<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 745

Libro 5 – Capítulo 81. Misterios del Nido de Dios (3)

 

148.000 días. Richard sabía que ahora le era imposible vivir tanto tiempo, por lo que este método era tan bueno como ningún otro. Desafortunadamente, era imposible para los demás ayudarlo a descifrar las leyes codificadas en esta barrera.

“Vámonos. Solo mantenga la guardia sobre este lugar, volveremos cuando tengamos una manera.” Lanzó una larga mirada a las profundidades del Nido de Dios antes de regresar decisivamente a la cortina de luz, comenzando a alejarse. Uno tras otro, los seguidores echaron un último vistazo al impresionante campo de batalla antes de seguirlo en la distancia.

No se encontraron con ningún problema en su camino de regreso. El sendero de la montaña seguía siendo tan largo como siempre, pero no había peligros reales fuera del agotamiento potencial. Sin embargo, tanto Richard como Flowsand estuvieron extremadamente callados durante el regreso, claramente teniendo algo en mente. Intercambiaron constantemente miradas furtivas, cada uno comprendiendo que el otro estaba preocupado, pero en silencio se animaron y continuaron. Ambos estaban pensando en lo mismo: el paisaje de ese precipicio era familiar. Había aparecido entre los fragmentos del futuro que habían visto, aunque mucho más borrosos.

Richard estaba empezando a experimentar lo que solo habían asumido que sería en un futuro lejano. Eso significaba que todas las demás posibilidades también podrían estar justo en su puerta.

……

Richard reasignó sus fuerzas en el momento en que el grupo bajó del Nido de Dios, dejando a Senma con treinta caballeros rúnicos para vigilar el plano. Zangru ya había enviado noticias de que él y Phaser habían alcanzado a Stardragon y le habían asestado un duro golpe, pero la habilidad legendaria del tipo parecía ser el arte de huir. Había sido herido enormemente, pero finalmente se había escapado y escondido. Estos treinta caballeros rúnicos eran una salvaguardia contra su regreso.

Los efectos secundarios de los ataques de un semidiós maldito no fueron fáciles de disipar. Zangru incluso había usado algo de su propia divinidad en el ataque, así que Richard definitivamente tendría tiempo suficiente para fortalecer el pasaje antes de que se atreviera a mostrarse nuevamente. Senma podría estabilizar la situación en este plano mientras continuaba sus campañas en todas partes, fortaleciéndose hasta que pudiera finalmente encontrar y capturar a Stardragon.

Mientras que el resto de los caballeros rúnicos comenzaron la marcha de regreso al portal en el extremo inferior del continente, Richard y sus seguidores volaron allí ese mismo día en la crisálida astral. Senma recibió instrucciones de prepararse para la llegada de algunos magos espaciales que construirían una nueva puerta de teletransportación en la Ciudad de los Santos. Era el lugar más cercano al Nido de Dios, y la tumba de Lina también estaba allí.

 

La crisálida astral aterrizó justo frente al portal, pero Richard permaneció en su lugar durante cinco minutos antes de decidir pasar la noche en este plano. Todos sus seguidores asintieron y se dispersaron, entendiendo que quería hacer su paz final con la muerte de Lina.

……

“Suspiro. Parece que no puedo meditar en lo absoluto,” comentó Richard cuando Flowsand entró en la habitación, abriendo los ojos lentamente.

“Estás pensando en Lina, ¿verdad?”

“Mm. Ella… nunca esperé…”

“Nunca la comprendí bien. Ella parecía no entender sus propias emociones, o simplemente se mantuvo callada toda su vida. Sin embargo…” su tono de repente se llenó de ira, “¿Por qué la pusiste en esa posición? ¿Por qué la mataste?”

“¡¿Qué?! Yo hi—“

“Tú fuiste quien voló cuando el Rayo Castigador fue lanzado. Debiste haber pensado que podría seguirte.”

“¡¿Qué más podía hacer?! Todos los caballeros de la lanza sombra habían sido usados.”

“¡Entonces debiste haber usado a los caballeros rúnicos!” Flowsand presionó.

Richard sonrió con impotencia, pero no se ocultó bajo su clara mirada, “No puedo enviar a alguien a una muerte segura. Esos caballeros rúnicos son personas vivas, y tienen sus propios sueños…”

“¿Y qué? ¿Sabes qué tipo de responsabilidad recae sobre tus hombros? ¿Sabes cuántas personas tienen sus esperanzas puestas en ti? ¿Crees que diez caballeros rúnicos valen más que tu futuro?”

“Yo…” Esta vez, Richard no tuvo respuesta. Sabía exactamente cuán delicada era la situación de la Familia Archeron. Gaton había sido un prodigio de la guerra que se expandía incesantemente, respaldado solo por el poder absoluto que él y sus caballeros ejercían. Él era un milagro que había salvado a su familia de las consecuencias de la imprudencia de Gaton, pero no había ninguna contingencia para que él también desapareciera. Sus seguidores, los caballeros rúnicos y los soldados recién reclutados dependían de él.

Ya no era ese joven testarudo sin nadie a quien llamar suyo; ahora, cada decisión suya afectaba a miles de vidas, capaz de sacudir a los Archerons y al resto de la Alianza Sagrada. Gaton había golpeado a los Schumpeters y herido a los Mensas y a los Josephs, mientras que él había destruido a los Schumpeters y lisiado a los Josephs, dañando a los Mensas en gran medida también. En este punto, sus logros no eran mucho peores que los de su padre.

Si bien su fuerza de alto nivel no era comparable a la de Gaton, tenía un suministro interminable de caballeros rúnicos que podían decidir casi cualquier batalla. Incluso esa deficiencia en el poder de alto nivel estaba siendo rápidamente compensada, pero eso vino acompañado del efecto secundario de que sus responsabilidades eran cada vez mayores.

“Entonces, ¿qué debí haber hecho?” Preguntó Richard.

“¡Debiste haberte escondido detrás de tus caballeros rúnicos! Si hubieras hecho eso, ¡Lina no habría muerto!”

Richard miró al techo, considerando aturdido la declaración de Flowsand. Unos minutos más tarde, suspiró profundamente, “Tú misma intentaste cubrirme, ¿verdad?”

“¡Qué!” Flowsand se sonrojó inmediatamente, no habiendo esperado que se diera cuenta de este pequeño detalle. Ella luchó un poco cuando él la acercó, pero luego ella metió su cabeza en su pecho y se quedó en silencio.

Richard le acarició suavemente el pelo corto, con un sinfín de complicaciones en su mente, “Realmente no puedo sacrificar a otros en mi nombre. Mi lugar está delante de todos, ese es el camino para el que estoy más capacitado.”

Flowsand suspiró, “¿Y qué voy a hacer si algo te pasa?”

Richard le dio un beso en la cabeza, “Te prometo que esto no volverá a pasar, ¿de acuerdo? Me haré más fuerte tan pronto como pueda, no tienes que preocuparte.”

Flowsand enterró su cabeza en sus brazos, sin decir una palabra. Él continuó acariciando su cabello, acunándola con una sonrisa, “¿No confías en mí? El Rayo Castigador fue un accidente; puedo matar a los santos fácilmente ahora mismo, es solo que no tuve muchas oportunidades para mostrar mi fuerza. No te preocupes por mí, conozco mi camino y lo seguiré. Tu hombre está destinado a ser poderoso.”

“¿Mi hombre? Tonterías, tienes tantas otras mujeres, ¿cómo te preocuparías por mí?”


Capítulo semanal (2/14)

Descarga:

5 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.