<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 712

Libro 5 – Capítulo 48. Pozo De Estrellas

 

Gruesas, nuevas ramas comenzaron a emerger de la corteza del árbol astral a medida que crecía, las hojas del exuberante color azur de las estrellas. La luz estelar sin límites parecía elevarse desde dentro, flotando hacia el cielo ilimitado.

Fue en este punto que su línea de sangre Archeron rugió, restringiendo la luz estelar por la fuerza. Los símbolos de su nombre verdadero comenzaron a fluir desde el mar de su alma, dirigiéndose directamente hacia el centro. Un símbolo traslúcido justo detrás de Dizmason se encendió de inmediato, absorbiéndolo todo y finalmente tomando forma. El símbolo dorado pálido tenía un resplandor azur.

Schloan. parecía simple, pero contenía un enorme poder en su interior. Richard reconoció esta palabra por lo que había leído en el Códice de Alucia en su juventud: en el lenguaje común, decía ‘pozo de estrellas.’

Un aullido de sorpresa e ira se hizo eco a través del páramo de la Tierra del Anochecer, pero por mucho que lo intentase, el diablo no pudo evitar que las criaturas bajo su control se derrumbasen una tras otra. Richard parecía ser una pequeña llama en el huracán de sus ataques, pero la llama se negó a extinguirse sin importar qué. Los movimientos rápidos se mezclaron con cortes feroces, cada ataque era esquivado por los pelos, mientras la represalia era rápida y feroz. Una lluvia de sangre siguió a Richard cuando saltó de monstruo en monstruo.

Richard aún no había lanzado un hechizo ofensivo, pero el diablo comprendió rápidamente que los rayos alrededor de su cuerpo eran un método misterioso para convertir el maná en energía. Ya debería haber agotado su reserva de maná por completo, pero en lugar de colapsar, los sasormas estaban siendo cortados uno tras otro.

Solo hubo una interrupción en toda la batalla, y eso ocurrió cuando todos los peces diablos estaban muertos.

“¡Tú… realmente eres… tan poderoso como tres magníficos magos!” Exclamó el diablo con los dientes apretados.

Por otro lado, Richard mostró una sonrisa tan brillante como el sol, “Todavía no estoy en ese punto, sólo soy muy bueno conservando mi maná.”

“Ahora somos sólo nosotros,” dijo el diablo solemnemente.

“Mm, así que puedes irte a morir ahora.”

“¿Por qué tengo la sensación de que seré yo quien te engullirá?”

“Ah. ¿Crees que eres mejor estimando mi fuerza que yo manteniéndola oculta?” A Richard no le importaban las preguntas de sondeo. Si bien estos diablos eran considerados bastante inteligentes en Daxdus, la civilización de Norland se construyó sobre la base de las matemáticas.

*¡Clank! ¡Whoosh!* Justo antes de que estuvieran a punto de chocar una vez más, usó su espada para parar y exhaló un soplo de fuego abisal justo en la cara del diablo. Las llamas inmediatamente se aferraron al cuerpo del enemigo, quemándolo rápidamente.

Richard retrocedió y comenzó a recoger cuidadosamente sus artículos, esquivando ocasionalmente los intentos del diablo que gritaba por llevarlo consigo. Suspiró aliviado; las llamas abisales habían sido el último de sus poderes, y si el enemigo hubiera esquivado, no habría tenido más remedio que huir. Sin embargo, muchas peleas fueron tan crueles; una jugada a menudo decidía la victoria y la derrota.

Miró dentro de sí mismo, sintiendo que su árbol del mundo refinaba la energía del vacío mientras su nombre se transformaba en lo que parecía un antiguo pozo azul. El líquido volátil dentro del pozo se convirtió en briznas de maná que lo reponían en combate. Había mentido acerca de su supuesta capacidad de conservar; si bien su eficiencia de maná fue sin duda una de las mejores, la razón principal de su resistencia en esta batalla se debió a la activación de su nombre verdadero.

Los nombres verdaderos eran el mayor secreto de uno. Si un enemigo pudiera descubrir exactamente qué habilidades les concedían, podría reducir las partes individuales del nombre verdadero y tal vez averiguarlo. Luchar contra un enemigo que pudiera usar tu nombre verdadero era casi imposible. Incluso si tuviera una garantía absoluta de que podría matar al diablo, Richard nunca revelaría este secreto; incluso sólo comunicarlo a uno de sus parientes sería su muerte.

Con el tiempo, el diablo se derrumbó en medio del dolor. El fuego abisal continuó quemando su exterior hasta quedar una capa crujiente, convirtiendo casi todo su cuerpo en cenizas hasta el punto de que no se halló nada de valor en su persona. Richard solo caminó un poco por el campo de batalla antes de partir hacia la capital del Sol Desmontado con piel de pez diablo a cuestas. Con más y más peces diablos siendo vistos recientemente, su composición también fue revelada. Estas criaturas eran extremadamente simples sin ninguna capacidad de crecer o evolucionar, y casi nada en sus cuerpos era útil para los humanos. Su piel tenía una gran resistencia a la magia, pero eso no significaba nada para un plano que estaba acostumbrado a combatir la magia con magia.

