo y un metro de ancho que llevaba en el hombro. Incluso había dos mellas en la cuchilla que eran del tamaño de un puño, pero este hombre como una montaña todavía poseía un aire de estar contemplando el mundo desde lo alto.

Él no necesitaba ninguna grandeza; su sola presencia era suficiente.

En su mano derecha sostenía esa cuchilla extraordinariamente grande y desgastada, mientras que en la izquierda tenía tres cabezas. Todas pertenecían a diferentes razas, pero sus cabellos, barbas y tentáculos carnosos estaban anudados al azar entre si.

Cuando los Daxdianos se habían retirado, este hombre los había perseguido solo y ahora regresaba con estas tres cabezas. Sin embargo, cualquiera que estuviera familiarizado con él sabría que esta no era la magnitud del daño que había causado; estas tres cabezas eran solo las únicas que él consideraba dignas de traer de vuelta. Las únicas personas que llamaron su atención fueron leyendas bien conocidas.

Al acercarse a la fortaleza, los dos expertos sub-legendarios saltaron inmediatamente de las murallas de la ciudad y aterrizaron a ambos lados. Inclinándose reverentemente, se arrodillaron saludandolo, “¡Su Majestad!”

Los otros Norlandeses saltaron de la ciudad también, arrodillándose a ambos lados de la carretera, “¡Su Majestad!”

Todas las potencias tenían su propio orgullo, especialmente aquellos que habían sobrevivido a los campos de batalla de la desesperación. Aun así, todos estos expertos inclinaron voluntariamente sus altivas cabezas e inclinaron sus inquebrantables huesos para arrodillarse ante este hombre. Esto se debió a que fue él quien limpió a la Alianza Sagrada de décadas de humillación, forzando su camino hacia el Fuerte del Amanecer sin ayuda y matando al infame Devorador de Cerebros. También había resistido  los contraataques enloquecidos de los Daxdianos durante muchos días. Aunque su cuchilla oxidada parecía un cuchillo de cocina, las cientos de potencias Daxdus que habían muerto en sus manos ni siquiera habían logrado raspar un poco de óxido.

Los verdaderos expertos se pondrían temerosos en el momento en que fijaran su mirada en este cuchillo de forma extraña. Esta arma tenía su propia leyenda, y cualquiera que se atreviera a subestimar su poder desaparecería bajo su cuchilla. De todas las armas en Norland que se decía que podían matar dragones, el Carnicero Dragón era una de los pocos que había mostrado esta destreza. Esta era la cuchilla que el emperador fundador de la Alianza Sagrada había usado para cortar la cabeza del dragón abisal Daramore. Los agujeros en la cuchilla eran daños de los duros huesos del dragón, el óxido una marca de corrosión de su sangre mágica.

Y sin embargo, tal vez este cuchillo era más adecuado para las manos del gordo que ahora mismo estaba entrando en el Fuerte del Amanecer. Este hombre era el actual emperador de la Alianza Sagrada, El Sanguinario Philip.

El Emperador arrojó las cabezas frente a las potencias reunidas, riendo a carcajadas, “¡Cocinadlas, quiero celebrar nuestra victoria con vino!

……

Lo primero que vio Richard al abrir los ojos fue un techo cubierto de restos de moho. La vista le era bastante familiar, pero antes de que pudiera recordar una voz ronca lo sacó de su aturdimiento, “¡Mocoso apestoso, no te quedes dormido si ya estás despierto! ¡Será mejor que te des prisa y cooperes conmigo, estoy agotado hasta la muerte por tu culpa!”

La voz era igual de familiar, pero en su estado de confusión, Richard simplemente no podía recordar dónde la había oído antes. Además, su cuerpo también era bastante extraño en la actualidad. Podía sentir todos sus órganos, pero la mayoría se negaba a obedecer sus órdenes.

*¡Whoosh!* Una brisa muy ligera fluyó hacia el área, pero inmediatamente le hizo temblar. ¡Su pecho y abdomen se habían sentido muy fríos, casi como si el viento hubiera perforado su cuerpo!

Solo entonces sintió que un par de manos tocaban sus entrañas.

“Qu—” se sorprendió al despertar, con los ojos muy abiertos mientras reunía todas sus fuerzas para levantar la cabeza. Se encontró acostado con el pecho abierto, un par de manos finas que sostenían lo que parecía ser su hígado y lo cortaban con un bisturí ligeramente oxidado. Normalmente, gritaría  horrorizado ante semejante vista, pero esta vez simplemente intentaba sentir su cuerpo y se dio cuenta de que el resto de su cuerpo por debajo del cuello realmente no estaba bajo su control.

Cambiando su mirada para examinar los alrededores, inmediatamente reconoció un rostro envejecido con una expresión infeliz. Con un suspiro de alivio, apoyó la cabeza en la mesa de acero; la pericia médica de Santo Lawrence fue tal vez incluso mayor que su capacidad de creación de runas.

Al verlo tan tranquilo, Lawrence estaba claramente decepcionado, “Bribón, actuando muy bien y todo eso. ¡Se supone que tienes que estar asustado!”

Richard se echó a reír, “Oh… acabo de despertarme, así que reaccioné un poco lento. Estoy… ¡Estoy empezando a t-tener miedo ahora m-mismo!”

Al escuchar el falso tartamudeo de Richard, Lawrence se quedó atónito por un momento. Luego lo miró con suspicacia, “Pequeño bribón, ¿qué edad tienes exactamente? Qué hablador tan suave. ¿Es eso realmente lo que se supone que alguien de tu edad debería estar diciendo?”

“¿Qué debería estar diciendo alguien de mi edad?” Richard preguntó con calma.

Lawrence volvió a colocar el hígado en su lugar, “¿No les gusta a todos los chicos demostrar que son lo suficientemente intrépidos como para penetrar en los infiernos o el abismo? ¡Con un poco de vino, incluso creen que pueden despedazar a seres legendarios!”

Richard se rió una vez más, “Claro, pero tú salvaste a Beye numerosas veces y ahora también mi vida. ¿No debería al menos hacerte un poco más feliz por ello?”

Lawrence se sobresaltó, con una expresión complicada subiendo por su rostro, “Tienes razón, pero no muchos pueden pensar como tú a esa edad.”

“Bueno, no muchos han pasado por tanto como yo, por supuesto que maduré antes que el resto.” Richard era encantador como siempre, pero Lawrence podía ver el dolor detrás de su sonrisa. Beye le había contado muchas historias sobre las circunstancias de la Familia Archeron y el hijo bastardo de Gaton.


Capítulo semanal (5/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Promocion Especial

Patrocinio: 10$ x 9 capítulos
Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.