<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 714

Libro 5 – Capítulo 50. Ánimo Elevado

 

Fausto no estaba en paz. Toda la Alianza Sagrada estaba discutiendo el poder no mundano del Emperador Philip en la recuperación del Fuerte del Amanecer, cada vez más entusiasmadamente. Habían pasado muchos años desde que el nombre del Sanguinario Philip se había extendido por todo Norland, e hizo que los nobles más viejos recordaran los gloriosos logros de su juventud. Algunos incluso desenterraron viejos retratos de esa época; aunque Philip no era el más guapo de las personas, solo su presencia por sí sola tenía un gran peso. Aquellos que pensaban que él era solo un vago cambiaron su opinión sobre él por completo, descubriendo que sólo era un león esperando la caza.

Como era de esperar, Richard no recibió mucha atención cuando regresó a Norland. Simplemente puso sus cosas en casa antes de dirigirse directamente a la Iglesia del Dragón Eterno con un gran cofre encantado en la mano, donde se encontró con la magnífica sacerdotisa Noelene, que brillaba con cada palabra. Ella había hecho un millón de oro con los minerales Faelorianos en los últimos meses, lo que le permitió cuidar de toda su familia, parientes y muchos amigos.

“¡Richard, hace mucho que no te veía! ¿Cuánto tiempo estuviste en la Tierra del Anochecer, un año? Espera… ¿Por qué no eres un magnífico mago todavía? Esto posiblemente no podría ser un cuello de botella para ti…” De repente, se detuvo y lo miró de pies a cabeza, “Veo que has pasado por algunos cambios… Hmm… Cambios muy impresionantes al respecto…”

“¿Cambios?” Richard reprimió un estremecimiento antes de acariciar su barbilla por costumbre, pero después de afeitarse hace sólo unas horas no encontró mucho que sentir. No estaba seguro de a qué tipo de cambios se refería ella.

Noelene no estaba completamente segura. Parecía que nada había cambiado mucho en él, excepto un ligero aumento en la intención asesina, pero eso era normal para alguien que había vivido en un campo de batalla de la desesperación. Le tomó mucho tiempo entender exactamente qué cambio sintió, “Tu temperamento… De todos modos, no hablemos de eso. Finalmente has vuelto, ¿necesitas algo?”

“Tengo que encontrarme con Flowsand y Ferlyn primero, pero aparte de eso, estoy aquí naturalmente para ofrecer un sacrificio,” Richard arrojó el cofre encantado al suelo.

Con sus agudos ojos, Noelene supo al instante que el cofre tenía propiedades espaciales y almacenaba una gran cantidad de ofrendas en su interior. Sus ojos brillaban incontrolablemente, pero se abstuvo de preguntarle quién quería que fuera la anfitriona, “Bueno, Flowsand solo regresará después de un tiempo, y la Suma Sacerdotisa no ha estado de buen humor últimamente.”

“¿Por qué?” Richard preguntó, un poco curioso.

“No estoy segura, pero puedo confirmarte que ha estado malhumorada durante días. ¿Seguro que todavía quieres verla?”

“Bueno…”

“Señor Richard, la suma sacerdotisa Ferlyn se ha enterado de su presencia y desea reunirse con usted ahora,” un paladín salió corriendo de la parte de atrás de la iglesia.

“Bueno, supongo que eso es todo. Dile que estaré allí en un minuto.” Richard se despidió de Noelene antes de seguir al paladín a la parte de atrás de la iglesia.

El salón de Ferlyn era diferente de la última vez que lo había visto. Estaba tan ordenado ahora que casi se sentía vacío, sin muebles ni adornos que ver. Ferlyn estaba sentada en el suelo con las piernas cruzadas, así que Richard siguió su ejemplo y se sentó frente a ella.

Ella recorrió su cuerpo con su mirada antes de mirar fijamente a la distancia durante unos minutos. Notando su silencio, Richard decidió no perturbar su línea de pensamiento. Cuando ella finalmente soltó un largo suspiro y se recompuso una vez más, la vida de nuevo llenó sus ojos mientras su mirada perforaba instantáneamente cada fibra de su ser. Richard se estremeció ante la sensación de que todos sus secretos habían sido descubiertos.

“Parece que has ganado mucho en tu viaje,” dijo ella con clara admiración en sus ojos.

“Las cosas van según lo planeado,” respondió Richard honestamente.

“¿Cuántos años planeas esperar antes de convertirte en un magnífico mago?”

“Cuatro años, tal vez un poco más.”

“¿Hmm? Eso parece un poco demasiado. Pensé que tres serían suficientes.” Ferlyn agitó las manos y la fuerza del tiempo formó un juego de té de la nada. Inmediatamente tomó la tetera y sirvió un poco de té verde, causando un agradable aroma que llenó los sentidos de Richard cuando ella le ofreció una taza y comenzó a sorber de la suya.

Richard tomó un sorbo antes de suspirar con energía fresca, “Está bueno… Claro, tres años deberían haber sido suficientes, pero no soy alguien que pueda dejar todo a un lado para seguir mi camino hacia el poder. Todavía tengo que cuidar mis territorios, conquistar nuevos planos, consolidar viejos planos. Mis seguidores dependen de mí, y hay muchos otros compromisos que debo cumplir.”

Ferlyn asintió, “¿Viste a Philip en la Tierra del Anochecer? ¿Como está él?”