Incluso si llenara toda su mochila con piel de pez diablo, no valdría más de 100.000 de oro. Esa no era una gran cantidad para él, pero era al menos mejor que nada. Un efecto secundario de sumergirse constantemente en un mundo de números fue que era muy consciente de lo poco que se acumulaban las cosas. Sus bendiciones lo hicieron bastante tacaño de alguna manera, y a veces era difícil librarse de la compulsión de ganar todo lo que se podía.

Su figura parecía extremadamente solitaria mientras llevaba la enorme mochila a lo largo del camino, pero los pasos de Richard eran firmes y sin prisas. Su mayor mejora después de pasar casi un año en un campo de batalla de la desesperación fue que su paciencia era ahora vasta. Podía caminar durante un tiempo extraordinario sin sentirse aburrido en absoluto.

……

Para este punto en el tiempo, los dos guardias en la entrada del Sol Desmontado eran viejos amigos. Eran los mismos que le habían dificultado las cosas durante su primera llegada, pero habían pasado meses desde que los había perdonado por tan poco. Estos tipos habían agotado casi todo su potencial, destinados a nunca avanzar más en su camino. Tales santos no se consideraban potencias en los campos de batalla de la desesperación, pero también constituían el escalón más bajo y más amplio de la sociedad. Asumieron innumerables deberes que las verdaderas potencias despreciaban, convirtiéndose en los engranajes que impulsaban todo el esfuerzo de la guerra.

“¡Richard, estás de vuelta! ¡Parece que también has encontrado mucho!” Gritó con alegría un hombre de mediana edad. Uno no podría decir por la calidez de su voz que estaba llamando a alguien a quien había tratado de extorsionar en el pasado.

Richard se rió entre dientes, “Un paquete grande no significa nada. Tuve mala suerte esta vez, solo encontré pez diablo.”

El guerrero más viejo que estaba cerca asintió con simpatía, “Mm, esas cosas son molestas y sin valor. Más y más aparecen recientemente, también debes tener cuidado.”

“Hmm… Tienes razón. ¿Debería llevarlos a ustedes en mi próximo viaje?”

El primer guerrero se sorprendió un poco e inmediatamente quiso estar de acuerdo. Richard aún no estaba en el nivel 18, pero estaba claro que sus habilidades en la batalla superaban con creces las de un magnifico mago ordinario. Aunque Richard hizo que pareciera que lo estarían protegiendo, en realidad solo lo seguirían y obtendrían una parte del botín. Era extremadamente raro que aquellos que se encontraban por debajo del nivel 18 detuvieran por la fuerza su avance— después de todo, pocos por debajo del reino santo podrían realmente sobrevivir a este lugar, pero cada una de esas figuras era un personaje extraordinario que crecería para convertirse en una potencia. Beye Orleans había pasado tres años en el nivel 17 antes de dar el paso.

Estos guardias habían visto cómo las lesiones de Richard se hacían cada vez más leves, incluso cuando sus excursiones se hacían más largas. Al principio regresó a punto de desmayarse, pero ahora había momentos en que regresaba totalmente ileso. Si realmente los estaba invitando a unirse a una aventura, eso sólo significaba que era casi inigualable en las regiones circundantes.

A pesar de sus deseos, el guerrero que una vez había amenazado a Richard luchó por tragar saliva y negó con la cabeza, “Está bien, solo te retendremos. Ya no tenemos la esperanza de subir de nivel, es suficiente con ganar algo de dinero aquí para mantener a nuestras familias. Sin embargo, nos reuniremos con usted para tomar una copa más tarde.”

Richard no insistió, solo asintió con una risa. Despidiéndose de ellos, entró en la ciudad y se dirigió a su residencia. La gente lo saludaba constantemente a lo largo del camino, pero él les respondía a todos e incluso ocasionalmente se detenía para charlar un poco. La mayoría de estas personas eran como los dos santos que custodiaban la puerta, sin esperanza de avanzar, pero algunos de ellos eran jóvenes y talentosos, quizás capaces de convertirse en expertos sub-legendarios en sus vidas. Sin embargo, Richard los trató a todos por igual; para él, esta era una ciudad de amigos.


Capítulo semanal (13/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Promocion Especial

Patrocinio: 10$ x 9 capítulos
Descarga:

4 Comentarios Comentar

  1. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 3 meses

    Pozo de estrellas… Mas velocidad para elevar su nivel? O solo mana de reserva? :v

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.