<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 736

Libro 5 – Capítulo 72. Comando

 

¿Era inevitable la muerte? La mente de Richard inmediatamente rechazó ese pensamiento. Podía usar a sus caballeros rúnicos y a sus seguidores como escudo, haciéndoles asumir la peor parte del daño para asegurar su propia vida.

De hecho, se le ocurrieron muchos planes para hacerlo en ese momento, cada uno sacrificando a personas diferentes. Sin embargo, inmediatamente bloqueó sus propios pensamientos y gritó un simple comando:

“¡MANTÉNGANSE EN SUS POSICIONES!”

El comando había sido enviado tanto mentalmente como con voz amplificada. A lo largo de los años, Richard había ido acumulando lentamente un prestigio tan grande entre sus seguidores y caballeros que lo primero que hicieron fue obedecer. Momentos después, todos miraron estupefactos cómo él volaba hacia el cielo.

El haz de luz cambió su trayectoria una vez más, todavía apuntando directamente a su cuerpo. El ajuste fue casi instantáneo, y no hubo caída en la velocidad de la que hablar. Incluso si Richard se moviera dos veces más rápido, no sería capaz de esquivar este ataque.

La mayoría de los presentes estaban confundidos, mirando en blanco este cambio sin saber qué hacer. Flowsand inmediatamente voló para seguir a Richard, pero sólo logró avanzar unos pocos centímetros antes de ser detenida en seco. Cadenas de fuerza del tiempo se formaron de la nada, atándola al suelo. Su contrato con el Dragón Eterno la limitaba a hacer una serie de cosas, y esta era una de ellas. No había forma de que ella sobreviviera a este ataque entrante de frente, y el contrato del viejo dragón consiguió averiguar sus intenciones a pesar de que el Nido de Dios interrumpía su conexión.

Ella casi se vuelve loca, pero por más violentamente que luchara, ni siquiera podía gritar. Cada centímetro de su cuerpo y alma había sido congelado en el tiempo, actualmente bajo el control del Dragón Eterno.

Para este punto, el haz de luz ya se había convertido en un pilar que cruzaba el cielo. Richard solo podía ver la luz blanca a su alrededor, su propia existencia abrumada por un aura intensa de muerte. Sin embargo, continuó lanzando capa tras capa de hechizos defensivos; aunque sabía que no serían suficientes para detener el ataque, los milagros a menudo nacían de negarse a aceptar el destino de uno.

Ante una muerte segura, Richard se encontró sorprendentemente tranquilo. El año que pasó en la Tierra del Anochecer cambió su mentalidad y fortaleció su voluntad, permitiéndole permanecer cuerdo en este momento.

Sin embargo, este haz lo haría estallar en pedazos. Su genialidad y sus runas se convertirían poco a poco en un mito, cantado en cuentos que lentamente serían erosionados por las corrientes del tiempo. Las perspectivas del futuro santo maestro de runas se desvanecerían rápidamente. No importaba lo asombroso que fuera, solo sería recordado por su trabajo en Perdición de la Vida, una runa que ni siquiera era de grado 4. Hubo innumerables genios a lo largo de la historia, pero sólo aquellos que lograron sobrevivir fueron alabados por su grandeza.

Su gloria había llegado a su fin. Richard se volvió frío como el hielo, haciendo sus preparativos finales. Esta fue una lucha para escapar del dominio de la muerte, pero a diferencia de otros, la suya sería calculada y eficiente.

*¡Whoosh!* Cuando se dio la vuelta para enfrentar el ataque, los ojos de Richard se abrieron de par en par. Una figura estaba ante él, obviamente intentando protegerle de su inminente perdición.

“LI—” su grito fue ahogado por la energía retumbante en el pilar de luz. La teletransportación de la Maga Dragón había sido demasiado repentina, agarrándolo desprevenido. Era demasiado tarde para dirigir el ataque lejos de ella.

Richard solo podía ver la espalda de Lina, y aquellos que estaban debajo apenas podían ver sus pies dentro de la luz. Sin embargo, la enorme cantidad de maná que estaba sacando de su cuerpo movió los corazones de todos los presentes. ¡Ella básicamente había destruido su reserva de maná para alcanzar el límite absoluto de su fuerza!

El pilar de luz envolvió a Lina y a Richard, continuando su avance por unos instantes antes de que toda la energía se agrupara en una bola de luz pura. El orbe de cien metros de ancho explotó sin hacer ruido, pedazos de energía destrozada revoloteando por el cielo.

