<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 743

Libro 5 – Capítulo 79. Misterios del Nido de Dios

 

Con la prisión revisada, el grupo de Richard había visto todo lo que podía dentro de la iglesia. Nyra se las arregló para averiguar cómo usar el Rayo Castigador, pero el agua bendita casi se había agotado por el ataque a Richard y Lina. Otro uso dejaría a la iglesia sin energía para sostenerse.

Algunos de los caballeros rúnicos habían sido enviados a recorrer toda la ciudad, pero no encontraron nada de mucho valor. La ciudad tenía recursos suficientes para mantener a 10.000 soldados durante varios años, con un valor total de unos pocos millones de oro, pero eso provenía de volúmenes tan enormes que ni siquiera la crisálida astral podía justificar los viajes de ida y vuelta a Norland para la venta.

Richard los hizo descansar por una noche, preparándose para ascender al Nido de Dios al día siguiente. La noche pasó rápidamente y, a la mañana siguiente, guió a todos sus seguidores y a cien caballeros rúnicos por el sendero que conducía a la montaña. La ruta fue larga y tortuosa, y los vientos se tornaron fuertes en el momento en que abandonaron los límites de la Ciudad de los Santos. Los caballeros rúnicos tenían gruesas túnicas sobre su armadura; sólo Richard y sus seguidores pudieron resistir el frío.

Había un largo camino en espiral que conducía a la montaña, pero Richard optó por no seguirlo ya que probablemente se extendería a lo largo de cientos de kilómetros. En su lugar, optó por escalar y, recordando las advertencias escritas de evitar volar a toda costa, ordenó a sus subordinados que se abstuvieran de hacerlo. Con el Rayo Castigador en mente, no quería activar ninguna otra arma dejada atrás por la raza que construyó la iglesia.

Sólo tardaron unos pocos cientos de metros en entrar en las nubes, la humedad era tan densa que casi se sentía como si estuvieran atravesando un gran hisopo de algodón. El ambiente del Nido de Dios era extremadamente extraño; la temperatura aquí estaba muy por debajo del punto de congelación, pero la humedad no se había condensado. La ropa, las túnicas y la armadura se empaparon rápidamente, y el agua, que era más fría que el hielo, hizo que los caballeros rúnicos más débiles se estremecieran a medida que avanzaban. Solo con hechizos de calor constante la tropa entera podría continuar ascendiendo.

La misma fuerza que restringía los hechizos cerca de la Ciudad de los Santos también estaba presente aquí. Un hechizo de vendaval solo podía dispersar las nubes a una docena de metros, y las nubes retornaron rápidamente en el momento en que los efectos arcanos llegaron a su fin. Teniendo en cuenta los miles de metros que faltaban por escalar, no era una opción viable.

Richard descubrió que tanto sus sentidos físicos como los arcanos estaban restringidos dentro de este mar de nubes. Por mucho que lo intentó, no pudo trabajar en descifrar las runas del Nido de Dios en su camino hacia arriba. Finalmente se dio por vencido, centrándose en la escalada. Incluso él estaba sufriendo después de unas pocas horas, y la mayoría de sus seguidores estaban peor. Desafortunadamente, él era el único del grupo que se había templado en un campo de batalla de la desesperación; mucha gente rápidamente comenzó a quedarse atrás.

Después de un cuarto de día, incluso los seguidores más fuertes de Richard se estaban distanciando. Los más cercanos a él fueron Asiris, Senma y Tiramisú, con el grupo de Waterflower y Flowsand siguiéndolo justo detrás. Los otros seguidores estaban aún peor, y los caballeros rúnicos que estaban a casi cincuenta metros de distancia estaban comenzando a jadear.

Asiris y Senma intercambiaban constantemente miradas de sorpresa. Aunque no habían estado en la Tierra del Anochecer, sus experiencias al seguir a Gaton no fueron peores. Podían ver lo agotador que era para Richard escalar, pero él continuó avanzando silenciosamente al mismo ritmo de principio a fin. Esto no era tanto una cuestión de fuerza como de determinación; incluso no flaquear durante horas de frío extremo era mucho más difícil de lo que parecía.

