<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 722

Libro 5 – Capítulo 58. Adentrándose (2)

 

Tiramisú sonrió tímidamente en el campo de batalla, pero nadie pensó que esas dos caras sonrientes eran bonitas o encantadoras. ¿Cuánto poder necesitaba un martillo para matar a un santo en dos golpes? Y este monstruo era tan rápido además de su fuerza demente; ¡Incluso alguien conocido por su agilidad no tenía forma de esquivarlo!

Velocidad cegadora con fuerza de aplastamiento. Era una combinación simple, pero también extremadamente mortal. Tiramisú no necesitaba técnicas exquisitas, ni trucos ocultos; mientras sus ataques fueran verdaderos, era invencible.

“Muy bien, regresa,” dijo Richard desde lo alto de las murallas de la fortaleza. Ya nadie se atrevería a luchar contra el ogro, así que su propósito había sido cumplido. Los soldados ni siquiera se acordaron de animar cuando Tiramisú caminaba de regreso a través de las murallas de la ciudad; la batalla había sido demasiado impactante.

Un pequeño equipo de centinelas salió corriendo desde el otro extremo, llevando el cuerpo maltrecho y la espada del santo de vuelta a su fortaleza. Richard notó su llegada, pero no dio órdenes de detenerlos. El enemigo había muerto en un duelo apropiado, por lo que podía conservar su dignidad en la muerte.

Cuando Richard regresó a su habitación y los locales a las suyas, la moral de ambos lados estaba completamente desequilibrada. Los soldados en esta base estaban todos enardecidos y sanguinarios, pero los enemigos estaban ahora acobardados mientras reforzaban aún más sus defensas.

Casi todo el ejército estaba organizado al anochecer, y la fortaleza estaba protegida por los subordinados más confiables de Senma. A nadie se le permitió entrar o salir cuando las élites de Richard y los otros soldados se reunieron en un campamento cercano. Bajo la cubierta de la noche, la crisálida astral se estiró y aplanó lentamente. Habiendo sido mejorada con diez diamantes de imagen más justo el día anterior, ahora podía acomodar a más de dos docenas de pasajeros en este estado.

El grupo de Richard fue el primero en subirse, seguido de una docena de caballeros rúnicos. Una vez que alzaron un carrete de cuerda gruesa sobre la espalda de la criatura, flotó lentamente en el aire. La boca que normalmente estaba oculta se abrió a cientos de tentáculos que agarraron las monturas de los caballeros rúnicos, y se fueron al otro lado del abismo.

La crisálida astral no tenía ojos ni orejas, y su piel negra era dura y suave. No era particularmente rápida, pero era estable y silenciosa. Como un barco mágico que podía flotar en el aire, rápidamente cruzó los diez kilómetros de distancia y dejó caer sus cosas en el otro extremo de la fisura. Después de regurgitar algunos suministros, se fue a recoger más caballeros rúnicos y caballeros de la lanza sombra mientras que los presentes trabajaban para establecer un campamento temporal.

<< Nota: Regurgitar; expulsar por la boca, sin vomitarlo, un alimento no digerido y contenido en el esófago o el estómago.>>

Al amanecer siguiente, cada caballero rúnico y caballero de la lanza sombra cruzaban la fisura. El campamento oculto estaba en una serie de actividades silenciosas mientras todos se preparaban para que las tropas de Senma comenzaran a marchar al día siguiente. Un escorpión gigante sería movilizado al amanecer, y la marcha comenzaría por la tarde.

Los locales tenían una misteriosa forma de comunicarse en sus sueños que hacía imposible mantener en secreto cualquier movimiento a gran escala durante más de una noche. Aunque sabían acerca de este método, no había manera de detenerlo, ya que no era estrictamente mágico. Tampoco era una opción utilizar sólo a los soldados de Norland; como los costos de transmisión eran tan altos, no había manera de dirigir un ejército que procediera completamente del exterior.

Sin embargo, con los soldados de Richard bloqueando a cualquiera que quisiera mirar fuera de la fortaleza, su unidad de élite podría pasar sin ser detectada. Para cuando comenzara la guerra, sería demasiado tarde. De hecho, la movilización de Senma sería atrapada mucho antes, lo que atraería a más soldados a la línea del frente para exponer su retaguardia.

……

Richard abrió los ojos después de meditar al caer la medianoche, como si en su mente hubiera sido instalado un reloj mágico preciso. Salió de su tienda de campaña y despertó a sus seguidores y caballeros que todavía estaban descansando, haciendo que el grupo partiera a través de la oscuridad nevada.

La noche era casi negra y la nieve extremadamente espesa, formando trampas que podían matar a cualquier mortal con facilidad. Sin embargo, el soldado más débil en el ejército de Richard era de nivel 14; incluso si alguien se cayera, podría sobrevivir hasta que sus compañeros lo recogieran.