El pilar de la muerte desapareció, y cuando los fragmentos se disiparon se sintió como si nunca hubiera existido antes. Lina y Richard aparecieron una vez más, aún volando por el aire en las mismas posiciones que antes. La espalda de la Maga Dragón estaba ligeramente arqueada, pero sus manos aún estaban extendidas y cubría la mayor parte del cuerpo de Richard. La mano de Richard estaba extendida, pero él estaba a un metro de distancia. Había hecho todo lo posible por alcanzarla y alejarla, pero incluso el único instante que le tomó fue demasiado tiempo. Solo pudo ver como todo su maná y fuerza vital se quemaban ante sus ojos, defendiéndolo del pilar de luz.

*¡ROAAAAAR!* Un desgarrador rugido de dolor resonó cuando Kaloh agitó sus alas, tratando de acercarse a Lina pero dudando en hacerlo. Sin embargo, el rugido del dragón había roto el equilibrio y los brazos de Lina cayeron, docenas de puntos en su cuerpo explotando con pilares de sangre. La expresión de impotencia que tenía Richard se desvaneció en la nada, y él también se quedó sin fuerzas. Ambos comenzaron a caer.

Sus seguidores finalmente recuperaron sus sentidos. Algunos gritaron desesperados, mientras que otros se lanzaron inmediatamente a acercarse. Las ataduras de Flowsand habían desaparecido, pero ella solo se quedó flotando en el aire, mirando fijamente la escena mientras se mordía los labios en absoluta pérdida.

Kaloh finalmente descendió en picada, volando de vuelta con Lina sobre su espalda. Richard fue ralentizado por un hechizo de caída de pluma, y Senma corrió hacia delante para atraparlo antes de que se estrellara contra el suelo.

“¡TRÁIGANLOS AQUÍ! ¡AHORA!” Gritó Nyra, moviéndose tan rápido como pudo.

Habiendo experimentado las habilidades curativas de Nyra antes, Kaloh aterrizó inmediatamente en el suelo. El dragón sabía que la pastora del alma era capaz de resucitar a su amiga, incluso si ella realmente había muerto. Asiris saltó sobre la espalda del dragón en el momento en que se detuvo, apareciendo en la ubicación de Lina antes de bajarla frente a Nyra.

Nyra evaluó rápidamente las heridas de Lina, encontrando que la fuerza vital quemada había negado la mayor parte del impacto. La Maga Dragón todavía respiraba, pero su rostro estaba enrojecido y el haz había atravesado su cuerpo. Su corazón había sido destruido por completo, así que solo la resurrección podría salvarla.

El propio Richard tenía varias heridas, aunque mucho más pequeñas en escala. El haz de luz había atravesado el corazón de Lina y luego destruido sus defensas antes de llegar a su cuerpo.

“¡¿Cómo están?!” La voz de Flowsand sonó detrás de Nyra, sin siquiera un indicio de su gracia normal.

Las manos de Nyra temblaron al recordar la relación entre su maestra y Richard. Aunque los otros seguidores no estaban hablando, ella podía sentir el calor en sus miradas. Richard no era solo un comandante, era un maestro al que habían seguido desde abajo hasta la gloria. Había pintado un futuro incomparable delante de sus ojos, el joven se había transformado en un verdadero líder tanto dentro como fuera del campo de batalla.

Este era el nuevo rey de los Archerons, el hombre que les había prometido alcanzar alturas nunca antes vistas. Cada caballero rúnico aquí tenía fe absoluta en él, al igual que Senma. La Paladín de Sangre actuó como si solo quisiera una mejor armadura, pero eso fue solo una petición simbólica que solo surgió después de que él se había ganado su lealtad.

“¡Estoy mirando!” Dijo Nyra con voz temblorosa, sus manos desgarrando la ropa de Richard casi salvajemente mientras se apresuraba a examinarlo. Todos los que estaban cerca estaban temblando; el invierno del Plano Orquídea en Reposo filtrándose en la primavera de sus corazones.


Capítulo semanal (7/14)

Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    Arkanz - hace 2 meses

    Gracias por los capítulos, pero esta parte demuestra que aun teniendo casi todo el poder igualmente se puede caer. . .

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 3

    Abdal - hace 2 semanas

    los dos están vivos por lo que parece , la pregunta aquí es ¿ el castigo divino solo se limita a un disparo o habrá otro ?, ya que richar sigue vivo y debería seguir marcado

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.