“¿Su Majestad?” Richard mostró una sonrisa amarga, “Recuperó el Fuerte del Amanecer de un solo golpe. No tengo la capacidad de unirme a tal esfuerzo. Él tampoco regresó a Sol Desmontado después de que yo llegara, y ha pasado un tiempo desde que escuché alguna noticia sobre él. No estoy seguro de dónde está en este momento, intentaré obtener más información cuando regrese.”

“Está bien, solo quiero saber cómo esta él de vez en cuando. No hay necesidad de andar preguntando.”

Richard miró a Ferlyn, su mirada inquisitiva combinada con la calma de un lago. No parecía enojada ni preocupada por Philip, lo cual era un poco extraño.

Ferlyn no pudo evitar reírse, “Pequeño bribón, ¿en qué estás pensando?”

“El Emperador realmente está tomando grandes riesgos. ¿Por qué no vas y le ayudas?”

Ferlyn suspiró suavemente, “No puedo dejar esta iglesia hasta que el Dragón Eterno encuentre a otro Elegido que me reemplace.”

Los ojos de Richard se agrandaron, su voz comenzó a temblar, “¿F-Flowsand?”

Ferlyn asintió.

Separó los labios para hacer una pregunta, pero su voz nunca sonó. Finalmente se calmó, sellando sus inquietudes dentro de su corazón. Una pizca de tristeza apareció en los ojos de Ferlyn cuando ella suspiró para sí misma. Realmente eran demasiado similares.

Richard y Flowsand en este momento eran casi exactamente lo mismo que ella y Philip habían sido todas esas décadas atrás. La forma en que manejaban las cosas, incluso los caminos que tomaban eran casi paralelos. Demasiado inteligentes, pensando demasiado y queriendo hacer mucho el uno por el otro, pero olvidando constantemente preguntar al otro si eso era lo que realmente querían.

Todos querían ser considerados y meticulosos en su juventud, pero no sabían que esa línea de pensamiento podría eventualmente separar a dos personas. Ferlyn decidió darles una mano, “No será un problema por ahora, todavía no quiero dejar esta iglesia. Ustedes dos tendrán suficiente tiempo para pasar juntos, para hablar y luchar codo a codo.”

Richard entendió algunas de sus intenciones, pero no estaba muy claro en muchas cosas, “Suma Sacerdotisa… Si dejas la iglesia, ¿adónde irías?”

“Un mundo sin luz. No estoy segura de dónde está exactamente, ni podría saberlo incluso si quisiera, pero aquellos de nosotros que estamos cansados ​​de permanecer dentro de la iglesia podemos elegir ir a ese lugar. A partir de entonces, los nuevos Elegidos tendrán que hacerse cargo.”

La voz de Ferlyn era suave y agradable, pero Richard sintió un escalofrío recorriendo su columna vertebral. Sus palabras dejaron en claro que Flowsand tendría que reemplazarla cuando se cansara de estar sentada en la iglesia todo el día. Puede que haya algunas formas de librarse de tal destino, pero Flowsand claramente no cumplía con los requisitos.

“¿Está relacionado con las ofrendas?” Preguntó probando. Inmediatamente recordó cómo Ferlyn le había pedido que compartiera su gracia divina con Flowsand en múltiples ocasiones.

Ferlyn sonrió y se quedó en silencio, pero eso lo dijo todo. El Dragón Eterno tenía un poder ilimitado, poseía demasiados métodos para evitar que las personas filtraran secretos. Eso era especialmente cierto para alguien que había elegido; Ferlyn solo podía guiarlo de manera sutil.

Él asintió, “Traje algunas ofrendas conmigo esta vez, ¿Puedes hacer arreglos para dos más—”

Ferlyn le hizo una señal para que se callara, sonriendo con suavidad cuando dijo, “Está bien ser travieso en ocasiones, pero demasiado y será un problema. No te preocupes, me quedaré aquí siempre que mi estado de ánimo sea lo suficientemente bueno. Nadie puede obligarme a hacer algo que no quiero.”

“Pero… ¿no es un sacrificio demasiado grande?” Richard se preocupaba mucho por Flowsand, pero no consideraba tener derecho a hacer que otros se sacrificaran por ella.

“Como he dicho, solo mientras esté de buen humor.” Ferlyn sonrió como un zorro, pero incluso así fue inigualablemente elegante.

“Entonces, ¿qué puedo hacer para mantener tu estado de ánimo?” Preguntó Richard rápidamente.

“Por ahora, es muy sencillo. Cada vez que vayas a la Tierra del Anochecer, ¡vigila a ese maldito gordo por mí! Si se atreve a engancharse con alguien, ¡infórmame de inmediato! ¡Ni siquiera toleraré a las mujeres Daxdianas!” Su sonrisa traviesa se transformó en absoluta maldad.


Capítulo semanal (1/14)

¡Hola, aprendices de Sharon! Publicaré capítulos extras según la donación; anunciando al patrocinador.

Promocion Especial

Patrocinio: 10$ x 9 capítulos
Descarga:

7 Comentarios Comentar

  1. Fantasma666

    Lector

    Nivel 2

    Fantasma666 - hace 1 mes

    Gracias por el capítulo, pobre rey ni siquiera es su mujer y no lo deja jugar con nadie

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.