El unicornio demostró su destreza una vez más. Corrió a través de la nieve como si no fuera diferente de la hierba, y el camino que tomó se convirtió inmediatamente en hielo duro. Esto le dio a los siguientes soldados un camino firme para andar que en su mayoría era seguro. Los búhos de nieve de élite estaban explorando por delante, criaturas de las planicies bárbaras que la madre cría había usado para reemplazar a los murciélagos más débiles.

El ejército rodeó silenciosamente la parte trasera de la fortaleza enemiga, acercándose a un lujoso palacio a una docena de kilómetros detrás del puente. El palacio estaba rodeado de montañas con arroyos que bajaban por ellas, e incluso en la nieve del invierno se podía ver la belleza de la tierra.

Este palacio que apenas tenía defensas o guardias era el objetivo de Richard, porque en él vivía la última y saludable leyenda del plano. A diez kilómetros de distancia, Richard ordenó a todos sus caballeros que se desplegaran en formación de asalto mientras enviaba a los dos búhos de nieve a explorar.

A medida que los dos búhos avanzaban lentamente en el cielo nocturno, el dormitorio principal del palacio se iluminó repentinamente cuando la puerta del balcón se abrió de golpe. Un hombre musculoso que medía más de tres metros de altura salió caminando, su cabeza calva llena de misteriosos patrones púrpuras que brillaban suavemente en la noche. Su barba estaba dividida en docenas de pequeñas trenzas, cada una sujetada por perlas azules que tintineaban juntas cuando se movía.

Los profundos iris purpuras del hombre tenían la extraña forma de una cruz, brillando mientras se enfocaban en los dos búhos de nieve que flotaban en el cielo. Una mueca de desprecio apareció en las comisuras de su boca.

A pocos kilómetros de distancia, Richard ordenó de inmediato a los dos búhos de nieve que volaran hacia arriba. Sin embargo, el hombre de mediana edad era demasiado rápido; se estiró rápidamente y recogió dos piedras de la barandilla, envolviéndolas en llamas púrpuras antes de lanzarlas hacia delante. Las pequeñas piedras eran como meteoritos cuando atravesaron a los búhos, formando una brillante explosión púrpura en el cielo. Su mirada inmediatamente se fijó en la dirección de Richard, una sonrisa maliciosa se formó en su rostro cuando murmuró para sí mismo, “Un grupo de ratones… Vamos a jugar con ellos.”

El cuerpo del hombre de mediana edad estaba cubierto de llamas púrpuras mientras saltaba del balcón, volando en dirección a Richard como un dragón cazando a su presa. El silbido de la explosión sonó durante docenas de kilómetros en cada dirección, lo que provocó que un campamento cercano se animara al salir del cuartel un centenar de soldados de élite y seguir la trayectoria púrpura en el aire.

Poco después, la fortaleza en la distancia hizo sonar su propia alarma y los soldados también comenzaron a volar por allí. Había varios santos en este fuerte, pero con la amenaza que se avecinaba de Senma, sólo unos pocos volaron para unirse a la inminente batalla en la parte trasera.

Richard inmediatamente envió una orden mental para que sus soldados se detuvieran, separándolos en varios equipos pequeños en una formación dispersa. El dragón púrpura estaba volando rápidamente, pero ninguno de sus hombres hizo un movimiento para subir a los cielos. Se limitaron a mirar al majestuoso hombre de mediana edad mientras se acercaba, observando al pilar del norte y de todo el Plano Orquídea en Reposo.

Al ver al grupo de caballeros detrás de Richard, los ojos del hombre se entrecerraron, “Ooh, tantos soldados. Díganme, ¿cómo hicieron para que cruzaran todos? podría considerar perdonarles la vida.”

Richard dio una orden mental y un caballero de la lanza sombra de élite a unas docenas de metros de distancia gritó, “¿Perdonar nuestras vidas? Stardragon, ¿por qué no estás huyendo todavía?”

La cara de Stardragon inmediatamente se deformó de rabia, la intención asesina desbordándose de su cuerpo. Él era el gobernante absoluto del Plano Orquídea en Reposo, ¿quién se atrevería a hablarle así? No dijo ni una palabra, agitando su mano para formar una masa de energía púrpura dirigida hacia quien había hablado. Este orbe era sólo del tamaño de un puño, pero estaba terriblemente condensado y era sorprendentemente rápido. Antes de que uno pudiera parpadear, aterrizó justo en el cuerpo del zangano.

Olas de llamas púrpuras se propagaron silenciosamente por el suelo a lo largo de diez metros antes de comenzar a disiparse, primero tornándose rojas antes de desvanecerse en humo negro.


Capítulo semanal (9/14)

Descarga:

2 Comentarios Comentar

  1. Nicro

    Lector

    Nivel 2

    Nicro - hace 2 semanas

    No podia meterme desde el movil. Me salia error 400… Pense que la pagina se habia caido :v 16 horas sin leer :’v

    1. Nicro

      Lector

      Nivel 2

      Nicro - hace 2 semanas

      PD: La crisalida se traga a las persona (los mete en su espacio personal) o se suben encima como una montura?

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.