<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 733

Libro 5 – Capítulo 69. La Batalla Final (2)

 

“¡Mi Rey!” Brolin gritó conmocionado, su corazón casi se detuvo. Estos fueron los últimos caballeros de la lanza sombra de Richard, y a pesar de ser menos de cien, se lanzaron hacia la formación enemiga con todas sus fuerzas. Dado su poder, estarían cargando hacia sus muertes.

Por supuesto, Brolin no sabía que estos eran solo zánganos creados por la madre cría, valiosos principalmente porque podían ser enviados a la muerte sin problemas. Se habían ganado su respeto cuando habían salvado a más de cincuenta de sus camaradas en la Muralla Impasable, pero esa era la razón por la que creía que ahora era el turno de su tropa de demostrar su valía. Para él, estos caballeros ya eran héroes que merecían regresar triunfalmente a los vítores y la adulación de las masas; no podían ser enviados a una muerte segura.

Sin embargo, Richard ya estaba decidido. No vaciló a pesar de las protestas de Brolin, y un rápido intercambio de miradas hizo que el caballero rúnico se callara. La expresión del hombre de mediana edad se oscureció cuando se giró para mirar a los caballeros de la lanza sombra que cargaban hacia delante, sabiendo que algunos de ellos probablemente provenían de entornos de pobreza como él.

El comandante contrario frunció el ceño, marcadas arrugas aparecieron en su frente mientras sus cicatrices empezaban a enrojecerse. Sus cejas se fruncieron por completo cuando los lanza sombra continuaron acercándose, sus ojos se estrecharon cuando una voz sonó repetidamente en su mente, ‘¿Por qué no están desacelerando? ¿Por qué no están desacelerando? ¿Por qué no están…’

“¡ARGH!”, Rugió el hombre con furia, enfrentándose al primero de los caballeros de la lanza sombra con un golpe de escudo.

*¡Boom!* El suelo cercano pareció temblar cuando el comandante retrocedió varios pasos, su escudo ahora roto. Sin embargo, había enviado con éxito al caballero a volar. Sin tomarse el tiempo para confirmarlo, empujó su lanza hacia la cintura de otro enemigo que se acercaba, tirando al zángano del corcel.

Eso fue todo lo que logró. Los otros lanza sombra ya habían pasado por delante de él, algunas rompieron con éxito las líneas del frente y comenzaron a dividir la formación. El comandante sintió que su corazón se detenía cuando escuchó huesos romperse con cada choque. Sus guerreros endurecidos solo gimieron en el mejor de los casos a pesar de que tres o cuatro de ellos fueron atravesados ​​por una sola lanza, pero los enemigos diabólicos ni siquiera hicieron una mirada furtiva. Incluso las monturas no gritaron en la agonía de su muerte, solo continuaron atacando en silencio. Aparte de pelear, parecían no tener ningún interés en el mundo.

*¡Whoosh!* Un silbido agudo sacó al hombre de su conmoción, dándole apenas el tiempo suficiente para levantar su escudo roto para desviar una lanza entrante. Luego golpeó como un relámpago el pecho del caballo que estaba sobre él, haciendo que perdiera el equilibrio y enviara a su amo volando hacia delante, en el tumulto.

*¡Bang!* Seis caballeros pasaron por encima de él en ese momento, chocando contra la defensa en una niebla de sangre. Para cuando esta última línea se enfrentó, la primera fila ya había perecido. El resto también sufrió daños, al menos hasta cierto punto, pero habían conseguido abrir una gran brecha en la formación acorazada.

“Adelante.”

Brolin finalmente escuchó la orden que estaba esperando, casi rugiendo cuando se giró hacia los caballeros rúnicos que lo rodeaban, “¡Vamos, muchachos, ahora depende de nosotros!”

Los caballeros rúnicos seguían pareciendo tranquilos en la superficie, pero sus corceles estaban comenzando a gemir ante la presión que tenían sobre sus espaldas. Estos guerreros sentían que eran el pináculo de la caballería, pero eso también significaba que era su trabajo abrir el camino a la victoria. Casi un centenar de caballeros de la lanza sombra habían muerto por salvar diez o más vidas de los suyos, y eso era casi inaceptable.

Brolin fue el primero en cargar, dirigiéndose directamente hacia los enemigos. Sin embargo, los otros caballeros rúnicos inmediatamente agarraron el ritmo y se unieron a la formación. Una gigantesca bestia metálica pareció atravesar el campo de batalla, con la intención de pisotear el caparazón de tortuga que era la defensa enemiga. Cada lanza brillaba con el poder de la magia, y la misma tierra tembló cuando su carga alcanzó su cenit.