Tiramisú era exactamente lo contrario de Richard. Sus cabezas se peleaban constantemente mientras escalaba en ráfagas, diciendo que quería descansar cada pocos cientos de metros. Sin embargo, nunca se detuvo por completo ni dejó que Richard se alejara demasiado. A diferencia de Richard, esto no vino de la voluntad. El ogro confiaba en la fuerza pura del cuerpo para escalar la montaña, su gruesa grasa le permitía mantener su ascenso.

El camino parecía no tener fin, pero Richard no entró en pánico y siguió subiendo. Cada vez que sus reservas de energía caían por debajo del umbral, él activaba los poderes de su nombre verdadero y extraía energía del vacío. Con la recuperación y el consumo en un equilibrio perfecto, podía escalar infinitamente siempre que tuviera la determinación.

La determinación era algo que no le faltaba. En comparación con esperar en un lugar durante decenas de días solo para emboscar a un general Daxdiano, esta espera escalando al Nido de Dios fue como un paseo por el parque.

Las horas continuaron pasando y Richard siguió avanzando ligeramente por delante de sus seguidores. En un momento dado, de repente se detuvo en seco, mirando las nubes interminables y pensando en algo. Cuando los segundos se convirtieron en minutos, sus seguidores finalmente lo alcanzaron.

Una vez que Asiris y Senma se acercaron, Richard cambió su atención para tomar nota de la secuencia en la que llegaron sus seguidores. Tras haber puesto a Waterflower, Tiramisú y Flowsand en un extremo junto a los dos caballeros, se giró para mirar a Gangdor, “Lleva a todos los demás de vuelta.”

Gangdor inmediatamente se sobresaltó y gritó, “¡De ninguna manera, jefe! Todavía puedo escalar, ¡no me deseches!”

Richard sacudió la cabeza, “Puedes subir, pero ¿tendrás la fuerza para volver? No sé cuánto tiempo tomará esto, y estás empezando a perder energía. Algunos de los caballeros rúnicos ni siquiera podrán terminar la escalada, tú tendrás que hacerte cargo.”

Gangdor miró hacia abajo, encontrando que solo una docena de caballeros rúnicos habían llegado hasta aquí. El último de ellos podría muy bien estar a más de un kilómetro de distancia. Incluso algunos de los seguidores no tuvieron una subida fácil; Zendrall confiaba en sus guerreros de la oscuridad para llevarlo arriba. Finalmente, suspiró resignado, “¡Dile a Waterflower que lo haga la próxima vez!”

“¡Sólo ve!” Richard sonrió irónicamente, casi pateando al bruto hacia abajo por la montaña. Waterflower era una gran asesina, ¿pero una líder? Solo porque ella pudiera usar un ejército tácticamente no significaba que ella supiera cómo manejar a los hombres.

Gangdor, sin ganas, condujo al resto hacia abajo, balanceando su hacha de izquierda a derecha mientras sus pies se apoyaban con fuerza en el suelo a cada paso. Richard quitó la mirada, señalando de nuevo hacia arriba, “Hay algo extraño arriba. Deberíamos haber llegado a la cima del Nido de Dios hace mucho tiempo, pero ni siquiera hemos llegado a la mitad. El espacio parece estar estirado aquí.”

“Pero el flujo del tiempo es normal,” comentó Flowsand.

“También puedo confirmar que no estamos atrapados en una ilusión,” agregó Nyra.

Solo ahora todos entendieron la presencia de estas nubes. Para ver a través del estiramiento del espacio se requería estar al borde de comprender las leyes espaciales.

“Por lo que parece, necesitaremos otras diez horas como mínimo. No tengo problemas con eso, pero ¿qué hay de ustedes?”

Los seguidores se miraron de inmediato y Tiramisú expresó su preocupación, “Estoy bien, pero… Maestro, ¿debería llevarte?”

En este punto, solo él y Waterflower aún tenían la fuerza para hacer esa pregunta.

Richard se rió, acariciando el estómago del ogro con su bastón, “No tendré problemas, incluso si tuviéramos que subir media semana.”

Las palabras iban acompañadas de una sonrisa, pero las respuestas no. Todos los presentes sabían cuán aterradoras eran las implicaciones de Richard.

“De todos modos, continuemos.” Richard se dio la vuelta y siguió subiendo. Los otros solo pudieron apretar los dientes y seguir.


Capítulo semanal (14/14)

Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.