<< Nota: Cenit; punto más alto o mayor grado de perfección, intensidad o grandeza en algo. >>

Mirando como el ejército de dragones se acercaba rápidamente en su dirección, el comandante enemigo casi se congeló. Su formación aún estaba desorganizada, pero un oponente aún más fuerte intentaba ahora destrozarla. Su única esperanza era detenerlos como lo hizo con los lanza sombra, ¡bloqueando el paso él mismo!

En el nivel 19, era alguien de gran poder, sólo con un estatus inferior al de los cinco gobernantes de la Ciudad de los Santos. En fuerza ocupaba el tercer puesto, justo detrás de Stardragon. Aun así, sabía que era incapaz de bloquear esta carga sin una muerte casi segura. Sin embargo, absolutamente no abandonaría a sus hombres para huir por su cuenta.

El hombre se agachó, adoptando una posición defensiva mientras miraba fijamente al líder de los caballeros entrantes. Sintió un aura similar a la suya por parte de este oponente, y supo que esta era la persona a la que se suponía que se enfrentaría al principio. Era el enemigo que tenía que ser eliminado primero.

El propio Brolin tuvo la misma idea, cargando para encontrarse con el comandante en combate.

La corriente de acero fluyó hacia la formación enemiga, comenzando a desgarrarla. La brecha hecha por los caballeros de  la lanza sombra se ensanchó rápidamente hasta eliminar por completo cualquier apariencia de organización, dejando solo un rastro de sangre y carne. La batalla entre las potencias se acercó rápidamente a su fin, con la mayoría del lado del Plano Orquídea en Reposo ahora muerto. Tres de los famosos trece de Gaton, cincuenta caballeros rúnicos, Fuschia, Flowsand, y los propios seguidores de Richard eran demasiado para que incluso un ser legendario como Stardragon pudiera enfrentarlos. Flowsand, Asiris y Fuschia mantuvieron constantemente bloqueado a Stardragon; si llegara a cometer un error en sus movimientos, la Lente del Tiempo lo golpearía y pondría en riesgo su propia vida.

Los guerreros de la Ciudad de los Santos fueron masacrados rápidamente, eliminando la última barrera para el control absoluto del Plano Orquídea en Reposo. Los 20.000 que quedaban en la ciudad eran solo gente común y corriente; tenían una fe fuerte, pero eso no se mostraba en su fuerza.

Richard sabía que la batalla había terminado. Por primera vez, un plano entero estaría bajo su control. A pesar del alto precio requerido para lograr este objetivo, el Nido de Dios por sí solo valía más que todas las pérdidas combinadas. La riqueza e incluso las vidas eran tangibles, capaces de ser medidas. Sin embargo, los misterios del espacio-tiempo y las leyes del mundo tenían un valor inestimable.

Todavía quedaban algunos problemas. La otra leyenda no se había mostrado, e incluso con Asiris siendo llamada para bloquear a Stardragon, él quizás también podría escapar. Ambos serían espinas clavadas en el costado hasta que fueran eliminados, acosando constantemente a sus tropas y obligándole a mantener una gran fuerza militar aquí. Sin embargo, estos problemas eran menores en el gran esquema de las cosas. Stardragon estaba claramente en los límites de su talento, pero el propio Richard era diferente. Él y sus seguidores tenían un amplio espacio para crecer, por lo que solo se necesitaría prolongar las cosas durante un tiempo antes de que pudiera cazar a Stardragon por sí mismo. Por supuesto, también podría llamar a otra leyenda de Norland para que hiciera el trabajo por él.

En el cielo, Stardragon también había notado esto. Continuó rugiendo y luchando, pero constantemente se retiraba cada vez más lejos del núcleo del campo de batalla. No representaba una amenaza con Fuschia y Asiris trabajando juntas, y todavía sentía un gran peligro por parte de la sacerdotisa cuya mirada estaba puesta en él. Solo su mirada fija lo dejó sintiéndose violado.

Mientras Stardragon estaba luchando, algunos de los santos locales habían muerto mientras que otros huían. Sin embargo, ninguno llegó muy lejos. Richard había encargado a Waterflower, Zangru y Phaser para que los acabaran, con el fin de evitar molestias en el futuro.


Capítulo semanal (4/14)

Descarga:

8 Comentarios Comentar

  1. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 4 meses

    Flowsand violando solo con la mirada… Normal que Richard sufra en la cama :v

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.